LA VERDADERA AYUDA SE DEMUESTRA CON HECHOS2017-12-18T11:48:36+00:00

Project Description

Discurso del presidente Andrés Pastrana Arango, con ocasión de la firma de los Contratos Zonales para la reconstrucción del centro de las ciudades de Armenia y Pereira

El mismo día de la tragedia, y tras haber comprobado con mis propios ojos que la furia de la naturaleza es impredecible, le propuse a Colombia y a los damnificados del terremoto, pensar en el futuro.

Ahora que estamos saliendo adelante, y poniéndonos de pie, siento que llenamos de significado esas palabras.

Muchas manos solidarias, provenientes de todos los rincones del país, de miembros de los organismos de socorro, de funcionarios de las instituciones del Estado y de decenas de países amigos, se unieron para llevar al Eje Cafetero ayuda humanitaria y herramientas para un futuro mejor.

El temple de ese pueblo no se hizo esperar y ha sido el protagonista de su propia recuperación. Siguiendo una enseñanza que nos llega a todos, -los damnificados del terremoto se adelantaron a cumplir con la sentencia que dice:¡ Ayúdate, que yo te ayudaré! Ellos quieren salir adelante más rápido que cualquier plazo de cualquier proyecto. ¡Eso está muy bien! El ejemplo que nos dan nos indica que al interior de cada uno de nosotros, está el motor del cambio, y que depende de nuestras voluntades, la celeridad con la que cumplamos esos anhelos.

Mi deseo, al igual que el de Colombia, es ver esa tierra de progreso recuperada de nuevo.

Yo mismo he estado al tanto del destino de los recursos que se invertirán en esa tarea, y velo para que se utilicen de la mejor manera posible. Puedo decirles que ni un solo peso se ha desviado de su curso.

Estoy satisfecho con lo que hemos hecho hasta ahora. La nación entera ha acompañado este gran proyecto, en la medida de sus propios recursos y capacidades y con el apoyo que nos brinda la cooperación internacional.

El Plan de Reconstrucción adoptado por el Gobierno Nacional viene trabajando bajo un esquema interinstitucional con las entidades de la nación, los departamentos y municipios, y los organismos solidarios involucrados en la reconstrucción de esta región.

Este Plan deberá aprovechar las coincidencias con las metas y estrategias nacionales contempladas en el Plan Nacional de Desarrollo, y tener como marco general de referencia la búsqueda de la paz, la reconstrucción, el desarrollo y la competitividad internacional.

En ese sentido, con la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo quedó firmada la reconstrucción del Eje Cafetero, tarea en la que se invertirá un porcentaje importante del presupuesto total para in- versiones del período 1999 – 2002.

Con satisfacción puedo decirles que la reconstrucción de los departamentos afectados por el sismo avanza por buen camino.

En primer lugar quiero mencionar la importancia del primer Con- trato Zonal para la reconstrucción del centro de Armenia, suscrito con la Cámara de Comercio de esa ciudad.

La iniciación de las obras simboliza el arranque del proceso reconstructivo de la capital del Quindío, el departamento más afectado por los daños del terremoto. El centro de Armenia se levantará de nuevo con recursos cercanos a los 90 mil millones de pesos.

A esto hay que sumar los logros de los contratos de los municipios de Montenegro y La Tebaida. En total hemos contratado recursos para este departamento por un valor cercano a los 150 mil millones de pesos. Y hemos previsto la reconstrucción de más de 26.000 viviendas, actividad con la que generaremos más de cien mil empleos directos.

He dado instrucciones a la directora del Fondo de Reconstrucción, quien se encargará de velar para que esos empleos recaigan prioritariamente sobre el capital humano de la región.

Al día de hoy, la labor de remoción de escombros ha sido muy satisfactoria. Armenia -para que se hagan una idea- requería la remoción de 1.200.000 metros cúbicos de desechos, de los cuales ya se ha despejado alrededor del 90%.

En el departamento del Quindío, la reconstrucción de los campos cafeteros avanza con igual celeridad. Sehan desembolsado a los campesinos afectados unos 5 mil millones de pesos. Por otra parte, la reconstrucción de la zona rural no cafetera se desarrolla bajo la re- visión del Ministerio de Agricultura, y las instancias del departamento.

Además cuenta con el acompañamiento de la Federación Nacional de Cafeteros, y la asesoría del Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas.

Inmediatamente ocurrió la tragedia, la prioridad de mi gobierno fue reanudar las jornadas escolares en el menor tiempo posible.

Hemos logrado ese propósito. Hoy en día están en reparación en el eje Cafetero, 187 establecimientos educativos, por un costo cercano a los doce mil millones de pesos. Hemos previsto que en las próximas seis semanas miles de niños y niñas de esa región puedan regresar a sus aulas originales con las ventajas que esto representa.

Con este plan piloto de contratación pública, ya han asignado las denominadas gerencias zonales en su totalidad y se han apropiado recursos presupuestales que garantizan la ejecución de los programas de los dos próximos años.

Quiero también hablarles sobre el proceso de reconstrucción que se inicia en la ciudad de Pereira. El Fondo para la Reconstrucción y Desarrollo Social del Eje Cafetero y la Asociación Cámara de Comercio de Pereira, Comfamiliar, se han unido en la tarea de hacer latir al compás del desarrollo, a esa ciudad.

Se ha calculado que la reconstrucción de la Perla del Otún puede costar alrededor de 140 mil millones de pesos. Cuando culminemos esa tarea, se habrá producido la más importante transferencia de recursos nacionales en toda la historia de Pereira.

La firma de los convenios de recuperación de Armenia y Pereira, da cuenta de la seria intención de mi gobierno de promover los programas institucionales que favorezcan la restitución de la infraestructura social, económica y patrimonial del Eje Cafetero.

Estamos invirtiendo en el porque apostamos a su recuperación.

La reconstrucción es una tarea nacional, y tengo fe en que esta situación generada por el desastre, sea efectivamente la oportunidad para mejorar el desarrollo de la zona. Nuestro empeño -de eso estoy seguro-, se convertirá en un ejemplo para otros procesos de reconstrucción, que surjan en las regiones agobiadas por la violencia. Además estamos convencidos de que la competitividad de la economía del Eje Cafetero puede generar condiciones adecuadas y retomar un ritmo de crecimiento elevado. A la fecha el Fondo tiene contratado un total de 385.000 millones de pesos, cifra récord en apenas 90 días.

Hoy lo puedo confirmar: la verdadera ayuda se demuestra con hechos y no con palabras. Por eso quiero hacer nuevamente una invitación a todos los colombianos, para que el país entero reafirme su compromiso para sacar adelante el : EjeCafetero.

Amigos del Eje Cafetero:

Soy optimista, sé que con nuestra fe en el futuro, seguiremos demostrando que aquí la perseverancia es mucho más honda que la esperanza. Invito a todos los colombianos, especialmente a los afectados por el desastre, a seguir trabajando sin descanso por el café, por sus familias, por el país que quiere la reconciliación, el empleo y la justicia social.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
6 de mayo de 1999