• Banner textos

  • NUEVO ESPACIO DE CONVIVENCIA PARA LA COMUNIDAD NARIÑENSE

    Discurso pronunciado por el presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, en la firma del convenio entre la Financiera de Desarrollo Territorial, Findeter, y el municipio de Pasto, para la construcción de la Plaza del Carnaval de Blancos y Negros.

    Desde el mar hasta el Galeras, desde el monte hasta el confín, hay arrullos de banderas y alborozos de clarín.

    Con estos versos del himno de Nariño quiero simbolizar la inmensa alegría que siento ahora, cuando estoy al fin en este verde departamento del sur de Colombia, rodeado de amigos y del maravilloso marco de su paisaje.

    Pasto y Nariño son tierra de volcanes, pero también de alegría, representada cada año en el Carnaval de Blancos y Negros, un carnaval que es ahora considerado Patrimonio Cultural de la Nación, mediante la Ley 706 de noviembre de 2001, cuyo ponente fue el representante Eduardo Enríquez Maya y que contó con el respaldo y el apoyo de cada uno de los miembros de la bancada del departa,mento en la Cámara y el Senado.

    Este carnaval, como un volcán de felicidad, es el instante privilegiado para sentir, condensada, toda la generosidad y la entrega de los nariñenses. ¡y qué bueno venir hoy a Pasto para ratificar el apoyo nacional a su carnaval!

    Dicen los que saben que el corazón de la fiesta es la música, y que, además de la selección de las comparsas y los disfraces, no hay mejor cosa que tener un buen balcón para disfrutar los desfiles. Pues bien, el carnaval de Pasto tendrá el mejor lugar para desplegarse: la Plaza del Carnaval.

    Ya aportamos, a través del Ministerio de Cultura, 5 mil millones de pesos para la adquisición del predio en el céntrico sector del Veinte de Julio. Ahora, con el valor financiado por Findeter, gracias al convenio que acabamos de firmar, por un monto de más de 3 mil 126 millones de pesos, sumado a los importantes aportes del municipio por más de 6 mil millones de pesos, lpodemos afirmar que la Plaza del Carnaval será muy pronto bna feliz realidad para Pasto y para Colombia!

    Particularmente, me siento muy feliz al haber asegurado recursos de la Nación por más de 8.126 millones de pesos para la financiación de esta gran obra, tan querida por los pastusos.

    No más con la inversión que garantizan los fondos de Findeter se podrán realizar los trabajos por lo menos hasta el capítulo de estructuras y preparación de pisos, incluyendo las actividades que impliquen excavaciones y colocación de elementos bajo tierra, tales como instalaciones hidráulicas, sanitarias, eléctricas y telefónicas.

    ¡Qué bueno traer hoy esta buena noticia! ¡Ahora las máscaras y los cabezones que se pasean por las calles de esta ciudad señorial y festiva serán, con más razón, símbolos de la esperanza de paz del pueblo colombiano! la gritería de las calles, los desfiles y las carrozas, las caras pintadas de betún, mostrarán al mundo que aquí la fiesta no se acaba, que aquí la alegría es otra expresión de fe en la vida!

    Esta plaza no será el espacio silencioso y vacío que queda después de la fiesta. Será un nuevo espacio para la convivencia de la comunidad nariñense, será la vitrina de la productividad y el empuje de este pueblo de artesanos. A través de la renovación urbana del sector se generarán nuevos canales de participación de los habitantes de Pasto en el desarrollo social, ambiental y económico de su ciudad. El embellecimiento de sus calles no será solamente una máscara pasajera del carnaval: será también la renovación y el arraigo de la identidad pastusa.

    Ahora las hijas de la familia Castañeda, protagonistas del Carnaval, tienen un sitio para recibir visitas y organizar los paquetes, platos, ollas y muebles del trasteo. Ahora los negros tendrán baldosas para azotar con sus danzas y para resaltar el gran aporte de su raza en la orgullosa historia de la muy noble y leal ciudad dé San Juan de Pasto.

    Pero los recursos del Findeter para Nariño no se quedan únicamente en el convenio que hoy firmamos para la Plaza del Carnaval.

    Con recursos del Presupuesto Nacional, esta entidad a través del programa Recursos de Inversión Social Regional- viabilizó y suscri- bió 65 convenios por un valor de 9.172 millones de pesos, cuyos desembolsos se iniciarán la próxima semana, favoreciendo a 35 municipios del departamento.

    Queridos amigos de Pasto y Nariño:

    Nariño, que ya es famoso por el verde de sus montañas, tinte del cual el poeta Aurelio Arturo dijera que es un verde de todos los colores, tiene muchos más motivos para hacer surgir la verde envidia en otras tierras menos fértiles.

    En esa dirección, hemos apoyado con decisión el acuerdo de la cadena de caña panelera, que es tan importante para Nariño, donde 22 de sus municipios son productores de panela. Para contribuir al mis- mo hemos destinado inversiones por más de 3.335 millones de pe- sos en el corto y el mediano plazo.

    A través del Banco Agrario, por otra parte, se han entregado más de 9 mil 900 millones de pesos en subsidios de vivienda rural; beneficiando a más de 2 mil 225 familias campesinas de Nariño.

    En cuanto a la vivienda urbana, podemos contar que el Inurbe ha asignado desde 1999 hasta la fecha 7 mil 680 subsidios de vivienda de interés social por 35 mil millones de pesos en todo el departameto. Hoy mismo tuve la feliz ocasión de entregar, aquí en Pasto, 123 soluciones de vivienda en la urbanización Altos de Chapalito.

    Así como el Nudo de los Pastos origina un sinfín de corrientes de agua para regar las tierras colombianas, y a. su alrededor se entrecruzan los caminos de la Patria, de igual manera los caminos de Nariño se encuentran y se extienden, renovados, para comunicarlo con el resto del país.

    El programa Vías para la Paz, del Plan Colombia, está invirtiendo 74 mil millones de pesos en la construcción y mejoramiento de más de 230 kilómetros de vías en el departamento, dentro de las cuales son destacables la pavimentación y mejoramiento de la vía Junín-Barbacoas, la construcción y pavimentación de la vía Espriella-Río Mataje -incluyendo la construcción del puente fronterizo sobre este río- y la pavimentación de la vía El Empate-La Cruz-San Pablo, que iniciarán en agosto, además de la pavimentación de la intersección de la Variante de Daza-Buesaco-La Unión-Mojarras y la rehabilitación de la vía Ipiales-Guachucal-El Espino, que iniciarán antes de terminar este año.

    También a través de Vías para la Paz estamos invirtiendo 1.500 millones de pesos en la construcción de varios puentes en las vías del departamento, cuya ejecución va en un 70 por ciento de avance, y 2.015 millones de pesos para la rehabilitación de 1.177 kilómetros de vías veredales de Nariño, la cual ya fue realizada en su totalidad, a la que hay que sumar otros 8.350 millones invertidos en mejora- miento de la red terciaria por el Fondo Nacional de Caminos Vecinales. Además, entre 2000 y 2001 hemos aprobado recursos por cerca de 5.500 millones para mejoramiento de vías a través del Fondo Nacional de Regalías.

    En el sector salud, es bueno poder resaltar también que en octubre del año pasado entregué 3.178 millones de pesos al Hospital Departamental de Nariño para aliviar su situación financiera, además de los 600 millones que se le han entregado para cubrir la atención de población vinculada, equipos de cuidados intensivos y mantenimiento del equipo de radioterapia. Esto sin contar los casi 6 mil millones de pesos que invertimos en el fortalecimiento de las entidades de salud de Niveles 1y II en este departamento. Adicionalmente, el año pasado logramos abrir 60 mil nuevos cupos de afiliación en sálud para personas de escasos recursos, con una inversión superior a los tres mil millones de pesos.

    También preocupados por la salubridad de los nariñenses, hemos invertido 1.700 millones de pesos dentro del Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado de Ipiales e invertimos 400 millones de pesos para el mejoramiento y ampliación del acueducto del municipio de Córdoba y 150 millones para el de El Charco, obras que están en ejecución.

    Asimismo, con recursos por 2.740 millones de pesos, provenientes del Fondo Nacional de Regalías, estamos .apoyando la construcción del Acueducto del Gran Cumbal, en su segunda etapa, beneficiando a los habitantes de los municipios de Cumbal, Guachucal y Carlosama. Además, con el Programa Plan Pacífico, coordinado por el Ministerio de Desarrollo, se han invertido más de 6.160 millones para proyectos de educación, salud y saneamiento básico.

    Hace unos minutos estuve visitando algunas obras que comienzan a ejecutarse con base en los recursos del Plan Colombia para generar empleo y desarrollo comunitario. Es bueno poder decir que a través del programa Empleo en Acción se han aprobado hasta ahora, en Pasto, 52 proyectos, que generarán 1.900 empleos con una inver- sión de 2.600 millones de pesos. En todo el departamento, hemos aprobado un total de 234 proyectos por un valor de 14.400 millones de pesos, que generarán más de 8 mil empleos para los nariñenses.

    Con Familias en Acción estamos apoyando a las madres y las fami- lias de menores recursos del departamento con subsidios nutricionales y escolares, que ya se están entregando, como lo presencié hoy personalmente en Taminango. En efecto, en 15 municipios nariñenses se están entregando subsidios a cerca de 4.000 familias por un monto que llegará este año a los 2.300 millones de pesos, y muy pronto lo ampliaremos a 16 municipios más. En total, el programa espera invertir en Nariño, durante su tiempo de ejecución, más de 6.900 millones de pesos.

    Otro de nuestros grandes programas que benefician a toda la población colombiana, el cual implementamos recientemente, es el de Obras para la Paz-Gestión Comunitaria, que tiene como objetivo realizar obras de infraestructura física como centros de salud, es- cuelas y centros recreativos en las poblaciones más afectadas por el conflicto.

    Aquí en Nariño estamos realizando, a través del Ministerio de Trans- porte, 51 obras de infraestructura en 12 municipios, construcciones que han generado más de 12 mil jornales de trabajo, y que implican una inversión superior a los 6 mil millones de.pesos. Esta mañana, en Taminango, tuve el inmenso placer de entregar 3 de estas obras a dicho municipio.

    No quiero alargarme en la enumeración de otros programas del Plan Colombia, pero oigan esta cifra global: ¡Más de 130 mil millones de pesos está invirtiendo actualmente el Plan Colombia en Nariño! Con los diferentes programas de su componente social estamos llegan al 95 por ciento de los municipios del departamento. ¡Así les cumplo a los nariñenses más pobres mi compromiso como Presi- dente y como colombiano!

    ¡Qué bueno poder decir que la comunidad nariñense también está en la era de las comunicaciones! El programa Compartel, parte fundamental de la Agenda de Conectividad que adelanta el Ministerio de Comunicaciones, ha realizado inversiones en Nariño por 7.350 millones de pesos, instalando 650 puntos de telefonía comunitaria, 25 puntos de telefonía con acceso a internet y 4 centros de acceso co- munitario a internet por todo el departamento. Así mismo, este pro- grama, en conjunto con la división de radio del Ministerio de Cultura, apoya la creación de cinco emisoras indígenas entre las etnias Pasto y Awa.

    Y no puedo dejar de resaltar la inversión hecha por el mismo Ministerio de Cultura en la restauración del conjunto histórico de La Milagrosa, aquí en Pasto, por 850 millones de pesos, para beneficio de la población estudiantil que disfrutará de estas instalaciones.

    Pero no paran las realizaciones: La semana pasada expedí el Decreto 1227 por el cual se reglamenta la Ley 677 de 2001 sobre Zonas Especiales de Exportación, una de las cuales es la ciudad de Ipiales.

    Este ha sido un proceso que inició a comienzos de 2000 y que hoy entregamos culminado desde el punto de vista normativo, con todos los incentivos laborales, tributarios y aduaneros para que Ipiales y todo Nariño se hagan partícipes del progreso exportador de Colombia.

    Ahora Ipiales -así como las otras tres zonas de Buenaventura, Cúcuta y Valledupar- tendrá los mismos incentivos tributarios y aduane- ros que las Zonas Francas, tales como la exclusión del pago de impuesto de renta y complementarios sobre los ingresos provenientes de exportaciones, y la exención de impuestos sobre las transferencias al exterior. Además, podrán contratar personal con regímenes laborales especiales, que favorecen el empleo.

    ¡Le cumplimos a Nariño y le cumplimos a Ipiales, convirtiéndola en una de las cuatro Zonas Económicas Especiales de Exportación, para que se vuelva un polo de inversión y desarrollo! Ahora les corres- ponde a ustedes, a los nariñenses, sacar ventajas de esta inmensa herramienta que les dejamos para su progreso.

    Sin duda, le cumplimos a Pasto y a todos los municipios de Nariño que, de una forma u otra, han recibido los beneficios de los distintos programas sociales que hemos adelantado. Nunca, ¡nunca un Gobierno había dejado tantas obras a Nariño!

    Además debo resaltar que tampoco un Gobierno, desde los tiempos de mi padre, Misael Pastrana Borrero, había gobernado con tantos y tan destacados nariñenses. Comenzando por el doctor Parmenio Cuéllar, quien fue mi primer Ministro de Justicia, han colaborado en mi administración muchos nariñenses como el actual viceministro de Justicia, Benjamín Bernal, y el presidente de Telecom, Hernán Román, entre varios.

    Una especial mención quiero hacer del ex viceministro de Agricultura, Alberto Benavides, quien recientemente fue secuestrado por los terroristas, un acto que condenamos (al igual que condenamos el resto de secuestros de parlamentarios y colombianos), con toda la fuerza de nuestro corazón, con la esperanza de que pronto recupere su libertad.

    Con todas estas realizaciones que les he expuesto, hoy quisiera hacer una reflexión con ustedes: ¡Qué bueno sería que aquellos que dicen que no estamos gobernando, que los que dicen que no hacemos presencia en el país, estuvieran hoy aquí, en Nariño, acompañando las obras que entregamos para sus habitantes!

    ¡Qué bueno sería que salieran por el país, que averiguaran en las regiones, en los pequeños municipios como Taminango, en ciudades como Pasto, allí donde llega el Plan Colombia, donde entregamos obras de vivienda social, donde construimos acueductos, para que se enteren de que mi Gobierno está trabajando y seguirá trabajando por el país hasta las 3 de la tarde del 7 de agosto! ¡Ni un minuto menos, ni un segundo menos, porque mi compromiso es con ustedes, con los colombianos! .

    Apreciados amigos:

    Hoy, cuando estamos celebrando con justificada alegría la consolidación del proyecto de la Plaza del Carnaval para el tradicional Carnaval de Blancos y Negros, Patrimonio Cultural Nacional, quiero reafirmar ante ustedes mi total compromiso y el de mi Gobierno con esta querida región del sur de Colombia, que nos evoca la imagen del verde paraíso perdido, de las tradiciones hispánicas, de las leyendas del coraje de los nativos americanos y de la más singular fiesta de Colombia.

    Con este apoyo, reafirmamos que todos los colombianos, con admiración y cariño, vemos a los blancos y negros de Pasto como la representación de nuestra diversidad, de nuestra esencia y de nuestra vocación de paz.

    Gracias, Pasto, que este nuevo patrimonio cultural de Colombia, con su Plaza, extienda por todas las calles, plazas y viviendas colombianas la alegría y la esperanza nariñenses!


    Lugar y fecha

    Pasto, Colombia
    20 de junio de 2002

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2019 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved