CLÍNICA DE LA POLICÍA REGIONAL CARIBE, NUEVO LOGRO EN BIENESTAR Y SALUD 2017-12-18T11:47:22+00:00

Project Description

Palabras del presidente de la República, Andrés Pastrana Arango, con motivo de la inauguración de la Clínica de la Policía Regional Caribe.

Los policías de Colombia son y han sido muchas veces los héroes cotidianos de nuestro devenir nacional. Losvemos en los barrios, en las calles, en los pueblos más apartados y en las veredas representando la seguridad y el imperio de la ley y el orden ante todos sus compatriotas, dispuestos siempre a sacrificar su integridad física, y aun sus vidas, en aras de los más altos ideales de la patria.

Ellos están allí, portando el uniforme y las armas legítimas de la Nación, para que cada uno de nosotros sienta en su ámbito familiar y social el amparo que permite una vida tranquila. Son los amigos y los protectores de la comunidad, y por ello han ganado su respeto y su solidaridad. Porque, como le escuché alguna vez decir al General Serrano, los policías que queremos, los que estamos formando bajo este nuevo esquema de la policía comunitaria, “son policías que respetan a la comunidad y que por eso son respetados”.

Para el bienestar de esos policías de mi patria y de sus familias, cualquier esfuerzo es bienvenido y más que justificado. Por eso hoy estoy muy contento de inaugurar esta moderna y completa Clínica de la Policía Regional Caribe, que garantizará la salud de los policías y de sus grupos familiares, así como su recuperación, cuando quiera que la enfermedad o los peligros propios del servicio requieran la mejor atención médica y hospitalaria.

Es satisfactorio constatar, además, que esta Clínica significa una verdadera descentralización del servicio de sanidad de la policía, que permitirá atender con mayor rapidez y eficacia la salud de los policías y sus familias en toda la región del litoral caribe colombiano, incluidos los departamentos de Atlántico, Bolívar, Magdalena, La Guajira, Cesar y San Andrés, donde se calcula una población de usuarios superior a las 37.000 personas.

El Estado y toda la ciudadanía tenemos que rodear con nuestra acción solidaria y con obras concretas de bienestar personal y familiar, como la que hoy inauguramos, a los policías de Colombia, quienes arriesgan su vida, su integridad y la tranquilidad de sus familias para brindarnos a todos seguridad y paz en nuestras ciudades y nuestros campos.

Las cifras de policías sacrificados por el bien nacional son muy duras, y demuestran con sangre el compromiso inequívoco de los policías con su país y su gente: entre el 10 de enero del año pasado y hoy, vale decir, en el curso de los últimos 17 meses, han fallecido cerca de 500 policías en actos del servicio, de los cuales prácticamente el 60 por ciento murió a causa de ataques subversivos. Y en el mismo periodo, 1.830 policías han resultado heridos, también en actos del servicio.

¡Cómo no rendir un emocionado homenaje de agradecimiento a estos héroes de la Patria que acompañan vigilantes nuestros días y velan abnegados nuestros sueños! ¡Cómo no decirles a ellos y a sus familias que Colombia entera tiene una deuda de honor con sus destinos! Sus vidas son hoy el ejemplo del coraje, de la integridad y de la solidaridad que necesita nuestro país. Hace tres semanas fue el intendente Jairo López quien ofrendó su vida intentando salvar la de otra colombiana que hoyes símbolo de la resistencia contra la atrocidad del secuestro y la extorsión: doña Elvia Cortés. Esta semana fueron los agentes que murieron o cayeron heridos ante la aleve incursión de la guerrilla en el municipio de La Cruz en Nariño. Y así, cada nuevo día, los policías de Colombia ratifican con valor y vocación de servicio su compromiso constante con la seguridad y con la paz de sus compatriotas.

¡No podemos dejar de honrarlos!¡No podemos olvidarlos!

Como dice Ernesto Sábato: “Piensen siempre en la nobleza de estos hombres que redimen a la humanidad. A través de su muerte nos entregan el valor supremo de la vida, mostrándonos que el obstáculo no impide la historia, nos recuerdan que el hombre sólo cabe en la utopía”.

Y parte de esa utopía, de ese sueño de reconciliación y del justo reconocimiento a la labor de la policía nacional, es esta nueva clínica, que es desde ya patrimonio de la institución, de Barranquilla, del Atlántico y de toda la zona caribe del país.

Hoy, cuando vuelvo a visitar esta Puerta de Oro de Colombia, la capital industrial del Caribe colombiano, de la que guardo tan gratos recuerdos y mejores amigos, es bueno constatar que el progreso sigue su marcha y que la querida Barranquilla avanza también en el campo de la salubridad y de los servicios esenciales para su gente.

En cuanto a la cobertura de salud para la población con necesidades insatisfechas del departamento del Atlántico y de Barranquilla hemos alcanzado prácticamente un cubrimiento del 50 por ciento de afiliaciones al régimen subsidiado, correspondiente a más de 450.000 personas cobijadas por el sistema, y estamos trabajando para ampliar este número cada vez más.

A finales del año pasado, además, se asignaron recursos por valor de 4.643 millones de pesos, destinados al fortalecimiento, mejoramiento y ajuste del Hospital Universitario de Barranquilla, previa suscripción
del respectivo convenio de desempeño.

Por otra parte, y también a fines de 1999, se firmaron convenios de eficiencia por un total de 3.500 millones de pesos con el mismo Hospital Universitario, con el Hospital Niño Jesús y con el Centro de Rehabilitación Integral de Barranquilla, así como con el Hospital Juan Domínguez de Soledad y el Hospital Departamental de Sabanalarga, para cubrir el pago de las facturas por la prestación del servicio de salud a la población de bajos recursos que aún no está cobijada por el régimen subsidiado.

El año pasado, por último, respecto de este tema, se ejecutaron más de 100 mil millones de pesos en el mantenimiento de equipos, la asistencia técnica y la red de urgencias, entre otros rubros de la salud, del departamento del Atlántico y de su capital.

De esta forma, la nueva Clínica de la Policía, Regional Caribe, viene a unirse a un esfuerzo continuado del Gobierno por mejorar la calidad y la cobertura de salud de los barranquilleros y de toda la gente del Atlántico.

Hace nueve meses vine a Barranquilla y presentamos con grandes esperanzas el apoyo financiero de la Nación al programa de inversiones en acueducto y alcantarillado para el Distrito Especial, Industrial y Portuario de Barranquilla. Hoy he vuelto para constatar, con verdadera satisfacción y orgullo, que el proyecto marcha viento en popa, que las obras registran un avance cercano al 50 por ciento y que su ejecución ha correspondido a las especificaciones técnicas, ambientales, financieras y administrativas recomendadas por el Ministerio de Desarrollo Económico, en el marco de las mejores prácticas de ingeniería.

Con este proyecto de 70.000 millones de pesos, en el que la Nación participa con un aporte total de 11.000 millones de pesos, con la cofinanciación del Distrito de Barranquilla y la Sociedad de Acueducto, Aseo y Alcantarillado -Triple A-, se generan resultados concretos de bienestar social para los barranquilleros, sobre todo para aquellos pertenecientes a los estratos más bajos.

Hasta la fecha se han beneficiado 31.134 viviendas, correspondientes a una población de 164.302 personas que hoy cuentan con adecuados servicios de acueducto y alcantarillado. El plan de inversiones en la zona suroccidental de Barranquilla ha generado aproximadamente 2.200 empleos directos en los diferentes frentes de trabajo, de los cuales el 60 por ciento es personal no calificado de la zona, y se estima que los empleos indirectos generados son aproximadamente 6.000.

Con este proyecto, que avanza a un ritmo superior al estimado, el sur occidente de Barranquilla, una zona tradicionalmente marginada del desarrollo, se abre paso para convertirse en un nuevo sector con servicios públicos de excelente calidad, vías y comercio, que se integre al fin, con dignidad, al resto de la ciudad.

La alcaldía de Barranquilla, la Triple A y el Gobierno Nacional hoy tienen un motivo de inmensa satisfacción, con el buen desarrollo de este proyecto macro de acueducto y alcantarillado y con sus efectos positivos sobre la calidad de vida de los barranquilleros.

No quisiera terminar sin hacer referencia al delicado y actual tema de los desplazados, que llegan a Barranquilla huyendo de las condiciones creadas por la violencia en los municipios y departamentos cercanos. Los desplazados son una llaga en el corazón de todos los colombianos y nuestro deber es proporcionarles condiciones dignas de subsistencia y la posibilidad de un retorno seguro a sus parcelas.

En Barranquilla, para garantizar la atención de emergencia a esta población desplazada, la Red de Solidaridad Social suscribió un convenio con Pastoral Social de Barranquilla, con un aporte de más de 433 millones de pesos, para la conformación de la unidad de atención y orientación a la población desplazada, con la meta de prestar atención humanitaria a por lo menos 4.500 personas desplazadas durante el año 2000. Adicionalmente, en el municipio de Ponedera, en este departamento, la Red prestó atención humanitaria de emergencia a 80 familias desplazadas de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Similares procesos de convenios para la creación de unidades de atención y orientación a la población desplazada y de atención humanitaria está llevando a cabo la Red en otros departamentos afectados y sus municipios, como Bolívar, Cesar, Córdoba, Magdalena y Sucre.

Por último, quiero resaltar el compromiso de mi gobierno con las familias más pobres del Atlántico en el tema de la vivienda social. El Gobierno Nacional ha atendido 4.230 hogares en 15 de los 22 municipios del departamento, con recursos para subsidios familiares de vivienda por un valor de 24.630 millones de pesos, siendo el departamento más beneficiado del país, con el 19 por ciento de los recursos del subsidio nacional otorgado hasta la fecha.

¡El sueño de tener casa propia será realidad antes de terminar este año para 4.230 familias de 15 municipios del departamento! ¡Qué mejor noticia para la buena gente del Atlántico!

Queridos amigos de la Policía Nacional y de Barranquilla. Hoy se conjugan en esta reunión dos grandes afectos de mi corazón: la Policía Nacional de Colombia, una institución que merece con creces el agradecimiento y el apoyo de todos los colombianos, y Barranquilla, la eterna Arenosa, Curramba la Bella, que con su gente bullanguera y emprendedora, su puerto, sus carnavales y sus industrias, su bella arquitectura y su ambiente acogedor, nos alegra el alma siempre que la visitamos.

Felicitaciones, Policía Nacional de Colombia, por este nuevo logro de bienestar y salud para sus miembros y sus familias! Y felicitaciones, Barranquilla, por acoger en su tierra el lugar donde se recuperarán los mejores ciudadanos de Colombia.

Yo aspiro, no a que los colombianos recuerden mis palabras, sino a que recuerden a los hombres y mujeres que inspiran este tributo. Cuando llegue el tiempo de partir, sólo sé que estos policías, héroes de Colombia, llevarán consigo los principios a los cuales dedicaron su vida: ¡Dios y Patria!

Lugar y Fecha

Barranquilla, Colombia
2 de junio de 2000

Fatal error: Allowed memory size of 134217728 bytes exhausted (tried to allocate 20480 bytes) in /home/a44659151/public_html/apav2/wp-includes/class-wp-term.php on line 199