• Banner textos

  • EL CARIBE, GRAN ESPACIO DE ENCUENTRO DEL MUNDO

    Discurso del presidente Andrés Pastrana Arango, en la ceremonia de apertura de la II Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe

    Santo Domingo de Guzmán, República Dominicana, 16 de abril de 1999

    “Es para mí un honor tomar la palabra, en esta especial ocasión, para en primer lugar y en representación del Grupo de los Tres, expresar agradecimiento al gobierno y al pueblo de la República Dominicana, en cabeza de nuestro compañero y amigo el señor presidente Leonel Fernández, por su amable y cordial bienvenida a esta II Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe.

    El primer punto que quiero destacar en la apertura de esta Cumbre es que el Caribe ha sido y continúa siendo el gran espacio de encuentro del mundo. En el Caribe sucedió el histórico Encuentro de Dos Mundos, el europeo y el americano, hace más de 500 años. Fue en las playas de una hermosa isla de las Bahamas donde Cristóbal Cólon se encontró con el diferente mundo americano y fue en islas y costas de este mar Caribe, donde se inició una nueva etapa de la Humanidad y donde se hizo realidad ese espíritu del descubrimiento y el encuentro.

    Asi, con un perfil de confianza razonada en el futuro de las naciones del Caribe, es como venimos aquí, justamente a Santo Domingo, que hunde sus raíces centenarias en la remota hazaña del encuentro

    de dos mundos, y que condensa, con hidalguía, cuanto el Caribe significa. En Santo Domingo sentimos el orgullo de ser parte de su presente, de su historia y de su mañana. Fue en el Caribe, y como lo indica el lema que caracteriza a este hermoso país donde nos encontramos en el día de hoy, donde todo comenzó.

    Desde entonces, pueblos y culturas han hallado en esta región el espacio geográfico para construir un mundo valioso y mágico de diversidad cultural, racial y lingüística. Sobre todo, el Caribe es el espacio de encuentro de actitudes ante la vida que hace de la región un lugar único y diferente.

    Permítanme expresar como colombiano, que el Nobel de literatura Gabriel García Márquez representa cuanto el Caribe significa en su esplendor de condiciones humanas, de colores, y sabores, de paisajes y de rostros. En las páginas de sus libros se refleja la fuerza calidoscópica de una región, la mezcla de lo concreto y lo mágico, la nostalgia y la leyenda, así como la historia misma.

    El proyecto histórico de crear la Asociación de Estados del Caribe fue un compromiso decidido de nuestros gobiernos de reafirmar la alta valoración que concedemos al Caribe como lugar de encuentro de mundos, culturas y sistemas de integración regionales.

    La Asociación de Estados del Caribe sirve para cristalizar un proyecto continental integracionista, combinando aportes convergentes. En este sentido la Asociación tiene un papel complementario valioso para avanzar en los esfuerzos para solidificar una auténtica cultura regional de cooperación en lugar de las tendencias aislacionistas agotadas.

    La Asociación es, además, el mejor mecanismo para responder a las exigencias de un mundo más interrelacionado y una efectiva manera de mejorar nuestro posicionamiento ante el devenir mundial.

    Para Colombia es un honor haber sido el sitio de reunión de los Jefes de Estado y de Gobierno el 24 dejunio de 1994, día de conmemoración del natalicio del Libertador Simón Bolívar, para la firma del Convenio Constitutivo de la Asociación y ser por esta condición el país depositario del mismo.

    Desde la perspectiva del Grupo de los Tres, nos motivan la solidaridad histórica que Colombia, junto con México y Venezuela, tenemos por Centroamérica y el Caribe Insular, por su desarrollo y por sus potencialidades que forman parte de nuestro destino común.

    LaAsociación de Estados del Caribe se presenta como un espacio que permite ampliar los niveles de comercio e inversión de todos los países ribereños, en búsqueda de lograr un desarrollo acorde con la preservación del medio ambiente y los recursos naturales de la Cuenca del Caribe.

    Para el Grupo de los Tres es importante conseguir un verdadero mecanismo de cooperación de la región. Son metas importantes en relación con los países de la Cuenca: aumentar las cifras comerciales y el flujo de inversiones; profundizar los contactos financieros y el turismo; fortalecer la cooperación en materias de interés común como la conservación del medio ambiente y el problema mundial de las drogas; promover la concertación de posiciones en diversos foros políticos y económicos; y establecer un mecanismo de cooperación regional orientado a atender los desastres naturales.

    Identificar las relaciones culturales e intensificar el intercambio en dicha materia permitirán alcanzar la verdadera integración de nuestras gentes para que sean ellas las principales beneficiarias de las políticas de integración caribeñas.

    Por lo anterior, este especial encuentro de Jefes y de Gobierno de la AEC será ocasión privilegiada de hacer un balance crítico, real y objetivo de lo realizado desde Puerto España en 1995 y mirar de manera conjunta hacia el nuevo milenio, con objetivos profundos y compromiso renovado para consolidar la integración de la Cuenca del Gran Caribe.

    Tal como lo soñaba el Libertador Simón Bolívar, hemos vuelto a mirar hacia nuestro siempre cercano mar Caribe y ahora nos vinculamos decididamente a él, reconociendo en primer lugar la multiplicidad de lenguajes y de signos culturales y humanos presentes en la región.

    Colombia recibió de México, en junio de 1998, la Secretaría Pro- Tempore del Grupo de los Tres, y es para mí un honor en el desempeño de esta función destacar las oportunidades que este mecanismo brinda en materia económica, política y cultural para toda la región del Gran Caribe.

    Los grandes temas identificados en 1 Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno en Puerto España y que serán renovados en esta Cumbre como son el turismo, el transporte y el comercio, a la par de una estrategia común frente a los desastres naturales, son elementos de coincidencia de gran importancia para nuestra labor futura.

    Pero también, y frente al siglo XXI, es necesaria una renovada estrategia para una mejor inserción de la región en un sistema económico internacional globalizado, y una definitiva inclusión de las dimensiones sociales y políticas en la integración con una amplia y activa participación de los actores sociales y las comunidades del Caribe.

    Nuestro compromiso tiende a corregir el relegamiento en que se colocó al Caribe en los primeros prospectos integracionistas que se ceñían solamente a Latinoamérica, y a atraer a grandes naciones industrializadas a participar en una empresa compartida de desarrollo y progreso más equitativo.

    Estimados señores Jefes de Estado y de Gobierno,amigos todos:

    Nuestras metas y objetivos refrendados aquí en Santo Domingo requieren no sólo un seguimiento adecuado del Plan de Acción y las decisiones que ratificamos y adoptamos. También es necesaria una voluntad optimista. En medio de cualquier dificultad, hay que de- mostrar que hemos sobrepasado la época del aislacionismo o del simple declaracionismo integracionista. La Asociación de Estados del Caribe debe marchar con audacia y paso seguro, con coherencia y espíritu avizor.

    Somos conscientes de que la Asociación, como mecanismo de integración, representa un gran reto por su heterogeneidad, diversidad cultural y política y asimetría en tamaño y nivel de desarrollo.

    No obstante, este reto constituye a la vez una oportunidad única para dar una respuesta regional a las tendencias de cambio global y hemisférico, que le dé al Caribe el lugar que se merece a regional, continental y mundialmente.

    Estamos frente al desafío histórico de demostrar al mundo que somos una región con identidad de Gran Caribe, dueños de un espíritu caribeño multicultural.

    En un mundo de conflicto, el Caribe es el mejor ejemplo de convergencia. El Caribe debe seguir siendo el lugar de encuentro, donde son posibles la tolerancia y el respeto a las diferencias.

    Como los exploradores de un pasado que se confunde con la leyenda y el misterio, está trazada la carta de navegación, esta vez con brújula certera.


    Lugar y fecha

    Santo Domingo de Guzmán, República Dominicana
    16 de abril de 1999

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved