YACIMIENTO DE GUANDO, FORTALECE LA POSICIÓN DE NUESTRO PAÍS EN MATERIA PETROLERA2017-12-18T11:47:23+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, durante su visita al Campo Petrolero Guando en Boquerón, Tolima.

¡Qué buena noticia para nuestra Empresa Colombia, que aquí, a sólo setenta kilómetros de Bogotá, se haya encontrado petróleo cuyas reservas se estiman, en cálculos razonables, en unos 200 millones de barriles.

Este hallazgo, el tercero más importante de los últimos veinte años, después de los campos de Caño Limón y Cusiana, anima a nuestros asociados, en esta y otras regiones de Colombia, en la búsqueda de nuevos yacimientos, fortalece la posición de nuestro país en materia petrolera y nos da un nuevo impulso en el reto de trabajar para que Colombia siga siendo un país auto suficiente más allá del 2004.

Este año, las exportaciones de hidrocarburos del país, superarán los cuatro mil quinientos millones de dólares, es decir, cerca del 35 por ciento del total de las exportaciones colombianas, de las cuales, dos mil seiscientos sesenta millones de dólares corresponden directamente a la actividad de Ecopetrol.

No se queda atrás el aporte de la primera empresa del país a las finanzas públicas, que superará los 3.5 billones de pesos durante el 2000, lo cual es equivalente a 10 puntos de recaudo del IVA.Así, el petróleo permite al Estado contar con una fuente de primer orden de recursos fiscales y al gobierno disponer de recursos sanos de financiamiento que no presionan las tasas de interés y que le permiten cumplir con su compromiso de inversión social para los colombianos más necesitados.

Para todos es un hecho conocido que la caída de las reservas petrolíferas podría llevar al país a pasar en unos cuatro años de exportador a importador del crudo. Pensando en ello y en que mi decisión al ser elegido no fue sólo con el presente, sino también, con las posibilidades de un futuro mejor para nuestros hijos, a mediados del año anterior hicimos una silenciosa revolución en la política petrolera del país, buscando atraer inversión privada que reactivara la actividad exploratoria en el país.

Teniendo como horizonte las grandes transformaciones que necesita el país para ser competitivo y autónomo en materia petrolera, modificamos tres aspectos en los contratos de asociación: flexibilizamos el monto de las regalías pasando de un porcentaje inmodificable de 20 por ciento, a uno variable que oscila entre 5 y 25 por ciento, de acuerdo con los niveles de producción del campo; cambiamos el sistema de amortización de activos intangibles, permitiendo que pueda hacerse en menor tiempo y ahorrar el pago de impuestos en un futuro y, en tercer lugar, establecimos la repartición de la producción entre Ecopetrol y el asociado mediante la aplicación del factor de distribución, o Factor R, con tasas diferenciales según el volumen producido en los campos. Además de ello, para complementar estas medidas establecimos términos ágiles que permiten, cumpliendo con todas las exigencias, otorgar licencias ambientales en menos tiempo, disminuyendo los costos de transacción sin poner en riesgo el medio ambiente.

Para conducir a Ecopetrol en la senda del progreso, también he cumplido la promesa hecha durante mi campaña electoral: en la conducción de la empresa se encuentra un equipo de personas conformado por los mejores perfiles técnicos y administrativos, nombrados entre su propia gente y los que se encontraban por fuera de la empresa, sirviendo a Colombia en otros escenarios. Ellos han sido seleccionados por empresas especializadas, pensando en llevar a Ecopetrol a los niveles de suficiencia y competitividad que exige el entorno, así como a la autonomía y elliderazgo para que siga siendo la primera empresa del país.

Todas estas medidas colocan, hoy en día a Colombia dentro de los diez primeros lugares de competitividad en materia de hidrocarburos a nivel mundial.

El petróleo también es parte fundamental de la Empresa Colombia. y las noticias, como estamos comprobando hoy aquí, no pueden ser mejores.

En los últimos quince años no se había movido tanto el interés por la actividad exploratoria en nuestro país, de 80 por ciento de cuyo territorio cuenta con posibilidades hidrocarburíferas, y que permanece, sin embargo, con un bajo nivel de exploración. En lo que va corrido del año se han firmado 17 contratos de asociación para la búsqueda de nuevas reservas y al finalizar, se habrá concretado un total de 25, cifra que constituye el número más alto en los últimos 15 años.

También tomamos las grandes decisiones para impulsar los dos prospectos más importantes con que hoy cuenta Colombia: el del Piedemonte y el de Samoré, localizados ambos en el piedemonte llanero. Adicionalmente, en los próximos 2 años esperamos adelantar la perforación exploratoria de por lo menos otras 3 importantes estructuras relacionadas con la región de los piedemontes de la Cordillera Oriental.

Sabemos que las probabilidades de encontrar petróleo nunca son altas. Pero también sabemos que hay que buscar petróleo para encontrario, y que si en cualquiera de estos prospectos se descubren hidrocarburos, el país contará en el futuro con ingresos adicionales del orden de 800 millones de dólares anuales. Empezamos así a dar un vuelco para revertir la tendencia declinante de nuestras reservas de petróleo de la última década.

El descubrimiento del yacimiento de Guando en este sitio, que será complementado en los próximos meses con la perforación de otros pozos exploratorios y la realización de sísmica tridimensional, no sólo confirma la alta prospectividad de esta zona del piedemonte occidental de la Cordillera Oriental de nuestro país, sino que representa unos dos años y medio adicionales del combustible que requiere Colombia para su consumo interno y cerca de 3.400 millones de dólares de exportaciones durante la vida productiva del campo y utilidades para Ecopetrol de 700 millones de dólares.

Me alegra que esta noticia trascendental para Ecopetrol y para el país, se haya dado en este escenario en el cual dos empresas asociadas, Petrobras Colombia y Canadian Petroleum Colombia, comparten la alegría que sentimos hoy los colombianos.

Su presencia en nuestro territorio es una muestra de que las difíciles circunstancias de orden público del país no han sido impedimento para que compañías con capitales brasileros, canadienses, estadounidenses, ingleses, franceses, chilenos y venezolanos, entre otros, se hayan vinculado al negocio.

Además tenemos la satisfacción de que también capitales colombianos le estén apostando al riesgo de explorar en Colombia. Estas vinculaciones son una muestra de fe en el país y en su futuro.

Prueba de ello es el éxito del proceso de licitación Ronda 2000, con miras a acelerar la ejecución de proyectos de exploración: un total de 19 compañías y consorcios enviaron 47 propuestas técnicas para 21 proyectos de exploración y producción incremental ilisa es la acogida que tiene nuestra Empresa Colombia!

Me resulta inevitable recordar hoy aquí las palabras que se le atribuían a Henry Ford, cuando asediado por quienes lo increpaban por el secreto de su éxito, decía que los que renuncian son más numerosos que los que fracasan.

Qué grata coincidencia que estemos aquí reunidos, un país que a pesar de las enormes adversidades, sigue de pie con la frente en alto, cuando otros han desistido; unas empresas comprometidas con el progreso que siguen invirtiendo en el país, mientras otras han sucumbido en el lamento; y que gracias a la providencia ni unos ni los otros, como lo atestigua este acto, hayamos fracasado en el intento.

Ojalá que en un «Guando» -el nombre dado al punto de exploración de la reserva petrolera se usa en la región para denominar una camilla hecha con dos palos y hojas entrelazadas- pueda salir el pesimismo de la tierra colombiana. Sabemos que éste es un país rico, que produce.

Será mucha la riqueza que esto puede generar para el Tolima, para su gente. Se habla de regalías que pueden estar entre los 15 y 25 mil millones de pesos anuales, recursos que pueden ser invertidos en los sectores más pobres y más necesitados de este departamento.

Esta Empresa Colombia es rica. En ella tenemos que unir todos nuestros esfuerzos. Cuando de la mano, el trabajador del pozo y el gerente de la compañía, unan su trabajo y su esfuerzo mancomunado, podremos producir la nueva riqueza para el país que se traduce en inversión, en justicia social, en generación de empleo y en una mejor calidad de vida para todos los colombianos.

Lugar y Fecha

Tolima, Colombia
5 de julio de 2000