CON LA REFORMA TRIBUTARIA SE LE DA UN EMPUJÓN ADICIONAL A LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA2017-12-18T11:47:08+00:00

Project Description

Alocución del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, sobre la Reforma Tributaria

Colombianos:

El día de hoy el Ministro de Hacienda presentó la reforma tributaria a consideración y aprobación del Congreso.

Hago un llamado urgente, no sólo a los congresistas sino también a todos los accionistas de esta Empresa Colombia, sobre la importancia que tiene para el futuro económico del país, esta reforma que estamos presentando.

Ésta es una reforma al egoísmo y a la manera como hemos venido haciendo las cosas en el país desde hace ya muchos años.

Ésta es la reforma de la solidaridad. La reforma del frente común que tenemos que hacer todos los colombianos para responder a la urgencia y a la necesidad de tomar una solución definitiva a los problemas que vivimos en este campo.

Es necesario unirnos por encima de los partidos, las regiones y los intereses de unos pocos, para apoyar y sacar adelante este proyecto. La situación es muy sencilla: o hacemos esta reforma o nos quebramos definitivamente.

Para que se entienda claramente: esta reforma significa darle un empujón adicional a la reactivación económica, que ya logró un crecimiento industrial del 8.5 por ciento ajulio y detrás de la cual vendrán nuevos empleos; significa mantener bajos los intereses para los empresarios y para los consumidores; significa mantener abiertas las fuentes del crédito internacional y mantener la inflación por debajo de un dígito, lo cual se traduce en mayor capacidad de compra.

Esta reforma fortalecerá el interés de los inversionistas extranjeros para traer nuevas empresas a Colombia y seguirá impulsando nuestras exportaciones y la credibilidad y solidez de nuestra moneda. En una palabra: esta reforma es la garantía de que la economía no volverá a la situación crítica de donde la sacamos.

Como pueden ver y les repito, o hacemos la reforma o el país va a la bancarrota.

Sé que para mí el camino es más fácil y sería simplemente aumentando la deuda y gastando más de la cuenta y dejarle los problemas a mi sucesor, pero mi conciencia, mi visión de largo plazo de Colombia y el compromiso que tengo con todos ustedes que me confiaron con su voto el manejo del país, me impiden hacerlo.

Para que ustedes entiendan bien lo que pasa, la situación es tan simple como que gastamos mucho más de lo que nos ingresa. Esta situación se presenta en el país desde hace ya muchos años y llegó el momento de darle un final.

Pero hay que reconocer, para que las cosas sean claras y no se presten a malas interpretaciones, que una parte de ese gasto del Estado son gastos absolutamente innecesarios, por tanto gastos de los que tenemos que prescindir.

Con la reforma que presentamos hace dos años dimos un primer paso exitoso que nos permitió salir de la crisis y pasar a la reactivación. En esa reforma se inició la reducción del gasto público. Ahora, con una economía creciendo, vamos a consolidar los cambios iniciados para garantizar una Colombia pujante.

Tarde o temprano alguien tenía que ponerle la cara al problema y yo decidí hacerlo aún a costa de los ataques que hemos tenido y vamos a tener y que tendremos que soportar, detrás del egoísmo de unos pocos que no sean capaces o se nieguen a ver y a entender la magnitud del problema.

Compatriotas:

Es necesario hacer una pausa, un alto en el camino. No podemos seguir ignorando la realidad que estamos viviendo y dejar que el país se nos salga de las manos. Hago hoy un llamado a la reflexión profunda de cada uno de los protagonistas de este paso trascendental para el futuro de Colombia.

Al Congreso de La República para que con cabeza fría mire todos los análisis y soportes financieros que fundamentan la reforma, una reforma concebida bajo los principios de equidad y protección a los más débiles y muestre su grandeza enriqueciéndola y aprobándola por encima de todos los intereses particulares o partidistas.

Señores Congresistas:

La aprobación el día de ayer del presupuesto para el próximo año me deja muy tranquilo y, sobre todo, muy optimista, pues veo en ella una señal clara sobre su compromiso con el país.

A los medios de comunicación para que antes de bombardear la reforma la conozcan a profundidad y entiendan su alcance y trascendencia. Lesabro las puertas para que cualquier duda que tengan sea lo suficientemente ampliada y aclarada. Señores medios de comunicación: su participación y aporte en el éxito y feliz término de este proyecto es fundamental para Colombia.

También a los empresarios que entienden que el país tiene que manejarse como una Empresa, que de hecho lo es, la más importante Empresa de todos, nuestra Empresa Colombia, y que como todas las empresas debe ajustarse, ser rentable, ponerse al día y crecer para poder rendirles cuentas a ustedes que son sus accionistas.

Y una Empresa Colombia que requiere dinero para hacer inversión en educación, en salud, en carreteras, acueductos, alcantarillados, para ayudar a nuestra agricultura y en fin, asegurar desarrollo con justicia social.

Sé que los empresarios celebrarán y acogerán esta reforma cuando la analicen y conozcan su gran alcance y sobre todo cuando vean que el Estado va a ser el primero en poner su cuota de sacrificio.

A los candidatos a reemplazarme en el 2002 también les hago un llamado muy especial para que me acompañen y me apoyen en este proyecto, que no es más que un proyecto transparente que busca entregarles un país económicamente posible de gobernar para cuando lleguen a su dirección. Si alguien en Colombia se beneficia en grande con este proyecto son ellos.

Un país sano y pujante económicamente, es un país que se puede manejar más fácilmente, con mayor justicia social, con más empleo y oportunidades para todos y esto conlleva también la tranquilidad, la seguridad y la paz. Y ese es el país que les quiero dejar.

A los líderes sindicales, a los trabajadores del Estado para que entiendan que no podemos seguir montados en esta montaña rusa de gastos y burocracia innecesarios. El recorte que presentamos garantizará no sólo el trabajo de los mejores servidores públicos, sino que será fuente de más oportunidades de trabajo para todos.

A ustedes, a todos y cada uno de los colombianos, les hago un llamado a la solidaridad y la comprensión para que entiendan que este paso es definitivo y necesario y que tenemos que darlo, tarde o temprano, para poder volver a tener una Colombia pujante y creciendo con equidad.

Colombianos:

Todos sin excepción tendremos que poner algo para darle una solución a la situación que estamos viviendo.

El gobierno pondrá su cuota y la pondrá grande. Haremos una gran reforma del Estado para llevarlo a una medida no sólo manejable y económicamente posible, sino también responsable, eficiente y proyectada al futuro.

Pongámonos una mano en el corazón y pensemos en el futuro de Colombia. Aquí no vale ser liberal, conservador, independiente, sindicalista, empleado, obrero o ejecutivo. Ama de casa o estudiante. Aquí y hoy, lo único que vale es ser un buen colombiano. Colombia lo necesita.

El futuro de todos nuestros niños, sus sueños y sus esperanzas está en nuestras manos.

Que Dios los bendiga y que Dios me bendiga.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
15 de septiembre de 2000