A VOLAR MÁS ALTO POR LA PAZ DE COLOMBIA2017-12-18T11:47:33+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, en la ceremonia militar con motivo de la graduación del curso No. 72 de Oficiales de la Fuerza Aérea Colombiana

El estar hoy en la Escuela Militar de Aviación «Marco Fidel Suárez» es un estímulo para mí como gobernante, porque es aquí donde se combinan dos grandes atributos del espíritu humano: el sueño de volar y la virtud de servir a la patria.

Ustedes, señores subtenientes, han decidido dar rienda suelta a ese espíritu, convirtiéndose en Oficiales de la Fuerza Aérea Colombiana. De esta forma asumen la misión de proteger la soberanía nacional mediante el uso y control del espacio aéreo.

La FAC, más allá del cumplimiento de esta misión, se involucra y compromete a diario con la construcción de la paz en Colombia por medio no sólo de su invaluable apoyo a las demás Fuerzas Militares, sino también por su compromiso social con los colombianos.

Hace un año, durante la celebración de los 79 años de esta Escuela, anunciaba la transformación estratégica de la Fuerza Aérea. Hoy, cuando se celebran 80 años de servicio a la patria y se hace entrega al país de la promoción número 72, doy fe de que ese reto, asumido por mí y materializado por el Ministro de Defensa, por el Comandante General de las Fuerzas Militares y por el alto mando aéreo, se está traduciendo en resultados exitosos.

En efecto, la Comisión de Reforma de las Fuerzas Militares ha planteado un proceso de reestructuración de la Fuerza Aérea, por medio de la reorganización del comando de la FAC y del Estado Mayor Aéreo, de la creación de la Jefatura de Inteligencia Aérea y, en general, del fortalecimiento de esta institución. Puedo decir con certeza que nuestra Fuerza Aérea se está preparando para enfrentar mejor los retos del narcotráfico, la guerrilla y la delincuencia organizada.

El Gobierno Nacional se encuentra comprometido con este proceso que ha nacido en el mismo corazón de la FAC. Porque es aquí donde se está gestando la transformación hacia una Fuerza más transparente, mejorada tecnológicamente y con una determinación clara de hacer parte del cambio histórico que implica la construcción de la paz.

Su trabajo arduo en la defensa de la soberanía nacional y el mantenimiento del orden público ha sido una constante histórica desde cuando el presidente Marco Fidel Suárez fundó en 1919 la Escuela Militar de Aviación, dando así inicio a la aviación militar en Colombia.

Para la década de 1940, la Escuela Militar de Aviación, de la mano de la hoy legendaria figura del general Alberto Pauwels, además de graduar aviadores militares, empezó a formar oficiales especialistas en paracaidismo, intendencia, navegación, bombardeo y otras especialidades técnicas.

Pero la Escuela no se quedó exclusivamente en el campo de lo técnico. Posteriormente, revaluando su misión en la sociedad, los comandos determinaron que se convirtiera en una universidad castrense, combinando armoniosamente la técnica y las humanidades y haciendo de sus cadetes, colombianos integrales y con responsabilidad patria.

Para 1953, con la llegada de los helicópteros Raven y Sioux, la Fuerza Aérea comenzó una vital tarea de apoyo a las operaciones arma- dascontrainsurgentes. Ya en la década de los sesenta junto a su labor de apoyo de fuego aéreo la FAC se destacó por sus operaciones de evacuación y la pronta atención de los heridos en combate.

Estas características, que evolucionaron en las siguientes décadas, nos permiten enfrentar el nuevo siglo con la Fuerza Aérea Colombiana cumpliendo un papel protagónico en la construcción de la paz.

Cada vez los colombianos ven con mayor claridad la importancia fundamental que tiene la FACen la solución del conflicto armado. Cuando estuve en Puerto Inírida, después del intento de toma guerrillera, recuerdo las sinceras expresiones de agradecimiento de los pobladores para con lo que ellos llamaron los ángeles del cielo.

Es así como hoy los colombianos ven a su Fuerza Aérea, como una institución protectora y amiga que los defiende de la destrucción y de la muerte

Con más de 28.000 horas de vuelo en 1999, la FAC le ha demostrado al país que la combinación de profesionalismo, audacia y tecnología es la clave fundamental del éxito.

Por medio del Plan Cóndor, la Fuerza Aérea ha desarrollado misiones de vuelo en operaciones contra el narcotráfico con resultados positivos.

Durante el presente año 13 aeronaves han sido inutilizadas y 16 retenidas, 5 embarcaciones fueron inmovilizadas y se han desviado del país 33 trazas que pretendían realizar acciones ilícitas en el territorio nacional.

Se trata de un aporte táctico y estratégico en esta lucha que libramos todos los colombianos contra el flagelo mundial del narcotráfico.

A lo anterior se suma la importante misión que cumple la Fuerza Aérea en el desarrollo del Plan Energético Vial, por medio del cual se realizan misiones de patrullaje y reconocimiento sobre oleoductos, vías principales y antenas de comunicación, y el Plan Caribe por medio del cual se ejercen vuelos de soberanía en el área de San Andrés y Providencia.

La FAC demuestra así su compromiso con la defensa de los intereses estratégicos de la Nación.

Esta trascendental labor de la aviación militar la hemos fortalecido con la adquisición por un valor cercano a los 60 millones de dólares de 5 helicópteros artillados Black Hawk, que esperamos tener listos antes de finalizar este año. Para el 2000, tenemos prevista la compra de siete helicópteros adicionales.

iAsí estamos dotando de herramientas adicionales a la Fuerza Aérea, para que continúe su heroica lucha por la seguridad y la tranquilidad de todos los colombianos!

Por otra parte, quiero destacar que en el cumplimiento de su deber, frente a la sociedad colombiana, nuestra Fuerza Aérea participa diariamente, con su excelente grupo humano, en jornadas de Acción Cívico Aérea en beneficio de la población marginada del país.

Una vez más deseo resaltar con particular énfasis el apoyo brindado por la FAC al Gobierno Nacional y a la población del Eje Cafetero durante la tragedia del terremoto.

Gracias a sus operaciones de emergencia 291 heridos fueron evacua- dos, 7.393 damnificados fueron transportados y más de un millón y medio de kilos de ayuda fueron llevados a esta región, muchos de los cuales fueron vitales durante los primeros días de la tragedia. Por ello hoy quiero volver a agradecer su invaluable colaboración.

iLa Fuerza Aérea es también la mano solidaria del Estado que llega amiga desde el azul firmamento de la esperanza!

Quiero aprovechar esta oportunidad para subrayar que los pilotos de nuestra Fuerza Aérea cuentan con el decidido respaldo de su Presidente y de su mando en el propósito del cumplimiento cabal de su misión.

Señor general Héctor Fabio Velasco: hoy la Fuerza Aérea Colombiana le ha hecho un justo reconocimiento por su servicio de 35 años en favor de la patria. En días como hoyes cuando la vida nos invita a hacer balance, a mirar con satisfacción los logros del pasado y a evaluar con serenidad las perspectivas del porvenir. Yo sé, general Velasco, que su balance es más que satisfactorio. iY que su futuro corresponderá al premio merecido a una vida de excelencia!

Bajo su acertada dirección, la Fuerza Aérea se ha consolidado como una institución moderna, dinámica y exitosa, que es baluarte y garantía en las más importantes operaciones militares. ¡Qué orgulloso puede usted sentirse, señor general Velasco, al constatar que el Ejército, la Armada y la PolicíaNacional agradecen y valoran en todos sus quilates el apoyo efectivo que prestan los aviadores de la Patria!

¡Desde Mitú hasta Puerto Inírida, la Fuerza Aérea sigue siendo la gran defensora de Colombia que surca nuestros cielos! Como compatriota y Presidente de los colombianos, quiero felicitarlo, señor general Velasco,y reconocer elrespaldo que su trabajo significa para las instituciones democráticas del país.

Igualmente, deseo expresar mis congratulaciones al brigadier general Jorge Ballesteros y al brigadier general Héctor Campo, y agradecer su determinación en el servicio a esta patria que tanto necesita de personas honestas y responsables que, como ustedes, conocen el significado real de la satisfacción por el deber cumplido.

Asimismo, hoy ascienden al grado de Mayor General el oficial Edgar Lesmes y al grado de Brigadier General, el oficial Haid Perdomo, quienes por medio de sus nuevos rangos asumen el liderazgo y la entereza que caracteriza a los oficiales de la Fuerza Aérea.

También quiero destacar la imposición de la medalla militar Francisco José de Caldas al subteniente Miguel Andrés Bolívar por sus méritos académicos.

Que la agudeza y la inteligencia sigan siendo sus guías.

Señores Subtenientes: Salen hoy ustedes a volar más alto por la paz de Colombia y lo hacen con una misión irrebatible: proteger la soberanía de la Nación desde los cielos, pero con una lección que no deben olvidar: para descubrir los cielos se tiene que aprender a volar desde la tierra, con los pies firmes, bien puestos y siendo conscientes de la inmensa y honrosa responsabilidad de proteger el más alto horizonte de Colombia.

¡Los cielos de Colombia son cielos soberanos, con la audacia y el coraje de su Fuerza Aérea!

Lugar y Fecha

Cali, Colombia
3 de diciembre de 1999