DINEROS MANEJADOS EN URNA DE CRISTAL Y CON MANOS LIMPIAS SON EL ÉXITO DE UNA GESTIÓN EFICAZ Y EFICIENTE2017-12-18T11:48:08+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, durante la presentación del libro «Apuntes sobre Corrupción» del Ministro de Agricultura, Rodrigo Villalba

Hace poco leí unas estadísticas según las cuales el Ministro Rodrigo Villalba Mosquera ha sido la persona que más ha durado en la trascendental cartera de Agricultura y Desarrollo Rural desde la creación de la misma en 1914. Es decir, mientras en otros Gobiernos los Ministros de Agricultura se rotaban con una periodicidad promedio de 8 meses, en éste hemos tenido un Ministro que ha trabajado continuamente durante 33 meses por la reactivación y consolidación del agro colombiano.

Algo debe significar esto: Primero, que en mi Gobierno hemos considerado prioritaria la política agraria y la hemos trabajado con toda seriedad. Segundo, que el Ministro Villalba se ha ganado, con creces, su continuidad en el cargo gracias a su compromiso serio y profesional con el campo colombiano. Tercero, que los mismos pro’- ductores agropecuarios y los gremios del sector han sido conscientes de la excelente labor cumplida y han apoyado decididamente su permanencia.

Hoy tenemos, para fortuna del país, un sector agropecuario que lleva dos años seguidos creciendo por encima del resto de la economía, que muestra un significativo incremento en hectáreas sembradas y en producción de alimentos, que tiene una política diseñada con proyección hasta el año 2025 y que ha creado más de 240 mil empleos rurales.

Son sólo síntomas de un trabajo bien hecho realizado durante mi Gobierno por el doctor Rodriga Villalba Mosquera, quien hoy nos sorprende con otro logro, como lo es la presentación de sulibro Apuntes sobre Corrupción que deja a consideración del público nacional.

No hay duda de que la corrupción y la lucha para combatirla no son temas ajenos a la trayectoria profesional del autor. En efecto, Rodrigo Villalba, este huilense convencido de la importancia de la transparencia para garantizar una buena gestión pública, fue nada menos que el ponente, como Representante a la Cámara y luego como Senador de la República, del proyecto que se convertiría en la Ley 190 de 1995, conocida como el Estatuto Anticorrupción, que marcó un hito legislativo en la contención de este flagelo.

Debo decir, además, que este proyecto de ley contó con la activa participación desde sus orígenes de la Nueva Fuerza Democrática que entonces tuvimos oportunidad de representar en el Congreso Nacional. Yo mismo presenté y defendí, como Senador -y en cumplimiento de mi compromiso con el programa que presentamos a los electores el primer proyecto de Estatuto Anticorrupción que sirvió de base a lo que luego sería la Ley 190.

Adicionalmente, en esa misma legislatura impulsamos la creación de la Comisión de Etica del Congreso, en un esfuerzo por erradicar los vicios de la política y el clientelismo enquistados en esta institución.

Así que, desde entonces, nuestra lucha contra la corrupción transitaba por un mismo sendero, un sendero que hemos continuado sin desvío alguno hasta el día de hoy.

El doctor Villalba, como abogado especializado en Derecho Administrativo y Ciencia Política; como una persona que ha sido miembro de corporaciones públicas como el Concejo de Neiva, la Asamblea del Huila, la Cámara de Representantes y el Senado de la República; que ha ocupado cargos de administración territorial, como la Alcaldía de Neiva, y ha dirigido instituciones como el Incora y el Ministerio de Agricultura, sabe el daño que la corrupción puede causar a los recursos públicos destinados a la inversión social y sabe también, con éxito comprobado, los buenos resultados de realizar una gestión eficaz y eficiente, con manos limpias y dineros manejados en urna de cristal.

El mismo doctor Villalba, a su llegada al Ministerio, se enfrentó a un caso eventualmente irregular en el que un Tribunal de Arbitramento condenó a la Nación-Ministerio de Agricultura a pagar una indemnización superior a los 5.800 millones de pesos; y ha desplegado, desde su posesión, toda la actividad jurídica necesaria para evitar este desangre de las finanzas nacionales. En esta conducta ha demostrado su convicción de que las finanzas del Estado son las finanzas del pueblo y que deben cuidarse con el mayor celo posible para que los recursos lleguen a sus verdaderos destinatarios.

El libro que hoy entrega al país, modestamente titulado como Apuntes, pero de una gran trascendencia, es el aporte de un hombre cívico y patriota al estudio de un problema que roba, con sus nefastos tentáculos, el patrimonio social a los más pobres de Colombia.

Partiendo de una visión internacional sobre el tema, el doctor Villalba nos lleva al análisis de la situación del país y a la propuesta de soluciones concretas para erradicar la corrupción. En un Gobierno que, como el mío, asumió como propia esta lucha desde el Programa Presidencial de Lucha contra la Corrupción, es más que satisfactorio contemplar este fruto intelectual nacido de uno de sus ministros.

Apreciados amigos:

Rodriga Villalba, coterráneo de mi padre y sus ancestros, nació en Rivera, la población cercana a Neiva que tomó su nombre del más grande escritor huilense de la historia: el inolvidable José Eustasio Rivera.

Pues bien: zcómo vamos a asombrarnos de que un hijo de esa región privilegiada que vio nacer al autor de La Vorágine y de Tierra de Promisión se interese hoy también en analizar y hacer patente el tema de la corrupción?

Así como lo hizo Rivera al denunciar los infames tratos y negociaciones de la Casa Arana en las selvas de la Orinoquia colombiana, otro hijo de su pueblo hoy ha retornado sus banderas y ha continuado caminando sobre su senda.

Así como José Eustasio Rivera, quien fue, en 1925,· Presidente de la Comisión Investigadora de la Cámara de Representantes, desde donde dirigió investigaciones sobre contratos con el ejército, adjudicación de baldíos, construcción de ferrocarriles y el oleoducto Cartagena-Barrancabermeja, su paisano se adéntra, con decisión, en el análisis de la corrupción como fenómeno histórico y. en la reseña de algunos casos que conmueven la conciencia  moral del país.

Apuntes sobre Corrupción está llamado a ser un libro de consulta y de inspiración para todos los que entendemos que detrás de la corrupción y de la violencia se encuentran las principales razones de la miseria, del desempleo y del atraso .

El Ministro Villalba hoy reúne a sus dotes de administrador, de las que se ha visto beneficiado todo el sector agropecuario, sus virtudes como escritor y analista para tratar un tema que nos concierne a todos y nos preocupa a todos.

Yo concuerdo plenamente con sus palabras de alarma cuando plantea que a menos que se ponga fin a las prácticas inveteradas de los corruptos no será posible remediar el desorden, la confusión, la mala inversión de los caudales públicos; y la paz estará lejana.

Y también creo en sus palabras de esperanza, plasmadas en la siguiente reflexión: Cuando se entienda que el Estado sí tiene dolientes, que no podemos ser espectadores de la danza de los corruptos, estaremos a las puertas de una cosecha de buenos frutos.

Sin duda, trabajar contra la corrupción es trabajar por la Patria y por el futuro de las nuevas generaciones. Por eso estoy seguro de que el doctor Villalba siempre lleva en su corazón grabadas las palabras de su paisano e inspirador, José Eustasio Rivera: Ligarse a la Patria es vincularse al universo y a la vida.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
21 de mayo de 2002