MANIZALES ES ANTE TODO RAZA: EN LA GRANDEZA DEL ESPÍRITU Y EL CULTO AL TRABAJO2017-12-18T11:47:14+00:00

Project Description

Palabras del presidente Andrés Pastrana Arango, con ocasión de la celebración de los 150 años de la fundación de Manizales

Cuánto orgullo siento, como Presidente de Colombia, al participar en este justo homenaje que rendimos hoya Manizales, la bella y señorial capital del Departamento de Caldas, alma de la industria del café y heredera de una rica tradición cultural y literaria.

Qué alegría nos invade cuando contemplamos su silueta dominada por la imponente Catedral Basílica y sus altos edificios, símbolos respectivos de su honda religiosidad y de su continuo progreso, y vemos como un marco de ensueño la majestuosa cima de sus nevados. Por algo la llaman, con razón, «la ciudad de los más bellos contrastes».

Cuando recorremos sus calles limpias y ordenadas, que descienden vertiginosas en ángulos imposibles; cuando sentimos el coraje y civismo de sus orgullosos 370.000 habitantes; cuando nos admiramos ante sus bellas construcciones aferradas en lo alto de la cordillera Central, no podemos menos que asombrarnos al constatar cuánto se ha hecho en estos 150 años de existencia.

Recordar, como lo hacemos hoy en este escenario colmado de orgullo y emoción, la fundación de Manizales mediante la ordenanza del 12 de octubre de 1849, es recordar necesariamente la épica empresa de la colonización antioqueña, rodeada de historias de valor y de esfuerzos titánicos, en la eterna batalla del hombre por conquistar su lugar sobre la tierra.

Porque lo que consagró legalmente la Cámara Provincial de Antioquia hace siglo y medio fue el resultado del trabajo de los colonizadores que partieron de tierras antioqueñas en busca de mejores oportunidades de subsistencia, y de los cuales 20 jefes de familia conforma- ron en 1848 la llamada «Exploración de los Veinte», con la intención de fundar un nuevo poblado en la tierra que entonces llamaban «Morrogacho» .

Estos veinte hombres encontraron propicio el terreno donde hoy existe Manizales, después de desechar otros por los que pasaron, en razón de su excelente ubicación sobre la cordillera y su cercanía a los caminos que llevaban a Neira y Santa Rosa de Cabal. Y gracias a su decisión, hoy estamos celebrando aquí mismo el nacimiento de esta moderna ciudad, donde la tradición se viste de progreso.

Pero no ha sido fácil el desarrollo de Manizales, que se ha visto sometida a las inclemencias de la naturaleza y los desastres. No sólo ha padecido los rigores de los movimientos telúricos, como los de 1962 y 1979, Y de las erupciones volcánicas, sino también destructores incendios en 1922, 1925 Y 1926, que obligaron a una suerte de «segunda fundación» de Manizales, de la cual surgió una ciudad más moderna y progresista.

Como dijo el ex presidente Belisario Betancur: «¿Cuántas veces hemos visto resurgir a Manizales? ¿Cuántas veces han renacido estas fábricas de amor y pensamiento que coronan la montaña?» Por algo, después de la tragedia del Ruiz de 1985 surgió este mensaje de esperanza que hizo carrera: «Manizales: el mayor desafío de una raza».

Y es que Manizales es ante todo eso: raza. No una raza en el sentido étnico de la palabra, hispana o quimbaya, sino una raza en la grandeza del espíritu y el culto al trabajo y al intelecto.

Cuando examinamos la historia de Manizales en estos primeros150 años, lo que más se destaca es la historia de esos millares de hombres y mujeres que con su tesón y voluntad construyeron la bella realidad que hoy nos rodea.

Generaciones enteras de Londoños, Jaramillos, Villegas, Alzates, Arango, OcamposMejías, Uribes, Restrepos, Mendozas, Avendaños, Hoyos, Gómez, que, como dijo el mismo presidente Betancur, «han creado una dinastía de inteligencia que constituye permanente lección ética».

Pensar en Manizales es también pensar en el café, ese producto suave y aromático que ha dado renombre a Colombia y que ha constituido por tantas décadas el nervio principal de la economía colombiana. Recordamos, por supuesto, a personajes entrañables como don Manuel Mejía Jaramillo, «Mister Coffee», y otros hombres que con él conformaron la Escuela de Manizales que tanto determinó a favor del desarrollo de la industria cafetera, como Hernán Jaramillo Ocampo, Francisco José Ocampo, Samuel Hoyos Arango, Antonio Alvárez Restrepo, Arturo Gómez Jaramillo, Pedro Uribe Mejía y Jorge Mejía Palacios. Y pensamos también en otros líderes de la vida económica y regional que han ayudado a hacer de Manizales y Caldas lo que hoy son, como Guillermo Ocampo Avendaño, José Restrepo Restrepo, Alberto Mendoza Hoyos, Ramón Marín Vargas, Germán Botero de los Ríos, Antonio Pinzón Hoyos, Sinforoso Ocampo, Carlos Gómez Escobar, Leonidas Londoño Londoño y Eduardo, José y Daniel Gómez Arrubla, entre otros.

Hablar de Manizales es también hablar de educación y cultura, por- que Manizales ha sido, por excelencia, una ciudad universitaria y meca de muchos eventos de la inteligencia y el arte, por lo que se ha dicho varias veces que «por ella pasa el meridiano cultural de Colombia».

Partiendo del ejemplo de grandes educadores, como José María Restrepo Maya, en Manizales se han constituido importantes centros de educación superior, que enaltecen a la ciudad. Dentro de las nueve universidades a las que hace poco más de un mes entregué la medalla «Luis López de Mesa» por la calidad académica de sus pro- gramas, se encontraba la Universidad de Caldas, que, junto a otras similares que funcionan en Manizales, son verdaderos semilleros de esperanza para Colombia.

Comprometidos como estamos con el tema de la educación, mi gobierno está decidido a dar continuidad al programa de Cofinanciación de Becas Paces, que beneficia actualmente a 312 alumnos de ocho municipios caldenses, 274 de los cuales son de Manizales, con el fin de que se mantengan en el sistema educativo hasta que se gradúen como bachilleres. Igualmente, seguiremos impulsando el Programa de Subsidios a la Permanencia y Asistencia en la Educación Básica, con el cual se están beneficiando 13.320 alumnos en 21 municipios de Caldas, programa para el cual estamos gestionando un traslado presupuestal por 1.732 millones de pesos.

Por otra parte, el gobierno está adelantando el proceso para la entrega de aulas de informática y bilingüística en todo el país, compuestas por un mínimo de once computadores cada una, con un servidor, una impresora, una UPS y un estabilizador, además de los muebles necesarios y el software básico y bilingüe.

Hemos recibido once solicitudes de Manizales y 48 de otros municipios caldenses, que podremos entregar, una vez surtido el proceso de adjudicación y contratación, siempre y cuando las entidades educativas cumplan con los requisitos técnicos y legales. De esta forma estamos avanzando en el desafío de preparar una nueva generación de colombianos bilingües y con conocimientos de informática, que puedan competir y aportar sus conocimientos para la construcción de la Colombia del siglo XXI.

Así seguirá Caldas produciendo prodigios de la inteligencia, el arte y la cultura, como lo han sido escritores e intelectuales como Aquilino Villegas, Fernando Arbeláez, Jaime Ibáñez, Maruja Vieira, Otto Morales Benítez, Gabriel Giralda Jaramillo, Bernardo Arias Trujillo, Rafael Arango Villegas; o como los pintores Alipio Jaramillo, Teodoro Jaramillo, Maripaz Jaramillo y Jesús Franco, o como esa gloriosa generación, hoy histórica, llamada de los «Grecolatinos» o los «Grecocaldenses», que inflamaron con su elegante oratoria el espíritu de los colombianos, integrada por Silvio Villegas, Fernando Londoño y Gilberto Alzate Avendaño.

Son tantos los nombres de manizalitas y caldenses que han dado justificados motivos de orgullo a su tierra, muchos de los cuales tenemos el privilegio de tener en este auditorio, que no vaya extenderme más en esta larga enumeración, que deja por fuera a más de los que incluye, pero que quiere representar un tributo a lo mejor del talante caldense.

Un talante que se muestra al mundo en todo su esplendor a través de los eventos principales de su capital: Por una parte, la Feria de Manizales, inmortalizada por ese bellísimo pasodoble de Guillermo González Ospina y Juan María Asins, que todos los colombianos sentimos nuestro en el corazón.
Una feria que por años ha convocado lo mejor del arte taurino y ha enaltecido la belleza de la mujer latina en el Reinado Internacional del Café.

Por otro lado, está el Festival Universitario de Teatro, cuya última versión acaba de realizarse, el cual, desde el año 1968 ha persistido, con tesón quiiotesca, en su tarea de promover el teatro estudiantil en todo el continente. Ha sido tal su importancia, que ha contado con la presencia de escritores de la talla de Pablo Neruda, Miguel Angel Asturias, Ernesto Sábato y Mario Vargas Llosa, quienes han conocido el alma de Colombia a través de la hospitalidad y el amor a la cultura de los manizalitas.

Y ni qué decir sobre la belleza y la dignidad de las mujeres caldenses, que en cabeza de la inigualable Luz Marina Zuluaga, nos dieron a Colombia el único cetro universal de belleza con que ha contado en toda su historia.

Por eso cuando digo Manizales, «Manizales del alma», el corazón se me llena de orgullo y de patria. Porque es una ciudad que merece toda la admiración de Colombia y a la cual mi gobierno quiere contribuir en todo lo que esté a su alcance.

En el trascendental campo de la salud, Manizales ha recibido premios de la Organización Panamericana de la Salud y del Ministerio de Salud como «Municipio Saludable por la Paz», alcanzando una cobertura de más del 80 por ciento en la población de bajos ingresos.

En lo que va corrido del año se han asignado recursos para la salud en Caldas por un valor de 6.182 millones de pesos, básicamente en atención a vinculados al régimen subsidiado y en adquisición de equipos, y hace una semana el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud autorizó 12.095 nuevos cupos de régimen subsidiado para Caldas, por un valor de 1.295 millones de pesos, contratos que se realizarán, excepcionalmente, a partir del primero de diciembre de este mismo año.

También hace una semana tuve la oportunidad de entregar personalmente seis consultorios de urgencias para igual número de entidades del primer nivel en sendos municipios de Caldas, por un valor total de 26.5 millones de pesos, y tenemos asignadas ya una ambulancia para el Centro de Salud de Aguadas y otra para el Hospital Universitario de Caldas, por un valor total de 157 millones de pesos, las cuales entregaremos próximamente. Traigo también la buena noticia de que el gobierno aportará cerca de 1.200 millones de pesos para la adquisición de un moderno equipo de hemodinamia para el Hospital de Santa Sofía, el cual significará un importante apoyo para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares del pueblo caldense.

Estamos haciendo todos los esfuerzos necesarios para garantizar la reestructuración de los hospitales de la red pública, que en el caso del Hospital Universitario de Caldas, requiere una inversión de diez mil millones de pesos. Adicionalmente estamos trabajando para apoyar la compra del acelerador lineal para el tratamiento del cáncer con la última tecnología aportando cerca de 1.000 millones de pesos.
También es un motivo de satisfacción poder anunciarles hoy que el Gobierno Nacional aportará 1.323 millones de pesos para completar los recursos necesarios para adelantar el importante proyecto de mejoramiento de los sistemas de acueducto, alcantarillado y saneamiento básico en el área urbana y rural de Manizales. Se trata de un proyecto de alto contenido de desarrollo social y de calidad de vida, que generará más de 700 empleos directos e indirectos y que beneficiará a 362.000 habitantes.

En materia de vivienda social, quiero destacar que desde el inicio de mi mandato el Inurbe ha ejecutado recursos por el orden de once mil millones de pesos para la atención de 4.858 hogares en Caldas. Dentro de la nueva política de subsidios de vivienda, el pasado 30 de julio se asignaron 157 subsidios familiares de vivienda en Caldas, por un monto de 917 millones de pesos, y para la próxima asignación hemos recibido ya 1.450 postulaciones de subsidio familiar de vivienda.

Asimismo, la Red de Solidaridad Social ha invertido en el departamento de Caldas, desde el año pasado 3.151 millones de pesos en los distintos programas a su cargo, dentro de los cuales los que mayor participación han tenido son el de «Bono Alimentario», que ha beneficiado a más de 25.000 niños, y el de «Revivir» que busca apoyar a los adultos mayores, permitiéndoles seguir siendo parte valiosa de la sociedad, al cual se han vinculado hasta ahora 1.692 beneficiarios. Antes de terminar el año, incluiremos a 400 adultos mayores más, con un aporte de 230 millones de pesos para Manizales.

En cuanto a la gestión del Fondo de Reconstrucción del Eje Cafetero, que en Caldas se ha centrado particularmente en el municipio de Chinchiná, es satisfactorio que el pasado 30 de septiembre la Cámara de Comercio de Manizales haya entregado el censo de identificación y valoración de los predios afectados, con base en el cual se adelantará el programa de subsidios de vivienda. En Chinchiná entregamos recientemente 35 subsidios para reparaciones de vivienda, por valor de 95 millones de pesos, y se han reparado ya las escuelas de la zona urbana que sufrieron averías, todo en coordinación con la Corporación para el Desarrollo de Caldas.

También a través del Fondo para la Reconstrucción del Eje Cafetero, en materia de medio ambiente, invertiremos 28.000 millones de pe- sos en el Plan de Acción Ambiental para la recuperación y el desarrollo sostenible de la región afectada por el terremoto, incluida Chinchiná.

Con recursos del mismo Forec, del BID Y del Fondo Nacional de Garantías haremos inversiones en protección, participación comunitaria y desarrollo sostenible en el Parque Nacional Natural de los Nevados que superarán los cinco mil millones de pesos en los próximos tres años. Además, apoyaremos proyectos complementarios, como la reintroducción del cóndor andino en el Parque de los Nevados, la recuperación y manejo de cuencas hidrográficas, la recuperación y fomento de la guadua, emblema de Caldas, y el Plan Verde para la recuperación de bosques.

El día de ayer, precisamente, tuve el placer de inaugurar en Armenia el V Congreso Mundial por Cero Emisiones, en cuya organización ha sido fundamental la labor de la Cámara de Comercio de Manizales, bajo la dinámica dirección del doctor Mario Calderón Rivera. Y mañana se inaugura aquí mismo en Manizales el I Congreso Internacional de Juventudes por Cero Emisiones, con más de mil estudiantes de Colombia y del mundo. Sea la oportunidad para felicitar a Manizales y al eje cafetero por este importante liderazgo que están adquiriendo en materia ambiental, que los reafirma como ejemplo moral y enaltece a Colombia.

Soy consciente de la importancia de las vías en el desarrollo de la región, por ello quiero anunciarles que vamos a destinar este año tres mil millones de pesos para iniciar la recuperación de los deterio- rados 23 kilómetros de carretera en el tramo Manizales-La Cabaña- Tres Puertas, tramo que es de particular importancia por ser la vía alterna de Manizales en caso de emergencias por el Volcán Nevado del Ruiz o en la vía Manizales-Chinchiná.

Además de esta primera inversión, he dado instrucciones expresas al Ministro de Transporte para que busque mecanismos que permitan al gobierno aportar la suma adicional de 3.300 millones de pesos, que garantice la culminación de esta importante rehabilitación.

En cuanto al mejoramiento de la vía Estación La Uribe-Puente La Libertad-Maltería, que están reclamando los manizalitas. hemos concluido ya los estudios, y se han apropiado para el presente año recursos por un valor cercano a los 1.500 millones de pesos, con los cuales vamos a emprender, en primer término, las obras prioritarias recomendadas por el consultor, tales como el parcheo selectivo en todos los catorce kilómetros de este trayecto y la rehabilitación del pavimento en cerca de dos kilómetros en el sector La Uribe-Puente La Libertad, incluyendo la ampliación y construcción de todas las obras de drenaje en el tramo que se intervenga.

Estamos también determinados a sacar adelante con la mayor prontitud posible la autopista del Café, que generará tanto desarrollo a la zona del eje cafetero, y en cuya realización ha confluido la voluntad del pueblo caldense y manizalita. Para hacer realidad esta autopista del progreso para el pueblo cafetero, estaremos empezando las obras antes de finalizar el presente año.

Estamos comprometidos con el pueblo caldense, así como Caldas y Manizales se han comprometido siempre a favor de Colombia.

Quiero, para finalizar, agradecer la hospitalidad de todos los manizalitas y del señor alcalde, Carlos Alberto Parra, quien cumple hoy con esmero, en este emotivo sesquicentenario, las veces de anfitrión que cumplieron en su tiempo Francisco Díaz Granados y Fernando Londoño Londoño, cuando se celebraron, con actos especiales como hoy, los 75 Y los 100 años de la fundación de esta bella ciudad.
Permítanme terminar citando las palabras de un grande de la poesía y el pensamiento, el maestro Guillermo Valencia, cuando se dirigió a Manizales, al celebrarse sus 75 años de existencia, la mitad exacta de la edad que hoy conmemoramos:

«Esta ciudad es prodigio de trabajo, cuna de hidalguía, ejemplo de generaciones; blasón de la República; atalaya de porvenir; símbolo del progreso; novísimo troquel donde se funde el alma nacional; dechado de fortaleza; campo propicio para ideales concentraciones; lugar de citas para las energías que no desfallecen; foco irradiador de la perdurable energía; ciudad inaccesible para el pesimismo esterilizante…»

¿Qué más puedo agregar a esta lista de virtudes? Sólo mi voz orgullosa de colombiano:

¡Que viva Manizales: Manizales del alma!

Lugar y Fecha

Manizales, Colombia

12 de octubre de 1999