• Banner textos

  • PALABRAS A LOS COLOMBIANOS

    COMPATRIOTAS:

    Yo me la he jugado por la paz, y lo he hecho en representación de los millones de colombianos que votaron masivamente hace tres años el mandato por la paz, un mandato que me obliga como gobernante a buscar la paz de Colombia a través de la negociación política.

    Los colombianos todos le hemos apostado a la paz, con decisión y firmeza. Hemos recorrido un camino importante, hemos sorteado obstáculos, y seguimos convencidos de que la paz es posible.

    Por eso resulta ahora incomprensible, precisamente cuando todas las fuerzas vivas de Colombia nos estamos uniendo en un frente común para buscar la paz, que las Farc, obrando en contravía de la voluntad nacional, haya decidido unilateralmente congelar los diálogos y la negociación.

    Quieren congelar el proceso, justamente cuando estamos llegando al momento de los acuerdos.

    Ustedes saben que mi compromiso con los colombianos y con las futuras generaciones es allanar el camino de la paz.

    Como candidato y como Presidente electo adelanté las gestiones para poner en marcha un proceso de paz que entonces era inexistente. Viajé a las montañas de Colombia a sentar las bases del mismo con el propio líder de las FARC y, ya como Presidente en funciones, abrí las puertas del gobierno para propiciar un diálogo franco y abierto de la nación con todos los alzados en armas, que equivocadamente persisten en el camino de la muerte y la violencia.

    No ha sido un proceso improvisado, sino el fruto de una estrategia de paz que habíamos madurado durante mucho tiempo y que expuse al país antes de ser elegido, el 8 de junio de 1998, cuando en el Hotel Tequendama planteé los veinte puntos concretos para acercarse a la paz.

    En ese momento expresé la necesidad de una reforma política de fondo que fomentara la representatividad con responsabilidad y garantías para las minorías, de la creación de una zona de distensión considerada como un espacio para la paz, de la internacionalización de la paz para terminar la guerra. Igualmente, propuse el liderazgo personal del Presidente en el proceso, una agenda abierta y sin condiciones, la recuperación del monopolio efectivo de la fuerza en cabeza exclusiva del Estado, la detención de la barbarie y la defensa del derecho a la vida, una actitud de mano dura con los paramilitares y la aceptación del mandato por la paz, votado por 10 millones de colombianos.


    Lugar y fecha

    Bogotá, Colombia
    16 de noviembre del 2000

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved