EL DESARROLLO ECONÓMICO BASADO EN EL TURISMO, RETO QUE NOS EXIGE IMPULSAR LOS MOTORES DE LA COMPETITIVIDAD DEL PAÍS2017-12-18T11:47:05+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, durante la instalación de la decimonovena Vitrina Turística de Anato.

«El turismo es la industria de la paz»: esa frase del Papa Pablo VI llena de sentido la realización de la decimonovena «Vitrina de Anato». De esta gran vitrina que se abre al mundo para mostrar la mejor cara de Colombia: para exhibir con orgullo lo mejor de lo nuestro, para demostrar que somos anfitriones de un inmenso patrimonio natural y cultural. Y es también un evento en el que cada año se comprueba el empuje y el liderazgo de los empresarios y de los agentes de viajes colombianos.

Por eso, hayal asistir a este importante encuentro quiero reafirmar mi compromiso y el de mi gobierno con el sector y poner en evidencia el gran esfuerzo que todos ustedes hacen para sacar adelante la industria del turismo. Quiero también mostrarles el camino certero que mi gobierno ha trazado para este importante sector de nuestra economía, aliado del progreso y de la paz. Porque si bien es cierto que la industria del turismo es la más perjudicada por el conflicto armado, igualmente será la más favorecida con los avances del proceso de paz.

Como bien lo ha señalado el doctor Oscar Rueda, hoy hay dos nuevos elementos que favorecen enormemente el mejoramiento del turismo en Colombia: la recuperación de nuestra imagen ante la comunidad internacional y los avances en la construcción de la paz.

De ahí, que el Plan Nacional de Desarrollo, plantee claramente la necesidad de recuperar la capacidad competitiva de los destinos turísticos tradicionales y explore la determinación y desarrollo de nuevos productos que nos permitan satisfacer los requerimientos del mercado bajo una política acorde con los señalamiento s de la Organización Mundial del Turismo.

Esos lineamientos obedecen sin duda al enorme potencial que tiene ese sector en nuestro país para contribuir al desarrollo nacional y para apoyar nuestras metas de progreso y dejusticia social. Por eso, el objetivo de la política sectorial que hemos puesto en marcha es recuperar y fortalecer la competitividad de los productos turísticos colombianos, a la vez que contribuir a la generación de empleo, a la captación de divisas y a la promoción del desarrollo de las regiones.

Hoy quiero invitar a cada uno de los colombianos que trabajan y se benefician del turismo para que se comprometan en el encaminamiento de esta industria hacia esa meta que nos hemos propuesto para todos nuestros productos: la meta de la competitividad.

Sé que todos estamos de acuerdo en que para el desarrollo del turismo no bastan las ventajas comparativas, sino que también hay que trabajar para conseguir las ventajas competitivas. Y es que existen ciertas actividades económicas que por su complejidad requieren una importante labor de coordinación para que puedan competir.

Se necesita una eficiente coordinación entre las instancias del Estado, de los empresarios y de las mismas comunidades que viven del turismo. Los beneficios que llega a revertir esta industria sobre los países es tan grande que muchas naciones lo han adoptado como un motor de sus economías y en él han concentrado grandes esfuerzos.

El resultado es contundente: estamos hablando del negocio más grande del mundo. Una industria que contribuye con el 11%del Producto Interno Bruto Internacional y que es capaz de generar más de 200 millones de empleos en el mundo.

El año pasado el 10% de la población mundial se desplazó por motivos de turismo, generando un gasto que supera los 435 mil millones de dólares. La tendencia para los próximos años de este indicador es positiva, por lo que el turismo se convierte en la actividad económica de mayor crecimiento en el comercio mundial, por encima de las transacciones petrolíferas y del sector automotor.

Esto nos muestra la gran dimensión de las oportunidades que conlleva el desarrollo del turismo y justifica los esfuerzos que en Colombia se hagan en tal dirección; al tiempo que determina la importancia de insertar a nuestro país de manera definitiva en las corrientes turísticas mundiales, como es el propósito de mi gobierno.

Si bien nuestra industria turística atraviesa una difícil coyuntura, es cierto también que la crisis representa una oportunidad para redireccionar la operación y la administración de las empresas, para decidir qué productos tienen ventajas y cuáles paquetes turísticos son más eficientes.

Por esta razón hemos diseñado una política turística que nos permita promover especialmente las ciudades y regiones ajenas a los problemas de orden público que afectan el turismo receptivo y el turismo doméstico, y hemos tomado una serie de medidas, que en el corto y en el mediano plazo permitirán la reactivación del turismo en Colombia:

Como primera medida y para beneficiar directamente a esta industria, excluimos el cobro del IVA para la hotelería y, como complemento, el sector se va a beneficiar con la disminución de la tarifa del impuesto de renta que contemplará el proyecto de modernización tributaria.

Por otro lado, las pequeñas y medianas industrias del turismo podrán recibir créditos de reactivación y de capital de trabajo a partir del próximo mes con las nuevas líneas del IFI de riesgo compartido que tendrán garantía automática del Fondo Nacional de Garantías.

Para eliminar los limbos jurídicos y reforzar económicamente el Fondo de Promoción Turística, el Ministerio de Desarrollo presentará próximamente un proyecto de ley al Congreso de la República, que fortalece el principal instrumento financiero para apoyar la promoción turística de nuestros destinos, y además lo convierte en una instancia para la promoción de la competitividad del sector y para nuevas inversiones. Así, este fondo de promoción se transformará en el Fondo de la Promoción, la Competitividad e Inversión del Turismo en Colombia.

En lo que concierne al Registro de Turismo en los próximos días daremos un importante paso en las próximas semanas al delegar este procedimiento al sector privado como sugiere la Ley 300 de 1997. Esta decisión traerá como consecuencia positiva la agilización de trámites, la disminución de procedimientos V la reducción de costos. Adicionalmente permitirá al país tener un mayor nivel de actualización de la información proveniente del sector turístico.

De otra parte, en el marco de este evento gremial quiero hacer un especial llamado para que se logre cuanto antes un acuerdo concertado entre las aerolíneas y las agencias de viaje en el tema de las tarifas de comisiones sobre pasajes aéreos.

En cuanto a la promoción de ciertas regiones de nuestra geografía, estamos trabajando en diversos frentes para prestar un servicio de buena calidad, convencidos además de la importancia de esta actividad en la generación de empleo y en la reactivación de la economía.

Por eso hemos dado nuestro apoyo incondicional a los departamentos que han visualizado al turismo como potencial para su desarrollo, de forma especial a los distritos turísticos de Cartagena y de Santa Marta y al departamento de San Andrés.

En ese sentido, venimos impulsando la creación del «Corredor Náutico del Caribe», para lo cual hemos destinado más de 3 mil millones de pesos que garantizan la recuperación y protección del medio ambiente de varias zonas ecoturísticas del Caribe como por ejemplo el Parque Tayrona y la Ciénaga Grande de Santa Marta. Como es lógico, ese importante esfuerzo requiere del apoyo y de la participación de los gremios y de las autoridades nacionales, departamentales y municipales. Mi gobierno está comprometido y ya presentó al Conpes el Plan que involucra cambios y adecuaciones en la legislación.

En diciembre firmamos en Cartagena la creación de la Corporación Privada con el ánimo de respaldar la iniciativa del Gobierno Nacional, y conseguir recursos internacionales para dotar a nuestras costas caribeñas de un plan de salvamento y seguridad náutica.

En el contexto de recuperar al caribe colombiano como uno de nuestros destinos turísticos por excelencia, durante el año pasado realizamos importantes contactos y acuerdos con operadores en los mercados de España e Italia, que permitirán que en el presente año lleguen un promedio de 40.000 turistas procedentes de Europa ha- cia Cartagena, Santa Marta y San Andrés.

Sin embargo, esa ambiciosa meta requiere de un esfuerzo conjunto en materia de publicidad, para lo cual los operadores españoles invertirán más de dos millones de dólares, entre los que se cuenta el aporte del Gobierno Nacional, a través del Fondo de Promoción Turística, por un valor de 800.000 dólares. El regreso de turistas canadienses y argentinos, entre otros, también es nuestra prioridad y en ello estamos empeñando esfuerzos y recursos.

Asimismo, el año pasado emprendimos un importante programa de acciones en materia de cooperación turística que permitió la firma de acuerdos entre nuestro país y los gobiernos de México, Cuba, Chile, España y República Dominicana. Estos acuerdos incluyen el intercambio de experiencias para incentivar el turismo, la aplicación de estrategias para captar inversión extranjera para proyectos de desarrollo y para promoción internacional de la oferta turística; y comprenden la realización de programas de formación, pasantías y cursos de perfeccionamiento en el área turística.

Todos esos esfuerzos hacen parte de la visión de la Colombia del futuro, de la Nación competitiva que estamos construyendo, del país que Colombia merece ser: un país que recibe visitantes de todas partes del mundo, que dejen a todas las regiones grandes beneficios en el intercambio cultural y en el campo económico.

Sueño con ver empleada la enorme potencialidad de nuestras regiones, con mostrar nuestra biodiversidad y nuestra privilegiada riqueza cultural.

Estoy convencido de que nuestros esfuerzos nos llevan hacia un país maduro en materia de turismo, orgulloso de lo que es y de lo que produce, preparado para competir en nichos de turismo especializado como el ecoturismo, el agroturismo, el turismo de salud, de aventura y de negocios, entre otros.

Por esto me llenan de satisfacción esfuerzos como el que hace Anato, que logran hacer de ésta la mejor vitrina de Colombia. Ese es el verdadero papel de la iniciativa privada y es una oportunidad que nos invita a pensar en la «Colombia Turística» que queremos construir. El desarrollo económico basado en el Turismo; es un reto que nos exige impulsar los motores de la competitividad del país, para beneficiarnos de la mayor industria de la sociedad contemporánea.

A nuestros países invitados, los animo a abrir mercado en Colombia para que se generen nuevas corrientes de turismo hacia esta tierra de paisajes y contrastes.

A los anfitriones de este evento los invito a continuar trabajando como lo vienen haciendo. Tenemos que ser optimistas sobre nuestro futuro turístico.

Debemos confiar en nuestros talentos y habilidades y en la fuerza potencial de nuestras regiones.

La visión de un país en paz y con justicia social, que es la meta por la que estamos trabajando, bien merece que entre todos le «metamos el hombro».

Esta es la misión conjunta que debemos asumir quienes estamos hoy aquí: un entorno de paz es la mejor tarjeta de invitación para los países del mundo.

Sabemos que no hay mejor promoción que la que nos puede hacer un turista extranjero, que vuelve a su tierra maravillado por la belleza de nuestra tierra, y por la hospitalidad de nuestro pueblo.

Amigos empresarios y promotores del sector turístico:

Mi gobierno está comprometido en el apoyo de la industria del turismo, que es una industria de paz, un puente de comunicación entre los pueblos y una actividad que genera mayores oportunidades de empleo para nuestra gente.

Desde esta Vitrina Turística, la más importante de Latinoamérica, quiero invitarlos a perseverar con entusiasmo en el trabajo que cada día mejora la imagen de nuestro país.

¡Entre todos haremos de Colombia el destino preferido de los turistas del mundo!

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
21 de febrero de 2000