DUPLICAR LAS EXPORTACIONES, META AMBICIOSA PERO ALCANZABLE2017-12-18T11:47:05+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, al declarar a Cúcuta como Zona Económica Especial de Exportación.

De la misma forma como lo hice en Valledupar y en Buenaventura en el mes pasado, hoy vengo a Cúcuta a traer con entusiasmo la buena noticia del progreso y de las oportunidades. Hoy vengo a este bello «Portón de la Frontera» que cantara Jorge Villamil, para compartir con mis buenos amigos cucuteños la justa esperanza que produce la designación de esta ciudad como una de las cuatro Zonas Económicas Especiales de Exportación del país.

La creación de estas nuevas zonas es un gran paso en la construcción de futuro. De un futuro cierto, bien cimentado y optimista para todos los colombianos. Por esto hemos emprendido esta semana una gira por varias ciudades del país que promueve las exportaciones y busca afianzar la competitividad de nuestros productos en el exterior.

Como ya lo hemos dicho antes, mi gobierno se ha propuesto el rescate de todas y cada una de las regiones del país a partir de una política exportadora cuyo objetivo estratégico es impulsar las cadenas productivas, al tiempo que se desarrolla la agroindustria y se atrae la inversión.

El establecimiento de zonas de este tipo ha sido uno de los instrumentos de apoyo al crecimiento de las exportaciones filipinas, que lograron duplicarse en un período de cuatro años. Actualmente el 40 % de las exportaciones no tradicionales de este país asiático se producen en estas zonas. De ahí nuestra confianza en que la puesta en marcha de las Zonas Económicas Especiales, ponga a Colombia en esa lista privilegiada de los que sí saben exportar.

Y estamos haciendo un gran esfuerzo para volcar el país hacia el comercio mundial. Necesitamos mejores empleos, mejor remunerados y ello sólo se consigue en un país que sabe exportar. Un país que exporta produce calidad, y por lo tanto es competitivo. Yo estoy seguro que Colombia con su enorme potencial humano, está llamada a conquistar los mercados mundiales.

Nuestra meta es ambiciosa pero alcanzable: vamos a duplicar las exportaciones.

El año anterior nuestras ventas al mercado externo se incrementaron en un 6.5 %, cifra significativa si tenemos en cuenta la situación de nuestros vecinos.

Esta cifra, unida al ajuste cambiario, ha devuelto competitividad a nuestras exportaciones frente a competidores de otros países. Adicionalmente otros factores de mejoramiento de la economía mundial generan un escenario internacional favorable y optimista para el despegue de nuestras exportaciones.

De otra parte, es importante considerar que el nuevo gobierno en Venezuela ha mantenido la estabilidad cambiaria y se ha comprometido con la ejecución de una política fiscal disciplinada, que le ha devuelto confianza a los inversionistas internacionales en su economía. La evolución reciente del mercado petrolero y la disciplina mostrada por los países productores ha fortalecido los precios internacionales del crudo, a medida que se ha eliminado el exceso de oferta.

Los buenos precios del petróleo y de las perspectivas del mercado incrementan los ingresos por exportaciones y los ingresos fiscales en Venezuela, permitiendo una acumulación más rápida de reservas internacionales, una mayor liquidez en la economía, un bajo nivel de tasas de interés, y la pronta recuperación de la actividad económica.

Teniendo en cuenta este escenario en el vecino país y precisamente para darle vía a nuestro gran propósito exportador, actualmente estamos trabajando en un proyecto de ley que busca ampliar y complementar la normatividad para garantizar a estas zonas un régimen tributario atractivo y estable, un régimen simplificado y ágil para los trámites aduaneros y de requisitos ambientales, un régimen laboral aplicable específicamente para estas zonas dirigido a brindar mayor competitividad que permita incorporar rápidamente nuevos trabajadores a los proyectos exportadores y un régimen para la importación con franquicia arancelaria de las materias primas y los bienes de capital necesarios para su proceso de producción.

Hemos considerado todas estas medidas, como reconocimiento y un estímulo para la generación de nuevos polos de desarrollo, capaces de jalonar otros sectores de la economía.

Hoy con orgullo he venido para anunciarles a los nortesantandereanos, especialmente a los habitantes de esta «muy noble, valerosa y leal Villa San José de Cúcuta», como hace siglos la llamó el Emperador Carlos IV; que mi gobierno cree firmemente en el potencial económico de la región.

Quiero decirles que son muchas y vitales las razones que tuvimos en cuenta para incluir a la cuna «del colombiano más importante de la historia», el general Francisco de Paula Santander en el grupo de las Zonas Exportadoras.

Es éste sin duda, uno de los municipios del país con mejor vocación exportadora hacia el mercado internacional y el primer puerto terrestre de Colombia. Esta condición la convierte en el espacio fronterizo internacional más dinámico del comercio e integración de América Latina; hace que tenga una de las más activas cámaras de la región y que tenga una importante experiencia por haber sido hasta hoy Unidad Especial de Desarrollo Fronterizo con un régimen de estímulos e incentivos administrativos y tributarios para la creación de nuevas empresas.

El hecho de que el Departamento cuente con una excelente oferta de productos primarios y Cúcuta con una abundante oferta de mano de obra calificada, muy buenas universidades y vías de acceso, garantiza que el flujo de materias primas y productos hacia esta nueva Zona Económica Especial sea adecuado y posibilite precios competitivos.

La proximidad del mercado venezolano -que es nuestro tercer mercado de exportación, después de los Estados Unidos y la Unión Europea- constituye una ventaja especial que motivará con seguridad a nuevos empresarios a venir a Cúcuta y comercializar productos que ya exportamos a Venezuela como textiles, confecciones, libros, manufacturas de cuero, jabones, cosméticos, productos agroindustriales como el azúcar que han tenido un acceso exitoso en el mercado venezolano, o la venta de los productos de la industria de maquinaria, la industria automotriz o de productos químicos básicos.

El Ministerio de Comercio Exterior ha venido trabajando con las principales empresas estratégicas regionales del Norte de Santander (cerámica y calzado) con el objeto de conformar una misión comercial para realizar alianzas estratégicas entre empresas de esta región y Valencia (España).

Asimismo se tiene previsto desarrollar un convenio de asistencia técnica con el Centro de Desarrollo Tecnológico de la Cerámica en Valencia para el montaje de un ente de estas características en la ciudad de Cúcuta que le permita mejorar sustancialmente la competitividad de este sector en los mercados internacionales.

Todas estas características, sumadas a su alta actividad económica, a su infraestructura, al espíritu emprendedor y optimista de su raza motilona, hacen de esta ciudad el medio adecuado para atraer nuevas inversiones, tecnologías y capitales, que nos permitan solucionar de manera definitiva el problema más sentido de los colombianos, el empleo.

De otra parte, la demanda de servicios especializados y de mano de obra calificada incentivará a los jóvenes a mejorar su educación, haciendo rentable la acumulación de un activo capital humano cuyos beneficios incrementarán las cosechas de generaciones futuras.

Por eso estoy convencido de que hoy estamos sembrando en esta región una semilla de optimismo que dará sus frutos en beneficio de toda Colombia. Y qué mejor garantía de éxito que la tradición emprendedora de su gente, de sus grandes líderes que van desde el Hombre de las Leyes, hasta el generoso Padre Rafael García-Herreros quien dejó para siempre su legado solidario en nuestros corazones.

Prueba de ese enorme compromiso que mi gobierno ha asumido hacia este «punto medio de dos países con destino al mundo» como algunos lo llaman, son las inversiones en materia social, de saneamiento y de infraestructura que estamos haciendo para cimentar su progreso.

Hemos entregado un total de 32 mil millones de pesos al departamento de Norte de Santander, conformados por un crédito de saneamiento a la Gobernación por 4.500 millones de pesos, un plan de racionalización del sector educativo por 19.712 millones de pesos y un crédito para el financiamiento de docentes departamentales por 7.800 millones de pesos.

Asimismo, venimos trabajando en un plan de ajuste con la Alcaldía de Cúcuta que demandará una inversión aproximada de 2.500 millones de pesos de parte del Gobierno Nacional. Para el municipio de Pamplona hemos otorgado un crédito de 1.400 millones de pesos para su saneamiento fiscal y para Tibú hemos apoyado la financiación de docentes municipales con una inversión de 750 millones de pesos.

Finalmente, quiero decirles también a los habitantes de Ocaña que el problema de los pensionados será prontamente resuelto gracias a la creación del Fondo de Pensiones Territoriales.

En lo referente a la vivienda de interés social, durante el año pasado el Inurbe asignó una cifra sin precedentes en Norte de Santander -el segundo lugar a nivel nacional después del Atlántico-, que beneficia a 1.058 familias con una inversión que supera los 6.200 millones de pesos, de los cuales ya ha sido entregado más del 70 %.

Aquí en Cúcuta hemos asignado 1.098 subsidios por un total de 6.300 millones de pesos. Hasta la fecha se han construido 444 soluciones de vivienda de las cuales estamos entregando 170 en el marco de nuestra visita.

Por su parte, el Incora viene adelantando negociaciones en este departamento para la compra de más de una docena de predios que beneficiará por medio de la Reforma Agraria, a más de 50 familias campesinas y de manera especial a la población indígena del municipio de Convenció.

¡La atención a los nortesantandereanos más necesitados es nuestra prioridad en materia de salud! En ese sentido, el año pasado el consejo Nacional de Seguridad Social en Salud aprobó siete mil nuevos cupos en Cúcuta para afiliados al régimen subsidiado, con una asignación adicional de 749 millones de pesos provenientes del Fosyga. De esta forma hoy más de 75 mil cucuteños están afiliados al régimen subsidiado por un costo superior a los 9.400 millones de pesos.

¡Nuestro compromiso es también con la infraestructura de salud! Mi gobierno ha asignado recursos en el municipio de Cúcuta por una cifra que supera los 6.200 millones de pesos, entre los que se cuentan 2.500 millones para la atención de los cucuteños más pobres no afiliados al régimen subsidiado.

El total de inversiones de mi Gobierno para el Hospital Erasmo Meoz de la capital asciende a más de $13 mil millones entre los aportes para garantizar la atención de los nortesantandereanos más necesitados, para la compra de equipos y para el cumplimiento de los Convenios de Eficiencia en el manejo de recursos y desempeño en la prestación de los servicios de Salud.

La infraestructura de la ciudad hace parte de la meta de competitividad que nos hemos propuesto. En materia de acueducto y alcantarillado el Gobierno Nacional aportará este año $2 mil millones para la ampliación del sistema de almacenamiento y las redes del alcantarillado del municipio, obras que beneficiarán a más de 115 mil cucuteños y generarán 296 empleos directos. Y lo que es más importante, el alcalde de la ciudad, el doctor José Fernando Bautista, tomó la decisión política de buscar la solución estructural para las empresas de servicios públicos encaminándolas por una ruta de efi- ciencia, medida que al mismo tiempo permitirá la reactivación del empleo.

En lo que respecta al reto de poner al día las vías que comunican a Cúcuta con el resto del país, y la optimización de las carreteras que unen a nuestro país con Venezuela, el Ministerio de Transporte ha asignado un presupuesto de más de $10.500 millones para la ejecución de obras en la vía Cúcuta-Sardinata-Ocaña-Aguaclara (que comunica con el Cesar) y para la realización de proyectos de conservación de vías a través de microempresas, obras que requieren una alta utilización de mano de obra y que durante este año permitirán la generación de más de 2.500 empleos.

En ese sentido y porque su aeropuerto internacional «Camilo Daza» es el punto medio ideal con las Antillas y el Caribe y con el puerto marítimo de Maracaibo, hemos invertido una suma superior a los $1.200 millones en diversas obras que están mejorando su infraestructura.

Vale la pena también destacar que este departamento recibió el año pasado recursos de la Comisión Nacional de Regalías por valor de $7.400 millones para invertir en obras de infraestructura y de mejoramiento de las vías, lo que reafirma la necesidad de seguir trabajando en la explotación y exportación de sus recursos mineros.

Asimismo, y haciendo un gran esfuerzo fiscal, el año pasado mi Gobierno destinó -a través de los recursos que asigna la Nación- 30 mil millones de pesos para financiar el funcionamiento de la Universidad Francisco de Paula Santander, los programas del SENA, la construcción de la segunda etapa del Palacio de Justicia y las obras a cargo de Invias.

Todos estos esfuerzos están dirigidos a la construcción de ese sueño por el que trabajamos todos: una Colombia justa, equitativa y en paz encaminada por el sendero del progreso y de la competitividad. Por esta razón me llena de tristeza que en regiones del país tradicionalmente prósperas como ésta, se produzcan hechos como el que enlutó la ciudad la semana pasada.

Mi gobierno manifiesta a los nortesantandereanos su sincera solidaridad por el repudiable atentado que cegó la vida del ex alcalde de la ciudad, Pauselino Camargo y hace llegar su mensaje de pésame a su familia y a la ciudadanía de Cúcuta y de Sabateca, a los habitantes de Gramalote y, en especial, a la comunidad de Juan Atalaya, lugares en los que Pauselino Camargo realizó una gran labor cívica.

Hoy, al terminar la visita a ésta, la ciudad del árbol «Cuji» y de la «flor del Baile», el balance es optimista. Sin embargo, hago un llamado a todos y cada uno de los cucuteños porque el nombramiento de esta ciudad fronteriza como Zona Económica Especial de Exportación requiere la audacia y la voluntad firme de todos.

El gran reto es convertir esta ciudad en fuente de mano de obra calificada, dueña de una buena infraestructura de servicios públicos, con una administración honesta y eficiente, que invierta los recursos del municipio en el mejor desarrollo y bienestar de sus ciudadanos.

El compromiso de todas las autoridades de Norte de Santander y de la ciudad, aseguran que los esfuerzos que en el futuro haga este municipio para mejorar su infraestructura, por capacitar su capital humano y por fomentar nuevas inversiones nacionales y extranjeras en la región hagan parte de una estrategia regional a la cual el Gobierno Nacional le dará todo su apoyo.

Hago una especial invitación a los empresarios colombianos a establecerse en la nueva Zona Económica Especial de Cúcuta y a exportar desde ella, no solamente a Venezuela, sino al resto del mundo.

Amigos de Cúcuta:

Si esta pujante ciudad ha logrado poner a una de sus hijas dentro de las 50 mejores tenistas del mundo -un logro nunca antes alcanzado por el tenis colombiano-, ¿por qué no imponernos la meta de que Cúcuta llegue también a los primeros lugares en el escalafón del comercio internacional? ¡Que nuestra admirada Fabiola Zuluaga sea la inspiración de una nueva generación de empresarios y de trabajadores con visión de futuro y con sed de éxito! A ese gran podio subirá esta ciudad, hoy nuestra anfitriona en la cruzada por la competitividad y las exportaciones.

Lugar y Fecha

Cúcuta, Colombia
9 de febrero de 2000