DESARROLLO DE INFRAESTRUCTURAS GLOBALES PARA EL PROGRESO DE TODOS LOS COLOMBIANOS2017-12-18T11:48:19+00:00

Project Description

Palabras del presidente Andrés Pastrana Arango, con ocasión de la clausura de la III Conferencia Internacional de Telecomunicaciones «Competencia y Mercado-Realidad y Futuro»

Es para mí un gran honor clausurar esta Tercera Conferencia Internacional de las Telecomunicaciones, «Competencia y Mercado, Realidad y Futuro».

Vengo para reflexionar con ustedes sobre el porvenir de uno de los sectores más prósperos de la vida moderna. Un sector que además de dinámico, penetra la industria y el comercio.

Cuando nos encontramos a punto de iniciar un nuevo milenio, las telecomunicaciones se han convertido en «el servicio de los servicios» y en una de las bases fundamentales para la construcción de desarrollo, progreso y empleo.

Como Presidente de Colombia sigo con interés el desarrollo de este sector tan dinámico y competitivo. Mi preocupación ante este mundo de tecnología y conocimiento es insertar a Colombia en la era global de la Información y utilizar su desarrollo en beneficio del país.

Ahora que estamos trabajando por el cambio, mi gobierno contempla a las telecomunicaciones como una herramienta básica para la reactivación de la economía y la generación de empleo.

La realidad es que Colombia cuenta con una infraestructura de redes y servicios de comunicaciones de calidad, disponibilidad y competencia. Infortunadamente, los beneficios que generan no se han distribuido aún en forma igualitaria a todos los sectores y regiones del país.

Nuestra gran meta es trabajar para que todos los colombianos accedan de forma equitativa a esos servicios. Este es uno de los desafíos que hemos asumido porque estamos empeñados en la construcción de un nuevo país con mejores oportunidades para todos y con más justicia social.

Dentro de nuestra estrategia sectorial, uno los propósitos es llevar el servicio básico de telefonía rural comunitaria a todo el territorio nacional. Esto lo lograremos mediante la eficiente aplicación de los recursos del Ministerio de Comunicaciones a través del programa Compartel.

Queremos que Compartel sea ejemplo de lo que se puede hacer en materia de financiación, promoción y fomento de las telecomunicaciones entre los colombianos que más lo necesitan.

Quiero que como en el Cuento Peregrino de García Márquez, el que necesite un teléfono, lo encuentre.

Nuestro objetivo es que el sector de comunicaciones refuerce su participación en el producto interno bruto y que la infraestructura de información, brinde a las comunidades la autonomía y las herramientas necesarias para que incidan positivamente en los procesos económicos, sociales y políticos, y se fortalezca la competitividad.

Mi gobierno sabe de la importancia de las comunicaciones en el desarrollo de la sociedad, en la difusión de la información, en el fortalecimiento de la democracia y la cultura, en la generación de empleo, y el mejoramiento de la justicia social. Las telecomunicaciones son un gran vehículo para el progreso y para la paz y para el futuro de los jóvenes colombianos.

Nuestro compromiso es con el cambio, y por lo tanto con la incorporación de nuevas tecnologías y nuevos servicios. Es nuestro deber estar al día con una tecnología cambiante en la que lo que ayer nos sorprendía, hoy se modificó y mañana se puede mejorar. Donde los cambios se producen a la velocidad de las horas. ¡Aprovechemos esta condición!

La comercialización de productos, requiere de una infraestructura adecuada en la que es indispensable el uso de redes de comunicación como «Internet». Queremos promover la utilización del comercio electrónico, para facilitar la oferta de productos industriales y agropecuarios desde su origen, y eliminar a los intermediarios en el proceso productivo.

Una de las prioridades de mi gobierno, es promover el desarrollo de infraestructuras globales necesarias para el progreso de todos los sectores de la sociedad.

El Gobierno Nacional ha incluido en el Plan de Desarrollo el Internet, como una estrategia de interés nacional. Estamos empeñados en la promoción de este medio y en facilitar el acceso a toda la población en todos los rincones del país.

El gobierno está trabajando en un plan que permita la democratización o el acceso generalizado al Internet, porque entendemos que esa es la manera de lograr una verdadera revolución educativa.

Por eso estamos trabajando en la expedición de un nuevo marco jurídico del sector de las telecomunicaciones que garantice el desarrollo de los servicios, en un ambiente de competencia, -con reglas claras y precisas para inversionistas nacionales y extranjeros-, que permita el desarrollo de nuevas tecnologías, y proteja los derechos de los usuarios.

Colombia debe marchar al paso del mundo, de los avances y posibilidades que ofrece Internet. Tenemos un gran interés en acortar la brecha que hay entre la concentración de servidores en los países desarrollados, y los que están en vía de desarrollo.

No sólo es indispensable contar con un marco legal estable, sino que también es necesario, que se tenga una estructura institucional eficiente como la que se definió en la reciente reforma del Estado.

Estamos ajustando el marco jurídico colombiano, sin generar traumatismos para consolidar la liberalización del mercado. Tomaremos medidas y acciones tendientes a obtener mayores coberturas y protección al usuario y como se ha dicho, teniendo en cuenta el fomento del Internet y otras tecnologías de punta.

Colombia ha actualizado las instituciones del sector poniéndolas a tono con el entorno de las telecomunicaciones y con una redistribución de las competencias entre las diferentes instituciones del sector con el fin de hacer más eficaz el cubrimiento de las funciones de intervención del Estado. Se le han atribuido nuevas funciones a la Comisión de Regulación para que en adelante sea responsable no sólo de la expedición del marco regulatorio de los servicios domiciliarios sino de todos los demás servicios de telecomunicaciones. Esa es una muestra de lo que será el nuevo esquema institucional.

Creamos así las condiciones para simplificar su estructura, pues estamos convencidos que la denominada «convergencia de los servicios» es una realidad técnica, que debe materializarse también en la realidad económica y jurídica.

Hago una invitación especial a todos los interesados en invertir en nuestro país. Este es un momento especial, en el que hemos propiciado las condiciones que estimulan la inversión extranjera y la creación de puestos de trabajo para los colombianos.

Colombia ha aprovechado la llegada del año 2000 a los sistemas informáticos, asumiéndolo como un reto abre nuevas oportunidades de desarrollo en el nuevo milenio.

Parte de nuestro compromiso ha sido la inclusión de la emergencia informática del año 2000 en el Plan de Desarrollo y la adopción de medidas necesarias para evitar el caos informático, razón por la cual, se incluyen disposiciones para facilitar las herramientas necesarias para afrontar la crisis informática.

Los colombianos hemos aprovechado esta oportunidad para hacer una gigantesca operación de conversión, de actualización y de confirmación de la solidez de la modernización informática de la última década.

El Gobierno Nacional ha afrontado el problema con los lineamientos que acogen las recomendaciones de mayor reconocimiento en el mundo. Para ello ha establecido una estructura nacional encabezada por Planeación Nacional y por el Consejo Asesor del Año 2000.

Este es un Consejo de alto nivel, con soporte técnico y capacidad de diseñar e impulsar las políticas que solucionen el llamado A2K. En cada ministerio y entidad del Estado de carácter nacional, se han integrado los equipos responsables de orientar los planes de contingencia y de apoyar acciones tanto en el sector público como en el privado.

Estamos demostrando que Colombia no se ha sentado a esperar la llegada del año 2000.

La naturaleza de este reto y su importancia para la inserción de Colombia en el escenario internacional nos ha llevado a aliarnos con los demás países del mundo, para la conversión informática del cambio de milenio. En diferentes eventos internacionales hemos dado cuenta de nuestros avances y limitaciones y hemos fortalecido los mecanismos de cooperación. Esta es la ocasión para demostrar que la dinámica de modernización en tecnologías de información nos permite recibir el año 2000. Es también la ocasión para demostrar que el país cuenta con una plataforma informática confiable para inversionista s nacionales y extranjeros.

En el sector de las telecomunicaciones, a través de su programa Año 2000 del Ministerio de Comunicaciones, se viene desarrollando una eficiente gestión con las empresas más representativas del país y consideradas como la columna vertebral de los servicios de telecomunicaciones. De esta forma, hemos obtenido avances significativos que permitirán garantizar la continuidad de los servicios para los usuarios nacionales e internacionales. Colombia cumple de manera responsable, los lineamientos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Estamos a pocos días de iniciar el nuevo siglo y tenemos el gran reto de limitar las fallas en los sistemas de información. Por eso he asig- nado responsabilidades precisas a cada ministerio y desde el gobierno seguiremos propiciando la atención de esta emergencia.

La III Conferencia Internacional de Telecomunicaciones organizada por la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones es en verdad la manera más indicada para diseminar en forma amplia entre los actores del sector, los últimos desarrollos en todos los campos de las telecomunicaciones. Por este motivo felicito y reconozco el importante esfuerzo de sus participantes. Estoy seguro de que con sus aportes han contribuido positivamente a la actualización sobre esta trascendental materia.

Todos los colombianos estamos comprometidos en la construcción de un nuevo país. En materia de telecomunicaciones tenemos el compromiso urgente de garantizar una regulación efectiva y de promover todas las acciones encaminadas al desarrollo sectorial.

Sé que las telecomunicaciones ofrecen oportunidad de generar empleo para los colombianos. Es un sector dinámico, capaz de atraer inversión extranjera y de aumentar nuestra calidad de vida. En él hemos puesto nuestra fe a sabiendas que el futuro es parte esencial de nuestro presente.

Ahora que hemos tratado con responsabilidad este tema, quiero repetir una frase del poeta Borges que idealiza un anhelo que es de todos: «ojalá alguna vez tengamos un mundo sin fronteras ni injusticias». Yo estoy convencido que lo primero se logra con una estructura de telecomunicaciones eficiente. Lo segundo con el trabajo de todo un país que sueña y trabaja por un futuro mejor, que ofrezca oportunidades y empleo para todos. La nuestra es la ruta de la paz, de la reconciliación y la equidad y a través de ella estamos transitando.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
30 de julio de 1999