LA JUVENTUD COLOMBIANA JUEGA UN INMENSO PAPEL EN LA CONSTRUCCIÓN DE UN PAÍS PRÓSPERO Y CON JUSTICIA SOCIAL2017-12-18T11:51:48+00:00

Project Description

Reunión con 3.000 estudiantes inscritos en el programa Jóvenes en Acción en la ciudad de Medellín.

«No se es joven por la edad: se es joven por la vida, se es joven por el espíritu, por todo lo que se es capaz de hacer».

El nombre del programa «Jóvenes en Acción», del cual ustedes son la parte más importante y cuyos avances precisamente estamos celebrando aquí en esta querida y pujante ciudad de Medellín, capta muy bien el sentido universal de la condición de los jóvenes en cualquier circunstancia y en cualquier lugar del mundo. Pues si hay dos palabras que van unidas de la mano de forma inseparable son ‘Juventud» y «acción». La juventud es una época de la vida en la cual nos vemos irresistiblemente abocados a emprender nuestros proyectos más vitales y a hacer realidad nuestros sueños más preciados. Pero para lograrlo necesitamos que se nos brinden las oportunidades ade- cuadas.

Si hay algo que he comprobado a cabalidad a lo largo de mi vida es el inmenso papel que juega la juventud colombiana en la construcción de un país próspero, pero sobre todo con justicia social. Como bien lo dijo el obispo brasileño Helder Cámara, un reconocido líder humanista: «Serjoven es creer que realizar lajusticia no es una uto- pía». Las ideas novedosas de ustedes los jóvenes, su fuerza interior, su aptitud y valentía, esa valentía para asumir los retos más grandes ¡no pueden ni deben ser desperdiciadas por nuestra sociedad! Colombia necesita sus inmensos aportes en todos los campos, pues estoy convencido de que ustedes pueden lograr construir la sociedad que todos soñamos, esto es, si se lo permitimos y si ustedes los jóvenes están dispuestos a ello.

Por lo anterior, porque creo firmemente en que a todos los jóvenes colombianos hay que brindarles las mejores condiciones para que realicen sus potencialidades en condiciones de equidad, y por eso creamos el Programa «Jóvenes en Acción» como uno de los vértices centrales del plan social más ambicioso de la historia de Colombia: el Plan Colombia.

Ustedes conocen bien el objetivo de este programa: es capacitar jóvenes desempleados entre los 18 y 25 años de edad, pertenecientes a los niveles 1 y 2 del Sisbén, para que, de esta forma, adquieran herramientas para entrar al mercado laboral.

Son 3 meses de entrenamiento en la entidad capacitadora y 3 meses de práctica laboral en una empresa vinculada al programa, todo en forma gratuita. Además, se entrega semanalmente un apoyo monetario al joven para el pago de los gastos relacionados directamente con el estudio.

La meta es llegar a capacitar por este programa a por lo menos 105 mil jóvenes colombianos de las principales capitales del país, donde hoy existe la mayor incidencia del desempleo.

¿Cómo estamos financiando este programa? Conseguimos un credito del Banco Interamericano de Desarrollo por 70 millones de dó- lares, y ya podemos sentirnos satisfechos porque hoy estamos viendo los resultados que este programa está arrojando.

Hoy quiero leer unas cifras: a principios del año pasado pusimos en marcha el proyecto piloto en Bogotá y en el municipio de Soacha beneficiando a 4.263 jóvenes, con una inversión de 7 mil millones de pesos. A través de 38 cursos que les fueron impartidos se les permi- tió desarrollar diversos procesos convergentes como formación en el trabajo, en el oficio, proyectos de vida, desarrollo de nuevas redes sociales y laborales. La sumatoria de estos ingredientes los ha hecho más competentes y las habilidades y conocimientos que han adquirido son acordes con las actuales demandas que están exigiendo las empresas en el mercado laboral.

Aquí solamente en Medellín y en los municipios de Caldas, La Estrella, Sabanera, Itagüí, Envigado, Bello, Girardota, Copacabana y Barbosa. hemos beneficiado a través de este programa a 3.244 jóvenes con una inversión de 5.677 millones de pesos. Esperamos que para el mes de julio ustedes, los jóvenes paisas que hoy disfrutan de este programa, estén ya cualificados técnica y personalmente para ingresar al dinámico mercado de Antioquia.

Nuestro compromiso en lo que resta del año, al igual que ustedes, 3 mil jóvenes más en todo el país deben iniciar sus cursos de capacitación en el mes de mayo. Hemos adelantado la convocatoria, vamos a inver- tir cerca de 70.000 millones de pesos, para capacitar a 50 mil jóvenes, para una inversión total de 93 mil millones de pesos.

¡Son 50 mil jóvenes colombianos de familias de escasos recursos que tendrán una formación adecuada que les va a permitir tener un empleo y capacitar su gente!

Aquí quería dejar estas cifras, leer estas cifras, porque esto que estamos viendo hoy aquí en Medellín posiblemente a veces ni lo registre la prensa, que los jóvenes hoy tienen una nueva oportunidad. Pero aquí lo decía también el compañero que nos antecedió en el uso de la palabra y lo quiero reiterar hoy aquí ante los jóvenes.

Porque para mucha gente el Plan Colombia son solamente los helicópteros o las armas que estamos pidiendo para combatir a un ene- migo común, que es el narcotráfico.

Para ese enemigo común que hoy está financiando la violencia de la guerrilla, de los paramilitares, de la delincuencia común y por eso todos tenemos que unir nuestro esfuerzo para combatir al narcotráfico en Colombia y de esta ma- nera demostrarle al mundo -como decíamos también aquí los jóvenes- que Colombia somos mucho más que guerrilla y somos mu- cho más que narcotráfico.

Que Colombia también son sueños y esperanzas y que por eso el 75 por ciento del Plan Colombia se está invirtiendo en ustedes, en los jóvenes, en los campesinos, en infraestructura, en llegar a los sectores más apartados y marginados.

Y hoy aquí con ustedes los jóvenes, los jóvenes que son el presente y el futuro de Colombia, por eso nos sentimos satisfechos de ver hoy aquí a los amigos de Actuar, Comfenalco, Posición Solidaria, Picardías, Furoire, Comfama, Minuto de Dios.

Qué bueno saber que estos recursos están llegando a los jóvenes de Colombia. Qué bueno saber que hoy los jóvenes de Colombia tienen una alternativa distinta, que saben que tienen unas herramientas para salir a buscar en el mercado laboral un trabajo digno y por eso yo creo también que entre todos si alguien le tenemos que agradecer es al sector privado que se ha querido vincular de la mano con el Plan Colombia para que los jóvenes también puedan tener una oportunidad.

Es fundamental la presencia del sector privado y a él también debemos todos darle las gracias por darles esta oportunidad también a los jóvenes de Colombia.

Y desde aquí con los jóvenes de Colombia quiero compartir con ustedes -porque creo que es el pensamiento que nos identifica- y aquí les vamos a decir a los violentos que lno queremos más violencia, que queremos. vivir en paz, que queremos trabajar, que los jóvenes de Colombia y los colombianos lo que les estamos pidiendo hoy a los violentos es que nos dejen trabajar!

Porque eso es lo que somos los colombianos: gente honesta, gente trabajadora, que no queremos que nos sigan poniendo los carros-bomba en las ciudades, asesinando a nuestros niños, esa intolerancia que hoy se está viviendo en el país, sino que convocarlos para que todos de la mano hagamos la paz y podamos tener esa Colombia en paz con justicia social, como estamos necesitando.

Que ese es el llamado de los jóvenes hoya quienes están por fuera de la ley, a los insurgentes, que lo que queremos es precisamente lo que estamos viviendo hoy aquí: una oportunidad para estudiar, una oportunidad para trabajar y de esta manera tener una oportunidad para progresar, que ese es nuestro mensaje, a eso convocamos a los

jóvenes, felicitarlos a ustedes por su esfuerzo, por su trabajo y que vamos a ponernos esta camiseta. La camiseta que nos permita crecer en una Colombia en paz, digna y con justicia social.

Lugar y Fecha

Medellín, Colombia
7 de febrero del 2002