• Banner textos

  • MEDIDAS Y ACCIONES QUE SEGUIRÁN SIENDO PILARES DE UNA ECONOMÍA EN CRECIMIENTO

    Alocución radio televisada del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango.

    Bogotá,  22 de febrero de 2001.

    Colombianos:

    Este año comenzó con dinamismo y buenas noticias para el país, lo cual nos permite recoger la cosecha de confianza y actitud positiva que hemos venido sembrando y que quiero compartir hoy con ustedes.

    En los temas de la paz y la tranquilidad, que son los que más nos preocupan a todos y por los cuales estoy trabajando incansable- mente, la Mesa de Negociación con las Farc-Ep está cumpliendo con la Agenda que definimos en el Acuerdo de Los Pozos y confío en que próximamente podamos mostrar los primeros hechos concretos de paz que demuestren la voluntad de las partes.

    Una vez se superen los inconvenientes que se han presentado para iniciar la Zona de Encuentro en la que vamos a negociar con el Eln, avanzaremos con ese grupo en unas condiciones muy sólidas para poder edificar una paz duradera.

    La semana pasada tuvimos en Pereira el Tercer Encuentro Nacional de Competitividad, en donde tuve la oportunidad de intercambiar impresiones con los directores de los gremios más importantes del país y con representantes del sector privado. El balance es muy satisfactorio. Es evidente e incuestionable que la reactivación económica es un hecho contundente.

    En el día de mañana el DANEanunciará la cifra oficial de crecimiento del producto interno bruto durante el año 2000. Y aquí también hay buenas noticias para los colombianos; es más, yo diría que excelentes noticias el PIB del sector privado, es decir, la producción del sector real (de la industria, del comercio, de la minería), creció en un 3,6 por ciento, en comparación con una reducción en 1999 del 5,9 por ciento. Por otro lado, el PIB del sector público, es decir, el que refleja los gastos del Gobierno, tuvo una reducción del 1,2 por cien- to como consecuencia del ajuste fiscal. En resumen, estamos enfrentándonos hoya un crecimiento real de la economía, a un crecimiento del sector productivo.

    En el comercio también hay buenas noticias. De acuerdo con Fenalco, existe una demanda creciente por mercancías, y las cifras de reactivación son muy alentadoras.

    Ya la gente está volviendo a comprar y a consumir, lo que ha generado una gran satisfacción, tranquilidad y mejoría de ingresos a los comerciantes del país.

    Las exportaciones continúan con gran impulso por el camino del crecimiento, permitiendo que nuestros productos lleguen a diferentes vitrinas gracias a su el que se ha convertido el mundo. Los empresarios entendieron que exportar sí es un buen negocio y el Gobierno los acompaña de una manera muy efectiva, apoyándolos en esta labor de conquistar nuevos mercados.

    Un dólar libre pero controlado, una inflación de un solo dígito por segundo año consecutivo, una tasa de interés baja y unas exportaciones crecientes en el año que pasó, fueron y seguirán siendo pilares de esta nueva economía que crece y se recupera día tras día.

    Mi compromiso es romper la curva descendente del sector de la construcción y lograr que este año vuelva a crecer. Como les conté hace unas semanas, hemos tomado todas las medidas necesarias para su reactivación y estoy seguro de que, bien utilizadas, darán resultados inmediatos y que pronto veremos nuevas construcciones a lo largo y ancho del país, de nuestra Empresa Colombia.

    Y si todo esto, si todo este balance tan satisfactorio y positivo lo podemos entregar en un país que vive en medio del conflicto y que lucha por alcanzar la paz, imagínense lo que puede ser Colombia, nuestra Empresa Colombia, si logramos sentar las bases y firmar los acuerdos que nos lleven a una paz duradera.

    Colombianos:

    Quiero felicitar y agradecer las palabras de Shakira al recibir su Grammy ganado anoche cuando, llena de emoción, gritó: “IViva Colombia!”, mostrando la cara positiva de nuestro país ante el mundo.

    Shakira: sus palabras, además de causarnos gran emoción, son una invitación a comprometernos en nuestra lucha por alcanzar nuestro sueño de una Colombia libre y en paz. Sus éxitos tempranas nos abren las puertas a la esperanza y la fe de que este año, de la mano de sus artistas, deportistas, científicos y tantos colombianos que dejan en alto nuestro nombre, recogeremos abundantes cosechas de éxitos en el mundo.

    La próxima semana viajaré al exterior para continuar buscando apoyo de diferentes países que ven en Colombia un socio potencial muy importante para hacer inversiones de gran beneficio para todos.

    El próximo martes me entrevistaré en Washington con el presidente George Bush a quien, entre otros temas muy importantes que vamos a tratar, vamos a solicitarle que continúe otorgando y que amplíe aún más las preferencias comerciales para nuestro país, que posibilitan el crecimiento de las exportaciones y la generación de divisas y nuevos empleos.

    Estas preferencias comerciales que esperamos conseguir y por las que hace ya un tiempo venimos trabajando, son de lejos tan importantes, o incluso más, que el apoyo económico que nos han dado para el Plan Colombia.

    Luego estaremos en Malasia. Este es un país de Asia que hace tres décadas, como Colombia, tenía graves problemas de violencia y de pobreza y que hoy se ha convertido en una de las economías emergentes más importantes del mundo, gracias a su decisión de abrir su economía a los mercados externos y de volcarse a cultivos industriales como la palma de aceite, de la cual son los primeros productores en el mundo.

    Este es un país que, al otro lado del planeta, tiene unas condiciones sociales, un clima y unos recursos naturales similares a Colombia, y que hoy nos sirve de ejemplo: un ejemplo del que tenemos mucho que aprender.

    En Malasia buscaremos establecer intercambios comerciales y tecnológicos muy importantes con posibilidad de capacitar a nuestros campesinos y agricultores dedicados actualmente al cultivo de la coca y la amapola en el cultivo de palma de aceite, como una alternativa muy rentable de sustitución, con todo el apoyo del Gobierno.

    Estos acuerdos generarán inversión y empleo, abrirán nuevos me cados a nuestro país para la economía legal del mundo, garantizarán la compra de las cosechas y serán herramienta vital para la sustitución de cultivos que hemos venido acordando con las comunidades que se han acogido a este plan.

    Por último estaré en la India, un país que hoy tiene un alto desarrollo tecnológico, donde promoveremos alianzas estratégicas que nos permitan firmar acuerdos para Colombia con los sectores de software y servicios relacionados, para alcanzar, con el apoyo de este país, la vanguardia en el uso de las nuevas herramientas del conoci- miento y la información que hoy marcan la diferencia en el mundo del siglo XXI.

    Nuestro propósito es convertir a Colombia en una potencia exportadora de software y otros productos informáticos. generando empleo y desarrollo tecnológico. De hecho, ya empresarios colombianos e indios están trabajando en proyectos conjuntos para la creación de instituciones de entrenamiento en tecnologías de la información y el establecimiento en nuestro país de fábricas de software orientadas a la exportación.

    Este proyecto va ligado a la Agenda de Conectividad que ha liderado mi gobierno como una política de Estado que cuenta con todo el apoyo y los recursos para garantizar que nuestro país utilice la enorme oportunidad que ofrecen las tecnologías de la información para dar un gran salto hacia el futuro en términos de desarrollo del país, competitividad de nuestro sector empresarial y, naturalmente, del mejoramiento del nivel de vida de los colombianos.

    Yo espero dejar como legado de mi Gobierno a las nuevas generaciones un país donde cada colombiano, cada estudiante, cada profesional, tenga la posibilidad de acceder a un computador, de saber usarlo con máximo provecho y de aprovechar las increíbles ventajas de la Internet. Si no lo hacemos ya, nos dejará el tren del futuro. Por eso vaya la India y por eso buscaré por todos los medios apoyo y cooperación para que Colombia, al igual que lo han hecho los países de Asia que voy a visitar, se convierta en un país usuario y exportador de las más modernas tecnologías de la información.

    Espero traer muy buenas noticias, que les comunicaré a mi regreso. Les reitero mi invitación a que sigamos valorando lo positivo, siendo optimistas, construyendo el presente sobre la esperanza y la fe en nuestra gente y en nuestros recursos, y trabajando por lograr en Colombia la paz que todos soñamos y nos merecemos.

    Este esfuerzo y trabajo en el que me he empeñado tiene como finalidad única dejar un nuevo y mejor país para todos, una nueva Colombia que se proyecte al futuro en grande y con todo.

    Que Dios los bendiga y que Dios me bendiga.


    Lugar y fecha

    Bogotá, Colombia
    22 de febrero del 2001

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved