IPIALES, UNA DE lAS CUATRO ZONAS ECONÓMICAS ESPECIALES DE EXPORTACIÓN, LlAVE DEL PROGRESO REGIONAL2017-12-18T11:47:05+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, con ocasión de su visita a Ipiales.

Hace ya varios años Eduardo Caballero Calderón, escribió estas palabras que anticiparon la noticia que hoy he venido a traer les: “Nariño tiene carácter. Sobre el Carácter de los hombres y de los paisajes se construyen los pueblos … éste es un pueblo bueno y heroico, que puede llegar a ser grande: es una semilla gruesa y dorada que debemos aventar al surco”.

Para hacer realidad esa figura simbólica que nos alienta a mirar con optimismo el porvenir de este querido departamento, mi gobierno ha tomado la determinación de señalar a Ipiales, como una de las cuatro Zonas Económicas Especiales de Exportación.

Con esta designación estamos poniendo en marcha uno de los principales mecanismos para la generación de empleo al tiempo que incrementamos las exportaciones, nuestro programa bandera para jalonar la economía nacional.

Y estamos dando también un importante paso para atraer efectivamente a inversionistas nacionales y extranjeros a esta zona fronteriza cuyo comercio con el Ecuador, ha sido esencial para Colombia en el proceso de integración con los demás países andinos.

En otras palabras, esa semilla de la que les hablé al comienzo, es la clave del futuro del progreso que hemos planeado para Nariño y para Colombia.

Como lo señalé ayer en Cúcuta, mi gobierno está trabajando en un proyecto de ley para que las nuevas Zonas Económicas Especiales cuenten con condiciones tributarias atractivas y estables; para que su campo laboral sea flexible y estimule la creación de nuevos empleos; para que los trámites aduaneros sean ágiles y sencillos de tal manera que generen un modelo integral. Todo esto para impulsar el crecimiento y el desarrollo sobre la base de nuevos proyectos productivos volcados hacia el comercio exterior.

Por ejemplo, aquí en Nariño la industrialización de la papa nos hace pensar en grandes metas de exportación. Tenemos que aprovechar la diversidad y producción con que cuenta el departamento, el tercero en Colombia en área cultivada, y la ventaja de tener cosecha de este producto durante todo el año.

Sí, es que esta nominación es también un reto para los ipialeños. De su ingenio y de su creatividad depende que en Nariño se estructuren cadenas productivas capaces de sacar provecho a su gran variedad de recursos naturales a su ubicación estratégica en el pacífico y lo que es más importante, capaces de reactivar la economía del sur del país.

En este día tan especial para los nariñenses hago un llamado para que con el esfuerzo de todos y en el corto plazo, el departamento se especialice en la producción agrícola, agropecuaria, pesquera y forestal de óptima calidad que pueda abastecer los mercados de la Cuenca del Pacífico y de Sudamérica iTenemos que hacer de Nariño la despensa de los países del área!

Y contamos con todas las condiciones para lograrlo. Dentro de los productos que tienen una importante proyección están la palma y sus derivados como el aceite crudo, el aceite de palmiste y la torta de palmiste, que tienen una importante demanda en el área del pacífico. Otra muy buena opción es la producción cacaotera que cuenta con un gran potencial e interés de las compañías multinacionales para montar fábricas de manteca, torta, licor y otros productos para la exportación.

Esto nos demuestra que la iniciativa de mi gobierno también traerá un importante estímulo al crecimiento de la economía regional, ya que en la nueva Zona Económica de Exportación de Ipiales se podrán realizar actividades que generen valor agregado a materias primas e insumos que se producen en el departamento e integrarlos a la cadena productiva. También nos comprueba que con innovación y con trasferencia de tecnología se hacen más competitivos nuestros productos.

Desde esta ciudad, nuestra querida “puerta de oro en el sur”, los animo para que miremos con entusiasmo el comercio con el Ecuador, que beneficiará ampliamente a Colombia. El 95% de las exportaciones colombianas hacia ese país son de origen industrial lo cual tiene un impacto positivo en la generación de empleo. Por esto, ahí tenemos una muy buena oportunidad para desarrollar sectores como la producción de químicos básicos. Las industrias textil y de confecciones, los plásticos y cosméticos, la maquinaria y equipos de la industria automotriz y la agroindustria.

En todos estos sectores nuestros productos han mostrado ser altamente competitivos en el mercado ecuatoriano, lo cual potencializa el desarrollo de proyectos dentro de esta Zona Económica Especial de Exportación, y nos muestra buenas perspectivas para el mediano y largo plazo.

El compromiso del Gobierno Nacional con este departamento, y con Ipiales, es claro. Las inversiones de alto contenido social en beneficio de los nariñenses más necesitados, así lo demuestran.

En materia de régimen sudsidiado de salud, Ipiales cuenta hoy con mas de 30.000 afiliados por un costo de casi 4.000 millones de pesos, recursos que en parte provienen de las Cajas de Compensación Familiar, siendo éste el único municipio nariñense en que se apropian esos aportes para los subsidios.

Gracias a una asignación adicional de 180 millones de pesos provenientes del Fosyga, hoy los ipialeños cuentan con 1.680 nuevos cupos indígenas.

De otra parte, mi gobierno ha asignado recursos para la salud en Ipiales por más de 907 millones de pesos, de los cuales 687 millones han sido para el Hospital Civil.

Al departamento de Nariño se le asignó el año pasado un total de 64.000 millones de pesos en materia de subsidios a la salud. Otros 7.700 millones fueron aprobados para inversión en infraestructura y equipos médicos para la atención de los nariñenses más necesitados.

En el tema de la vivienda de interés social, el año pasado Nariño recibió un total de 773 subsidios por valor de 4.560 millones de pesos. “Para la ciudad de los tres volcanes”, se asignaron 145 subsidios por un valor 846 millones de pesos. Y estoy muy satisfecho porque 143 de esos subsidios se entregaron a mujeres cabeza de familia. Ese es un importante paso hacia la equidad y la justicia social.

En ese mismo sentido, el Incora viene negociando la compra de predios para las familias del municipio de Leyva y especialmente para las comunidades indígenas de Ipiales y Guachucal.

Finalmente mi gobierno ha querido poner particular atención al tema de los pasivos pensionales: hemos creado el Fondo Nacional de Pensiones Territoriales para cubrir el pago de las pensiones atrasadas. El Departamento de Nariño recibirá por este concepto una suma cer- cana a los 7.000 millones de pesos. De esta forma estamos cumpliendo nuestro compromiso social con los pensionados.

Hoy cuando hemos escogido a “la Ciudad de las Nubes Verdes”como uno de los cuatro puntos cardinales de la competitividad, es indispensable que pongamos todo nuestro esfuerzo en el mejoramiento de su infraestructura.

De ahí, que el pasado mes de diciembre el Gobierno Nacional suscribiera un Convenio por 1.700 millones de pesos, para mejorar el servicio del Acueducto de Ipiales, beneficiando a casi cien mil habitantes y generando 1.500 empleos. Asimismo, estamos trabajando en la elaboración de un convenio para la construcción del Acueducto Regional del Gran Cumbal que demandará una inversión adicional aproximada a los 5.000 millones de pesos.

En lo que concierne a las vías del departamento, el año pasado el Fondo Nacional de Caminos Vecinales invirtió en obras de mejora- miento y mantenimiento más de 1.500 millones de pesos y para este año invertirá la suma de 820 millones de pesos.

Por su parte Invías el año pasado realizó inversiones superiores a los 17.300 millones de pesos para el mejoramiento y mantenimiento de las carreteras. Este año ha comprometido 12.200 millones de pesos para continuar con la importante misión de poner al día las vías de Nariño, tarea que generará cerca de 1.800 nuevos empleos.

En el puerto de Tumaco se tiene previsto el dragado de mantenimiento del canal con una inversión de 2.000 millones de pesos.

Adicionalmente, mi gobierno ha invertido 175 millones de pesos en el mantenimiento del aeropuerto de esta ciudad: hoy precisamente he recordado una anécdota que habla por sí sola del empuje de esta raza. Tuvo lugar por allá en 1938, cuando los ipialeños a punta de pico y pala, adaptaron una pista de césped y levantaron el aeropuerto”SanLuis”en la Vecina Aldana.

De historias como esa, que exaltan el trabajo incansable de este pueblo están llenos los rincones de la ciudad. De esfuerzos como ese, están orgullosos los ipialeños, cuyo Santuario de Las Lajas construido con el aporte de todos, guarda la imagen de la Virgen venerada por los colombianos.

Esta ha sido también la cuna de una gran cantidad de compatriotas que han brillado por su talento en diferentes áreas. Es el caso de nuestro querido campeón Diego Rosero Calad, que con sus triunfos internacionales en el patinaje, se mereció ya el honroso título de “deportista del año en Colombia”. Y más recientemente nuestro querido amigo Newton Villareal quien se coronó campeón mundial de boxeo en la categoría Walter junior.

Yo soy un convencido de que estos logros que obtienen nuestros deportistas en el exterior, son apenas una muestra de lo bueno que podemos dar al mundo. Por eso quiero invitar a todos los ipialeños, en especial a sus jóvenes, para que emulen este trabajo limpio, constante y productivo, de los que saben competir.

Competir: lesa es la clave de nuestro futuro, de nuestra economía y también de nuestra sociedad!

Y ustedes bien saben que el sentido de la sana competencia, se inculca a los niños a través de la educación. Por eso hoy quiero referirme especialmente a la situación de ese sector en el departamento.

Hoy, Nariño enfrenta el gran reto de incluir en el sistema educativo una población de 260.000 niños y niñas en edad escolar, es decir, casi el 50% de los nariñenses entre los 3 y los 16 años. La urgencia de garantizar el acceso oportuno al sistema escolar de estos niños y jóvenes en condiciones de calidad, eficiencia y equidad, requieren del diseño y la puesta en marcha de una política que transforme definitivamente la estructura educativa del departamento.

Por esa razón emprendimos acciones como la racionalización del sector educativo a partir de procesos de movilización social y de participación de los agentes educativos como parte de una estrategia para superar la carencia de cupos. La fórmula es muy sencilla: optimizar el uso de la infraestructura educativa y redistribuir el talento humano y administrativo y de recursos financieros.

El gobierno ha mantenido y seguirá manteniendo la mejor disposición con el fin de obtener lo antes posible el plan de racionalización educativa indispensable para cumplirle a nuestros niños, pero para ello requerimos de la voluntad y del esfuerzo del gobierno departamental.

Como muestra de la disposición del Gobierno Nacional hemos otorgado un crédito por 4.500 millones de pesos para docentes departamentales. Para la vigencia de este año se ha previsto la asignación de más de 150 mil millones de pesos para el sector educativo, entre los que se cuentan recursos para el programa de aulas de informática y bilingüismo, 47 en total para el departamento, una de las cuales estará aquí en Ipiales.

Todas estas inversiones en lo social y en infraestructura, serán el motor del desarrollo de esta nueva Zona Económica Especial, que proyectará a Ipiales y al departamento de Nariño hacia un siglo XXI lleno de oportunidades.

Queridos amigos Ipialeños:

Yo sé que aquí en Nariño es donde más gracia producen los chistes de pastusitos. Por eso con el cariño y el respeto que se merecen, quiero decirles que presiento que muy pronto esas historias que nos han hecho reír a todos, contarán sobre las grandes empresas y proyectos de este pueblo que con su compromiso y su trabajo diario forjarán el progreso de esta nueva Zona Especial de Exportación.

Mañana en Cali concluiremos una semana en la que hemos hecho una ardua tarea por promocionar e incrementar la competitividad del país basada en el impulso a la fortaleza de sus regiones, que identificando su vocación exportadora lograrán mejorar de manera importante las condiciones de vida de todos los colombianos.

Como dice la canción que prácticamente es himno de esta ciudad. Aquí, “desde Ipiales tierra linda” hemos iniciado una nueva etapa que ha dado paso a las cuatro Zonas Económicas Especiales de Exportación como la llave del progreso. Cuando el éxito de esta herramienta se traduzca en más oportunidades para todos los colombianos con seguridad “de Ipiales, me he de acordar”.

Lugar y Fecha

Nariño, Colombia
10 de febrero de 2000