• Banner textos

  • EDUCACIÓN CON VISIÓN DE FUTURO

    Movilización social por la educación.

    Santa Fe de Bogotá́, 9 de marzo de 1999.

    “Creemos que las condiciones están dadas como nunca para el cambio social, y que la educación será un órgano maestro. Una educación desde la cuna hasta la tumba, inconforme y reflexiva, que nos inspire un nuevo modo de pensar. Que aproveche al máximo nuestra creatividad inagotable y conciba una ética, que integre las ciencias y las artes a la canasta familiar, que canalice hacia la vida la inmensa energía creadora que durante siglos hemos despilfarrado en la depredación y en la violencia.

    Con esta proclama que comparto plenamente, el maestro García Márquez ha apuntado al hecho esencial de que sacar adelante la paz y construir un país justo pasan por la educación y el cambio personal de cada uno de nosotros.

    Mi gobierno busca enlazar los espacios del sistema educativo en un corredor de paz a lo largo del país, que constituya un lugar privilegiado en el que todos podamos practicar la convivencia.

    Somos conscientes de la preocupante situación por la que atraviesa la educación superior en Colombia. De ahí que tengamos la mirada puesta en el mejoramiento de su calidad y en la necesidad de diseñar mecanismos ingeniosos que permitan democratizar su acceso.

    Hoy estamos dando un paso trascendental en la dinámica de la movilización social por la educación superior. Convocamos a los profesores, a los investigadores, a los estudiantes, a los rectores, a los miembros de los consejos superiores, a las academias, a los colegios de profesionales, a los centros de investigación científica, a los expertos, a los empresarios y, en fin, a la sociedad entera, a expresar sus puntos de vista, sus propuestas, sus preguntas, sus angustias, sus anhelos y sus expectativas sobre la educación superior colombiana.

    Queremos escuchar las voces de toda la Nación. Queremos recoger la opinión y el consenso de todos, porque esa será la mayor riqueza a la hora de plantear soluciones.

    Esta movilización le permitirá al Gobierno, durante el mes de junio, presentar las conclusiones de los trabajos relativos a la reforma de la educación superior, tras haberse nutrido de las propuestas de la sociedad.

    Una mesa de diálogo, a la que se sientan los actores más relevantes, viene trabajando desde el mes de diciembre sobre la educación superior tomando como base nuevas y antiguas reflexiones.

    El resultado de las discusiones que se llevan a cabo en ella será un documento que refleje los principales consensos sobre la base de los cuales el Gobierno presentará una propuesta integral para la educación superior antes de finalizar el primer semestre de este año.

    Estoy convencido de que la revolución educativa será la última revolución del milenio. La Movilización por la Educación Superior es un programa bandera que busca una respuesta urgente a las necesidades de cambio de la sociedad colombiana y al momento histórico que vivimos. Parafraseando al Libertador,  aprovechemos estos instantes tan propicios!

    Damos este paso con la certeza de ver convertido el nivel superior de nuestra educación en fuente de ejemplo y liderazgo al servicio de los otros niveles. Así estaremos más cerca de las metas de acceso equitativo, de eficiencia en la administración de recursos y de pertenencia de los programas de educación universitaria.

    La Colombia del siglo XXI no se puede dar el lujo de tener universidades de garaje o institutos tecnológicos que simplemente están allí para cubrir de forma mediocre una oferta insuficiente de educación superior y que, en última instancia, representan una estafa para nuestra juventud.

    Aunque varias universidades han contribuido con sus aportes al desarrollo científico y tecnológico del país y se han realizado esfuer- zos por superar los desafíos del sector, como la expedición de la Ley 30 de 1992, nos encontramos frente a una realidad abrumadora que tiene enjaque al sistema de educación superior: exceso de demanda sobre la oferta, deserción en los primeros semestres, incapacidad del sistema de crédito vigente para satisfacer los requerimientos de los estudiantes, ausencia de investigación, desarticulación entre el sec- tor productivo y la ciencia y la tecnología, ausencia de la universidad en los procesos de reconciliación nacional y de investigación de nuestra realidad, atraso en los modelos pedagógicos y en el uso de tecnología de la información.

    Por eso debemos someter el sistema de educación superior a una delicada cirugía.

    Mi gobierno propone una reforma que haga de nuestro sistema de educación superior un sistema viable, sostenible en el tiempo, con capacidad de adaptación y aprendizaje, con capacidad de iniciativa y con poder para asomarse al futuro.

    Queremos construir un sistema a la altura de las expectativas de una Nación que sabe a ciencia cierta cuál es el papel que juega la educación en esta era que podemos resumir en tres palabras: Sociedad del Conocimiento.

    Estamos removiendo los obstáculos que se oponen a la equidad y a la calidad de la educación. Estoy seguro de que lo vamos a lograr por el bien de todos nuestros jóvenes y de las generaciones de colombianos que hoy se preparan para llegar a la universidad.

    Creemos que una sociedad comprometida con la construcción de la paz requiere de una alta inteligencia y de una clara estrategia de desarrollo científico y tecnológico. Así, todas las instituciones de educación superior, y en especial las universidades, se deben concebir como las organizaciones donde se genera, se transmite y se transfiere el conocimiento y se convierte en el ingrediente principal de la construcción de la nueva sociedad colombiana.

    El Gobierno no habla sólo con palabras.

    Demuestra el cambio con hechos. Hasta hace tres meses la Universidad del Valle era dada por perdida. En un esfuerzo conjunto entre el Gobierno Nacional y las fuerzas vivas del departamento y de la ciudad de Cali, y con el aporte de un excelente colombiano, el doctor Emilio Aljure Nasser, quien aceptó el reto de salvar a la universidad, hoy podemos decir al Valle y a Colombia que hemos encontrado soluciones constructivas para la recuperación económica de esa institución que tan importantes aportes ha hecho al país.

    La designación de personas idóneas como representantes del Gobierno ante los Consejos Superiores Universitarios de las universidades estatales es también una demostración del cambio.

    En el caso de la Universidad Distrital, por ejemplo, hoy quiero decir que no existe ninguna alternativa distinta que aprovechar el momento de crisis y convertirla en modelo de lo que debe ser la universidad pública colombiana en el futuro inmediato.

    Estamos comprometidos con la educación superior pública: cerca de $800.000 millones fueron asignados a las universidades públicas en el presupuesto del año 1999. Además, por la vía de las exenciones tributarias y otros apoyos, tanto las universidades públicas como las privadas cuentan con recursos que la sociedad colombiana les entrega esperanzada en el futuro.

    Seguiremos financiando la Educación Superior Estatal, al tiempo que introduciremos el mecanismo de subsidio a la demanda, que ha probado su utilidad en países como Inglaterra y Estados Unidos.

    Nuestro objetivo es potenciar el sistema de crédito para la educación superior mediante el uso de recursos del Estado y los provenientes de la red financiera.

    El nuevo sistema de crédito con el que contarán los colombianos será más eficiente, ya que cubrirá tanto el costo de la matrícula como el sostenimiento del estudiante.

    He visto muchas veces el esfuerzo que tiene que hacer la mayoría de las familias colombianas al endeudarse para costear la matrícula de sus hijos. Y las dificultades que tienen que atravesar luego para pagar los libros, los materiales y el transporte de los estudiantes.

    Eso no es justo, ni genera un ambiente propicio para la excelencia académica. Por eso, y de la mano de la esencia misma del cambio, el nuevo sistema de crédito contempla la condonación de la deuda por méritos académicos.

    Colombianos y colombianas: Este es el primero de una serie de movimientos nacionales para discutir entre todos el tema de la educación.

    El 6 de abril presentaremos al país las nuevas pruebas del ICFES,que empezarán a aplicarse en marzo del año 2000. Otras mesas discutirán los temas de la evaluación del aprendizaje, de formación de los docentes, y continuarán los seminarios que se han venido realizan- do sobre el uso de la tecnología de la información en la educación.

    Una mesa de expertos ha discutido el tema de la educación inicial, nutrido por la vibrante propuesta de nuestro Premio Nobel, que hemos bautizado como Ursulas en homenaje a esa magnífica representante del poder femenino: Ursula Iguarán. En fin, un largo deba- te con participación de todos los sectores de la sociedad colombiana comienza hoy con esta Movilización Social por la Educación Superior.

    Uno de los subproductos que saldrá de este debate será la reformulación del Plan Decenal de Educación. Buscamos que este plan, que hace unos años comenzó a ejercer influencia sobre la educación en Colombia, tenga la capacidad de tomar por asalto el imaginario colectivo para quedarse en él. Se trata de que los colombia- nos, en verdad, vibren alrededor de un conjunto de ideas que caractericen las tendencias más importantes en materia de educación que faciliten la consolidación de la unidad nacional.

    A partir de los elementos que surjan de esta iniciativa, estoy seguro de que vamos a estimular la riqueza imaginativa e innovadora de las comunidades, de los establecimientos y de los sectores en su aplicación práctica. La participación de la sociedad en este propósito garantizará, sin duda, una propuesta que contemple todo el proceso educativo y que articule la educación superior, la ciencia y la tecnología.

    Todos los que tenemos interés en el tema de la educación superior tenemos sólo una opción: Ocuparnos en aportar lo mejor de nuestro conocimiento y lo mejor de nuestro espíritu a la tarea que en buen momento comienza hoy aquí, en la Hemeroteca Nacional”


    Lugar y fecha

    Bogotá, Colombia
    9 de marzo de 1999

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved