LA ANDI, LÍDER EJEMPLAR, MODELO DE CREATIVIDAD, TESÓN Y COMPROMISO CON EL FUTURO DE COLOMBIA2017-12-18T11:48:13+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, con ocasión de la asamblea anual de la ANDI

Apreciados amigos:

Me honra el hecho de estar aquí con ustedes, señores miembros de la Asociación Nacional de Industriales. El gremio que ustedes representan ha ejercido, sin lugar a dudas, y durante buena parte de este siglo, un liderazgo ejemplar; modelo de creatividad, tesón y compromiso con el futuro de la nación.

Durante el último año y medio, Colombia ha vivido quizás la más grave de las crisis económicas después de aquella de los años treinta. Lo que pasó es de todos conocido: la capacidad instalada industrial quedó inutilizada; hombres y mujeres perdieron su empleo; disminuyó la capacidad de compra; los bancos vieron empeorar su cartera; el crédito se contrajo; el comercio decreció y el desempleo llegó a niveles superiores al 19 por ciento.

Hace un año encontramos un país en bancarrota fiscal, corrupción institucional y aislamiento internacional. Enfrentábamos el cierre de los mercados externos, porque después de la crisis rusa, a Colombia ya nadie quería prestarle. Llegó a ser tan compleja la situación fiscal, que por primera vez en años no había cómo pagar la nómina de empleados en diciembre; vale decir que estábamos abocados a una cesación de pagos. Las altísimas tasas de interés reflejaban igualmente el afán con el que colombianos y extranjeros buscaban desprenderse de los pesos y pasar sus activos a dólares. La cartera de la banca se deterioraba de manera alarmante y se cerró totalmente el crédito nuevo. Entró en acción un proceso de destrucción de la propiedad de millones de colombianos cuyos préstamos alcanzaban un mayor valor que el de sus propiedades e inversiones.

Epocas difíciles como éstas propician el ilusionismo de la magia económica. Mi gobierno, en cambio, ha optado por una estrategia de recuperación que obliga a tomar medidas difíciles para recuperar la estabilidad, única garante de la reactivación. Cuando tomé posesión de mi cargo, le dije al país que tendríamos frente a nosotros un año muy difícil. y lo ha sido.

Entiendo más que nadie las dificultades personales que ello ha implicado para un gran número de colombianos. Pero estoy seguro de que si mantenemos el rumbo escogido, si conservamos la estrategia que nos hemos trazado para la recuperación, será más pronto que tarde cuando logremos cosechar con creces los frutos de nuestro esfuerzo.

Si ante el desalentador panorama de agosto pasado les hubieran dicho a ustedes que un año después la economía mundial estaría mucho más sólida, que los flujos de capital estarían retornando a América Latina, que Colombia tendría superávit comercial y que el déficit en la cuenta corriente se habría reducido en más de la mitad, que las tasas de interés en el país habrían bajado en un 50 por ciento y que la tasa de inflación habría logrado la meta de un dígito, pocos de ustedes lo habrían creído. Sin embargo, todo ello es hoy una realidad y representa la base fundamental para la reactivación económica. Además, nos brinda la oportunidad de llevar a cabo una política monetaria más expansiva en un momento en que la economía lo necesita.

Hace unos meses les decía que lo importante no era haber bajado las tasas de interés sino asegurarse de que ellas se mantuvieran bajas. Pues bien, con el respaldo del Fondo Monetario a nuestra moneda, con el presupuesto de la verdad y con el paquete de reformas que estamos presentando al Congreso vamos a garantizar que así suceda para bien de las empresas y las industrias, de los deudores y de todos y cada uno de los colombianos.

Que no nos quepa la menor duda: frente a una crisis de la magnitud que enfrentamos, nuestra política económica ha sido exitosa. De manera simplista se argumenta que los logros en inflación, balanza comercial, e inclusive en la tasa de interés se deben a la recesión. Basta mirar algunos países que también han estado convulsionados por crisis recientes para percatarnos de que podríamos estar enfrentados a una recesión con inflación, o a una corrida cambiaria sin control que nos obligase a mantener altas tasas de interés. Creo sinceramente que no se han reconocido la importancia de la secuencia y la oportunidad de la aplicación de los ajustes fiscal y cambiario, ni tampoco la importancia de haber conseguido, en el momento más crítico, el respaldo de los Estados Unidos, de la banca multilateral, de los mercados financieros y finalmente del propio Fondo Monetario Internacional.

Las dificultades del sector financiero representan otro de los capítulos tormentosos de nuestro primer año de gobierno. La crisis se inició en el sector cooperativo y evidenció la ausencia total de supervisión estatal; se propagó por la banca pública, adicionada con préstamos alegres que ya llevamos a ser investigados por las auto- ridades competentes. Finalmente nos llegó el coletazo de la recesión que vino a afectar fuertemente a la banca privada y especialmente a las corporaciones de ahorro y vivienda, quienes, amparados en el boom del consumo, habían prestado de manera excesiva durante la década.

En una crisis bancaria no se puede asegurar la supervivencia de todos los bancos, ni evitar que algunas personas sufran pérdidas. Sin embargo, garantizamos que no hubiese pérdidas previsibles y también la salvación de aquellos bancos cuyos dueños estuvieran dispuestos a salvar. Estamos comprometidos no solamente con el rescate de los bancos sino con el fortalecimiento del sector financie- ro a través de la reorganización y supervisión adecuada del sector.

Para mí ha sido muy gratificante ver cómo a lo largo de todo este proceso de ajuste financiero, ya pesar incluso de algunos rumores malintencionado s, los ahorradores han depositado en el sistema financiero el más importante y valioso de todos los activos: su confianza. Dicha confianza, que en realidad fue un acto de confianza en la política adoptada por mi gobierno, ha sido indispensable para el salvamento y normalización de la banca.

La otra cara de la moneda de esta política de activación de la oferta de crédito es activación de la demanda de crédito. Si queremos que los recursos lleguen a las empresas y a las personas que más los necesitan no basta con que haya la oferta. Necesitamos que quienes van a ser los destinatarios de esos créditos estén en condiciones de solicitarlos y pagarlos.

Estoy comprometido personalmente en el liderazgo de esta tarea. Ordené a mi equipo económico que estructurara una línea de crédito por más de 1,6 billones de pesos a través del IFI y Bancoldex para dirigirla a la reestructuración de las deudas del sector real, y conseguí el compromiso del BID para fortalecer esta tarea. El objetivo de estos recursos es muy preciso: deben dirigirse a frenar el cierre de empresas viables, a facilitar el acceso al crédito de aquellas que se encuentran en dificultades, ya normalizar y recuperar sus actividades de producción.

Las acciones mencionadas están orientadas a lograr en el corto plazo que la economía se dinamice, se acelere la reactivación y se genere empleo.

La estrategia de alivio

Debo reconocer que el camino hacia la recuperación es largo, e igualmente que una cosa es hablar de recesión en términos económicos y otra muy diferente cuando ella se traslada a la cruda y difícil realidad que implica para miles de familias colombianas. Diecinueve por ciento de desempleo es más, mucho más que una estadística. A lo largo y ancho del país hay sufrimiento, ansiedad y miedo.

De manera simultánea a la estrategia de recuperación mi gobierno ha implantado una clara estrategia para ayudar a los más débiles, a quienes más lo necesitan.

Estamos desarrollando una agenda por la justicia social en Colombia que garantice a todos los colombianos que sufren, a los colombianos doblegados por los efectos de la crisis económica y la violencia, una nueva posibilidad en la que encuentren salud, educación y valores.

Dentro de las limitaciones fiscales he dado claras instrucciones de aumentar los recursos para los programas sociales, la salud y la educación.

También al Instituto de Bienestar Familiar y a los programas de la Red de Solidaridad, entidades que tienen a su cargo velar por los niños y los ancianos.

De la misma manera como diseñamos un programa de choque que ha entregado recursos para la agricultura, la vivienda y las obras públicas con alto componente de mano de obra, hemos sido cuidadosos en no llevar a la economía a un sobreajuste que hubiese tenido como resultado la profundización de la crisis. Sin sacrificar el objetivo de reducir el déficit estructural, hemos entendido la importancia de permitir, en medio de la recesión, una mayor inversión pública, tanto para la reconstrucción del eje cafetero como para obras públicas en la ciudad de Bogotá y en otras ciudades y regiones que sanamente puedan financiarla. De esa manera las obras públicas tam- bién ayudan en la reactivación.

El ajuste de los salarios de los empleados del sector público es también una fórmula a través de la cual, quienes tenemos la fortuna de tener un empleo seguro le damos la mano a quienes hoy están desempleados. Esta fórmula permite ajustar al sector público abriéndole espacio a la reactivación del sector privado y permitiendo de tal manera la generación de nuevos puestos de trabajo. Debemos en- tender que la generación de empleo no sólo le compete al gobierno sino que reclama la solidaridad de todos los colombianos, especialmente de quienes dentro de la crisis han tenido mejor fortuna.

La solidaridad y el sentido de comunidad deben propagarse en estas épocas difíciles. La participación de ustedes los industriales y de todos los empresarios colombianos en la generación de empleo es un deber y una necesidad.

Debo rendir tributo a mis compatriotas que en medio de la recesión económica han mantenido un espíritu de orden y esperanza, resistiéndose a caer en las redes del radicalismo de quienes aspiran a pescar en río revuelto. No vamos a traicionar sus esperanzas ni mucho menos a dejar de valorar su paciencia.

La estrategia de reforma

Todas estas políticas que conforman nuestro frente por la reactivación ya han comenzado a incidir sobre el crecimiento, que no sólo ha frenado su tendencia negativa, sino que parece haber entrado en una fase ascendente.

El doctor Luis Carlos Villegas decía ayer que los datos dejunio con- firman los síntomas de una incipiente reactivación. Tenemos una caída vertical de los inventarias, una subida de los pedidos, un freno a la caída del sector industrial y una mejora en las ventas y en la cartera del sector financiero.

Las encuestas de los empresarios muestran hoy un nuevo optimismo. Se trata de un optimismo con bases reales; es decir, de un opti- mismo que surge de hechos económicos.

En esta ciudad de Medellín también me es grato registrar el repunte del sector textil, de vital importancia para toda Colombia y en especial para la industria y el trabajo antioqueños. Mayores pedidos locales y una mejor perspectiva exportadora soportan una mejora ostensible en la utilización de la capacidad instalada y de las expecta- tivas para el resto del año.

En este proceso de reactivación inciden varios de los factores que ya he anotado, como la baja en las tasas de interés y la mejora de competitividad por la combinación de devaluación y baja inflación. Pero quiero hacer mención especial de cómo también la lucha contra el contrabando ha incidido en este repunte de las textileras y de otras ramas de la industria.

Estoy convencido que el mejor aporte que cada colombiano le puede hacer a la reactivación del empleo es dejar de comprar contrabando.

La lógica del comercial de la DlAN también funciona al revés y lo está demostrando la industria textil: por cada empleo que pierde el contrabando se crean cuatro puestos de trabajo en Colombia. iNo más tolerancia con el contrabando! También tengo muy claro que la participación del gobierno en impulsar este repunte es vital. Vamos a garantizar a través del IFI los recursos necesarios que le permitan a la cadena textil y a otras industrias atender oportunamente sus requerimientos de capital de trabajo.

Sin embargo, es precisamente ahora, cuando los momentos más difíciles están comenzando a quedar atrás, que entraña mayor peligro que bajemos la guardia. No podemos, bajo ningún motivo, posponer la siguiente ola de reformas. Hemos invertido muchísimo tiempo y esfuerzo sembrando pacientemente las semillas de la recuperación para que nos arriesguemos a echar por la borda todo el trabajo sin haber recogido aún sus frutos.

El primero y más importante frente en el que tenemos que concentrar nuestros esfuerzos es en el fiscal. Si bien es cierto que el desajuste fiscal ha sido la causa principal del desequilibrio de nuestra economía, también lo es que su corrección es la llave que está abriendo las puertas de la estabilidad y la reactivación.

Quienes conocen el sector público saben que tenemos al frente metas ambiciosas. El déficit fiscal para el año 2000 no debe superar el 2.5 por ciento, para el 2001 el 2 por ciento, para el 2002 el 1.5 por ciento del PIBY así llevar al país a un equilibrio de mediano plazo. El cumplimiento de estas metas, que es imperativo para nosotros, su- pone el compromiso y un gran esfuerzo de todos para sacar adelan- te las reformas legislativas necesarias.

No voy a detenerme sobre los detalles de las reformas para alcanzar los objetivos fiscales que ya explicó ampliamente el Ministro de Hacienda. Sin embargo sí quiero recalcar una vez más la importancia de reformas como la de sentencias, conciliaciones y retroactividad de cesantías, los proyectos de pensiones territoriales, la restricción de gastos de municipios y departamentos y la de seguridad social. No se trata de perjudicar a quienes hoy tienen trabajo sino de abrir posibilidades de trabajo a quienes están desempleados.

Quiero aprovechar también este foro para que miremos juntos hacia delante. Para que pensemos en la Colombia que queremos, no al final de este año, ni del próximo, sino al culminar la próxima década. Y debemos hacerlo porque esa Colombia sólo será posible si comenzamos a construirla hoy.

Hace unas semanas me reuní en Cartagena a compartir con los empresarios mi visión de esa Colombia. Allí, en compañía de muchos de los que hoy están aquí, presenté el rumbo que debe tomar la política económica para hacer realidad ese país, y que se resume muy certeramente en el nombre que le pusimos al evento: Colombia Compite.

Que nuestras empresas sean competitivas es la única salida para crecer, modernizarnos, y generar la riqueza necesaria para elevar el nivel de vida y poder acabar con las inequidades que hoy vivimos.

Es importante reconocer que la actividad empresarial se encuentra inmersa en medio de fuerzas de gran envergadura que cruzan la historia de las naciones. Me refiero a la escogencia de largo plazo que hace un país para buscar su vía de crecimiento.

Las exportaciones son un imperativo para el país. Durante los últimos veinticinco años las sucesivas bonanzas han echado por labor- da la consolidación del modelo de exportación que se le planteó al país desde hace tres décadas.

Tenemos que recobrar la dinámica exportadora. Tenemos que exportar, porque esa es la clave para la modernización de nuestro aparato productivo.

Tenemos que exportar, porque las empresas que se embarcan en este proceso son las que más contribuyen a la capacitación de sus trabajadores y por ende a un mejor y más estable nivel de vida. Tenemos que exportar porque es la exposición al mercado internacional la que nos mantiene alertas como empresarios innovadores y competitivos. Por estas razones mi gobierno retomó esta verdad de antaño y la colocó como prioridad del Plan de Desarrollo.

Tener una política exportadora ambiciosa requiere la búsqueda y ampliación de nuevos mercados. Mi gobierno está empeñado en lograr mejores condiciones para nuestros productos en los Estados Unidos y Europa. Pero debemos tener claridad que es el mercado común andino, y especialmente con Venezuela y Ecuador, el que ha permitido el crecimiento y la mejora en la competitividad de nuestras empresas. El comercio ha logrado además en pocos años integrar nuestros pueblos y fortalecer esos lazos de hermandad que trascienden la política y los gobiernos. En las coyunturas difíciles es fácil apelar al proteccionismo, pero debemos tener la capacidad de asumir con pragmatismo el reto histórico que demanda la integración regional.

Ustedes me dirán que la situación actual presenta una gran dificultad para su capacidad de hacer empresa. Pero las dificultades esconden también oportunidades.

De hecho, un pueblo reconoce su fortaleza y su empeño cuando le toca sacar lo mejor de sí para superar los escollos que la historia le presenta.

Federico Nietzsche hablaba de que la gran fortaleza sólo surge de la gran amenaza, la fuerza no nace de la debilidad sino del reto. Y esto lo han demostrado las naciones una y otra vez. Señores: no hagan una lectura equivocada de la historia; lo que está por venir es la gran esperanza.

Los empresarios más exitosos de todas las naciones han demostrado esto contundentemente. Cuando le dijeron a Henry Ford que su proyecto de producir mil automóviles al mes era descabellado ya que no había ni la gasolina ni las carreteras para esos vehículos, él respondió que sus carros iban a extraer el petróleo e iban a construir y pavimentar las carreteras.

Pocos años después muchas empresas se dedicaban a explorar en busca del combustible, y muchas otras se dedicaban a colocar la cinta de asfalto por la que pudieran correr los carros del visionario descabellado.

Hoy más que nunca los empresarios colombianos están explorando nuevos rumbos por los cuales nunca se habían aventurado. Justamente es esta situación la que nos ha forzado a ser más imaginativos, más recursivos y más disciplinados.

Sé de la preocupación que para todos ustedes representa el orden público.

Desde nuestro planteamiento original, hemos dicho que la política de paz del gobierno es de amplio espectro y de profundas connotaciones. Aunque por supuesto comprende la negociación y busca la firma de acuerdos de paz con la guerrilla, trasciende ese propósito, pues las razones y los motivos de nuestra violencia no son sólo los del conflicto armado, y lo que es más importante, las soluciones y la definición del rumbo del país no corresponde al reducido espacio de la negociación.

La paz que reclaman y urgen los colombianos supone el acallamiento de los fusiles, lo que compromete a los alzados en armas; pero también implica nuevas condiciones sociales, económicas y políticas, y esas definiciones corresponden, de hecho y por derecho, a toda la Nación, con el indeclinable liderazgo de sus dirigencias democráticamente elegidas. No existe en el mundo moderno un medio ni un fin más legítimo, como organización política, que la democracia.

El nuestro, con todas sus imperfecciones, pero también con sus incuestionables y grandes cualidades, es un sistema democrático.

No vamos a retrasar ni a disminuir el ritmo de nuestra acción por la paz. Con perseverancia proseguiremos la búsqueda de los entendimientos con la insurgencia, pero es nuestra obligación acelerar el paso en la búsqueda y construcción de la justicia social, del desarrollo económico, de la redención del campo, de los derechos humanos y la superación de la impunidad.

Queremos que, con el liderazgo de mi gobierno, el sector privado continúe y refuerce su compromiso y su solidaridad con las gentes más necesitadas.

Años atrás, identifiqué mi acción política con las sencillas palabras: «diciendo y haciendo». Pues bien, lo que digo lo hago, y no vaya frustrar a mis compatriotas en la lucha por la paz que tanto anhelamos todos.

Los actores de la violencia deben oír las voces que gritan al unísono: que cese la violencia. Que dejemos aparte las desconfianzas y nos incorporemos a la construcción de la nueva Colombia, que no da espera.

La paz, en su dimensión más auténtica, no sólo proviene de una negociación. La paz se funda, se cultiva y se cosecha en una decisión ética colectiva.

Ello supone una labor en todas las esferas de la vida de la Nación por todos aquellos en quienes corre sangre colombiana.

Los elementos comunes que definen la idea y la acción de la paz nacional son la democracia, la unidad nacional, los derechos humanos considerados en su integridad, y el Estado de derecho. Esos valores, a la vez que constituyen el marco de todos nuestros esfuerzos, tendrán que salir consolidados y fortalecidos.

Todos tenemos la obligación de construir en la mente nacional esos valores, al igual que el hábito de resolver pacíficamente nuestros conflictos. Sólo así alcanzaremos la pedagogía de la paz y la cultura de la legalidad.

Todos tenemos una responsabilidad social; el gobierno es consciente de que tiene una responsabilidad política; la guerrilla también debe asumir de una vez por todas que tiene un deber político, debe honrar la seriedad y la credibilidad con su compromiso de paz. En fin, todos tenemos un deber moral con la paz, que comienza por respetar los derechos de los inocentes y los indefensos.

Debo agradecer el respaldo de la ANDI a la política de paz del gobierno expresada en el documento que entregaron en la mañana de hoy al Alto Comisionado para la Paz. Queda demostrado que en la construcción de este objetivo debemos participar todos los colombianos

Y que quienes ejercen el liderazgo de la industria en Colombia no van a ser inferiores a la responsabilidad de la hora presente. Los invito y los convoco para que sigan trabajando en estas iniciativas que indudablemente enriquecen la posición del gobierno que no es otra que la expresión del pueblo colombiano.

Ustedes, los industriales, que crean la riqueza, que crean empleos, son también el motor que requerimos para que, de la mano del gobierno, demos un nuevo impulso a la recuperación económica y a la superación de todas las formas de marginación.

Estamos cambiando a Colombia. Tenemos la obligación de dejarles un mejor país a nuestros hijos. Redoblemos los esfuerzos para volver realidad los sueños de prosperidad y bienestar de todos los colombianos.

Hoy tenemos unas condiciones muy superiores, mejores que las de un año atrás, y estoy seguro que dentro de un año estaremos aun mejor. señoras y señores, es hora de pensar con grandeza y de construir juntos el futuro de nuestra patria.

Lugar y Fecha

Medellín, Colombia
20 de agosto de 1999