POLÍTICA INTEGRAL PARA QUE LA INVERSIÓN REGRESE AL CAMPO2017-12-18T11:47:19+00:00

Project Description

Alocución del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, con ocasión del Día del Campesino.

Colombianos:

Hoy quiero dirigirme muy especialmente a los compatriotas que, de sol a sol y con sus manos entre la tierra, trabajan el campo para producir el sustento de nuestro país.

En éste, Día del Campesino, rindo a todos ustedes un sentido homenaje de admiración y gratitud en nombre de los colombianos. ¡y qué mejor ocasión que esta fiesta para reafirmar el compromiso que mi gobierno tiene con el agro!

Yo estoy convencido de que la inversión de largo plazo más rentable que podemos hacer es la inversión en las zonas rurales. Por eso, hemos puesto en marcha una política agraria que está creando las condiciones para que la inversión regrese al campo, para recuperar el empleo campesino, para que se reduzcan las importaciones de alimentos y materias primas y para que logremos un mejoramiento de las condiciones de vida de la población rural.

Para conseguir esas metas, estamos desarrollando una serie de trascendentales programas que hacen parte de una política integral para la reactivación del campo.

En primer lugar, mi gobierno decidió transformar la Caja Agraria, convencido de que teníamos que cambiar el rumbo de una entidad inoperante, que día a día perdía su patrimonio, es decir, el patrimonio de todos los colombianos, y en la que el crédito no llegaba a los productores del campo.

En su reemplazo, constituimos el Banco Agrario de Colombia, una nueva entidad más ágil, moderna y con capacidad crediticia para que los trabajadores del campo puedan acceder a créditos en mejores condiciones. Las cifras hablan por sí solas: mientras la antigua Caja Agraria en los primeros 5 meses del año pasado prestó 11.000 millones de pesos, el nuevo Banco Agrario este año ha prestado 67.200 millones de pesos a pequeños y medianos campesinos y a los ganaderos. Por otra parte, mientras la Caja Agraria perdía –óigase bien- 1.200 millones de pesos diarios, el Banco Agrario, en los primeros cuatro meses de este año, ha generado 5.800 millones de pesos en utilidades. La meta del Banco es superar los 200.000 millones de pesos en créditos para los campesinos y ganaderos en el2000!

Pero es más: a pesar de las dificultades presupuestales, mi gobierno destinó 100 mil millones de pesos para el Programa Nacional de Reactivación Agropecuaria, PRAN, que hará que nuestros campesinos vuelvan a ser sujetos de crédito y de esta forma cuenten otra vez con recursos para trabajar la tierra.

El esfuerzo fiscal de los departamentos ha permitido aumentar el monto de este Programa en 25 mil millones de pesos. Adicionalmente, la Comisión Nacional de Crédito estableció un programa de refinanciación cafetera que destinará una partida de 60 mil millones de pesos para la reestructuración de esta cartera, dando así un importante alivio a los cafeteros de Colombia.

Nuestra meta es solucionar el problema de la cartera vencida a más del 90 por ciento de los pequeños y medianos agricultores, para que produzcan y vuelvan a ser competitivos.

Pero somos conscientes de que nuestros campesinos necesitan un garante que les facilite el acceso a los nuevos créditos. Por ello, el Gobierno Nacional, a través del fondo agropecuario de garantías, hoy sirve de fiador a pequeños y medianos campesinos que antes tenían bloqueadas las líneas de crédito.

Pero nada sacamos saneando las finanzas del campo si no complementamos estas medidas con una política sectorial que fomente la competitividad de los productos y las exportaciones: Tenemos que hacer del agro colombiano la despensa de nuestro país y de los países del mundo!

De ahí que hayamos creado un programa especial de crédito dirigido a apoyar y fomentar el desarrollo e integración de las cadenas productivas. El Programa de Oferta Agropecuaria, Proagro, es la herramienta para frenar las importaciones de alimentos y materias primas e incentivar la producción de los sectores que realmente cuentan con posibilidades de conquistar nuevos mercados externos.

Es una verdadera vergüenza que nuestro país se haya convertido en la década anterior en un gran importador de alimentos, cuando nuestra vocación agropecuaria es evidente.

Proagro ya está funcionando. Hoy, la cadena de algodón y la cadena avícola-porcícola, han comenzado a jalonar las economías de nuestras regiones y, lo más importante, ya tenemos listas otras siete cadenas productivas, que llevarán progreso y empleo a los campos colombianos. Proagro es apoyo a la investigación, transferencia de tecnología y asistencia técnica. Es fomento al uso de semillas mejoradas, es incentivo a la comercialización y modernización de maquinaria y equipos. Precisamente, para fortalecer la capacidad competitiva de la producción agropecuaria, la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario modificó los porcentajes de asignación del Incentivo a la Capitalización Rural, ICR, para maquinaria y equipo de uso agrícola, del 30 al 40 por ciento.

En lo que concierne al mejoramiento de la comercialización de los productos agrícolas, el Ministerio de Agricultura y la Confederación Colombiana de Consumidores firmaron un convenio que busca extender los mercados campesinos que mensualmente se realizan en Corferias a las capitales de cada departamento, beneficiando así a más campesinos, que se evitan los costos de la intermediación, y el bolsillo de más colombianos.

En los próximos dos años, mediante una inversión que supera los 309 mil millones de pesos incrementaremos las áreas sembradas en más de 630 mil hectáreas al tiempo que generaremos más de 313 mil nuevos empleos en el campo. La meta es cosechar cerca de dos millones ochocientas mil toneladas de productos agropecuarios!

Hoy, en el Día del Campesino, quiero contarles sobre los avances del proceso de Reforma Agraria: mediante un transparente proceso de concertación de las comunidades hemos logrado negociar la compra de tierras en todo el territorio nacional, por un precio inferior hasta en un 25 por ciento de su avalúo. Este mecanismo también ha permitido una mejor selección de las familias campesinas beneficiadas y la ejecución de proyectos productivos viables y ajustados a la realidad.

Creo que este gran paquete de programas que apuestan a la recuperación del agro colombiano es el mejor regalo que podemos hacer a nuestros campesinos en su día.

Les toca ahora a ustedes -amigos y amigas campesinos- llevar al surco la semilla que hará germinar en nuestra fecunda tierra más oportunidades, más progreso, pero, sobre todo, mayor justicia social.

Campesinos de Colombia: mi gobierno entiende que en ustedes radica la esperanza de la paz y del desarrollo del país. Por eso hoy quiero felicitarlos y renovar mi compromiso y el compromiso de todos los colombianos con el campo.

¡Colombia volverá a ser la huerta de América!

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
4 de junio de 2000