Mensaje del Presidente Pastrana, con motivo de la apertura de la XXI vitrina turística de Colombia.

Para los colombianos, hacer turismo por los diversos paisajes, ciudades y parajes rurales de nuestro suelo, más que pasear por su belleza, es asomarse a las memorias de la vida, es apropiarse del sentir mismo del país real, del país que no ha renunciado, ni renunciará jamás, a construir el sueño de la paz por encima de los obstáculos.

Eso es lo que el sector turístico, uniendo los esfuerzos de sus empresarios, hace por nuestra patria: nos ayuda a volver a los lugares de la infancia, a conocer los sitios largamente deseados o nos enseña sorpresas escondidas a lo largo y ancho del país. Nos ayuda a recuperar el recuerdo de nuestra historia y la esperanza de un futuro mejor.

Por todo esto, la vigésimo primera Vitrina Turística de Colombia, es el espacio ideal para que todos los colombianos, así como el resto del mundo, volvamos los ojos a nuestros paisajes, y nos animemos a conquistarlos nuevamente. Esta Vitrina es, sin duda, una oportunidad de hacer las mejores alianzas comerciales para mostrar la belleza de nuestra Colombia y la diversidad cultural que nos enorgullece.

Hace poco más de 14 meses lancé la Estrategia de Reactivación del Sector Turístico, consciente del valioso papel de la industria del turismo en el fortalecimiento del progreso regional, la generación de empleo y la captación de divisas.

Pues bien, hemos venido desarrollando esta estrategia, con una inversión total cercana a los seis mil millones de pesos, con el fin de cumplir nuestro objetivo común de recuperar y fortalecer la competitividad en la industria del turismo. Y nada mejor que el escenario de la vigésimo primera Vitrina Turística para hacer un balance positivo de este empeño conjunto.

Quiero comenzar este recuento resaltando nuestro interés por la promoción del turismo doméstico a través de la consolidación de siete productos turísticos específicos: historia y cultura; sol y playa; ecoturismo; deporte y aventura; agroturismo; ferias y fiestas, y, finalmente, turismo en las ciudades capitales.

Dentro de esta estrategia, en septiembre del año pasado lanzamos la campaña “Vive Colombia, Viaja por ella”, con una inversión de 2.700 millones de pesos. Esta campaña, impulsada por la Dirección de Turismo del Ministerio de Desarrollo, recuperó de forma alentadora la costumbre familiar de recorrer nuestro país.

Los resultados en la última temporada son más que dicientes: Una ocupación cercana al 100% en la Costa Atlántica y en destinos turísticos como Melgar, un crecimiento de las ventas de un 17%, una temporada alta de casi un mes, un repunte del 12,3 por ciento en los vuelos internacionales y del 6,2 por ciento en los nacionales, y una ocupación hotelera nacional promedio del 67% -cuando el año anterior había sido del 47%- nos dieron señales positivas sobre la recuperación del sector turístico.

Pero el turismo -ustedes lo saben mejor que nadie – también requiere de seguridad. Para ello implementamos desde mediados del año pasado un Plan Estratégico de Seguridad con el objetivo de aumentar la protección de los viajeros, tanto en las carreteras, como en los principales destinos turísticos del país, coordinando los esfuerzos de la Policía de Carreteras, los grupos Gaula y Fondelibertad.

También hemos entendido la importancia del turismo para consolidar el desarrollo social en el país. Por eso, impulsamos la modificación del reglamento del Fondo de Inversiones para la Paz, FIP, para incluir el turismo como uno de los rubros financiables a través de sus líneas, y ya se aprobaron por este Fondo los recursos necesarios para la estructuración de un proyecto piloto turístico en la zona de San Agustín.

Por otra parte, la iniciativa para el establecimiento de un Corredor Náutico Turístico, que estamos impulsando desde mayo del año pasado, atraerá, entre otras inversiones proyectadas, cerca de 335 millones de dólares para la construcción de una red de marinas, generando más de 5 mil empleos para los colombianos.

Dentro de este propósito, estamos trabajando en la ampliación de la figura de la zona franca turística a los muelles y las marinas y, además, reformamos la legislación aduanera, ampliando el plazo para la importación temporal de embarcaciones turísticas de 6 meses a 5 años, todo ello con el fin de hacer más atractivo el mercado turístico nacional frente a la oferta de otros países. ¡Hay buen viento y buena mar para el turismo en nuestras costas!

Además, con el objetivo de abrir más y mejores espacios para la descentralización del turismo en Colombia, estamos desarrollando diversos convenios de competitividad en 23 destinos regionales, y para finales del primer trimestre de este año estaremos suscribiendo 12 convenios más.

Como bien lo señala el lema de la Vitrina que hoy abrimos a los ojos del mundo, éste es el momento de hacer las mejores alianzas de negocios para toda América Latina. La presencia de varios países del área, y de la República Dominicana como invitada especial, con su atrayente oferta turística, mezcla de historia y de playas paradisíacas, es la demostración del gran interés que existe en nuestro subcontinente por incentivar y hacer más competitivo el turismo, como un lazo de unión y amistad entre nuestros países.

Apreciados empresarios y expositores:

Infortunadamente, obligaciones de Gobierno me han privado de la posibilidad de acompañarlos, como lo tenía previsto, pero he querido, con este mensaje, destacar la forma en que, juntos, hemos recorrido los caminos de Colombia tratando de construir en ellos la paz y el progreso que tanto anhela nuestro pueblo. La industria del turismo, que el Papa Juan Pablo II llamó la “industria de la paz”, seguirá siendo, como siempre, una importante punta de lanza para conseguir este objetivo.

“Los viajes enseñan la tolerancia” decía el recordado político inglés Benjamin Disraeli. Sigamos haciendo del turismo la mejor escuela de tolerancia de nuestra patria, para que, unidos, enfrentemos los desafíos del futuro con las herramientas de la vida y de la civilización.

¡Les deseo el mayor de los éxitos en esta nueva edición de la Vitrina Turística de Colombia!

Muchas gracias

Lugar y Fecha

Bogotá, Colombia
25 de febrero de 2002