LÍDERES DEL PERIODISMO AMERICANO VISITEN A COLOMBIA, USTEDES NECESITAN TENER ACCESO DE PRIMERA MANO A LA INFORMACIÓN2017-12-18T11:47:34+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, ante la Sociedad Americana de Directores de Periódicos de Washington

Estimados colegas periodistas, damas y caballeros:

Es para mí un honor dirigirme a la Convención Anual de la Sociedad Americana de Directores de Periódico. Quisiera empezar por agradecer a su presidente, Christian Anderson por la generosa invitación, y a todos ustedes por hacerme sentir en casa, y por aliviar la inevitable ansiedad que siente todo político cuando se encuentra frente a un auditorio repleto de periodistas.

Permítanme igualmente expresar mi admiración por el compromiso de esta sociedad de respetar la Primera Enmienda, promover y proteger el libre flujo de información y alimentar la gran responsabilidad que acompaña una prensa abierta e independiente. En un mundo globalizado cada vez más interconectado, y bajo el liderazgo de Estados Unidos, un país caracterizado por una prosperidad sin igual, todos los defensores de la libertad, donde quiera que éstos se encuentren, están profundamente agradecidos por su trabajo con el «Freedom Forum», y por su continuo autoexamen de cómo los periódicos pueden cubrir mejor el escenario internacional y presentar la noticia de manera responsable y relevante a sus lectores. Durante la guerra fría, Estados Unidos siempre mostró una profunda preocupación por la forma como era percibido por otras naciones.

En la época de la postguerra fría, somos otras naciones las que nos interesamos por saber cómo somos vistos política y económicamente en los Estados Unidos.

Nosotros los colombianos invitamos a los medios masivos de comunicación a una mayor interacción con el objeto de intercambiar ideas, desafiar malas interpretaciones y profundizar nuestro entendimiento.

El último Presidente de Colombia en dirigirse a su convención fue Virgilio Barco en 1986. Y desde esta plataforma, el Presidente Barco lanzó una súplica apasionada a los Estados Unidos y a América Latina para que se unieran en la lucha contra las drogas. Aquí se to- maron los primeros pasos que llevaron a la cumbre presidencial antinarcóticos de 1990 a la cual asistió el Presidente Bush en Cartagena. Dicho esfuerzo marcó el inicio del final del cartel de las drogas de Medellín.

Hoy, regreso con un llamado igualmente urgente para que nuestras dos naciones y la comunidad internacional hagan más en la lucha contra una nueva ola de narcoviolencia. También he venido a hablarles abiertamente sobre un peligroso problema de desinformación sobre Colombia. Ustedes saben mejor que nadie, que en esta era de la información instantánea, es difícil distinguir la impresión de la verdad, y los titulares de un ciclo noticioso de aquéllos de un ciclo histórico. Hoy les pido, en este momento decisivo para mi país, que reflexionen conmigo sobre la verdadera Colombia … sobre nuestras fortalezas, problemas, decisión y prospectos.

En los últimos meses, Colombia se ha convertido en lo que bien pudiera llamarse un «tema candente» aquí en Estados Unidos. Mike Wallace, Dan Rather y Charles Gibson viajaron a Bogotá, esperando encontrar lo peor, llegaron con una idea preconcebida de lo que es nuestro país en una frase violencia y cocaína. Sin embargo cada uno se fue con un profundo sentido del carácter y valor del pueblo Colombiano, de nuestro compromiso con la paz y la democracia, y de nuestro decidido empeño de reformar y reestructurar nuestra sociedad para el siglo XXI.

Lo que a veces se pierde en el resplandor de los medios es la verdad histórica de que Colombia es la democracia más antigua y sólida de Suramérica, y que nosotros los colombianos compartimos su larga tradición de una prensa libre y un acceso abierto a la información. Nuestros periódicos son una influencia poderosa e independiente, cosa que los políticos aprendemos una y otra vez cada día. El Tiempo, el periódico nacional de mayor circulación y uno de los periódicos más respetados de América Latina, ha estado siempre en el corazón mismo de la vida colombiana desde hace más de un siglo, conjuntamente con su competidor El Espectador.

Las demás ciudades capitales, y Colombia tiene cinco ciudades con más de un millón de habitantes, tienen cada una sus propios periódicos locales e influyentes, al igual que muchas otras ciudades más pequeñas.

En realidad, esta diversidad regional es la que nos define como nación. Yo también podría decir que Colombia es como un microcos- mo para América Latina

Piensen, por un instante, en nuestra geografía. América Central termina en nuestra frontera con Panamá. De ahí se extienden mil millas de costa caribeña hacia el oriente, en el centro de la cual se encuentra la ciudad amurallada de Cartagena, otrora la tercera ciudad más poderosa del imperio español, y que es hoy un imán para los turistas de todo el mundo.

Hacia el sur se extienden seiscientas millas de Océano Pacífico que se encuentran aún sin desarrollar, y que tienen un extraordinario potencial de desarrollo, especialmente cuando Asia mira cada vez más hacia América Latina.

Nosotros compartimos fronteras con Ecuador, Perú, Venezuela y Brasil y en el centro del cuerpo y alma de Suramérica se encuentra la extensa selva tropical de la Amazonia. A lo largo y ancho de nuestro país, que tiene el tamaño de Texas y California combinados, tenemos treinta y tres parques nacionales que albergan más especies de animales y plantas por milla cuadrada que cualquier otro lugar del planeta.

y es la cordillera de los Andes, más que cualquier otra cosa, la que da forma a la Colombia actual. La mayor parte de la cordillera de los Andes, al igual que las Montañas Rocosas o los Alpes, son un macizo que recorre todo el continente. Pero en Colombia, y sólo en Colombia, los Andes se dividen en tres cordilleras cuyos picos alcanzan alturas de quince mil pies. Recorrer Colombia en carro no es fácil, y puede tomar muchos días. La distancia recorrida en un vuelo de treinta y cinco minutos puede representar un viaje de ocho a diez horas en carro. Con razón Colombia fue el primer país de las Américas en contar con una aerolínea nacional.

Con razón existe el adagio del viejo oeste que dice «Queremos hombres que estén a la altura de nuestras montañas». Colombia es un país que ha sido bendecido con un pueblo energético, lleno de fe, y emprendedor. Llevamos sesenta y siete años ininterrumpidos de crecimiento económico, y una élite de colombianos han marcado una diferencia en el resto del mundo. Me vienen a la mente hombres como Manuel Patarroyo, el científico que ha hecho más que ningún otro por erradicar la malaria o Rodolfo Llinás, un neurólogo reconocido a nivel mundial. También tenemos nuestro Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, cuya novela Cien Años de Soledad vendió más de treinta millones de copias en más de cuarenta idiomas, Fernando Botero, cuyas esculturas han adornado calles como Park Avenue en Nueva York y los Campos Elíseos de París, Juan Pablo Montoya, nuestro campeón mundial de la Fórmula Cart, y Shakira, nuestra sorprendente super estrella de rock en español.

También me enorgullezco de recordarle a la gente que seis de cada diez flores frescas importadas a los Estados Unidos provienen de Colombia; que somos la séptima fuente más importante de petróleo y que muy pronto nos convertiremos en el tercer exportador de carbón en el mundo. Ésta es la Colombia de nuestra historia y nues- tras esperanzas, una Colombia que enfrenta hoy una difícil situación.

Con demasiada frecuencia nuestras opciones y crisis son, en mi opinión mal reportadas y mal entendidas. Con frecuencia me sorprende, y en más de una ocasión he quedado verdaderamente asombrado por lo que leo en la prensa internacional. Cuando uno ve el nombre de su país escrito con errores de ortografía repetidamente, inclusive en los periódicos más distinguidos, es natural que uno se preocupe por el resto del reportaje. E incluso cuando una agencia noticiosa no está reportando que los Estados Unidos está siendo arrastrado por una guerra insurgente, entonces alguna junta editorial de este país pronostica el colapso inminente de mi gobierno. Con demasiada facilidad confunden una gota con una ola; la atención prestada a un hecho puede opacar la complicada interrelación de hechos subyacentes.

El problema no es de intenciones. Sé y conozco la necesidad de capturar y transmitir el drama en un titular o en una historia noticiosa. Sin embargo, les pido que se imaginen lo que sucedería si El Tiempo o nuestros noticieros vespertinos reportaran un enfrentamiento entre una unidad guerrillera y un pelotón del ejército a algunas millas de Bogotá, y el titular en Estados Unidos apareciera: «Capital colombiana sitiada». Para nosotros, cada muerte produce una conmoción nacional, pero no es señal de un colapso nacional.

Para entender a la Colombia moderna, debemos mirar más allá de los incidentes y ver las cosas por lo que son, o en este caso, por lo que no son. Para empezar, Colombia no se encuentra en medio de una guerra civil, a pesar de lo que se dice continuamente en los medios internacionales. Los colombianos jamás nos hemos referido al conflicto como una guerra civil, por la simple razón de que no es una guerra civil.

Una guerra civil ocurre en una nación dividida, descuartizada en bandos armados de tamaño más o menos similar. Irlanda, la antigua Yugoslavia y el Congo, son ejemplos actuales de guerras civiles. Elcaso de Colombia es radicalmente diferente. Existen unos treinta y cinco mil insurgentes bien armados y bien financiados, tanto guerrilleros como paramilitares, que operan en el campo, y que causan gran sufrimiento, muerte de civiles inocentes, desplazando a muchos de sus hogares y sus tierras, entorpeciendo con su accionar cualquier posibilidad de desarrollo y progreso.

Pero los insurgentes apenas conforman una décima parte del uno por ciento de la población total. Militarmente, sus tácticas son tácticas guerrilleras clásicas de ataque y retirada. Cada vez que éstas se enfrentan con las Fuerzas Armadas Colombianas a campo abierto, son derrotadas. La diferencia con otros movimientos guerrilleros en otras partes del mundo, es que no han logrado convencer a los colombianos de que son una alternativa legítima a nuestra sólida democracia. Las raíces de la guerrilla se remontan a los años cuarenta y cincuenta, que corresponden a la década en la cual la guerra fría estaba en todo su esplendor. Sin embargo, en décadas siguientes su apoyo se ha visto disminuido continuamente hasta hoy, cuando las guerrillas cuentan con el apoyo de tan sólo el tres o cuatro por ciento de la población. Tanto intelectuales como estudiantes universitarios, otrora semillero de la simpatía guerrillera, se han volteado en su contra, pues los grupos guerrilleros se han dedicado a librar una batalla contra la población civil.

La pérdida del apoyo de la guerrilla refleja mucho más que el fin de la confrontación de la guerra fría. La Colombia de hoyes una sociedad mucho más moderna, urbana y justa de lo que era hace medio siglo. Damas y caballeros, esto no es una guerra civil; y aun cuando la violencia se ve alimentada por los miles de millones de dólares generados por el narcotráfico, la guerrilla no podrá derrocar nuestra democracia y esto lo saben ellos mejor que nadie.

Sin embargo, el comentario común aquí en Estados Unidos es que el gobierno de Colombia está sitiado, a las puertas del colapso. Esto ha dado pie a otro falso supuesto, principalmente que Colombia es de alguna manera otro Vietnam. Es comprensible que veinticinco años después de la caída de Saigón, la sombra de Vietnam siga moldeando la opinión pública e influyendo en los forjadores de la política nacional.

Pero Colombia no es Vietnam, y no lo es por muchos motivos. Mientras que Vietnam era un país dividido, un campo de batalla ideológico, con sus fronteras impuestas por elAcuerdo de Ginebra de 1954, Colombia es una Nación unificada, con una fuerte identidad nacional, donde el noventa y cinco por ciento o más de nuestros ciudada- nos creen en la democracia, la libertad de prensa y la libre empresa. Mientras que Vietnam fue una colonia bajo dominación extranjera por más de un siglo, Colombia ha sido una Nación libre e independiente desde que derrotó al imperio español en 1819. El Vietcong contaba con un apoyo importante, mientras que los insurgentes colombianos carecen de todo apoyo o simpatía política.

De igual forma, es importante anotar que mientras Vietnam era un país asiático lejano, Colombia forma parte integral del mismo hemisferio.

Colombia es su vecino, y Bogotá está a la misma distancia de Nueva York que los Ángeles.
Lo que debe entenderse es la forma como el narcotráfico y sus desproporcionadas utilidades han cambiado la naturaleza de nuestro conflicto. Mi opinión personal, compartida por la mayoría de los colombianos, es que nosotros seríamos un país en paz si no fuera por la violencia y corrupción que se desprende del tráfico ile- gal de las drogas.

Ninguna nación ha sufrido tanto como Colombia por el auge y la demanda de drogas ilícitas durante esta última generación. Y en vez de caer víctimas de esta amenaza, nosotros la hemos enfrentado de manera sistemática, nosotros enfrentamos y destruimos los carteles sanguinarios de Medellín y Cali.

El costo ha sido muy alto, imagínense ustedes a los jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos asesinados en sus despachos, ya los jueces federales y de apelación de Miarni, Los Ángeles o Chicago asesinados por docenas. Imagínense por un momento que una quinta parte de su FBIo sus fuerzas de policía locales fuesen heridas o ase- sinadas y sus esposas e hijos blancos del crimen.

Imagínense a valientes funcionarios públicos, ministros, alcaldes, senadores, gobernadores y candidatos presidenciales asesinados por hacer eco de una sociedad que se niega a retroceder.

Imagínense tener tan sólo una opción: soborno o bala. Y ahora les pido a todos ustedes que se imaginen a los directores de periódicos, editores y reporteros asesinados a sangre fría, imagínense ver sus oficinas destrozadas y en ruinas por la explosión de bombas o exiliado s por no sucumbir a la intimidación y por defender convicciones por las cuales vale la pena vivir, y trágicamente con demasiada frecuencia, morir.

Imaginen todo esto, amigos míos, y ustedes se harán a una idea clara de lo que Colombia ha tenido que padecer en esta última generación. Hombres y mujeres heroicos han pagado el precio más alto, ganándose la admiración de todos los colombianos, y nosotros ja- más olvidaremos su sacrificio.

y seguimos luchando; seguimos reprimiendo las fuerzas de la violencia y luego leemos que Colombia está a las puertas del colapso, de convertirse en un estado narcoterrorista, sabemos. Nada está más alejado de la realidad.

De hecho, la naturaleza del narcotráfico ha cambiado dramáticamente después del desmantelamiento de los carteles. A diferencia de la época de Pablo Escobar, la guerra contra las drogas se ha ido de las ciudades a la Amazonia, especialmente al Putumayo. Hoy encontramos una nueva generación de delincuentes que operan a través de organizaciones más pequeñas, soterradas, con vínculos más estrechos con los traficantes de otros países.

De hecho, las mafias de la droga también se han globalizado.

Existe una creciente conciencia en Colombia, Estados Unidos y todo el mundo de que la amenaza del narcotráfico ya no es un problema nacional o regional. Por ejemplo, los precursores químicos requeridos para procesar cocaína son contrabandeados a Colombia desde el extranjero, mientras que la mayoría de las oscuras utilidades que alimentan el narcotráfico terminan invertidas en los mercados fi- nancieros internacionales. Mientras exista demanda, existirán proveedores en alguna parte para satisfacer dicha demanda y esa es la razón por la cual necesitamos con urgencia mejorar la educación, la prevención y el número de centros de tratamiento para drogadictos.

La decisión de Colombia de combatir la producción y distribución no se ha visto disminuida, sino por el contrario intensificada. En octubre pasado, después de meses de preparación y con ayuda de sus agencias antidrogas, realizamos la operación antinarcóticos más importante del mundo de los últimos cinco años. En la Operación Milenio, arrestamos treinta de los más poderosos narcotraficantes en Colombia y en otras partes del mundo, algunos de los cuales ya han sido extraditados a los Estados Unidos. Y con ello enviamos un claro mensaje a aquellos que siguen delinquiendo: el narcotráfico jamás será tolerado en Colombia, y estamos decididos a destruirlos a ellos y sus imperios.

Pero Colombia no puede y no debe seguir soportando la carga de esta crisis global. Yo he transmitido el mensaje de compartir la carga de la lucha contra las drogas a la comunidad internacional. El Presidente Clinton ha comprometido a los Estados Unidos a hacer más en esta cruzada. Lo discutimos en nuestra primera reunión en agosto de 1998, y desde entonces hemos trabajado estrechamente en la implementación de una estrategia bilateral. Los líderes de Capitol Hill, tanto Republicanos como Demócratas, han jugado un papel primordial en este esfuerzo.

Yo sé que en algunos círculos existe una gran resistencia al apoyo norteamericano en favor de Colombia. El argumento más común es que ustedes se verían envueltos en un lodazal tipo Vietnam. Yo quisiera hacer un comentario al respecto, uno que no me canso de repetir. Implícita en la analogía del Vietnam está la creencia que los Esta- dos Unidos terminaría comprometiendo sus tropas en Colombia. Pero eso es perfectamente imposible.

Ni su opinión pública ni la nuestra apoyaría ni permitiría dicha movida y ni su gobierno ni el nuestro ha considerado esto siquiera en las circunstancias más extremas. Simplemente no está sobre el tapete y no será un tema de discusión mientras yo sea Presidente y ustedes me pueden citar diciendo esto.
Lo que Colombia ha propuesto, y su gobierno ha endosado, es dar- nos los recursos, el hardware y la capacitación requerida para combatir la naturaleza cambiante del narcotráfico. Esto significa exponer y penetrar áreas selváticas lejanas que alguna vez estuvieron más allá del alcance de nuestra fuerza pública.

Anteriormente hablé de nuestra singular geografía y la forma como ella ha influido en el desarrollo de nuestra Nación. Pues bien, esta singular geografía también juega un papel crítico en la guerra contra el narcotráfico, porque con demasiada frecuencia regiones inasequibles se han convertido en los centros de producción de cocaína, áreas que no podíamos controlar plenamente en el pasado, pero donde nuestra presencia se hace cada vez mayor.

Nuestra estrategia tiene un doble propósito: su fin, negociar un acuerdo de paz con la guerrilla, pero para ello debemos empezar por desterrar a los narcotraficantes y la violencia que éstos le han impuesto a nuestra sociedad y economía. El objeto de la ayuda de Estados Unidos es apoyar las operaciones contra el narcotráfico, al igual que el programa de sustitución de cultivos, la reactivación económica y la reforma gubernamental.

Nuestra estrategia se llama Plan Colombia, un programa detallado y completo para nuestro futuro. Y aun cuando nuestra meta es la paz, debemos empezar por fortalecer nuestras instituciones políticas, judiciales y militares.

Ningún Proceso de Paz podrá tener éxito sin una institucionalidad fuerte que lo respalde. Ante todo, nuestras instituciones democráticas deben servir al pueblo, y esto significa garantizar sus derechos humanos fundamentales. El costo del Plan Colombia se ha estimado en 7.500 millones de dólares durante un lapso de tres años. Mi gobierno se ha comprometido a contribuir con 4 mil millones, mientras busca activamente un mayor apoyo de la comunidad internacional. Además del paquete de ayuda de la administración Clinton, nosotros nos reuniremos con los líderes europeos durante la conferencia de «donantes» a celebrarse el próximo julio en España.

Yo he denominado nuestro esfuerzo «La Diplomacia por la Paz», porque si hemos aprendido algo del progreso reciente de Irlanda del Norte, América Central, y el Medio Oriente, es que la comunidad internacional debe comprometerse activamente en el proceso para lograr una paz duradera.

Una Colombia en paz es de interés para todos. No solamente pondrá fin a la violencia y violación de los derechos humanos, sino que permitirá que los desplazados de sus hogares puedan regresar a sus tierras sin temor. Una Colombia en paz también depende de una acción más efectiva contra el narcotráfico, en términos tanto de interdicción, como de sustitución de cultivos para nuestros campesinos. Yeso significa no sólo menos violencia en nuestras calles sino menos narcotráfico en las suyas. Todo embarque de drogas decomisado en Colombia es un embarque que no llega a los vecindarios, colegios y patios de recreo estadounidenses.

En Colombia, hemos tomado pasos importantes en nombre de la paz durante el último año y medio. Nunca antes en nuestra historia se había visto a la sociedad entera comprometerse a poner un fin duradero y honorable a la violencia de la insurgencia. A los pocos días de mi elección como Presidente, viajé al monte para reunirme con los líderes de las Farc-Ep, el grupo insurgente más antiguo y grande.

Fui el primer Presidente en hacerlo. Desde entonces, hemos acordado una agenda de doce puntos para la negociación. y tan solo el mes pasado, una delegación compuesta por funcionarios de mi gobierno y de la guerrilla viajaron a Europa juntos, para mostrarle a la guerrilla, que ha vivido aislada desde hace años, como ha cambiado el mundo y de esta manera darles la oportunidad de ver los diferentes modelos sociales democráticos del mundo. Más recientemente, el fin de semana pasado, comenzamos el procedimiento de las audiencias públicas, las cuales le darán a los ciudadanos la oportunidad para hacer sus contribuciones al proceso de paz.

Simultáneamente, Richard Grasso, Presidente de la Bolsa de Nueva York, el Congresista William Delahunt de Massachusetts, Robert Kimsey, fundador de America Online, y Joe Robert son algunos de los personajes que se han reunido con los líderes guerrilleros, para llevarles un mensaje de progreso y desarrollo, y de la prosperidad compartida que se puede obtener con la paz. Dichos intercambios han sido muy importantes para desdibujar estereotipos y sospechas ya obsoletos, para mostrarle a la guerrilla la intención de la comunidad internacional y las oportunidades que ofrece una Colombia unida y en paz, y el hecho que la lucha guerrillera no tiene lugar dentro de una nación moderna.

Quizá lo más importante son los pasos dados a nivel nacional. Hace más de un año, cerca de diez millones de colombianos, casi que una tercera parte del país, marcharon por la paz recorriendo nuestras calles y clamando por un fin negociado a la insurgencia. Y así como el Plan Colombia reconoce la necesidad de tener instituciones fuertes y responsables para apoyar cualquier acuerdo de paz, estamos con- vencidos de que la sociedad civil entera, sindicatos, empresarios, profesores, trabajadores de la salud, campesinos y camioneros deben apoyar el proceso, pues son ellos los llamados a exponer las necesidades legítimas del pueblo.

La economía es igualmente importante. La generación de empleo, bajos índices inflacionario s y tasas de interés igualmente bajas y un crecimiento sostenido del PIB juegan un papel decisivo en el fortalecimiento de nuestra sociedad. Asimismo la expansión del comercio y una mayor inversión extranjera es otra forma como la comunidad internacional nos puede ayudar.

El tamaño mismo de nuestra economía, de casi $86 mil millones de dólares, convierte a Colombia en uno de los mercados más grandes y atractivos para el comercio e inversión de los Estados Unidos en toda América. El comercio bilateral con los Estados Unidos sobre- pasa los 8.000 millones de dólares anuales y hay más de 120 compañías estadounidenses operando exitosamente en Colombia. La mayoría de ellas nos han acompañado desde hace décadas. La fortaleza política y la salud económica están íntimamente relacionadas. Porque a fin de cuentas, Colombia no podrá ser un país en paz si no es una nación próspera.

El Plan Colombia comprende también la más ambiciosa y coordina- da estrategia de acción social que jamás se haya realizado en el país, y cuyo propósito es crear nuevas y mejores oportunidades de progreso para los colombianos más pobres.

Este componente del Plan Colombia incluye, por una parte la puesta en marcha del Fondo de Emergencia Social conformado por tres programa básicos: Manos a la Obra, Subsidios a las Familias Pobres y Capacitación de Jóvenes Desempleados, todos ellos dirigidos a lograr una mejor calidad de vida de las personas más necesitadas a través de inversiones en la salud, la educación y la generación de empleo.

Por otra parte, destinaremos más de 2.000 millones de dólares ‘a los programas de Desarrollo Alternativo y de Derechos Humanos y Atención Humanitaria. El primero de ellos busca ir más allá de la sustitución de cultivos ilícitos promoviendo una estrategia de desarrollo regional integral que genere alternativas lícitas de trabajo para los campesinos colombianos. En materia de derechos humanos y atención humanitaria pretendemos mejorar los mecanismos de protección y respeto de estos derechos y la atención de las víctimas del conflicto armado con especial énfasis en las personas desplazadas.

Uno de los principales enemigos que debemos encarar para hacer de Colombia una Nación próspera y en paz es la corrupción. Este cáncer terrible, por una parte socava la legitimidad del gobierno y por la otra tras toca la ética social convirtiéndose en un círculo vicioso de desconfianza y desesperación.

Recientemente, se destapó un enorme escándalo de corrupción en el Congreso de la República, gracias a las denuncias de mi gobierno. Como resultado, se está llevando a cabo una seria investigación para encontrar a los responsables.

Sin embargo, la magnitud del caso exige una respuesta más profunda, una que asegure que esto no volverá a suceder jamás. Es necesario someter el sistema político a una reforma radical, especialmente al legislativo. Por este motivo, la semana pasada, basándome en nuestro ordenamiento constitucional y legal, propuse un referendo al pueblo colombiano, en el cual votarán por un cambio a favor de la honestidad y la transparencia en la forma de hacer política. Más del 90 por ciento de los colombianos han expresado su apoyo a esta iniciativa, y estoy seguro que ésta servirá de piedra angular para la transformación de nuestro sistema democrático.

Para finalizar, deseo invitarlos a todos ustedes, los líderes del periodismo americano para que visiten Colombia. De poco o nada sirve que yo les hable a ustedes de las malas interpretaciones, ustedes necesitan tener acceso de primera mano a la información. Nuestros problemas son graves, sin embargo, la decisión nacional de solucionarlos es la que está marcando una diferencia. Ante todo deseo de- mostrarles que nuestra decisión y progreso son mucho más que palabras pronunciadas desde este podium. Detrás de mi invitación se encuentra una tierra enorme, valiente y hermosa. Es una tierra llena de personas que los acogerán en sus hogares, vecindarios, ciudades, colegios, sus campos de fútbol, oficinas y templos de oración.

Ustedes escucharán historias de grandes éxitos y grandes luchas, y ustedes también podrán ver el dolor entremezclado con la alegría. Y entonces ustedes entenderán a la verdadera Colombia. Al ayudarnos, creo firmemente que ustedes también ayudarán a su propio país. Lo que necesitamos es que ustedes nos den las herramientas y nosotros nos ocuparemos de hacer el trabajo. Les agradezco la oportunidad de dirigirme a ustedes hoy y espero que éste sea el comienzo de una nueva forma de ver y cubrir a Colombia».

Lugar y Fecha

Washington, Estados Unidos
12 de abril del 2000