ESPACIOS DE TRANSFORMACIÓN Y COMPROMISO2017-12-18T11:48:20+00:00

Project Description

Palabras del presidente Andrés Pastrana Arango, durante la inauguración del Centro Interactuante para las Artes.

Niñas y niños:

Al inaugurar el Centro Interactuante para las Artes, quiero reiterar que uno de mis compromisos fundamentales lo asumí con la infancia. Es necesario hacer todas las acciones que estén a nuestro alcance, para que las niñas y los niños del país, tengan la oportunidad de ser felices.

Tengo la convicción de que los niños no son el futuro sino el presente de Colombia, y por eso mi compromiso con ellos es el más profundo, más serio y más vital.

En nuestro país el 42 por ciento de la población es menor de 18 años. Nos encontramos ante una realidad que tenemos que cambiar con acciones concretas y eficaces: un sector significativo de las niñas y los niños colombianos, no tienen la posibilidad de ejercer sus derechos, por las condiciones de violencia y de dolor a que están siendo sometidos por la fuerza de las circunstancias.

La violencia intrafamiliar, la drogadicción, la falta de educación o la desnutrición son verdaderos atentados contra la vida y la dignidad de los niños y niñas. En cada uno de estos frentes estamos trabajan- do para que ustedes tengan salud y puedan vivir en paz.

El maltrato infantil en el seno de las familias es la más grande contradicción que podamos imaginar, pues ella está llamada a ser el santuario de la vida y del amor. No podemos seguir tolerando que los primeros violadores de los derechos de niñas y niños sean sus padres y familiares, quienes deben protegerlos y darles afecto. Me- diante el programa «Haz Paz», hemos desarrollado una estrategia que busca promover la cultura de la convivencia y del buen trato, detectar tempranamente a las víctimas del maltrato y abuso en el seno de las familias con el fin de protegerlos, y para castigar y rehabilitar a sus ofensores.

Por otra parte he visto con preocupación como los niños y niñas se ven involucrados en el consumo de drogas. Cada vez es menor la edad a la que se inicia el consumo y veo con especial preocupación el aumento en el consumo entre las niñas. La falta de orientación familiar y de una adecuada educación escolar hacen que miles de ellos caigan en este terrible precipicio. La droga genera violencia, afecta la salud y el bienestar humanos y desestabiliza los núcleos familiares.

Porque estoy convencido que unos niños libres de la droga tendrán un mejor futuro, estamos trabajando en la prevención de su consumo. Estoy dirigiendo directamente, a través del Programa Presidencial «Rumbos», una estrategia para afrontar este problema. Hemos publicado el manual «Pilas con las Drogas» y estamos próximos a publicar el «Manual de las Drogas para las familias» y cuatro videos educativos.

Así mismo, con el fin de mejorar el servicio de los centros de rehabilitación estamos evaluando minuciosamente las 350 instituciones de este tipo que se encuentran en el país.

En el campo educativo, el Ministerio de Educación ha venido trabajando de la mano de los municipios en la mejora de la cobertura y calidad de la educación. En los últimos meses varios municipios del país han logrado la cobertura total en educación y han sido dotados con modernos sistemas de informática.

Quiero que ustedes, niñas y niños, tengan la oportunidad de educar- se teniendo a su alcance un computador y que puedan convertirse en navegantes de internet. Este es el cambio que les permitirá acercarse al mundo entero, volviendo realidad sus sueños que antes parecían inalcanzables.

En los colegios y las escuelas donde estudian los niños más pobres estamos aumentando la cobertura del programa de apoyo nutricional, para que con una dieta balanceada y suficiente los niños tengan un mejor bienestar físico, que les dé la energía suficiente para dedicarse a sus labores académicas. Además del almuerzo y refrigerio que ya estamos dando, vamos a ofrecerles a las niñas y niños más necesitados desayunos adicionales, para que tengan una alimentación lo más completa posible.

El Sistema Nacional de Bienestar Familiar, articulado por el ICBF, ha utilizado de manera eficiente todos los recursos humanos y presupuestales con que contamos, para brindar una atención integral a la niñez. Los beneficios ofrecidos no se limitan a alimentar el cuerpo, sino también el espíritu de los colombianos, dándoles así la posibilidad de participar en la ejecución de los programas de la política social a favor de la infancia.

He asumido con responsabilidad el compromiso que exige ser el Presidente de las niñas y los niños cuando sus derechos están siendo vulnerados exige. Vamos a actuar con prontitud, vamos a crear más y mejores canales de comunicación entre la infancia y los adultos, para construir un mundo que privilegie la vida. Necesitamos su forma de ver el mundo, su sensibilidad y su mirada transparente para que nos dé luz en los momentos de oscuridad.

Instancias como el Centro Interactuante para las Artes, se convierten en espacios de transformación y compromiso, en los cuales las relaciones de las niñas y los niños con los adultos estén mediadas por la libertad, no por el miedo; por la comprensión, no por el sometimiento; por la imaginación, no por la pasividad.

Este Centro de creatividad y expresión infantil, se inaugura hoy en óptimas condiciones de atención a sus usuarios. Mediante ella hemos puesto en práctica la Convención Internacional de los Derechos del Niño, encargada de hacer respetar y garantizar los derechos de la infancia.

Aquí no se realizó solamente una adjudicación presupuestal, aquí hay una de las inversiones más valiosas y necesarias en Colombia: una adjudicación pedagógica. Porque es precisamente a través de la formación artística, la investigación y la lectura, que la niñez podrá vivir procesos de valoración y reconocimiento de nuestra cultura, ampliando su capacidad creadora individual y social.

Gracias a ello las niñas y niños de Colombia tendrán la posibilidad de guiar su devenir de manera libre, responsable y humana.

En este Centro se da cumplimiento a la política social de mi Gobierno que busca la integración de la población discapacitada. Niños y niñas invidentes tendrán la posibilidad de participar en sus actividades y abrir sus horizontes a la imaginación y la creatividad.

Las niñas y los niños son el presente de Colombia. No podemos seguir hablando del país que vamos a heredades, Colombia ya es de ellas y de ellos, tenemos que seguir trabajando por un presente que se parezca a sus sueños.

Para logrado, es necesario que fortalezcamos las manifestaciones culturales y artísticas del país, en ellas vive y palpita nuestro sentido de nación; en ellas está lo más sensible de nuestra gente.

Estoy convencido de que la cultura es un escenario indispensable para la reconciliación nacional. El camino que nos conduzca a la construcción de la paz, es un trayecto por el que tenemos que transitar todos los colombianos, y existe un universo del cual ninguno de nosotros puede estar ajeno porque estamos inmersos en él: nues- tra cultura. Es a través de ella que podemos asumir un lenguaje múltiple, diverso y a la vez cohesionador, para construir un nuevo sentido de país, en el cual la diferencia no nos enfrente sino no nos una en la diversidad.

En la búsqueda y el fortalecimiento de nuestra cultura, están los hilos para tejer la paz. Los modos de convivencia se constituyen, reproducen y desarrollan desde el ámbito de lo cultural. Es necesario reconstruir un imaginario que haga de Colombia un país donde el respeto, la esperanza, la resolución pacífica de los conflictos, la capacidad creadora y la sensibilidad, sean los nuevos valores. Para ello necesitamos fortalecer los lazos de identidad a través de la diversidad cultural que nos hace colombianos. Los colombianos somos una sociedad pluricultural que cohesionada crea sentido de identidad y de pertenencia nacional.

El Ministerio de Cultura tiene ésta responsabilidad, y además, la de fortalecer y desarrollar las expresiones artísticas y culturales del país, pues estas son la piel de la nación. Colombia siente a través de sus músicas, sus danzas, Colombia siente a través de la voz de sus poetas, sus pintores, cineastas y actores. La voz de los artistas nos muestra quienes hemos sido, quienes somos y quienes queremos ser como nación.

La cultura es un factor determinante de la política social para el desarrollo del país, los elementos que la conforman están en el corazón de cada colombiano y en su paso por los tiempos ha construido una historia de la cual todos los colombianos hacemos parte.

Hoy damos inicio a este programa con la convicción de que a través del arte y la cultura se viven experiencias que permiten descubrir nuevas formas de reconocer y resolver los conflictos, de imaginar y crear el país que deseamos.

Reciban un saludo de Nohra, quien ha sido alma de este proyecto, de Valentina, Laura y Santiago, que desde su corazón de niños , me han enseñado la magia de la vida.

Esta noche, ponemos a volar los sueños, por una sola razón: las niñas y los niños de Colombia, se lo merecen!

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
21 de julio de 1999