COSIENDO EL FUTURO», CAMBIO DE ACTITUD Y EJEMPLO DE COMPROMISO2017-12-18T11:48:19+00:00

Project Description

Palabras del presidente Andrés Pastrana Arango, con motivo de la firma de la alianza «Cosiendo el Futuro»

El evento que nos congrega el día de hoyes la mejor demostración de la solidaridad, la creatividad y la tenacidad de quienes están comprometidos con hacer de Colombia un país más próspero y en paz.

Desde el inicio de mi Gobierno he venido insistiendo en la importancia que tiene el cambio hacia una actitud más positiva que, unida a unos factores objetivos de recuperación económica, nos permita volver al sendero del desarrollo que todos anhelamos. La firma de la alianza «Cosiendo el Futuro» es la mejor demostración de este cambio de actitud y un claro ejemplo del compromiso del sector privado con el empleo.

Mi gobierno ha desarrollado un programa de ajuste fiscal austero que ha permitido reorientar el gasto improductivo, a fin de hacer más eficiente la inversión en los sectores más necesitados. Así mismo, hemos tomado numerosas medidas para impedir una crisis financiera cuyas consecuencias hubieran sido incalculables. Finalmente, hemos intensificado la lucha contra el contrabando y la evasión fiscal que son el más grave atentado contra el empleo y la inversión social. Todas estas medidas son parte de la estrategia para la recuperación económica y la generación de empleo.

En este mismo sentido, no voy a ahorrar ningún esfuerzo por pro- mover la productividad y la competitividad necesarias para aumentar las exportaciones y lograr que el país esté a la altura de las exigencias internacionales.

Para mejorar la competitividad, mi Gobierno ha venido trabajando en el desarrollo de importantes obras de infraestructura mediante el desarrollo de proyectos estratégicos que tengan un impacto positivo en el aparato productivo, con el consiguiente beneficio para el comercio exterior.

De la mano del sector privado hemos desarrollado un ambicioso programa de concesiones que busca introducir, con mayor fortaleza, criterios de eficiencia en la construcción y manejo de las obras. Así mismo estamos intensificando los trabajos en las otras modalidades de transporte: ferroviario, fluvial, marítimo y aéreo.

Otro de los pilares fundamentales para la productividad y la competitividad es el mejoramiento de la calidad de la educación. Quiero que las oportunidades que ofrece la ciencia y la tecnología no sean el privilegio de unos pocos sino un gran beneficio al que tengan acceso todos los niños y jóvenes de nuestro país. Estamos aumentando la cobertura de la educación con base en el principio de descentralización y mejorando su calidad para que el ingreso de los jóvenes al mercado laboral se realice más eficientemente.

Hace cerca de un mes el Gobierno Nacional expidió un paquete de decretos para la modernización del Estado colombiano. Un Estado eficiente, transparente, libre de corrupción y cercano al ciudadano es un elemento esencial para mejorar la competitividad del sector privado. Las reformas llevadas a cabo en esta primera etapa del pro- grama de reestructuración ya comienzan mostrar resultados importantes.

Por otra parte fueron suprimidos una gran cantidad de trámites, procedimiento y regulaciones que eran un verdadero laberinto en la administración pública. Estamos próximos a publicar, gracias a la colaboración del Gobierno español, la «Guía Ciudadana de Trámites», gracias a la cual las empresas contarán con una más clara información para el desarrollo de sus actividades económicas.

Todos estos esfuerzos por mejorar la competitividad, aumentar el empleo y lograr más altos niveles de progreso y bienestar son insuficientes si no trabajamos en unión con el sector privado. La crisis por la que atravesamos representa una valiosa oportunidad para redireccionar las operaciones de las empresas, para definir cuáles productos son los mejores para ofrecer al mercado y cuáles son los procesos de producción más eficientes.

El futuro de Colombia está íntimamente relacionado con el futuro de las empresas. Ellas significan trabajos productivos, mejores salarios y mayor bienestar. Todos los esfuerzos de mi Gobierno están dirigidos a la generación de empleo.

La terrible tragedia ocasionada con el terremoto del pasado 25 de enero ha generado una tremenda ola de sufrimiento y dolor que todos estamos llamados a aliviar.

He seguido de cerca los trabajos de reconstrucción de esta región del país y repetidamente he viajado a la zona para intercambiar ideas con sus habitantes. El trabajo del Fondo para la Reconstrucción del Eje Cafetero ha avanzado muy rápidamente y ya estamos viendo sus frutos. En días pasados, firmamos 15 convenios para la reconstrucción de Armenia, con inversiones por más de 700 millones de pesos para los próximos 18 meses.

Estamos en el proceso de adjudicación de 25 contratos de obra pública, con una inversión cercana a los 90.000 millones de pesos, lo que permitirá generar aproximadamente 5.000 empleos directos en la región.

Para aliviar la precaria situación educativa en la que se encuentran los niños y jóvenes de la región hemos suscrito numerosos convenios para la reconstrucción de escuelas y colegios. Al finalizar el mes de agosto estarán en funcionamiento cerca de 187 centros educativos. Así mismo, hemos aprobado recursos hasta por 1.500 millones de pesos como subsidios directos a los estudiantes más pobres de la región.

En materia empresarial hemos acordado la asignación de créditos blandos para microempresarios, los cuales serán otorgados a través del 1F1con garantías del Fondo Nacional de Garantías.

El modelo gerencial para adelantar las actividades de reconstrucción ha sido original. Todas las inversiones se han llevado a cabo a través de ONG repartidas entre las distintas zonas. Ellas han tenido que asumir un reto ético, político y gerencial basados en los principios de solidaridad, en la primacía del bien público sobre el bien particular y en la transparencia en el manejo de los recursos públicos.

El Eje Cafetero está temblando de ganas de salir adelante, y por ello se hace más necesario el compromiso de todos los colombianos con esta hermosa y pujante región.

La «Alianza Cosiendo el Futuro», es un verdadero símbolo de solidaridad que va más allá del sentimiento superficial de preocupación por los males de los demás. Es pasar de estar preocupado a estar involucrado. Es asumir la voluntad firme y perseverante de empeñarse por el bien común, que a veces es el menos común de los bienes. Es mostrar con obras la fe en el futuro de la región.

Por iniciativa de Nicole S.A., y gracias a la participación del Minuto de Dios, de MD confecciones, de la Federación Nacional de Cafeteros, de ACOPI, de la ANDI, de las Cámaras de Comercio, de la Corporación Financiera de Caldas, del SENA y por supuesto del FOREC, se logró agrupar al sector público y al sector privado en esta Alianza.

A través de este proyecto vamos a garantizar la creación de nuevas fuentes de empleo en el sector de la confección con miras a la exportación. Se estima que más de 1.000 puestos de trabajo serán creados durante el próximo año, cifra que podrá llegar hasta 25.000 en tres años.

El Gobierno está listo para actuar como facilitador del proyecto. En coordinación con los ministerios de Desarrollo, Trabajo, Comercio Exterior y el Departamento Nacional de Planeación estamos respaldando esta iniciativa. Ella se enmarca dentro de la Nueva Política de Productividad y Competitividad que lanzamos en Cartagena hace apenas una semana.

Como tuve oportunidad de señalar en aquella ocasión la competitividad es un proceso que involucra acciones en diversos frentes. Esta es una tarea que requiere una alianza entre el Gobierno, el sector privado, los trabajadores y la comunidad académica con una visión de largo plazo. Hoy ustedes están haciendo este propósito una realidad.

Quiero aprovechar esta reunión para hacer un llamado muy especial a todo el sector privado colombiano. Nuestro esfuerzo está concentrado en reducir los índices de desempleo. Ustedes son la clave de la generación de nuevos empleos. El desarrollo de empresas productivas es la más importante fuente de trabajo estable para los colombianos. Con ustedes vamos a ponernos manos a la obra para generar empleo, eso es manos a la obra por el bienestar, por el progreso, por el crecimiento, por el futuro del país. Generar empleo es responsabilidad de todos.

La firma de esta Alianza en el día de hoy es la más clara demostración de que todo esto es posible, porque la distancia entre los sueños y la realidad son un puñado de hombres con fe y perseverancia. En cabeza del sector privado está esta enorme responsabilidad, que el Gobierno sabrá muy bien acompañar.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
22 de julio de 1999