Cuestionario del Presidente Pastrana para El Tiempo.

SEGURIDAD Y ORDEN PÚBLICO

1-) Usted dijo el pasado 20 de julio que le cumplió a las Fuerzas Militares y las entregó modernizadas y mucho más dinámicas para enfrentar el conflicto. Pero, ¿cómo se explica que así como hubo modernización de las FF.MM., las FARC crecieron en número y en influencia, los paramilitares extendieron su poder, y las condiciones de indefensión de más de 200 municipios del país donde sus alcaldes están amenazados, son aterradoras?

R/

2-) Tampoco hubo una captura importante de un guerrillero. Sólo en la operación 7 de agosto se gastaron más de 14 mil millones de pesos y capturaron a uno (Urías) que dijeron que valía por cien.

R/

3-) En cuanto a seguridad ciudadana, el homicidio común, el asalto callejero, siguen aumentando.

R/ Pusimos en marcha la implementación en todo el país de los Centros de Información Estratégica Policial, basados en en el modelo COMPSTAT implementado por la Policía de Nueva York. Este modelo determina el proceso de transformación de la gestión policial más importante de todos los tiempos. A su vez se puso en marcha el sistema de modernización de la vigilancia pública a través de los Circuitos Cerrados de Televisión -CCTV- . Este modelo es usado en Gran Bretaña en donde ha arrojado excelentes resultados contra el terrorismo y la delincuencia común. En Colombia ya tenemos una reducción del delito en la ciudad de Bucaramanga, en donde funciona el sistema y próximamente estará en 6 ciudades más. Por otro lado el homicidio subió debido a el aumento del mismo en las zonas rurales y no en los centros urbanos y las cifras sobre atraco aumentaron porque en el nuevo código penal emepzó a regir en agosto y a partir de ese momento el monto del hurto para ser calificado bajó, por lo tanto más delitos entran a ser clasificados como hurto calificado, por lo tanto las cifras aumentan aunque la tendencia antes del nuevo código penal era a la baja.

4-) El secuestro está disparado; hay 3 mil secuestros anuales. ¿Son un fracaso sus políticas en ese aspecto?

R/ El delito del secuestro descendió, logramos detenerlo basados en la estrategia preventiva y la reforma de la política criminal. Hoy ningún condenado por secuestro puede reducir su pena mínima. Fortalecimos los GAULA con el propósito de lograr más liberaciones y desmantelamiento de bandas de secuestradores.

5-) El país nunca entendió por qué el Gobierno sólo al final de las discusiones, y luego de haber estado supuestamente pendiente de las reformas a los Códigos Penal y de Procedimiento Penal, se percató de que habían sido despenalizados delitos tan graves y tan frecuentes como el asalto y el robo de carros.

R/ En primer lugar, hay que aclarar que delitos como el robo de carros no han sido despenalizados, sino que ya no tienen medida de aseguramiento previa, lo cual nos parece inadecuado. Mi Gobierno estuvo atento al trámite de esta propuesta, originaria de la Fiscalía General de la Nación, e intervinimos para que se modificara de forma que se mantuviera la medida de aseguramiento previo en dichos casos. Así fue aprobado en segunda vuelta y luego en la comisión de conciliación de las dos cámaras. Infortunadamente, la Corte Constitucional, en su sentencia 760 de 2001, tuvo un viraje en su jurisprudencia tradicional y consideró que no bastaba con que estas modificaciones se hubieran conciliado, sino que se debió haber surtido el debate sobre ellas también en la primera vuelta. Por consiguiente, la Corte declaró inexequibles las normas que -a instancia del Gobierno- mantenían la medida de aseguramiento previa sobre este tipo de delitos.

POLÍTICA Y PAZ

6-) Si usted dijo recientemente que la clase política obstaculizó sus reformas políticas, ¿por qué el pasado 20 de julio alabó tanto a esa clase política en su discurso ante el Congreso? ¿Fue un acto de rendición?

R/

7-) Tras proponer un referendo y una revocatoria del Legislativo, ¿por qué se asustó cuando el Congreso le mostró los dientes?

R/

8 -) Usted prometió eliminar los fondos de cofinanciación, pero la verdad es que lo único que ocurrió fue que cambiaron de nombre y ahora se llaman cupos indicativos. La sensación del país es que con ellos el Ejecutivo convirtió a las cámaras legislativas en un Congreso “de bolsillo”.

R/

9-) Deja dos procesos de diálogo rotos, el de las Farc y el Eln ¿Fracasó en su intento de ser el Presidente de la paz?

R/ La paz en mi gobierno responde a una concepción integral y esta no fracasó. Las Farc sufrieron la más grande derrota política de su historia, porque la opinión nacional e internacional ya sabe quiénes son. Logramos que la sociedad participara activamente y se involucrara en el tema de la paz. A través de la Diplomacia por la Paz conseguimos el respaldo y la participación en los procesos de la comunidad internacional. Y adicionalmente, dejamos las Fuerzas Militares mejor preparadas y más modernas en la historia del país.

Es cierto que no logramos firmar acuerdos finales de paz y esto para nosotros es una gran frustración. Pero para alcanzar la paz se necesitan dos, y las Farc no aprovecharon la oportunidad histórica que se les dio. No fueron capaces de demostrar con hechos su voluntad de paz y traicionaron a los colombianos que creyeron en su palabra.

Lo importante es que avanzamos y el nuevo Gobierno partirá de nuevas bases para continuar en el empeño de lograr la paz.

El problema no son tres años de negociaciones sino cuarenta de conflicto. A mi siempre me preguntaban si tenía un plan B, y yo respondía que la paz era el plan B, porque el plan A de Colombia es una larga historia de enfrentamientos.

Con respecto al Eln, el proceso no se rompió, está suspendido, para que el nuevo Gobierno lo retome si lo cree conveniente. Ojalá sea así. El problema del Eln, aunque su actitud es más abierta y sus propuestas más cercanas a la realidad, es que deben trabajar en su cohesión y en la determinación de avanzar hacia la paz.

10-) Hay quienes piensan que las negociaciones frustradas tuvieron mucho que ver con inexperiencia e improvisación del Gobierno.

R/ Desde el inicio de las conversaciones con la guerrilla teníamos una política de paz que respondía a una concepción integral, y para llegar a esta tuvimos en cuenta los procesos de paz que se han adelantado en los últimos 20 años. Pero además, para avanzar en procesos de paz como el colombiano no hay cursos ni manuales.

No se puede confundir persistencia con debilidad; generosidad con ingenuidad. No podemos olvidar qué había pasado en el país cuando llegué a la presidencia. En los cuatro años anteriores no había procesos de paz; la legitimidad del Estado era cuestionada; la guerrilla había incrementado su acción violenta y propinado fuertes golpes. Los colombianos en 1997 dieron un mandato al futuro Presidente para que adelantara una negociación política. Y eso fue lo que hicimos con liderazgo y grandeza, pero las Farc no aceptaron ese reto y le fallaron al país.

11-) Prometió internacionalizar la paz para acabar con la guerra, pero la diplomacia a favor de la paz se convirtió al final de su mandato en una para la guerra. ¿Reaccionó contra la guerrilla como león herido?

R/ La Diplomacia por la Paz fue uno de los grandes éxitos de este gobierno, y eso es incuestionable. A través de ella logramos que la comunidad internacional viera en realidad qué es lo que pasa en el país y quién es la guerrilla. Los desenmascaramos.

La comunidad colombiana e internacional son testigos de la voluntad y generosidad de mi gobierno para lograr la paz mediante la negociación política. Desafortunadamente, la guerrilla no entendió esto, y como les dije al final del proceso, de ellos depende cómo quieren ser llamados. Y ellos optaron por el secuestro, la muerte de civiles y los ataques a la infraestructura, hechos que son catalogados internacionalmente como terrorismo.

Si hoy ha cambiado la posición del mundo frente a la guerrilla colombiana, es porque ellos con sus actos obligaron a la comunidad internacional a tratarlos como terroristas. Las Farc no han asimilado que el mundo cambió después del 11 de septiembre.

12-) Europa se queja de que después de verse forzada a meterse en el proceso y recibir a la guerrilla, el Gobierno colombiano le demandaba que clasificara como terroristas a las Farc. ¿No fue muy incómodo para usted explicar esta incongruencia?

R/ La lista de terroristas de la Unión Europea se renueva periódicamente, según el comportamiento de estos grupos y de acuerdo a los criterios que tienen para considerar a alguien terrorista. Si los grupos armados al margen de la ley deciden abandonar el terrorismo, seguramente saldrán de esa lista.

En Europa había unanimidad frente al hecho de que las Farc son un grupo terrorista. Lo que pasaba es que había cierta preocupación de que al incluirlos se cerraban las puertas de la negociación política. Pero eso no es cierto. En el mundo hay ejemplos que dicen lo contrario, como el de la ETA en España. Por eso nosotros dijimos, señores abandonen el terrorismo y es posible reiniciar el proceso de paz.

13-) Los paramilitares dijeron haber conseguido el 35 por ciento de las curules en el Congreso. ¿Su gobierno se quedó corto en el combate que prometió contra ellos? ¿Hay algo en que le haya cumplido al país en términos de pacificación?

R/ Las autodefensas, por los actos que cometen, como asesinatos, masacres, secuestros y ataques a poblaciones, son consideradas por nosotros y el mundo como una organización terrorista.

Para combatirlos, organizamos el Centro Nacional de Coordinación de la lucha contra estos grupos, con el fin de trazar estrategias para intensificar las acciones armadas en su contra, desarticular su estructura financiera y avanzar en su judicialización. El incremento en capturas, bajas, decomiso de armas y municiones es significativo.

14-) ¿Hay algo en que le haya cumplido al país en términos de pacificación?

R/ La violencia en Colombia existe hace más de cuarenta años, y no se puede achacar la violencia actual al proceso de paz de este gobierno. Un proceso de paz se hace para finalmente lograr acabar con la violencia.

Por eso, uno de los puntos que avanzó paralelamente al proceso de paz fue el fortalecimiento institucional y de las Fuerzas Militares, porque es necesario que el monopolio de las armas regrese a sus manos si queremos un Estado fuerte. Otro componente importante de la política de paz es la lucha contra el narcotráfico, donde hay resultados significativos que lesionaron las finanzas de los grupos al margen de la ley.

Estos resultados son importantes, y sumados a la derrota política que sufrieron frente al país y a la comunidad internacional, se constituyen en un gran avance hacia el futuro. Al nuevo Gobierno no le tocará arrancar desde ceros, sino que contará con una gran base desde donde continuar progresando hacia la paz.

ECONOMÍA.-

CRECIMIENTO

15-) El Plan de Desarrollo planteaba un crecimiento económico promedio del 5% para el cuatrienio, el promedio real fue de 0.5%. ¿Cómo explicar esta diferencia sin limitarnos a decir que la crisis es de toda América Latina?

R/ Si bien no podemos desconocer los efectos de la crisis que ha afectado el crecimiento de todos los países de la región, también es necesario identificar los factores internos que han incidido en la actividad económica del país. En primer lugar, recibimos una economía sobreendeudada, con un sistema financiero en crisis y con unas finanzas públicas muy deterioradas. Era necesario que esta situación insostenible se corrigiera, como ocurrió en 1999, año en que el país vivió la primera recesión en más de seis décadas. De una destorcida de semejante magnitud sólo se puede salir lentamente.

El dilema de la política económica a partir del año 2000 era: ¿continuamos elevando el gasto público para darle un empujón de demanda a la economía, o iniciamos un programa de ajuste profundo que corrija los desequilibrios macroeconómicos que nos permitan poner la casa en orden? Optamos por la segunda vía, la vía responsable, conscientes de que las dos reformas tributarias que sacamos adelante castigarían el ingreso disponible de los hogares y harían más lenta la recuperación del consumo. Tener las finanzas públicas ordenadas, sin embargo, no daba espera: no podíamos seguir el camino irresponsable y entregarle al siguiente gobierno una economía como la que nos entregaron.

Colombia creció en medio de un conflicto armado que ninguna de las economías de la región enfrenta. Colombia creció en medio de un ajuste fiscal. Colombia creció a pesar de la turbulencia de los mercados emergentes y de la recesión de los países industrializados.

IMPUESTOS

16-) Usted prometió bajar el IVA. No sólo no se bajó, sino que se crearon impuestos como el tres por mil. Se presentaron dos reformas tributarias y en ninguna tocaron las exenciones y el recaudo tributario no aumentó. Es cierto que se vinieron encima la crisis del sector financiero y el terremoto en Armenia. Pero más allá de eso, ¿no cree que una situación fiscal como la actual ameritaba una reforma estructural al tema de impuestos?

R/ Un gobierno responsable no podía evadir la realidad. Si bien todos los colombianos podrían haberse beneficiado de una reducción del IVA, las consecuencias de posponer el duro proceso de ajuste fiscal que a todas luces era necesario habrían sido desastrosas. Ese ajuste requería forzosamente de más ingresos y en ese frente cumplimos: las dos reformas tributarias de 1998 y 2000 han permitido aumentar el recaudo en 1.8% del PIB (cerca de 4 billones de pesos).

El proyecto de reforma tributaria que presentamos en el año 2000 contemplaba la eliminación de las exenciones al IVA para una serie de rubros: arriendos, empresas de servicios públicos, venta de inmuebles de estratos 5 y 6, venta de automóviles usados, algunos bienes básicos como aceites y grasas, entre otros. El Congreso, desafortunadamente, no nos acompañó en estas iniciativas.

La Misión de Ingresos convocada por nosotros, entregó recomendaciones. Su principal objetivo es ganar el consenso nacional suficiente para llevar a cabo una reforma profunda a la estructura impositiva y a la administración tributaria en Colombia. El nuevo gobierno recibe una serie de propuestas ambiciosas para modernizar y hacer más equitativo nuestro sistema tributario.

EMPLEO

17-) La promesa electoral de crear un millón de empleos llevaba implícito el compromiso de reducir la desocupación, o por lo menos frenar el aumento que se observaba de tiempo atrás. Hoy, si se mira el tema estadísticamente, se cumplió una parte de la promesa de campaña (el reporte de ocupados adicionales supera el millón), pero afloró el drama del subempleo y la calidad del trabajo. Además, la desocupación sigue en niveles sin precedentes (15.3%), aunque usted plantea que lograron bajarla. ¿Siente frustración por el desempleo en el país? ¿No cree que se habría podido hacer más por solucionar el problema?

R/ El desempleo es un flagelo que sigue afectando a millones de colombianos y yo, como Presidente de la República, no podría considerarme satisfecho frente a esta realidad. La difícil situación económica generada por la recesión de 1999 golpeó los ingresos de los hogares y obligó a que más miembros de la familia salieran a buscar empleo. Gracias a los inmensos esfuerzos del aparato productivo colombiano y a la política fiscal responsable que permitió reducir las tasas de interés y la inflación, depreciar el tipo de cambio y salvar el sistema financiero, pasamos de tener 15.3 millones de ocupados en 1998 a tener 16.3 millones de ocupados de acuerdo con las últimas cifras del DANE.

Claro que nos hubiera gustado entregar la tasa de desempleo en un nivel más bajo, pero es necesario reconocer que durante mi gobierno se generaron más de un millón de nuevos puestos de trabajo, y le rompimos el espinazo a la tendencia creciente del desempleo, que llegó al 20.5% y hoy está en 15.3%. La Red de Apoyo Social, por su parte, ha sido efectiva en mitigar los efectos del desempleo en los grupos de población más vulnerables.

¿Qué hubiera pasado si no hubiéramos sido responsables y hubiéramos, por ejemplo, elevado el gasto público financiado con emisión para generar empleo? Argentina tenía un desempleo de 12.4% en 1998. No fue responsable durante los últimos 4 años y se espera que al final de 2002 la tasa de desempleo en Argentina sea del 28%.

VIVIENDA

18-) Uno de los sectores en los cuales su gobierno muestra buenas cifras es en el tema de vivienda, donde evidentemente se cumplió con lo presupuestado. Esto, luego de que se le hiciera frente a la peor crisis del sector financiero. ¿Usted considera que fue posible recuperar al sector y dejarlo financieramente consolidado? Su gobierno también vivió la muerte del UPAC y el nacimiento de la UVR. ¿Defiende la nueva fórmula? ¿Cómo evitar que ocurra algo similar a lo que pasó con el UPAC? La UVR está siendo blanco de demandas. ¿Está seguro de que no se puede caer?

R/ Una de las principales promesas de mi campaña fue la construcción de 242 mil viviendas de interés social lo que lograría un evidente efecto positivo en la recuperación del sector de la construcción. Debo añadir que no solo cumplimos con lo presupuestado, sino que superamos la meta establecida al entregar 358 mil viviendas con subsidio a familias de escasos recursos.

En 1972, durante el Gobierno de mi padre se creó la UPAC como un instrumento de financiación de vivienda a largo plazo, que funcionara en un ambiente inflacionario. Durante sus primeros años la UPAC atada a la inflación fue un sistema exitoso que permitió que más de un millón de hogares adquirieran vivienda. Sin embargo, con el paso del tiempo la fórmula de cálculo presentó más de diez modificaciones que dieron como resultado unas altas tasas de interés que no pudieron ser honradas por las familias colombianas.

Ante la crisis del sistema UPAC, que se manifestó con fortaleza en 1998, este Gobierno no ahorro recursos y afrontó con seriedad su altísimo costo (casi $3 billones en reliquidaciones y alivios a deudores hipotecarios). Así mismo, a finales de 1999, sacamos adelante la Ley 546, “Ley marco de vivienda”, y en el CONPES aprobamos la nueva UVR, instrumentos básicos del nuevo sistema de financiación hipotecaria.

Hoy, después de 30 años, tenemos de nuevo una unidad de indexación, la UVR, que evoluciona en función exclusiva de la inflación y por tanto, del nivel de ingresos de los hogares colombianos.

Por último, vemos con satisfacción que el sector de la construcción está jalonando el crecimiento de la economía nacional y que la colocación de créditos también ha comenzado a presentar signos de reactivación.

SECTOR AGRÍCOLA

19-) En el sector agropecuario, aunque su gobierno puede hablar de cumplimiento de algunas de sus promesas, la verdad es que la industria sufrió un serio deterioro. Las condiciones de alteración del orden público rural menguaron la producción, tanto agrícola como pecuaria. En este periodo se perdieron para las actividades de siembra 895 mil hectáreas, que representan un 21 por ciento de la frontera agrícola nacional. ¿Usted se siente satisfecho con el balance? ¿No cree que el sector se dejó en un segundo plano?

R/ Cuando se inició el Gobierno, la superficie cosechada en Colombia se encontraba en 3.7 millones de hectáreas cultivadas y hoy se tienen 4.1 millones, gracias a programas de apoyo como el Proagro y el PRAN, que constituyen verdaderos dinamizadores del sector agrícola. La pérdida de hectáreas que usted menciona corresponde al área dejada de sembrar durante la década pasada, proceso que se revirtió precisamente gracias a las acciones desarrolladas por éste Gobierno.

Adicionalmente, hay que resaltar los aumentos en productividad logrados en el sector. El volumen total de producción agrícola pasó de 20.1 millones de toneladas en 1998 a 23 millones de toneladas en 2001.

EDUCACIÓN

20-) La educación fue una de las prioridades de su campaña presidencial y de su Plan de Desarrollo. ¿Qué pasó con la gran movilización por la educación? ¿Qué pasó con las 30 personalidades que se vincularían como ministros honorarios de educación?

R/ Lo que hicimos durante estos cuatro años en educación fue una transformación profunda del sector. Empezamos con un proceso de racionalización de los recursos, tanto humanos como financieros, buscando que la planta de maestros se depurara y que se reubicaran los maestros adonde están los niños, al mismo tiempo que los dineros se giraban condicionados al cumplimiento de metas de cobertura y calidad. Esta estrategia nos permitió ampliar la cobertura en más de 700.000 cupos sin gastar un peso más. Es decir, una ampliación de cobertura del 10% basada en pura eficiencia. Este esfuerzo lo complementamos con programas como el de Educación Rural y el Nuevo Sistema Escolar, que crearon 60.000 cupos adicionales.

La transformación se completó con las reformas constitucional y legal que le introdujimos al sector en 2001. Con estas reformas se lograron al menos cuatro cambios de profunda trascendencia: Primero, se desligaron los recursos que financian la educación de los vaivenes de la economía, asegurándole así a los municipios y departamentos un ingreso creciente y cierto que es suficiente, por primera vez en muchos años, para pagar todos los costos. Segundo, la nueva Ley establece que los recursos financieros del sector deben perseguir a los niños y jóvenes usuarios del sistema, y no a los maestros donde ellos estén. Tercero, se imponen controles efectivos al desmesurado crecimiento de los costos, que estaba amenazando la viabilidad del sistema. Finalmente, se estableció un mecanismo institucional y financiero claro para evaluar la calidad de la educación que se imparte en los colegios públicos, bajo la premisa de que lo que no se evalúa, no se puede corregir. Esta reforma se complementó con la expedición de un nuevo régimen de carrera docente y con la puesta en marcha de un sistema de información completo y ágil. La nueva carrera otorga mayores incentivos a la promoción de la calidad y adecua el escalafón docente a las necesidades del servicio y a la disponibilidad de recursos.

21-) La evolución de las tasas de cobertura bruta y neta en educación básica y media ha sido positiva según el gobierno nacional. Sin embargo, expertos aseguran que las cifras no son confiables porque parten de una base censal incorrecta y no contemplan el fenómeno de desplazamiento forzado de niños.

R/ Siempre hemos sostenido que el fenómeno de desplazamiento forzado afecta todos los servicios públicos y sociales, y no sólo la educación. El Gobierno, conociendo el alto índice de desplazamiento, incluyó dentro del Presupuesto General de la Nación varios proyectos destinados a la población afectada: 1) Subsidios a la población escolar desplazada; 2) Programa de educación rural; y 3) Programas de la Red de Solidaridad: que en coordinación con las entidades territoriales y las ONG´s, brindan apoyo a las familias a través de subsidios, parte de los cuales los destinan al pago parcial de matrículas en las escuelas.

SALUD

22-) Entre sus compromisos figuraba la cobertura universal de salud en el 2000. ¿Qué sucedió con este propósito si se tiene en cuenta que actualmente apenas alcanzamos el 48%?

R/ Empiezo por precisar que la cobertura del 48% que usted menciona era la cobertura en 1998, cuando empezó mi Gobierno. Al finalizar 2001, la cifra se ubicaba en el 58% contabilizando los afiliados a los regímenes contributivo y subsidiado. Aquí es importante anotar que la cobertura del régimen subsidiado, que es la que le corresponde pagar al Estado, aumentó durante mi gobierno en 3.3 millones de personas. Es decir, hoy hay 11.5 millones de colombianos de escasos recursos, que corresponden a un 73% de la población pobre, que tienen un seguro integral de salud por el que no tienen que pagar ni un peso, cuando en 1998 esta cifra era de 8 millones de personas. Para esto se invirtieron $700.000 millones al año, lo cual ha significado un esfuerzo sin precedentes dentro de una restricción presupuestal muy fuerte. Pero esto no es todo, la Ley 715 de 2001 estableció que, año a año, existirán recursos nuevos para afiliación de población pobre al régimen subsidiado del orden de los $80.000 millones, lo que asegura una cobertura del 100% en el año 2008.

23-) ¿Deja este gobierno un programa ya establecido, permanente y firme para la prevención del maltrato infantil? ¿Qué cifras tenía en ese momento, y qué cifras maneja hoy sobre maltrato infantil?

R/ Efectivamente, el CONPES definió la política del Estado para la prevención y promoción de factores protectores, la vigilancia y detección temprana, y la atención integral a individuos y familias víctimas de la violencia intrafamiliar. La política, inicialmente ejecutada a través de la Consejería para la Política Social, se ha institucionalizado en el ICBF durante el último año y actualmente forma parte integral de los programas preventivos ejecutados por la entidad, complementando los programas de protección especial (Código del Menor) y para la atención a los menores víctimas del maltrato infantil (menor abandonado o en peligro, explotación sexual y laboral, víctimas de conflicto armado, con patologías siquiátricas, y discapacidad).

24-) ¿Están en mejores condiciones los jóvenes de hoy que hace cuatro años? ¿En qué se basa su respuesta?

R/ No hay dudad de que la recesión económica puso en peligro el proceso de acumulación de capital humano de los jóvenes. Por esta razón, el Gobierno emprendió diversas acciones para enfrentar esa situación.

En el componente social del Plan Colombia al menos dos subprogramas apuntan a mejorar las condiciones de los jóvenes: Jóvenes en Acción que, por ahora, está capacitando a más de 16.000 jóvenes en seis ciudades del país y llegará a 100.000 jóvenes de escasos recursos antes de su finalización. Este programa ofrece capacitación en algún oficio a los jóvenes, incluyendo una etapa de práctica laboral para facilitar su enganche al mercado laboral, y ofrece subsidios de permanencia. La inversión total del programa bordea los $200.000 millones. El segundo es el programa Familias en Acción, que beneficia por lo menos a un millón de menores de 17 años a través de la entrega de subsidios condicionados para evitar tanto deserción escolar como desnutrición. La inversión total del programa es del orden de los $700.000 millones.

Lugar y Fecha

1 de agosto de 2002