CON ACCIONES DEMOSTRAMOS QUE ESTAMOS TRABAJANDO POR LA JUSTICIA SOCIAL2017-12-18T11:47:17+00:00

Project Description

Palabras del presidente Andrés Pastrana Arango, con ocasión de la entrega de ambulancias y consultorios de urgencias para diferentes regiones del país.

Nos hemos reunido esta tarde aquí en el Palacio de Nariño, para dar buenas noticias a los colombianos sobre la salud del sector salud, y para demostrar con hechos concretos que estamos cumpliendo con nuestro compromiso de mejorar las condiciones de prestación de este servicio.

La primera buena noticia, es que el día de ayer el Consejo Nacional de Seguridad Social, aprobó la creación de 481 mil nuevos cupos para afiliados del régimen subsidiado del sistema de seguridad social, que representan subsidios por más de 54 mil millones de pesos para la salud de los colombianos más pobres. En total ya son nueve millones de compatriotas beneficiarios del régimen subsidiado. Cabe destacar, que durante 1999 se han invertido o asignado recursos para la atención en subsidios de salud para las comunidades más pobres de todo el país, por un valor de 1 billón 171.540 millones de pesos incluyendo los aportes que hacen las regiones y el Gobierno Nacional.

Adicionalmente, durante mi gobierno se han asignado equipos de alta tecnología para hospitales de todo el país, a través de licitaciones del programa Centro Nacional Hospitalario y del Programa Ciudad Bolívar, para la ciudad de Bogotá, que suman entre los dos más de 53 mil millones de pesos. De otra parte, el fortalecimiento de la Red Nacional de Urgencias ha representado durante el último año inversiones por valor de 14.600 millones de pesos.

De esta forma estamos dando un paso significativo en el cumplimiento de la agenda de justicia social que mi gobierno se ha propuesto. Hemos diseñado un ambicioso Plan Social para este sector que tiene el propósito de mejorar el acceso y la calidad en la prestación de los servicios, ofreciéndolos en condiciones de igualdad y de equidad para todos los colombianos.

La atención en hospitales y centros de salud no puede seguir siendo un privilegio para unos pocos y un suplicio para muchos. No es justo que mientras algunos la reciben mediante la simple compra de un bono, la mayoría deba hacer largas e inhumanas filas. Quiero que desaparezca esa injusticia. Por eso, cumpliendo con la palabra empeñada, estamos haciendo hasta lo imposible para mejorar la calidad y ampliar el cubrimiento de este servicio a todas las regiones del país.

En segundo lugar, quiero anunciar que han llegado hasta aquí las autoridades de salud de nuestros departamentos para recibir 351 equipos para consultorios de urgencias por un valor superior a los 1.286 millones de pesos. También estamos entregando 70 ambulancias de traslado asistencial básico, por un costo de 5.481 millones de pesos, que beneficiarán a más de tres y medio millones de colombianos.

Estas ambulancias, han sido asignadas por ejemplo a poblaciones como el corregimiento de Coscuez en Boyacá, Villagómez en Cundinamarca, San Luis de Cubarral en el Meta y La Playa de Belén en Norte de Santander, todos lugares apartados de nuestra geografía nacional. Estos equipos se han distribuido entre hospitales del segundo nivel y entidades de mayor complejidad.

Cada una de ellas tiene un costo superior a los 78 millones de pesos y cuenta con todos los elementos indispensables para su óptimo funcionamiento. Estos vehículos están dotados de los equipos de comunicación y de la logística indispensables para el transporte de pacientes.

Para mí es una gran satisfacción anunciar, que estas 70 ambulancias han sido ensambladas en Colombia, con tecnología y mano de obra nacionales, cumpliendo doblemente con nuestros propósitos: a la vez que atendemos las necesidades de la salud, hemos contribuido a la generación de empleo y a la reactivación económica, estimulando la calidad y desarrollo tecnológico de la industria nacional.

De otra parte, cada uno de los 351 consultorios de urgencias, está dotado de los instrumentos necesarios para la atención básica de pacientes, y de dos unidades de equipo para pequeña cirugía. Cada uno cuenta con diversos instrumentos de gineco obstetricia, indispensables para la atención de la mujer y el niño.

Para la distribución de estos elementos a lo largo y ancho de nuestro país, el Ministerio de Salud ha hecho un eficiente plan, con base en la identificación de las necesidades de las regiones.

La mayor parte de estos equipos está destinada a centros y puestos de salud y a hospitales de primer nivel. Es decir, con ellos se dotarán los centros de atención primaria, que prestan servicio a los colombianos de escasos recursos.

Nuestra prioridad también, es llegar a las comunidades más pobres, por eso hemos destinado 19 consultorios, para atender las urgencias de salud de los chocoanos. Adicionalmente, 57 de estos equipos están destinados a los departamentos de Arauca, Putumayo, Casanare, Caquetá, Vaupés, Vichada, Guaviare, Guainía para que permitan el diagnóstico médico eficaz a los campesinos y los indígenas de esas regiones.

De esta forma, entregamos 209 millones de pesos para la atención básica en salud en las regiones más vulnerables del país, haciendo justicia con aquellos colombianos a los que les quedaba literalmente prohibido enfermarse.

Esta redistribución de los recursos de salud también llega a la zona de los diálogos, donde adelantamos con optimismo y con paciencia las conversaciones que conducirán a la paz. Nueve de estos consultorios se instalarán en centros rurales de salud en San Vicente del Caguán, Mesetas, La Macarena y Uribe.

Recientemente, el Gobierno Nacional anunció un nuevo programa móvil que recorrerá las poblaciones ribereñas del río Magdalena desde Puerto Salgar, hasta llegar a Santa Marta. Este programa que hemos bautizado el Tren de la Salud, recorrerá trece departamentos, para llevar atención básica a tres y medio millones de colombianos. El Tren de la Salud atenderá a pacientes de consulta externa, odontología, oftalmología, cirugía general, ginecología y además ofrecerá servicios de radiología y farmacia. A bordo de este Tren de la Salud, de la convivencia y de la paz, se ofrecerán talleres de capacitación en artesanía y módulos en los que se enseñará a proteger el ecosistema.

Como siempre lo he sostenido, la búsqueda de la paz requiere de un proceso de construcción social, que fortalezca las acciones del Estado, y siente los cimientos de una paz firme y duradera.

Hoy hemos subido un peldaño más en la edificación de ese proceso que tanto anhelamos todos. En este lugar quiero pedirles a los colombianos que se beneficiarán de estos equipos, a los gobernadores, a los alcaldes, a los representantes legales de las entidades, que entre todos asumamos el compromiso de velar por la seguridad y el mantenimiento de estos equipos que adquirimos con mucho sacrificio. Los invito para que todos pongamos nuestros ojos en el uso de estos elementos.

Mi gobierno ha emprendido una campaña sin precedentes, que ya ha mostrado resultados concretos para combatir la corrupción, en el sector de la salud: la Fiscalía General de la Nación adelanta un gran proceso investigativo para determinar los responsables del mal uso de los recursos de la salud que se manejan a través del Sisbén.

En treinta días entrará en operación la Patrulla Voladora contra la Corrupción, mecanismo de control diseñado por el Gobierno Nacional y los organismos de investigación y sanción para verificar la adecuada utilización de los recursos que la Nación transfiere a los entes territoriales para el régimen subsidiado de salud.

Esta es una herramienta operativa que en el corto plazo identificará responsables del mal uso de los dineros públicos en este sector. Esta batalla nos permitirá aumentar la eficiencia en el uso de los recursos, porque en nuestras denuncias está el atajo para los corruptos.

Hoy el balance que hacemos en materia social es positivo. Estos seis mil millones de pesos, representados en ambulancias y consultorios de urgencias, y los más de 54.000 millones en ampliación de subsidios, son para beneficio de las comunidades más pobres del país. La generación de empleo y la atención a la población en el área de la salud hacen parte de la estrategia económica y social de mi gobierno.
Estas son acciones que muestran mi compromiso con los más pobres de Colombia. Para ellos trabajamos a diario y para ellos seguiremos avanzando con hechos concretos, demostrando que este gobierno trabaja por la justicia social.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
7 de octubre de 1999