• Banner textos

  • “MI OBLIGACIÓN ES OBRAR CON RESPONSABILIDAD, CON LA MIRADA PUESTA EN EL FUTURO E INTERPRETANDO EL SENTIR DE TODOS LOS COLOMBIANOS”

    Alocución del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, sobre la prórroga de la Zona de Distensión. 

    Colombianas y colombianos:

    Esta semana ha sido crítica para el país. Estamos definiendo el futuro de Colombia y la decisión está entre la guerra y la paz.

    Muchos colombianos hablan con facilidad de la guerra total. Esta significa más muerte, más dolor, más terrorismo pero, sobre todo, muchos más sacrificios por parte de todos los colombianos.

    Para enfrentar esta posibilidad, hoy, gracias a los esfuerzos que he hecho, contamos con unas Fuerzas Militares fortalecidas y más eficaces.

    El proceso de paz significa contar con la posibilidad de disminuir el conflicto, acabar con el secuestro, con la extorsión, con los ataques a las poblaciones, con la destrucción de la infraestructura.

    A mí no me tiembla el pulso para tomar cualquiera de estas dos decisiones.

    Mi obligación es obrar con responsabilidad, sin temores, con la mirada puesta en el futuro e interpretando el sentir de todos los colombianos.

    En los últimos días me he dedicado a escuchar a los diferentes sectores del país. A los candidatos presidenciales, a los partidos y movimientos políticos, a la Iglesia, a los gremios, a los medios de comunicación, pero sobre todo al pueblo que exige acuerdos y hechos concretos de paz.

    El viernes me reuní con los Altos Mandos Militares, para examinar uno a uno los posibles escenarios y sus eventuales consecuencias.

    Envié al Alto Comisionado para la Paz y a Juan Gabriel Uribe, en su calidad de asesor, a reunirse con Manuel Marulanda y con otros miembros de las Farc, con el único fin de establecer y definir las condiciones que hicieran viable el proceso de paz.

    De esas reuniones, el viernes salió el acuerdo de San Francisco que encauza el proceso para iniciar la inmediata discusión de los temas que más nos preocupan a todos: la tregua, acuerdos para acabar con el secuestro, la extorsión, los ataques a las poblaciones, el uso de cilindros de gas, entre otros.

    Con el fin de avanzar muy rápidamente en estos acuerdos, esta misma semana la Mesa debe establecer un cronograma de trabajo. Así mismo, la Mesa de Negociación deberá rendir mensualmente un informe sobre los avances o no del proceso.

    Las Farc también se comprometieron a no realizar más las mal llamadas “pescas milagrosas”.

    Con todos estos elementos de juicio, he decidido prorrogar la Zona de Distensión hasta e1 20 de enero de 2002.

    Sé que ustedes están dispuestos a apoyar la Zona de Distensión únicamente si se honra el propósito para el cual fue creada. De lo contrario, no vacilaré en darla por terminada en cualquier momento.

    Quiero compartir con ustedes las órdenes que les he impartido y reiterado a las Fuerzas Militares y de Policía para establecer mejores y más rígidas medidas con relación a la Zona de Distensión.

    A partir de la fecha, se intensificarán e incrementarán todos y cada uno de los controles sobre las vías y corredores de entrada y salida de la Zona de Distensión, bien sean terrestres, aéreos o fluviales.

    Se fortalecerá el anillo de seguridad exterior a la Zona y se aumentarán los retenes de control de bienes, vehículos, personas y materiales sobre los principales ejes terrestres y fluviales, para evitar el tráfico de armas, insumos, drogas ilícitas, explosivos y cualquier bien con fines ilícitos desde o hacia la Zona de Distensión.

    La Fuerza Aérea intensificará un más estricto control del espacio aéreo de la Zona de Distensión para impedir que ingresen o salgan aviones no autorizados.

    Habrá controles de todos los vuelos desde y hacia la Zona de Distensión para la identificación de todas las personas que ingresen o que salgan, así como de los bienes y materiales que con ellos se transportan.

    No más extranjeros sin control en la Zona de Distensión. Los extranjeros no podrán ir a la Zona, sino con un permiso previo del DAS y con la aprobación de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

    Las Fuerzas Armadas de Colombia deben continuar e intensificar el desarrollo de todas las operaciones contra cualquier grupo armado al margen de la ley por fuera de la Zona de Distensión y, en especial, contra las acciones terroristas de los grupos armados ilegales.

    Todas estas medidas deben entenderse sin perjuicio de las facultades que, como Presidente de la República, tengo y me reservo para actuar, ordenar y regular, en el momento en que lo considere necesario, cualquier otro aspecto relacionado con el funcionamiento efectivo de la Zona. Ordenaré sin vacilaciones cualquier medida adicional que resulte necesaria. Colombia seguirá combatiendo las transgresiones al Derecho Internacional Humanitario y respaldando los acuerdos contra el terrorismo en los que la comunidad internacional se encuentra empeñada.

    Compatriotas:

    Los grupos al margen de la ley en Colombia deben entender que, después de los actos terroristas del pasado 11 de septiembre, la historia del mundo cambió.

    Hemos reaccionado con indignación ante los repudiables actos terroristas cometidos en los Estados Unidos y hemos contribuido a construir el consenso internacional para prevenir, combatir y eliminar el terrorismo en todas sus manifestaciones. Colombia no puede ser ajena a este nuevo escenario, y no lo ha sido. En este sentido, hemos impulsado la tesis de la responsabilidad compartida en la lucha contra el terrorismo, así como lo hemos hecho en el tema del problema mundial de las drogas. Mi empeño en conseguir la paz no se puede confundir con una falta de firmeza en la lucha contra el terrorismo.

    Los grupos armados al margen de la ley deben saber que el reloj de la paciencia nacional e internacional se agotó. Que no existan equívocos. Colombia, que ha sido víctima, como pocos países, de la acción terrorista, es ya parte de la lucha mundial contra este flagelo.

    El escrutinio mundial de sus acciones y, en particular, sobre actividades de corte terrorista de alcance global, tienen ahora una prioridad fundamental en el compromiso que hemos acordado los gobiernos para adelantar una guerra total contra el terrorismo, en especial las medidas adoptadas recientemente por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del que Colombia forma parte.

    Hoy lo que los colombianos y la comunidad de naciones esperan son muestras verdaderas de paz.

    No puedo terminar estas palabras sin referirme a los hechos ocurridos en el día de hoy en Afganistán. Como todos saben, el Gobierno de los Estados Unidos y las fuerzas aliadas iniciaron operaciones militares contra el régimen talibán de Afganistán y el terrorismo internacional que protegen.

    Colombia respalda la acción militar y considera que es una acción en defensa de la seguridad internacional y la libertad. Una acción de legítima defensa como lo reconoce el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Apoyamos también lo expresado por los miembros de la coalición en el sentido de que las acciones deben procurar evitar daños a la población inocente, así como su propósito de brindar atención humanitaria, incluida la asistencia de los refugiados.

    Que Dios los bendiga. Y que Dios me bendiga.


    Lugar y fecha

    Bogotá, Colombia
    7 de octubre del 2001

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2019 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved