• Banner textos

  • “CAMBIO PARA CONSTRUIR LA PAZ”, TAREA DE TODOS LOS COLOMBIANOS

    En la entrega del concepto acerca de las bases del Plan de Desarrollo por parte del Consejo Nacional de Planeación.

    Santafé de Bogotá, 12 de enero de 1999.

     Se cumple hoy con éxito una de las etapas más importantes del pro- ceso de elaboración del plan de desarrollo: la presentación del concepto que el Consejo Nacional de Planeación ha elaborado del “Cambio para construir la paz” a partir de la convocatoria de las distintas regiones del país e instancias de la sociedad civil.

    Desde mediados de noviembre, y gracias a la labor de este Consejo, el gobierno ha tenido la oportunidad de presentar las bases de su plan de desarrollo a todo el país y de recibir de la comunidad valiosas opiniones e inquietudes que recogemos con sumo interés. Desde un principio hemos defendido nuestra convicción de que la partici pación de todos en la búsqueda de soluciones a los problemas del país, y el compromiso para poner en práctica estas soluciones, tienen que ser la base de la acción del Estado. Al igual que la búsqueda de la paz, el desarrollo y la justicia social tienen que ser tareas de todos los colombianos.

    La labor de la sociedad, a través del Consejo Nacional de Planeación, es para nosotros un claro ejercicio de democracia participativa. Un ejercicio que tiene necesariamente que llevar al país a identificar, a través del plan de desarrollo, los caminos, los medios y las responsabilidades para la construcción de un futuro con más y mejores oportunidades para todos.

    Es por esto que, dentro de las limitaciones fiscales que enfrenta el gobierno, hemos dado todo el apoyo posible al trabajo del Consejo, para que pueda rendir un concepto ampliamente fundamentado y cuidadosamente elaborado. No lo hicimos con la esperanza de comprometerlo en favor de nosotros, sino para comprometerlo a favor del país. No esperamos ni una felicitación por el espíritu y la orientación de las políticas que hacen parte del “Cambio para construir la paz”, ni un rechazo de los mismos. Esperamos y exigimos contribuciones, aportes, soluciones, sugerencias y, por encima de todo, nuevos compromisos.

    Nadie puede estar en contra del propósito del gobierno de generar em- pleo, recuperar el campo, llevar educación, salud y nutrición a la niñez colombiana, hacer de las exportaciones un motor de crecimiento, reducir la pobreza, conservar el medio ambiente, buscar una mayor equidad, fortalecer las raíces culturales de nuestra nacionalidad y hacer de la construcción de la paz un compromiso conjunto del Estado y la sociedad.

    Pero nadie tiene tampoco la capacidad y el poder para, por sí solo, hacer realidad estos propósitos.

    El mensaje que el Consejo Nacional de Planeación trae hoy de parte de la sociedad lo interpretamos como un primer paso por el cual ésta adopta, a su manera, los propósitos arriba mencionados y se vincula decididamente a su realización.

    Por esto recibimos con entusiasmo este mensaje en toda su dimensión, tanto en lo que el Consejo expresa: su acuerdo con las bases del “Cambio para construir la paz”, como en lo que propone: complementarlo, fortalecerlo o modificarlo.

    Con este aporte esencial, la Presidencia, los ministerios y el Departa- mento Nacional de Planeación, prepararán el proyecto de ley de plan de desarrollo que el Gobierno presentará al Congreso a comienzos de febrero.

    No queremos que la labor del Consejo termine hoy. Necesitamos que se convierta en un vocero de la sociedad, para que ésta participe en el desarrollo del plan y en la ejecución de sus políticas, y se con- vierta en instancia de evaluación permanente de sus resultados. El gobierno seguirá entonces apoyando su labor de manera decidida.

    Este es el verdadero sentido de la planeación participativa, elemento esencial de la construcción de la paz.


    Lugar y fecha

    Bogotá, Colombia
    12 de enero de 1999

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved