NUESTRA VOZ: LA MEJOR ARMA PARA COMBATIR Y GANAR LA GUERRA EN SEGURIDAD CIUDADANA ¡DENUNCIEMOS!2017-12-18T11:47:09+00:00

Project Description

Alocución del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango. Bogotá, D. e 26 de octubre de 2000.

Colombianos:

Quiero compartir con ustedes el trabajo que estamos haciendo para garantizar la seguridad ciudadana, del cual hoy muestro los primeros resultados efectivos, en diversos campos de convivencia y tranquilidad para todos los colombianos.

Antes de entrar a profundizar en este tema, haré una reflexión sobre los hechos recientes ocurridos en Cali; en Putumayo; en Dabeiba, Antioquia; Bagadó en el Chocó y sobre el video de los soldados secuestrados por las Farc-Ep.

Estoy al tanto de los acontecimientos en el Putumayo y al frente de las soluciones. Ya hemos enviado todas las ayudas, no sólo en dinero y alimentos, sino también en presencia efectiva de nuestras fuerzas armadas para acompañarlos en estos momentos y estamos trabajando con velocidad para buscar las mejores salidas y soluciones inmediatas a la situación que se vive hoy allí.

Las muertes de policías y soldados en Oabeiba y Bagadó, de esos héroes que dan su vida por proteger la de todos nosotros, no sólo son lamentables, sino también una demostración más de la crueldad de aquellos que se empeñan en buscar en su fuerza y en sus balas el camino equivocado de una Colombia que ambiciona y necesita la paz. A sus familiares y amigos quiero dedicarles hoy mis oraciones y mandarles un abrazo de condolencia.

La semana pasada me reuní con las madres de los policías y soldados secuestrados y sentí con ellas su sufrimiento. Pude contarles cómo el Gobierno ha luchado con todo cuanto está a su alcance para buscar una solución a este lamentable e inaceptable hecho, apenas comparable con la barbarie y los campos de concentración nazi, y les di una luz de esperanza. Anhelamos tener un final pronto y feliz.

La reactivación del tema de la liberación de los soldados y todos los secuestrados en poder de las Farc-Ep, después del acuerdo del pasado lunes, es prioridad de mi gobierno. El Alto Comisionado de Paz tiene mis instrucciones precisas para buscar hechos de paz concretos que salgan de la mesa de negociaciones, como un paso en firme que nos muestre, de una vez por todas, la voluntad de paz de los guerrilleros.

No puedo dejar pasar en alto y desde luego condenar los secuestros de los parlamentarios y algunos candidatos a corporaciones públicas que pusieron a consideración su nombre para las próximas elec- ciones y hoy se encuentran secuestrados, en un atentado más de los violentos contra la democracia y el bienestar de todos los colombianos.

Así mismo, la muerte de otro ciudadano secuestrado por el Eln merece mi rechazo y el de toda Colombia. No son hechos como este los que espera la sociedad colombiana comprometida en la búsqueda de la paz. Exhorto al Eln a la pronta liberación de todos los secuestrados.

Bueno, ahora sí quiero contarles sobre los diferentes frentes en los que estamos trabajando para garantizar la seguridad ciudadana.

Como lo hacen los países más desarrollados del mundo, avanzamos rápidamente en la implementación de sistemas de vigilancia pública por medio de circuitos cerrados de televisión que, durante las 24 horas del día, están grabando en los puntos más desprotegidos de las principales ciudades del país. Bogotá y Medellín ya cuentan con una primera parte del sistema montado y funcionando con los mejores resultados.

En diciembre tendremos 100 cámaras en Bucaramanga y el año entrante, en febrero, instalaremos 120 más en Bogotá. Así mismo, a finales del primer semestre 80 en Manizales y seguiremos extendiendo este sistema por toda Colombia.

Los delitos como hurtos a residencias, asaltos bancarios, atracos, han bajado en un 25 por ciento y el homicidio urbano en un 7 por ciento, mas eso no nos satisface. Seguimos empeñados en acabar con las bandas de delincuentes, y para ello contamos con el compromiso de la policía y la solidaridad de todos; no duden en denunciar y colaborar con las autoridades en la búsqueda de una solución.

Una vez posesionados los nuevos alcaldes, les entregaremos una serie de herramientas, sugerencias y métodos, que les permitan diseñar planes de seguridad fáciles de implementar y que, puestos en funcionamiento, sean garantía de éxito para sus respectivos municipios. Además, les daremos todo el apoyo.

Dentro de estos elementos, dispondrán de materiales y recursos para la educación por la convivencia pacífica, por la recuperación de los valores elementales del buen vecino y del buen ciudadano, para el adecuado manejo de situaciones cotidianas, lo que es, sin duda, un aporte muy importante para la recuperación del civismo y la seguridad en los barrios y comunidades.

Ya tenemos en pleno funcionamiento 12 casas de justicia y en proceso 10 más. Este es un novedoso y muy exitoso programa, que se ha convertido en un espacio vital para solucionar conflictos menores y casos de violencia intrafamiliar, llevando tranquilidad a los sectores más populares de nuestras ciudades.

Con el director de la Policía estamos comprometidos en la organización inmediata de la policía comunitaria. En Bogotá hemos tenido las primeras experiencias en este campo con los mejores y más positivos resultados.

Este grupo conformado por más de 1.000 agentes, que vigilan la ciudad haciendo sus rondas desde 434 patrullas, cubren la misma cantidad de sectores de la ciudad y tienen como meta a corto plazo la reducción de un importante porcentaje de delitos menores.

Una policía amiga, cercana al ciudadano, que le inspire confianza y le dé seguridad es mi compromiso. Una vez terminemos todas las pruebas, este programa lo estaremos impulsando y apoyando para que antes de cuatro años tengamos 5.000 policías comunitarios adicionales en todas las capitales de departamento.

Con más de 30 mil millones de pesos de recursos del Plan Colombia, crearemos un ambicioso sistema de interconexión con las instituciones que tienen funciones judiciales en el país. La Dijín, el DAS, el CTI Y el Instituto Nacional de Medicina Legal tendrán a su disposición la más avanzada tecnología en materia de identificación de huellas digitales, análisis genéticos y laboratorios de balística.

Esto significa que los colombianos podrán ser fácil y plenamente identificables y este será ahora, sin duda, un elemento vital en la rapidez con que nuestros investigadores puedan trabajar en la pronta solución de casos para los que no se contaba con las suficientes herramientas.

En el campo del secuestro, trabajamos sin descanso de la mano de las autoridades para seguir combatiendo a estos delincuentes que se empeñan en ponerle precio a la vida de las personas y que no nos dejan vivir tranquilos.

Tengo una obsesión por derrotar a los secuestradores y en esta lucha todos los organismos del Estado y el alto gobierno en pleno están involucrados y comprometidos. Espero contar también con la ayuda de todos los colombianos, con la prevención y con sus denuncias, como las armas más fuertes para combatir el secuestro.

La policía, el Gaula y el ejército, combaten las bandas de secuestradores. Hay grandes resultados, 557 secuestrados que han vuelto a la libertad, a estar con sus familias, gracias, en muchos de los casos, a las denuncias de la gente, de gran ayuda para conseguir dar estos golpes certeros.

En los primeros 10 meses del año nuestras autoridades han capturado 610 secuestradores y más de 1.150 extorsionistas; y no descansaremos en el empeño de seguir combatiéndolos y buscándolos hasta tenerlos presos.

En la mesa de negociación con las Farc-Ep está como tema prioritario para sentarnos a discutir el cese del fuegos y hostilidades y, naturalmente, está incluido el tema del secuestro. Ninguna ideología o circunstancia justifica el secuestro de una persona.

Las cárceles especiales para alojar e incomunicar a los delincuentes más peligrosos, entre los que se encuentran los secuestradores, están próximas a abrir sus puertas, en particular la de Valledupar, que las abre el próximo 16 de noviembre, empezaremos de inmediato a trasladar a allí a los que tenemos hoy en prisión.

Los mantendremos incomunicados bajo medidas de seguridad nunca antes vistas en Colombia y vigilados por una élite de guardianes entrenados y capacitados con asesoría de varios países expertos en este tema. Una vez abiertas la de Acacías, Meta, que ya avanza en su construcción, y la de Popayán, donde iniciamos obra esta semana, tendremos otras fortalezas para combatir este mal del secuestro.

Colombianos:

Tengan la certeza de que su Presidente está trabajando, en forma incansable y con todos los medios que tiene a su alcance, por la solución de estos problemas a los que nos enfrentamos hoy.

El trabajo es duro, muchas veces lento, no tan rápido como todos quisiéramos; yo soy el primero en quererlo. Pero los pasos que venimos dando son inevitables para poder lograr las soluciones concretas, sólidas y sobre todo permanentes, que nuestra Empresa Colombia necesita para desarrollarse y crecer.

En este tema de seguridad ciudadana, todos tenemos un arma para combatir y ganar la guerra: muestra voz! Denunciemos cualquier  movimiento sospechoso, cualquier cambio que nos despierte inquietud, cualquier cosa que nos quite la tranquilidad.

Si su silencio lo hace cómplice, su voz nos dará la tranquilidad. Levantemos la voz y entre todos derrotemos a los delincuentes para que podamos volver a vivir tranquilos y en paz. Todos lo necesitamos y el país lo merece.

Me resisto a creer que la maldad y el egoísmo de unos miles sean capaces de derrotar la fuerza y decisión de los millones de colombianos buenos que soñamos, creemos y tenemos que conseguir una nueva Colombia para todos.

Ya para terminar quiero invitarlos otra vez a salir a votar el próximo domingo. Votar no es solamente un derecho, es también un deber de todos los mayores de 18 años y una demostración del poder de su voz. Es un arma contra la corrupción y las malas costumbres políticas. Colombia cuenta y necesita su voto.

Que Dios los bendiga. Y que Dios me bendiga.

Buenas noches.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
26 de octubre de 2000