TESTIMONIO DE PROFESIONALISMO, MÍSTICA y COMPROMISO CON EL RESPETO A LA DIGNIDAD HUMANA2017-12-18T11:47:03+00:00

Project Description

Saludo del Presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, con motivo del ascenso del General Alfonso Ordóñez Quintana en la Escuela Militar de Cadetes «General José María Córdoba»

Hoy vengo como Comandante Supremo de las Fuerzas Militares de Colombia a compartir con todos ustedes un día memorable para la carrera militar del general Alfonso Ordóñez Quintana. Estamos reunidos para hacer un merecido reconocimiento a quien con su esfuerzo y abnegación ha entregado los mejores años de su vida al servicio de la Patria.

Él, como todos los miembros de las Fuerzas Armadas ha sabido entender y ha asumido con responsabilidad la dignidad que significa pertenecer a la institución en quien la Nación ha depositado la confianza en el monopolio legítimo de la fuerza.

Es precisamente en estos momentos de la vida nacional cuando la labor que cumplen las Fuerzas Militares cobra un especial significado por su papel fundamental de defensa de las instituciones democráticas y la protección de los derechos humanos.

y es por ello que debemos redoblar la lucha contra todas las manifestaciones de violencia y en particular contra los grupos de autodefensa, pues ésta es otra forma de demostrar que nuestras Fuerzas Armadas son unas fuerzas transparentes, honestas y al servicio de la paz.

Las muestras que ellas han dado para promover los derechos humanos y cumplir en su totalidad con las normas del Derecho Internacional Humanitario son un claro testimonio de su profesionalismo, su mística y su compromiso con el respeto a la dignidad humana. Pero también es hora que todos los actores del conflicto avancen significativamente en la plena aplicación del Derecho Internacional Humanitario.

Es el momento para que den muestras inequívocas de respeto a la población civil.
!Cuarenta millones de colombianos esperan esta señal de paz!

Señor General Ordóñez Quintana:

Deseo expresarle en nombre del Gobierno Nacional y en el mío propio la más sincera felicitación, con motivo de su ascenso a General de la República, el cual es el resultado de toda una vida de esfuerzos, dedicación y sacrificios, al servicio de esa grande y noble causa que tiene el nombre de Colombia, objeto siempre de sus más caros desvelos y nobles ideales, en el itinerario de su vida militar al servicio de las Fuerzas Militares de la Nación como reconocido hijo de nuestra Fuerza Aérea Colombiana.

Soy consciente, como lo son igualmente las Fuerzas Militares y nuestros compatriotas, de la vocación de servicio y consecuente entrega que usted ha demostrado siempre al frente de todas las responsabilidades y destinos a los cuales ha servido siempre con la mayor fe, entusiasmo y voluntad. Por ello la Patria lo exalta y premia hoy con el Generalato de la República, como a uno de sus mejores hijos.

Quiero asimismo felicitar a su señora, doña Alba Nubia y a sus hijos Mauricio, Gustavo y Carlos, a los cuales nos unimos hoy para celebrar tan merecido reconocimiento.
Estoy seguro que este nuevo paso que usted da en su vida militar será una importante fuente de motivación para continuar su trabajo en bien de la Patria y de todo el pueblo de Colombia.

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
15 de marzo de 2000