• Banner textos

  • INTERVENCIÓN CÁMARA DE COMERCIO DE CHILE

    I. INTRODUCCIÓN

    Es un gran honor para mi dirigirme hoy ante ustedes señores empresarios, sobre todo en un momento tan especial para Chile y para Colombia:

    • Para ustedes es el comienzo de un nuevo gobierno que busca mayores oportunidades de crecimiento y bienestar para los chilenos.
    • Y para nosotros es el momento de consolidar las reformas económicas que hemos tomado y de volcarnos a los mercados internacionales

    Por eso he venido hoy a contarles qué estamos haciendo y, sobre todo, porqué representa muy buenas oportunidades de negocios para ustedes.

    II. LA ECONOMÍA COLOMBIANA HOY

    A. Nuestra estrategia:
    Déjenme comenzar entonces por contarles muy brevemente en donde nos encontramos en materia económica y hacia donde nos dirigimos. Si algo ha caracterizado a la economía colombiana durante este siglo es su estabilidad y su solidez: crecimiento positivo, desempleo moderado, política fiscal sana y nunca una hiperinflación. Sin embargo en 1999, por primera vez en 70 años, tuvimos que pagar con una recesión los errores de política económica que cometimos en los 90’s.

    • Permitimos que tanto el sector público como el privado se endeudaran por encima de su capacidad real de pago
    • No consolidamos las reformas que a comienzos de la década introdujo la nueva constitución sobre todo no corregimos a tiempo el crecimiento desaforado del gasto público [especialmente durante el gobierno pasado, debido a las grandes presiones políticas que este tuvo que enfrentar]

    Así, cuando comenzó mi administración teníamos una economía en caída dando los primeros síntomas de recesión, con un déficit fiscal por encima del 5%, tasas de interés superiores al 40%, desempleo creciente, inestabilidad cambiaria y un deterioro acelerado de la cartera del sistema financiero. Ante esta situación, lo primero que hice fue diseñar un programa económico de dos etapas orientado primero a detener la caída y luego a impulsar la recuperación. Como parte de esa primera etapa implementamos un programa de reducción del gasto público que nos dio el espacio y la credibilidad necesarios para bajar las tasas de interés, liberar la tasa de cambio y mantener la inflación bajo control.

    Gracias a estas medidas tenemos hoy una tasa de cambio estable y competitiva, logramos bajar la tasa de interés a 10% y tenemos por primera vez en décadas una inflación de 1 dígito. Sin embargo, lo más importante de estas medidas es que han preparado el terreno para la recuperación. En el último trimestre del año pasado el desempleo bajó dos puntos y el crecimiento cambió la tendencia negativa por primera vez desde finales de 1998.  Para este año las perspectivas son muy buenas. Además del efecto que van a tener la tasa de cambio y la tasa de interés, los buenos precios del café y del petróleo, y el dinamismo de la economía de Estados Unidos –nuestro principal socio comercial- nos permiten esperar un crecimiento de 3%. [Cifra que no es espectacular, pero si muy buena frente al 5% negativo del año pasado].

    B. De Aquí en Adelante:
    Para asegurar que la recuperación económica se consolide y sea perdurable, hemos concentrado nuestras acciones se han concentrado en tres áreas:

    • Sanear el sistema financiero ayudándolo a capitalizarse, y facilitando la reestructuración de deudas de manera eficiente y expedita [ley de intervención económica]
    • Seguir muy seriamente con el ajuste fiscal recortando gastos estructuralmente [reforma a las transferencias, reforma pensional, ley de juegos de azar, presupuesto del año pasado, privatizaciones de electrificadoras y bancos este año, etc.]
    • Volcándonos de lleno a la inversión extranjera y a los mercados internacionales

    Este último es punto muy importante porque es la única manera que tenemos de asegurar un crecimiento sólido y sostenible en el largo plazo. De todas las acciones que hemos tomado en este frente quiero referirme a una que es de particular interés para ustedes. El año pasado reformamos nuestra constitución para eliminar para siempre la posibilidad de expropiación sin indemnización a la inversión extranjera.  Gracias a esta reforma firmamos a finales de enero de este año un tratado bilateral de inversión con ustedes que garantiza, entre otras cosas, el trato de nación más favorecida, el trato nacional, mecanismos imparciales de solución de diferencias y garantías plenas sobre su capital.  Estoy convencido que es un tratado muy atractivo que puede tener un impacto muy grande sobre nuestras inversiones. Por eso le pusimos mensaje de urgencia en el Congreso, y confiamos en que sea ratificado muy pronto.

    Con este tratado ustedes van a tener todas las garantías para explotar las oportunidades que ofrece Colombia y duplicar nuestro comercio a US$ 600 millones. No se les olvide que:

    • Tenemos acceso preferencial a 500 millones de consumidores en Europa, EU, México y la CAN
    • Somos autosuficientes en gas, energía y recursos naturales
    • Tenemos una posición geográfica privilegiada, con zonas especiales de exportación en ambas costas que permiten no pagar impuesto de remesas, importar sin aranceles y no pagar impuesto de renta hasta el 2002
    • Tenemos un régimen de aduanas moderno y simplificado
    • Tenemos una larga y reconocida estabilidad democrática
    • Ofrecemos oportunidades muy rentables de inversión en telecomunicaciones (pcs y privatizaciones), minería y gas, petróleo, transporte (concecsiones), y manufacturas y Agricultura (palma, frutas)

    III. PLAN COLOMBIA
    Se que para empresarios y potenciales inversionistas como ustedes el tema de la seguridad en Colombia es un tema muy importante. Por eso déjenme ahora referirme brevemente a la estrategia de paz.

    A. Narcotráfico:
    La principal raíz de la violencia en Colombia es el narcotráfico: financia a los paramilitares, financia a la guerrilla y ha corrompido a buena parte de la clase política y de las instituciones del Estado. Por eso cualquier estrategia que pretenda acabar con la violencia en Colombia debe ocuparse del narcotráfico. Pero debe además hacerlo de manera integral y apoyado muy específicamente en el principio de corresponsabilidad. Esto quiere decir que los países consumidores son tan responsables como nosotros, ya que además del consumo ponen los precursores químicos, las armas y facilitan el lavado de activos. En otras palabras, la financiación y las responsabilidades en la guerra contra el narcotráfico son tan nuestras como de ellos; de lo contrario la estrategia no tendrá ni credibilidad ni posibilidades de éxito.

    Bajo estas líneas hemos diseñado el llamado Plan Colombia que es un plan para la paz, la prosperidad y el fortalecimiento del Estado. El Plan tiene un objetivo fundamental: devolverle las condiciones económicas, políticas y sociales a Colombia que permitan una paz duradera. Para ello las acciones se concentran en cuatro frentes:

    • Recuperación económica y social [fortalecer lazos comerciales, inversión extranjera, saneamiento fiscal, red de apoyo social]
    • El proceso de paz para buscarle una salida negociada al conflicto armado
    • Lucha frontal contra el narcotráfico
    • Y finalmente fortalecimiento institucional y desarrollo social. Con esta estrategia buscamos darle atención a las victimas del conflicto y, sobre todo, darle una alternativa de desarrollo viable a los campesinos que hoy en día no tienen una posibilidad distinta a los cultivos ilícitos

    Todos los proyectos y programas del plan se han construido sobre la base de la corresponsabilidad, al punto que esperamos que de cada peso que requiere el Plan la comunidad internacional ponga  46 centavos. En este momento el Plan cuenta con los recursos de nuestro presupuesto nacional, y se discute en el Congreso de EU la solicitud de apoyo presentada por el presidente Clinton de US$1.6 billones. De la misma manera, ya en España va a conformarse a mitad de año una “mesa de donantes” para canalizar la ayuda de Europa.

    B. El Proceso de Paz:
    Dentro de todas estas estrategias quisiera terminar refiriéndome brevemente a la más ambiciosa estrategia que nos hemos trazado: el proceso de paz.  Desde mi posesión como Presidente de Colombia, mi Gobierno ha venido trabajando con gran esfuerzo y perseverancia en la construcción de una paz firme y duradera, aun a pesar de los obstáculos y las dificultades. La política de paz que hemos puesto en marcha con los grupos insurgentes tiene por finalidad acabar el enfrentamiento armado por la vía política, a través de un proceso de diálogo y negociación.

    Para el cumplimiento de estos propósitos avanzamos, en primer lugar, en el proceso de diálogo con las FARC –el más grande grupo guerrillero operando en Colombia. Esto nos permitió definir una agenda clara de los temas sustantivos para entrar a la etapa de negociación, que hoy está en plena marcha. Acordamos con las FARC que el primer tema en la agenda sería el relativo a la estructura económica y social, en el que hemos comenzado a avanzar. Entre otros aspectos, hemos coincidido con la insurgencia en la importancia de la ampliación de los mercados internos y externos; el estímulo a la producción a través de la pequeña y gran empresa privada; y el estímulo a la inversión extranjera que beneficie a la Nación. Es decir, dejamos atrás aquellas viejas concepciones enemigas de la propiedad privada. Así mismo coincidimos en la necesidad de buscar un modelo de desarrollo económico al estilo colombiano, que tenga en cuenta el contexto de un mundo globalizado y deje de lado los modelos radicales.

    Dentro del esfuerzo de avanzar en el primer tema, una delegación compuesta por representantes del Estado colombiano y las FARC-EP realizó una gira por Europa, que incluyó a Suecia, Noruega, Italia, El Vaticano, Suiza, España y Francia con el objetivo de conocer de cerca los diversos modelos económicos y sociales de desarrollo. Este viaje abrió una nueva visión y aumentó la confianza y respeto entre las partes. En segundo lugar, hemos dado también pasos importantes en el proceso de paz con el ELN, y actualmente avanzamos en los temas de procedimiento para iniciar el diálogo y la negociación. Por todo lo anterior soy optimista en creer que pronto llegaremos a un acuerdo sobre estos aspectos que permitirán avanzar en la búsqueda de una salida negociada.

    Muchas Gracias


    Lugar y fecha

    Santiago de Chile, Chile
    9 de marzo del 2000

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved