RECUPERAR EL PAPEL DE LOS PARTIDOS, PILAR DE LA DEMOCRACIA2017-12-18T11:47:26+00:00

Project Description

Alocución del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, sobre el Referendo Constitucional

Colombianos:

Quiero compartir esta noche con ustedes mi empeño en la importancia de seguir adelante con el referendo constitucional para el cambio que presenté al país el pasado mes de abril y que tenía y tiene como fundamento la búsqueda de una reforma radical y urgente a las costumbres de la política como hasta hoy se ha manejado en el país.

Les confieso que me anima la idea de recoger el entusiasmo, la importancia y acogida de todos los colombianos que en su momento creyeron en mi propuesta y vieron, celebraron, apoyaron y verán hoy de nuevo en ella el mejor camino para luchar contra la corrupción política.

He tenido un tiempo importante de reflexión y como nunca estoy convencido de que mi gobierno debe insistir para que, conjunta- mente con el actual Congreso de la República, saquemos adelante el proyecto para cambiar de una vez por todas la manera tradicional de hacer política en el país.

Temas como la reforma del Congreso de la República tal y como es hoy encuentran en un referendo constitucional para el cambio, en el que todos los colombianos puedan votar y expresar libremente su opinión, la mejor manera de hacer que el Congreso cambie.

Un Congreso totalmente renovado en las próximas elecciones, más dinámico, que se cambie en su forma de integrarlo y elegirlo. Unos congresistas que voten públicamente, para que los colombianos que votan por los candidatos de sus preferencias puedan ver de cerca, saber y conocer a fondo la forma de pensar, comprometerse, trabajar y finalmente la de votar por los proyectos vitales para el país, que pasan por las manos de los congresistas.

Un Congreso eficiente que cambie su forma de funcionar y particularmente prohiba que sean los congresistas quienes manejen los dineros del Congreso, que no son más que una fuente de corrupción para aquellos que creen encontrar en esa posición una fuente de riqueza fácil y poder mal utilizados.

Un congreso sin los privilegios salariales, pensionales y prestacionales que sin lugar a dudas hoy resultan excesivos.

Una política transparente vigilada por un tribunal de ética pública que combata la corrupción, que no es sino la respuesta a la voz de la casi totalidad del pueblo colombiano que definitivamente está cansado de ver cómo unos pocos abusan y se roban el dinero de todos nosotros.

Tenemos que hacer transparente y estricta la financiación de las campañas electorales y de la actividad política, y darle un apoyo total a la importancia de vigilar el origen y los límites de los fondos de quienes, gracias a los votos y la confianza de los colombianos, manejan la política en el país.

Tenemos que acabar con la moda de los funcionarios que se hacen elegir y no terminan el período para el que fueron elegidos, utilizando sus puestos como puentes de salto político y entregando sus puestos a suplentes o personas por las que nadie votó.

Hay que ratificar la política, que ha demostrado ser muy sana, de que la Contraloría y la Procuraduría estén en manos de personas de diferente partido político de el del Presidente.

En fin, todos los cambios planteados por mi en el referendo sin duda contribuirían a lograr una modificación en las costumbres políticas, y tengo la certeza absoluta de que estos cambios serán vitales para seguir adelante en la lucha contra la corrupción en Colombia que ha iniciado mi gobierno y que debe perpetuarse por el bien de Colombia.

Compatriotas: sé que todos los accionistas de esta Empresa Colombia que con su voz, con la voz de los paisas. la de los caleños y los costeños, de los del norte, sur, oriente y centro del país, apoyaron en su momento esta iniciativa, celebrarán que insistamos en ella.

Tenemos que unirnos en una sola voz, en un frente común anticorrupción, para acompañar y apoyar mi propuesta de referendo para cambiar de una vez por todas las costumbres políticas que tanto daño le han hecho al país.

Por eso hoy reafirmo mi convicción y voluntad de adelantar un referendo en el que sea el pueblo el que decida y se manifieste sobre los cambios que les he propuesto y el actual Congreso lo acoja y pueda sacarlo adelante.

Tenemos que recuperar el papel de los partidos, que es el pilar de la democracia. Tenemos que reformar el sistema electoral para que volvamos a tener sentido de lo colectivo y le quitemos peso al individuo y posibilidades y tentaciones al corrupto.

Se hace urgente una reforma del Congreso de La República; un Congreso más pequeño pero con mayor peso político, un Congreso sin tantos privilegios y con la imperiosa necesidad de que sus recursos sean manejados de una manera distinta y se apunte sin temor al control total de los recursos y la transparencia en el manejo del dinero.

Un Congreso que, de puertas abiertas, rinda cuentas a los colombianos del trabajo y permita a todos ver su compromiso y su voto por el bien del país.

El referendo no es más que el resultado de mi empeño, mi insistencia y el querer de todos los colombianos de hacer un llamado urgente a un nuevo orden democrático y a una nueva dinámica de las instituciones.

Por esto he dado instrucciones precisas al Ministro del Interior de reactivar de nuevo el referendo. Llevaremos al Congreso este nuevo impulso, plural y concertado, que recoja las mejores iniciativas y los comentarios de todos los protagonistas y que con la participación de todos y el entusiasmo de los actuales congresistas, lleve a feliz término esta reforma que definitivamente no da más espera.

Señores congresistas: Quedará en sus manos dar respuesta a este llamado urgente de todos los colombianos para cambiar, reformar y modernizar de una vez por todas la manera de hacer política en nuestro país.

Tengo la certeza de que en ese momento el Congreso sabrá mostrar su grandeza y con rapidez y eficacia dará vía libre a la convocatoria del referendo nacional por el cambio.

Éste es sin lugar a dudas un paso obligado en la lucha definitiva contra la corrupción que se infiltró en el país y la mejor manera de quitarles las oportunidades y las tentaciones a esos pocos que insisten en ver en el camino de la política una fuente de poder y riqueza fácil.

No sólo eliminaremos los abusos de poder, sino que también le devolveremos al país la posibilidad de destinar ese dinero que hoy se despilfarra y muchas veces se pierde en el bolsillo de unos pocos, en la creación de nuevos empleos, de nuevos proyectos y de nuevas y urgentes inversiones que tenemos que hacer con equidad, transpa- rencia y justicia social.

El referendo es un puente inevitable en el camino de esta nueva Colombia a la que los estoy convocando, una Colombia pujante y honesta, que recupere los valores, la moral y la ética y nos devuelva la confianza, el optimismo y la fe que todos necesitamos, para poder caminar por el sendero del desarrollo sostenido del siglo XXI.

Con su apoyo que hoy quiero agradecerles, de la mano de Dios y de los congresistas, tengo la certeza de que sacaremos adelante este proyecto vital para esta nueva Colombia, nuestra Empresa Colombia.

Que Dios los bendiga. Y que Dios me bendiga.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
24 de agosto del 2000