EL CAMPO COLOMBIANO, ENORME POTENCIAL DE DESARROLLO Y DE RIQUEZA2017-12-18T11:47:32+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, pronunciadas con motivo del lanzamiento del Programa Nacional de Reactivación Agropecuaria

Hemos llegado a Pacho para compartir con tantos líderes campesinos buenas nuevas: las buenas noticias para el campo colombiano. y precisamente escogimos esta provincia para hacer el lanzamiento formal de los programas que tienen que ver con la reactivación del campo colombiano, y para mostrar desde aquí los logros que en este corto período hemos venido realizando en el sector de la agricultura.

Durante el año largo que lleva mi administración, son muchas las acciones realizadas para hacerles llegar la justicia social a los colombianos más necesitados del campo. Un hecho concreto de este com- promiso es el lanzamiento del Programa Nacional de Reactivación Agropecuaria.

Conozco de primera mano la situación y los problemas que viven los habitantes de Colombia. Como Presidente he recorrido 27 departamentos y visitado más de 50 municipios del país y he estado en aquellos lugares, en que como Presidente, hemos debido estar, como en la terrible tragedia del terremoto en el Eje Cafetero que nos afectó en enero pasado.

He visitado regiones apartadas del país como por ejemplo: Leticia, Cupica, Guapi, Tumaco y Florencia para escuchar de sus habitantes sus preocupaciones y necesidades. Así mismo he visitado numerosos municipios que han sido víctimas de la violencia y en donde hemos reiterado que queremos buscar la paz y consolidar un proceso de paz, porque ese es el mayor anhelo que tenemos hoy los colombianos para nosotros, para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos.

Que podamos entregar a ellos un país en paz, en progreso y con justicia social.

Por eso ese ha sido mi compromiso y por eso estamos recorriendo el país, porque esa debe ser la función del gobernante. El poder escuchar a sus gobernados, el poder compartir con ellos y de buscar con ellos las soluciones a los problemas que más los están afectando.

Sabemos que tenemos un país lleno de contrastes, sabemos que tenemos flagelos como el narcotráfico, como la violencia, el narcoterrorismo, pero también un potencial enorme para el desarrollo. La calidad humana de los colombianos, sus valores familiares, su capacidad de trabajo y su ingenio están presentes en cada campesino, en cada indígena, en cada niño y niña que a pesar de las dificultades mira siempre con optimismo el porvenir.

Alguna vez recuerdo que me calificaron como el optimista. Pero, cómo no serlo cuando se conoce tan bien el potencial que tenemos los colombianos para salir adelante? ( …) de las riquezas que tenemos en el país? Y por eso hemos invitado a los colombianos a que a pesar de las dificultades nos demos la mano; que trabajando vamos a salir adelante y que el primer enemigo que tenemos que derrotar es el pesimismo.

Estoy comprometido con crear las condiciones para que la inversión regrese al campo, de manera que se recuperen los empleos, se revierta la tendencia de la importación de alimentos y materias primas y se logre un desarrollo sostenido de la agricultura.

Desde el inicio de mi mandato, el Gobierno entendió la importancia de reconstruir el sistema financiero agropecuario. Por eso durante el primer año de Gobierno nos dedicamos a recomponer el sistema para que el crédito fluyera en forma adecuada al campesino colombiano.

La liquidación de la Caja Agraria, entidad que perdía 1.200 millones de pesos diarios y que prestaba el 70 por ciento de sus recursos a actividades que nada tenían que ver con el sector agrícola, nos permitió poner a funcionar el Banco Agrario, una institución sólida, especializada en crédito agropecuario para el servicio de los agricultores, y en general de ese 30 por ciento de compatriotas que vive en las zonas rurales de Colombia.

Una vez cumplido este proceso, el Gobierno Nacional en su compromiso de recuperar el campo, diseñó el Programa Nacional de Reactivación Agropecuaria-PRAN, que hoy lanzamos, y cuyo objetivo es reactivar la actividad de los pequeños y medianos productores del agro, habilitándolos para ser nuevamente sujetos de crédito.

El PRAN es un mecanismo dirigido a la reactivación agropecuaria mediante la compra de cartera vencida de los campesinos. Esta compra se realiza en condiciones favorables, incluyendo la condonación de intereses contingentes, plazos de hasta diez años, tres años de período de gracia, descuento por pago cumplido de las obligaciones, tasas de interés cercanas al índice de precios al consumidor y estímulos al prepago de la deuda.

Finagro actuará como administrador de los recursos.

Los beneficiarios del programa serán aquellos productores, usuarios de las entidades financieras reconocidas por la Superintendencia Bancaria, que tengan obligaciones vencidas a129 dejulio de 1999 y que quieran continuar desarrollando actividades productivas. Existen cerca de 110.000 deudores de créditos agrarios con deudas que superan los 500.000 millones de pesos, quienes serán los beneficiarios de este programa eminentemente social.

A través de los Fondos Departamentales de Reactivación Agropecuaria -Fondear- vamos a apoyar a los productores en el fomento de los proyectos productivos, la canalización de asistencia técnica y el impulso a nuevas formas de comercialización. Los Fondear estarán conformados por representantes del Ministerio de Agricultura, de las Gobernaciones, de los Gremios Regionales de la Producción, de las Organizaciones Campesinas, de las Umata, de los municipios y de los productores. Esta composición amplia nos permitirá asegurar el control y la transparencia del programa.

Para garantizar el éxito del Pran, y aún a pesar de las dificultades presupuestales, hemos apropiado 100.000 millones de pesos, con los cuales esperamos jalonar 150.000 millones de pesos adicionales como aporte de las entidades territoriales.

Quienes se acojan al Pran recibirán créditos para hacer posible una reactivación estable y sostenible en el corto y mediano plazo. El Gobierno, a través del Fondo Agropecuario de Garantías -FAG, avalará en un 80 por ciento los créditos de los pequeños productores y en un 60 por ciento el de los medianos.

Estamos trabajando en otros temas, como en los sociales, que es la parte esencial de mi gobierno. Hemos entregado los bonos de paz para las madres cabeza de familia para que puedan a través de estos fondos tener recursos para generar proyectos que permitan tenderle la mano a campesinos.

Por otra parte, hemos presentado al Congreso de la República un Proyecto de Ley de Reforma Agraria que facilitará el acceso de los campesinos a la propiedad, garantizando así una mejora significativa en su calidad de vida.

La puesta en marcha del Pran mediante la firma de convenios con el gobernador de Cundinamarca, doctor Andrés González, nos demuestra cómo podemos trabajar de la mano el Gobierno Nacional, los departamentos y los municipios en beneficio de los habitantes del campo. Me es grato también anunciar que a través de la Comisión Nacional de Regalías estamos entregando cerca de 5.500 millones de pesos para el mejoramiento, rehabilitación y pavimentación de la vía La Palma-Pacho.

Todas estas acciones son una clara muestra de mi compromiso con el campo.

Mi compromiso con cada campesino que trabaja con el sudor de su frente por hacer de Colombia un país más próspero y en paz. Sé que en los campos colombianos está el enorme potencial de desarrollo y de riqueza que todos soñamos, y por ello pueden estar seguros de que no desfalleceré en la lucha por mejorar la calidad de vida de todos los campesinos.

Recuerdo una famosa frase de Robert Kennedy que decía: «Algunos hombres ven las cosas como son y dicen: por qué?; Yo sueño con cosas que nunca fueron y digo: por qué no?».

Tengo que confesar que yo sí sueño con una Colombia en donde los niños y niñas campesinos tengan unos padres que los quieran y eduquen, tengan una escuela donde descubrir lo maravilloso que es el mundo y tengan la oportunidad de explotar su creatividad.

Sueño con un país en donde cada compatriota tenga una vivienda y un trabajo. En donde los campesinos puedan cultivar sus campos y disfrutar de la paz que da el contacto con la naturaleza.

Sueño en últimas con una Colombia en donde entre todos podamos construir un mejor futuro en paz y con justicia social. Trabajar por hacer realidad este sueño es mi compromiso, el que estoy cumpliendo y en el que sé que cuento con el respaldo de los colombianos.

Lugar y Fecha

Cundinamarca, Colombia

1 de diciembre de 1999