A LA CÁRCEL LOS CORRUPTOS, ESTÉN DONDE ESTÉN2017-12-18T11:47:06+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, durante el acto de entrega del informe de la Comisión de la Verdad sobre el estado del sector financiero estatal. 

En nombre del país entero, agradezco al Fiscal General de la Nación, al Procurador General de la Nación, al señor Contralor General de la República,a la Superintendente Bancaria y al Superintendente de Valores el compromiso y el alto sentido de responsabilidad para permitirnos conocer las causas y sobre todo, los responsables de las pérdidas en el sector financiero estatal. Las conclusiones de la Comisión de la Verdad, por decir lo menos, no pueden producir menos que indignación. Y por ello, notifico desde ya a los responsables de la defraudación pública que no seremos los colombianos quienes tengamos que asumir pasiva y solidariamente las pérdidas causadas a la Caja Agraria, al Banco Central Hipotecario, al Banco del Estado y al Banco Cafetero.

Ya es hora de que entre nosotros los colombianos, se haga realidad el viejo proverbio de que el que la hace la paga. Quiero reafirmar lo que dije en mi campaña: «que vamos a meter a la cárcel a los corruptos, estén donde estén».

Este informe da cuenta detallada de la improvidencia y corrupción que se evidenció durante los años anteriores en la conducción de la banca pública. La Comisión concluye que: «la corrupción administrativa de algunos servidores públicos en convivencia con intereses privados constituyó una de las causas del deterioro de las entidades financieras oficiales».

Y es que saltan a los ojos de cualquier lector de este informe las conductas dolosas y negligentes que merecen digna sanción: compra de cartera mala del sector financiero en detrimento del patrimonio de los colombianos; sustitución de garantías por cheques sin provisión de fondos; otorgamiento de créditos a deudores morosos; desembolso de crédito sin estudio de las garantías; constitución extemporánea de garantías; exceso generalizado en el ejercicio de las atribuciones de los gerentes; exceso en los cupos de crédito; favorecimiento a los directos mediante la concesión de créditos irregularmente aprobados.

Los datos son elocuentes: la cuantía de las investigaciones adelanta- das por la Fiscalía, en perjuicio del patrimonio de la Caja Agraria superan los $40 mil millones. La Contraloría adelanta investigaciones fiscales por defraudaciones a la Caja Agraria por la suma de $30 mil millones y juicios fiscales por $4 mil millones adicionales.

Las investigaciones de la Fiscalía en el Banco del Estado superan los $15 mil millones. Las investigaciones fiscales de la Contraloría en el Banco del Estado ascienden a $6.300 millones. Las investigaciones penales en el BCH por defraudaciones superan los $75 mil millones y las investigaciones fiscales ascienden a $21 mil millones.

Adicionalmente, la Fiscalía adelanta procesos por valor de $12 mil millones en operaciones vinculadas al Banco Cafetero y $5.500 millones el seguro de La Previsora.

En la fecha he impartido instrucciones a los presidentes y a los gerentes de estas entidades para que, sin excepción, se constituyan en parte civil de todas estas investigaciones y aseguren la recuperación para el Estado de las millonarias sumas perdidas. Los responsables no sólo deberán atender juicios penales sino que responderán con todo su patrimonio.

Para estos efectos las acciones de repetición no sólo se encuentran en cabeza del Estado sino que dan lugar a acciones públicas, de suerte que los ciudadanos también pueden iniciarlas y a eso los invito, como lo dispuso la Ley 510.

Por lo demás, este informe me permite afirmar que en el manejo macroeconómico avanzamos por el camino correcto porque no era posible seguir administrando el Estado «al debe».

La disciplina fiscal que nos hemos propuesto ha contribuido a descender las tasas de interés de manera sustantiva. Es evidente que los intereses del pasado, superiores al 50 % fueron enemigos inexorables de la sanidad bancaria.

Este Gobierno, desde un comienzo, viene trabajando intensamente en la recuperación de la banca pública. De una parte, hemos reconstituido su patrimonio, protegiendo así de mejor manera, a todos los ahorradores.

Y de otra parte, hemos iniciado procesos de reestructuración a fondo que nos permitirán preparar la privatización de la banca pública, como es el propósito del Gobierno, reservándonos únicamente el Banco Agrario dentro de la órbita oficial por las razones especiales que implica la presencia rural de este banco.

Este «Informe de la Verdad» pone de presente también que medidas heroicas que ha tomado mi Gobierno, como fue en su momento, la liquidación de la Caja Agraria, que le puso fin a 25 años de titubeos y la integración de negocios entre el BCH y Granahorrar que precisamente hoy se está poniendo en marcha, son decisiones que van en la dirección correcta.

Animo al Congreso de la República para llevar a cabo un amplio debate sobre este informe. El documento es un aporte fundamental para llevar a cabo el control político correspondiente. El debate está abierto.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
7 de febrero de 2000