PRESENTACIÓN DE ANDRÉS PASTRANA A FERNANDO CARDOSO, EN EL I ENCUENTRO INTERNACIONAL DE BECAS LÍDER2017-12-18T11:54:59+00:00

Project Description

Hoy tengo el gran honor de presentarles un invitado excepcional, un estadista e intelectual de marca mundial, a quien cuento, por fortuna, como un buen amigo. Me refiero al señor ex Presidente del Brasil, Fernando Henrique Cardoso.

Con el presidente Cardoso, que rigió los destinos de su nación durante ocho años, entre 1995 y el 2002, hemos tenido una relación cercana, no sólo porque coincidimos como mandatarios de nuestros respectivos países en los últimos años del siglo XX y los primeros del tercer milenio, sino porque nos sentimos afines en nuestras convicciones, que propenden por un desarrollo eficaz y sostenible, con sentido social.

Sociólogo de profesión, egresado de la Universidad de Sao Paulo, nuestro invitado fue el autor de uno de los libros más importantes en la historia de las ciencias sociales en Latinoamérica, “Dependencia y Desarrollo en América Latina”, y fue, antes de Presidente, Ministro de Asuntos Exteriores y Ministro de Finanzas de su país.

Se adjudica a su gestión en este último cargo el haber dado un giro positivo a la economía brasileña mediante el “Plan Real” que, a través de soluciones creativas, logró controlar un problema de inflación galopante en el Brasil.

Actualmente, el presidente Cardoso es profesor en el Instituto de Estudios Internacionales Thomas J. Watson Jr. de la Universidad Brown, y es patrono del consejo de administración de la Fundación Rockefeller en Nueva York y del Instituto de Estudios Avanzados en Princeton.

La sola relación de su hoja de vida, plena de logros académicos, distinciones internacionales, doctorados honoris causa, conferencias y publicaciones, no dejaría campo para escuchar su intervención.

Baste con decir que en cualquier escenario internacional es un privilegio tener como conferencista al presidente Cardoso.

Por ello hoy podemos felicitarnos, en este Primer Encuentro Internacional de Becarios Líder, por contar con su presencia en Cartagena, haciendo aún más brillante la ya larga lista de personalidades que se han vinculado a este programa de la Fundación Carolina de España.

Dos anécdotas ocurridas durante el tiempo en que ambos ocupábamos la presidencia de nuestras respectivas naciones me sirven para dar una idea más completa del talante de nuestro invitado.

El 8 de febrero de 2001, cuando el gobierno colombiano y el grupo guerrillero de las FARC manteníamos conversaciones en una zona desmilitarizada en el sureste del país, yo fui, como Presidente, a dicha zona a sostener un diálogo directo con el líder de dicha guerrilla, Manuel Marulanda, alias Tirofijo, con el fin de determinar si el diálogo que habíamos comenzado en 1998 continuaría o llegaría a su término, debido a continuas dilaciones y congelaciones de las FARC.

Era un momento muy tenso. El Presidente de la República estaba en una zona selvática rodeado de guerrilleros y sin presencia militar, decidido a lograr un avance para la paz. Como el 8 de febrero no se alcanzó ningún acuerdo, yo decidí, para sorpresa de todos, quedarme a dormir en la Zona de Distensión para seguir las conversaciones al día siguiente.

Esa noche, mientras el país seguía con el corazón en un hilo el desarrollo de la situación en el Caguán, recibí una única llamada del exterior. Era el presidente Cardoso, quien había oído la noticia de que yo iba a pernoctar en la Zona de Distensión y me expresó preocupado:

– ¿Qué hace usted, Andrés, durmiendo en medio de la selva, rodeado de guerrilleros?

En un momento tan difícil, agradecí de corazón su llamada, que simbolizaba, de alguna manera, la preocupación y el respaldo de la comunidad internacional frente a nuestro esfuerzo por no dejar morir el proceso de paz.

Poco más de dos meses después, tuve la grata ocasión de ser yo el portador de una de las más positivas noticias para el Brasil en su lucha contra el crimen y el narcotráfico.

El 22 de abril de 2001 el Ejército colombiano, después de una compleja y arriesgada operación en las selvas del Vichada, en la frontera con el Brasil, capturó al mayor y más buscado capo brasileño del narcotráfico, alias Fernandinho.

A la sazón estábamos el presidente Cardoso y yo en Quebec, Canadá, junto a los mandatarios de todos los países del continente, en la III Cumbre de las Américas, y en una conferencia de prensa yo tuve la inmensa alegría de decirle: “Presidente Cardoso, le tengo la buena nueva de que capturamos a Fernandinho y lo tenemos disponible para enviarlo a su país, tan pronto se cumplan los trámites de rigor”.

Con historias como éstas quiero resaltar la cooperación y la amistad que deben presidir las relaciones entre las naciones iberoamericanas. Esa misma amistad y cooperación que estamos consolidando en esta naciente Red de Becarios Líder.

No quisiera demorar más esta presentación, y los dejo con uno de los más reputados intelectuales y conferencistas de América: el presidente Fernando Henrique Cardoso.

Muchas gracias

 

Lugar y Fecha

Cartagena, Colombia
12 de julio del 2007