Entrevista del Diario Las Américas al Expresidente Andrés Pastrana con motivo de la conmemoración de los 15 años del Plan Colombia

Andrés Pastrana: “El Plan Colombia es una historia de éxito»

“Yo tengo críticas, yo he sido un hombre de paz, creo en la paz, me la jugué por la paz, pero creo que tenemos que buscar mecanismos que nos permitan que esta paz sea permanente», dijo Andrés Pastrana, expresidente colombiano.

Andrés Pastrana Arango, expresidente de la República de Colombia entre 1998 y 2002 es una de las personas con mayor autoridad para abordar temas relacionados con el Plan Colombia, y no necesita mayor presentación. La vena política le viene de familia por ser hijo del expresidente Misael Pastrana Borrero, que rigió los destinos del país de 1970 a 1974.

Se encuentra en Washington por una invitación de la Casa Blanca para celebrar una década y media de progreso bajo el Plan Colombia, según el propio presidente Barack Obama, quien agradece la presencia de Pastrana junto al presidente Juan Manuel Santos.

“Yo creo que el que más está de celebración soy yo. Hoy es el propio presidente de EEUU quien nos invita a su casa, a la Casa Blanca, a celebrar 15 años de éxitos”, dice el ex mandatario colombiano.

Su biografía es extensa y su labor parece interminable. En 1988 se convirtió en el primer alcalde de Bogotá elegido por votación popular; en 1990 fundó el movimiento Nueva Fuerza Democrática, de ideología conservadora, por el que fue elegido senador. Se presentó luego a los comicios presidenciales de 1994, pero fue derrotado por el candidato liberal Ernesto Samper. En las elecciones presidenciales de junio de 1998 fue elegido presidente con el 50,4% de los votos, venciendo al liberal Horacio Serpa e iniciando de inmediato diálogos con la guerrilla de las FARC.

“Cuando yo llego a la Presidencia de la República en 1998, Colombia para muchos era un estado fallido, la guerrilla envalentonada. En los primeros años antes de mi toma de posesión, la guerrilla había secuestrado más de 1.000 soldados y policías. El país en ese momento estaba desertificado, el presidente de Colombia, Ernesto Samper, no tenía visa con Estados Unidos porque el narcotráfico había comprado en la cabeza de él, la presidencia de Colombia, la situación económica era difícil y ¿qué pasó? Creamos el Plan Colombia y 15 años después, hoy, pasamos de ser un estado fallido a un país viable”.

¿Estamos ante el capítulo II del Plan Colombia?

“Vamos a utilizar una expresión del tenis: si estamos ganando con el servicio, ¿para qué cambiarlo, si el Plan Colombia nació originalmente para la paz, para combatir el narcotráfico como uno de sus aspectos fundamentales? Nosotros en mi Gobierno logramos hasta 750 millones de dólares -en ayuda norteamericana-. Posteriormente, durante el Gobierno del presidente Uribe el Gobierno americano redujo a la mitad esa ayuda cuando nace la Iniciativa Mérida.

Pastrana se refiere a que en sus comienzos el Plan Colombia tenía destinados un 75% para programas de ayuda social y el restante 25% era para la estrategia militar. Luego, se invirtieron los usos y lo militar se llevó la mayor parte. ¿Cómo definirlo mejor?

”Si ya el Plan pasó por el Congreso, lo estamos haciendo, ¿para qué lo cambiamos? Lo que hay que hacer es al interior del Plan Colombia, tomar la decisión de que los recursos militares van a pasar en buena parte al aspecto social”

El expresidente señala que las tres políticas más importantes sociales en Colombia hoy en día se crearon sobre la base de este Plan.

“Yo cree un plan que se llamaba Familias en Acción que hoy beneficia a dos millones y medio de familias en Colombia, creamos también Jóvenes en acción, Empleo en Acción”, explica mientras recuerda que una de las condiciones del Plan Colombia era justamente el Tratado de Libre Comercio entre los dos países que finalmente se aprueba el 10 de octubre de 2011, por el congreso de los Estados Unidos, y entra en vigencia desde el 15 de mayo de 2012.

“Yo le dije a los americanos “I need trade not aid” (Yo quiero tratado comercial no ayuda).

¿Cómo entender ahora la fase del postconflicto?

“Hay dos temas todavía que son complicados. Ayer salió una encuesta que dice que el 70% del país no está de acuerdo con el manejo que le ha dado (Juan Manuel) Santos al proceso de paz en Colombia, por eso yo hablo de que hay que crear un consenso. El problema no es firmar la paz, sino firmar una paz que sea duradera. Por eso yo insisto en que el único que puede convocar al país es el presidente de la República y convocar a los colombianos para que firmemos una paz duradera. En segundo lugar, en mi caso personal tengo críticas al tema de la justicia que está planteando el presidente porque viene impulsando la tesis de que el narcotráfico es un delito conexo”.

“Si no es un delito principal, en buena parte se está lavando la cara de las FARC ¿y no van a ser juzgadas luego de que los EEUU los han catalogado como el mayor cartel de la droga del mundo?”.

Pastrana sostiene que si a Timochenko, hoy jefe de las FARC, catalogado como el jefe máximo por el Departamento de Estado, no se le juzga por los delitos cometidos, ¿cómo puede Colombia mantener ante el mundo que el narcotráfico es un delito conexo y no un delito político y luego entrar en la contradicción de pedir ayuda para combatir o seguir combatiendo a la narcoguerrilla?

Pastrana recuerda como por exigencias de las FARC, el presidente Santos suspendió la fumigación en el año 2014 y a raíz de esa decisión aumentaron los cultivos en un 40%.

“Eso demuestra que estamos en retroceso de lo que logramos con el Plan Colombia y no solo 40% se aumentaron los cultivos sino que Colombia pasó a hacer el mayor cultivador de coca inclusive hoy más que Bolivia y Perú juntos, además de que aumentaron los ingresos de las FARC en un 40% a consecuencia de la decisión del Presidente Santos de parar la fumigación”.

¿Se está firmando la paz muy rápido o no está lista todavía?

“Hay temas que llaman la atención. Parece que hay temas por discutir. Ojalá que el país conozca de forma muy clara que es lo que se va a discutir, especialmente en este punto, porque yo no creo que haya un caso en el mundo en el que se esté negociando con un grupo terrorista y al mismo tiempo con el capo del cartel más importante. Esa mezcla no se ha dado en ningún otro proceso de paz y eso hay que manejarlo con mucho cuidado”.

¿Está optimista?

“Yo tengo críticas, yo he sido un hombre de paz, creo en la paz, me la jugué por la paz, pero creo que tenemos que buscar mecanismos que nos permitan que esta paz sea permanente. ¿Cómo entender nosotros que después de 60 años de violencia, el 70% de los colombianos no estén de acuerdo con el Gobierno y no estén de acuerdo con un proceso de paz? Eso no puede suceder”.

¿Si ustedes no están de acuerdo, como esperan que EEUU o el mundo lo esté?

“Por eso le he dicho al presidente (Santos) convoque al país, hay críticas. El presidente me invitó a participar en la Comisión de Paz. No le gustaron algunas de las críticas que le hice y ya no estoy en la Comisión y de lo que se trata es de oír, para que podamos llegar a esa paz duradera que es la que queremos los colombianos. Están jugándose a apresurar una negociación cuando quedan 70 o 100 temas todavía por discutir que se llaman los asteriscos del proceso de negociación”.

Entonces ¿debemos separar el Plan Colombia del Plan de Paz?

“Plan Colombia es una historia de éxito, es una parte fundamental, si llegamos a un proceso de paz. Pero ese final todavía no ha llegado, tristemente porque eso es lo que estamos anhelando los colombianos. Hoy el presidente Obama puede decir que va a dar una partida de 500 ó 600 millones de dólares, pero ese es solo el comienzo, porque el camino, como decimos en Colombia, es largo y culebrero y ese camino es el del Congreso. Nos pueden dar 450 millones o simplemente que nos den 50 o 100. Si ya el Plan Colombia está funcionando ¿Para qué cambiamos el camino?

Fuente: Diario Las Américas 

Lugar y Fecha

Washington, Estados Unidos
5 de febrero del 2016
2018-01-15T14:48:45+00:00febrero 5th, 2016|0 Comments

Leave A Comment