Amigos de Neiva, amigos del Huila:

Yo sé que ustedes, a quienes considero como mis paisanos, porque son de la raza opita de mi padre, han sido golpeados, como pocos, por la violencia insensata de los grupos ilegales, como ocurrió recientemente en Altamira, en Suaza, en Gigante y en Colombia.

Pero sé también que ustedes son de la misma estirpe de La Gaitana y que, al igual que el resto del pueblo colombiano, hoy están de pie, firmes para construir un nuevo mañana, para rechazar a los violentos y los terroristas, y para enfrentar, con hechos de paz, con actos de paz, a quien quiera atentar contra nuestro país y nuestra gente.

Desde cuando tomé, -obligado por la conducta arrogante y violenta de las FARC-, la decisión de terminar el proceso de paz con este grupo y levantar la zona de distensión, he encontrado la solidaridad inmensa de todo el pueblo colombiano. La nación, reunida en torno a sus valores y a su coraje, está hoy más unida que nunca, rodeando a su Gobierno, a sus autoridades y a sus fuerzas legítimas del orden.

Hoy desde el Huila, desde la tierra que vio nacer a mi padre; desde la tierra del senador Jorge Eduardo Gechem Turbay, cuyo secuestro nos estremeció esta misma semana; la tierra de Consuelo González de Perdomo y de Orlando Beltrán, congresistas huilenses también secuestrados por las FARC; la tierra de Gloria Polanco, esposa del senador Jaime Losada Perdomo, también separada de su familia por este grupo terrorista; la tierra de tantos que han sufrido el dolor del secuestro y de la extorsión, hago un nuevo llamado a la unidad de los colombianos.

Ahora los violentos han vuelto a atentar contra la democracia, y esta vez han secuestrado nada menos que a una candidata presidencial, la dra. Ingrid Betancourt, y a su asesora, un acto que condenamos con toda la fuerza de nuestra voz. ¡Secuestrar a una candidata presidencial es como secuestrar la democracia! ¡Está visto que, cada vez más, las FARC quieren demostrar al mundo su postura antidemocrática, anticolombiana y terrorista!

Por eso tenemos que constituir un frente unido contra la violencia y, muy especialmente, contra el secuestro, hasta que regresen a sus casas todos los que hoy están sin libertad. Vamos a pedir todo el respaldo y la ayuda de la comunidad internacional para luchar contra este flagelo. ¡Hasta que no haya un solo colombiano, ni un solo extranjero, en manos de los criminales y lejos de los suyos!

El mundo entero, con proceso o sin proceso, está pendiente de la conducta de la guerrilla y exige, hoy más que nunca, la liberación de todos los secuestrados. ¡NO MÁS SECUESTRO EN COLOMBIA! ¡Esa será nuestra consigna con el apoyo de todos los ciudadanos y la acción efectiva de las fuerzas de seguridad!

Hoy quiero, de corazón, dar las gracias al pueblo colombiano por su apoyo a mi decisión y por rodear al Gobierno con su conducta solidaria. No lo duden: ¡Un ejército de más de 40 millones de colombianos es invencible! ¡No nos van a derrotar!

¡Vamos a demostrar valor civil! ¡VALOR CIVIL CONTRA LOS VIOLENTOS! Así como lo hicieron en Caldono, en Bolívar, en Coconuco y en Guauña, en el Cauca; así como lo hicieron en Berruecos, en Nariño; en Belén de los Andaquíes, en Caquetá; en Caicedo, en Antioquia, y en Villavicencio, en el Meta; así como lo hicimos todos los colombianos el miércoles pasado a las 7 de la noche. ¡Que no cesen las manifestaciones, hasta que los violentos escuchen al fin el verdadero clamor del pueblo colombiano!

Ahora bien: No debemos olvidar que el terrorismo no son sólo bombas y secuestros. El terrorismo también consiste en confundir y atemorizar a la opinión pública, en alterar la vida cotidiana de la gente mediante amenazas y rumores, en desinformar al país, en hacer aparecer mentiras como verdades y en buscar desacreditar, por todos los medios, a las autoridades y a la Fuerza Pública, para dividir a la nación. Aquí tenemos que ser todos muy cuidadosos, comenzando por los medios de comunicación, para no ceder al alarmismo que sólo beneficia a los terroristas.

En la antigua zona de distensión y en todo el territorio nacional, a lo largo y ancho del país, la Fuerza Pública y los organismos de inteligencia están redoblando sus esfuerzos y utilizando toda su capacidad para proteger a los ciudadanos y a la infraestructura de los posibles ataques terroristas de la guerrilla.

Si a ello sumamos la acción de más de 40 millones de vigilantes dispuestos a colaborar con sus autoridades en defensa de nuestros valores, nuestra vida y nuestra libertad, ¡no hay duda de que ganaremos esta batalla, que no es contra el ejército, que no es contra nuestra Policía, ni contra el Presidente, ni contra el Gobierno, sino contra el derecho que tenemos todos los colombianos de vivir en paz, en desarrollo y con justicia social!

Estamos tomando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los colombianos, así como el libre desarrollo de las próximas elecciones y la seguridad de los candidatos, y tomaremos, sin que nos tiemble el pulso, todas las que exija la situación. Pero pueden también tener la tranquilidad de que no vamos a tomar medidas cuya adopción cause más daño que el que se pretende evitar, principalmente a nuestra economía, que se encuentra en franca recuperación.

A los candidatos presidenciales quiero reiterarles hoy que SÍ HAY GARANTÍAS para el libre ejercicio de sus campañas y de su proselitismo político. La Fuerza Pública, los organismos de inteligencia y todo el aparato estatal están al servicio de la transparencia de los comicios y la seguridad de los candidatos, y estamos trabajando en eso sin descanso. ¡No ahorraremos esfuerzos para que las elecciones en Colombia sean libres y seguras!

Vamos a oponer las armas de la paz contra las armas de la guerra, sin perder de vista que el monopolio de las armas radica únicamente en las Fuerzas legítimas de Colombia.

Y es muy importante que en esto no haya equívocos: El fin del proceso de paz con las FARC no significa, ni mucho menos, que haya llegado el momento de las autodefensas o el mal llamado paramilitarismo. ¡No señores! A ellos también los seguiremos combatiendo porque representan lo peor de nuestra sociedad. A ellos también, como a cualquier criminal, los seguiremos persiguiendo con todo el poder del Estado. Aquí no hay espacio para ejércitos ilegales que masacran sin piedad y viven, al igual que la guerrilla, del narcotráfico. ¡Aquí sólo hay espacio para la ley, para el respeto de los derechos humanos y para la preservación de nuestra democracia!

Quiero registrar, por otra parte, como un hecho positivo el que el ELN haya manifestado su voluntad de continuar con el proceso de acercamientos y de diálogo que reactivamos en La Habana desde noviembre del año pasado. Allá justamente está hoy el Alto Comisionado para la Paz, avanzando en este esfuerzo que seguiremos haciendo con nuestra convicción democrática de siempre. Esperamos que pronto se comiencen a ver los resultados, sobre todo en materia de acuerdos humanitarios que bajen la intensidad del conflicto con este grupo guerrillero y saquen a la población civil del mismo.

Ya lo dije el miércoles pasado: El libro de la paz sigue abierto y sólo se cerrará cuando, entre todos, la alcancemos.

Pero también dije esto: Mientras la guerrilla, que alguna vez se proclamó abanderada de la justicia social, se dedica con sus acciones violentas a generar muerte, desempleo y miseria a su alrededor, nosotros, desde el Gobierno, desde la legitimidad de la democracia, ¡sí estamos haciendo una verdadera revolución social en nuestro país!

Con obras, y no con terrorismo, es como se ayuda al pueblo. Y aquí estoy para traer recursos, para entregar tierras, para traer buenas noticias al pueblo huilense, que tanto lo merece.

Por eso he venido a Neiva. ¡Porque aquí en Neiva también estamos haciendo la revolución de la vivienda para los más pobres de Colombia!

En cumplimiento de esta tarea de equidad y justicia social, hoy me siento muy satisfecho al hacer entrega aquí, en la querida tierra opita, a través del Inurbe, de 553 subsidios familiares de vivienda para las familias huilenses, con una inversión superior a los 3.400 millones de pesos. ¡Son 553 familias huilenses que muy pronto verán cumplido su sueño de tener una casa propia!

Y quiero resaltar que, de estos subsidios, 7 son para familias desplazadas; 33 para damnificados por actos terroristas en Algeciras, Colombia y Santa María, y -algo muy importante- 25 subsidios son para soldados pensionados por invalidez que, de esta manera, reciben una recompensa de gratitud por su sacrificio por Colombia. ¡Ustedes, los soldados de Colombia que tanto han dado por nuestra seguridad y nuestra libertad merecen no sólo nuestra admiración, sino también todo nuestro apoyo!

A todos ustedes, amigos que hoy reciben su asignación, futuros nuevos propietarios que hoy tienen este inmenso motivo de alegría, les extiendo mis más calurosas felicitaciones.

También hoy estamos premiando a 8 municipios del Huila, a saber: Altamira, Campoalegre, Gigante, Neiva, Paicol, Palermo, San Agustín y Tello, por el buen manejo de su planes de ordenamiento territorial y su iniciativa en presentar proyectos de vivienda social. Hoy sus alcaldes reciben cheques simbólicos por cerca de 4.242 millones de pesos, que representarán 689 subsidios para el mismo número de familias de sus municipios.

Y ya comienzan a verse los resultados de la Ley de Tierras que sancioné hace pocos días, gracias a la cual las entidades públicas se obligan a aportar los terrenos de su propiedad con vocación de construcción para desarrollar proyectos de vivienda social. Gracias a esta ley, el Inurbe -que aportará el lote y subsidios en dinero-, el Municipio y el Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo -FONADE- se han asociado en un convenio para construir 420 viviendas para familias de bajos recursos, en el nuevo proyecto de Urbanización “San Miguel Arcángel”, aquí en Neiva, con una inversión total de 4.816 millones de pesos. El miércoles pasado dije: “¡San Miguel Arcángel protégenos!” y hoy ya comenzamos a ver los resultados de su protección celestial. ¡Que este nuevo proyecto de vivienda sea el símbolo en el Huila de nuestro principal aliado contra el mal y el terrorismo!

¡Y qué bueno poder decir hoy también que nuestro programa de vivienda de interés social ha llegado, no sólo a Neiva, sino a todo el departamento del Huila y al resto del país, generando empleo y calidad de vida!

Durante mi Gobierno, hasta la fecha, hemos otorgado, en el Departamento del Huila, incluyendo a Neiva, a través del Inurbe, 2.666 subsidios por un valor total de inversión de 16.375 millones de pesos.

Y hay algo que me parece muy importante destacar, y es que los subsidios que hoy entregamos son bastante mayores a los que se asignaban hace unos pocos años. En efecto, cuando yo llegué al Gobierno los subsidios que entregaban para vivienda de interés social eran en promedio de dos millones y medio de pesos por familia. Hoy ustedes, en cambio, están recibiendo subsidios de hasta 7 millones 150 mil pesos, y las familias a los que se les asigne subsidios en este año recibirán ¡nada menos que 7 millones 725 mil pesos! Vale decir, los hemos más que triplicado para que las familias más pobres de Colombia cuenten, al fin, con una verdadera y digna solución de vivienda.

Pero hay algo más, que hoy puedo afirmar con satisfacción ante las queridas gentes del Huila. Yo me comprometí en mi campaña a entregar subsidios para construir por lo menos 242 mil soluciones de vivienda social. Pues bien, hoy, 25 de febrero, cuando me quedan todavía más de 5 meses para seguir trabajando desde la Presidencia por los colombianos más pobres, puedo decirles que -entre el Inurbe, el Banco Agrario, las Cajas de Compensación Familiar y la Caja Promotora de Vivienda Militar- hemos entregado ya por lo menos ¡220 mil subsidios de vivienda!

Y si sumamos a estos los subsidios de vivienda asignados por el Forec durante la reconstrucción del Eje Cafetero, estamos hablando de cerca de un gran total de 350 mil subsidios para construcción, reconstrucción o adecuaciones de vivienda entregados hasta el día de hoy por mi Gobierno a lo largo y ancho del país, ¡por un valor superior a los 1.9 billones de pesos!

Así que no sólo cumplí mi promesa, ¡sino que la hemos rebasado en más de 100 mil subsidios! ¡ESTA SÍ ES LA VERDADERA REVOLUCIÓN DE LA VIVIENDA!

La guerrilla también ha exigido siempre, con la fuerza de las armas y la destrucción, una reforma agraria en Colombia, y mientras tanto no ha hecho más que asolar los campos y desplazar a los campesinos del país. Pues bien, amigos del Huila, ¡esa reforma agraria ya está en marcha¡ y es la que estamos realizando a través del Incora.

¡La revolución de la tierra la estamos haciendo ya y no necesitamos que nadie nos la imponga a sangre y fuego! En el Huila, a través del Incora, hemos beneficiado a cerca de 3 mil familias, entregándoles la propiedad de cerca de 16.500 hectáreas de tierra con una inversión de 14.130 millones de pesos.

¡Hoy vemos, en concreto, los resultados de esta labor de titulación y entrega de tierras para los más pobres del departamento! Esta tarde estamos entregando 122 títulos sobre 280 hectáreas de terrenos que eran baldíos para beneficiar a las familias campesinas de Garzón, Oporapa y Tarquí. También estamos entregando las escrituras que certifican su propiedad sobre 5 predios, con un área total superior a las 500 hectáreas, a 41 familias del campo de Algeciras, Gigante, La Plata y Rivera. Además estamos entregando títulos sobre dos predios, por más de 96 hectáreas, a 14 familias desplazadas por la violencia en Garzón y Gigante, y estamos constituyendo 2 resguardos indígenas en La Plata y San Agustín para beneficiar a 97 familias sobre 386 hectáreas.

En total, no más en este acto, estamos beneficiando a 274 familias en el Huila, entre campesinos, desplazados e indígenas, entregándoles acceso a la propiedad sobre 1.263 hectáreas. ¡Son tierras para los huilenses que más las necesitan!

Qué bueno poder decir hoy en Neiva que, a través del Incora, durante mi Gobierno hemos entregado cerca de 5 millones de hectáreas a 78.000 familias en todo el país, con una inversión de 125 mil millones de pesos! Son 78.000 familias de campesinos, indígenas y miembros de las comunidades negras que antes trabajaban la tierra de otros, y que ahora, por fortuna, son los dueños de su propia tierra. ¡ESO ES REFORMA AGRARIA! ¡ESA ES LA REVOLUCIÓN DE LA TIERRA EN ACCIÓN!

Debo resaltar también que nuestro trabajo por la vivienda se ha extendido a las zonas rurales mediante la asignación de subsidios de vivienda de interés social rural por el Banco Agrario.

En cuanto a estos subsidios de vivienda rural social, el Banco Agrario ha adjudicado en este departamento, durante todo mi gobierno, 40 proyectos beneficiando 2.755 familias en 23 municipios, con una inversión de 10.240 millones de pesos.

Hoy inauguramos precisamente la regional sur del Banco Agrario, aquí en Neiva, que atenderá los departamentos del Huila, Tolima, Caquetá y Putumayo, y que tendrá 5 zonales ubicadas en Neiva, Espinal, Ibagué, Florencia y Mocoa.

Y ya la Regional comenzó a trabajar a favor de los campesinos. Hoy mismo entregué en el Banco Agrario un crédito por cerca de 2.500 millones de pesos para la Fundación de Maracuyeros del Huila –Fundamar- que beneficiará a más de 400 familias campesinas en 7 municipios del departamento, dentro del Plan Nacional de Desarrollo Alternativo También entregamos un crédito por 2.000 millones de pesos que beneficiará a 572 agricultores de Natagaima, en el Tolima, para que puedan adelantar sus siembras de algodón en 1.660 hectáreas de este municipio.

Así seguiremos trayendo progreso al campo huilense, ¡porque la revolución social también la estamos haciendo en el campo!

Miremos no más estos datos: En los tres últimos años hemos recuperado más de 427 mil hectáreas sembradas y productivas en el país, las cuales, unidas a las 201 mil que esperamos aumentar en área sembrada este año, nos dejarán un balance satisfactorio para el campo: ¡en sólo cuatro años habremos recuperado más de 60 por ciento del millón de hectáreas que salieron de la producción en la década pasada! Así mismo, hemos aumentado la producción agrícola en más de 2 millones 600 mil toneladas y aspiramos que, al terminar mi Gobierno, la hayamos incrementado en casi 4 millones de toneladas. ¡ESTA SÍ ES UNA VERDADERA REVOLUCIÓN AGRÍCOLA PARA LOS COLOMBIANOS!

Y en esta visita también hemos venido a traer mejores condiciones de infraestructura carcelaria para los huilenses. Para ello, inauguramos 2 nuevos pabellones en la Cárcel Distrital de Neiva, que aumentan su capacidad en 800 reclusos, acabando con sus problemas de hacinamiento. Con una inversión total de 3.200 millones de pesos hemos construido y dotado estos pabellones y hemos realizado otras obras de cercamientos, garitas y talleres, para dejar a Neiva una cárcel más moderna, más humana y más segura.

Estos 800 cupos forman parte de los más de 16.500 nuevos cupos carcelarios que estamos creando con nuevas cárceles y nuevos pabellones por todo el país. Muchos no lo saben, pero hemos creado, durante mi Gobierno, más cupos carcelarios que en los tres gobiernos anteriores juntos, para hacerle frente, con decisión, al problema del hacinamiento en nuestros penales. ¡Así trabajamos por el Huila y por Colombia, con obras de infraestructura para su futuro!

Estimados amigos del Huila:

Nuestro trabajo social, la revolución pacífica por los pobres de Colombia, lo estamos haciendo en muchas otras áreas como la salud, la educación, las comunicaciones y el transporte, entre otras.

En cuanto a la salud hoy quiero resaltar que en la adición presupuestal del pasado mes de octubre, destinada a dar la mano a los hospitales públicos, asignamos 5.580 millones de pesos para el Hospital Hernando Moncaleano de Neiva.

Igualmente, en el tema de la educación hemos hecho un gran esfuerzo por modernizar este sector y garantizar la mejor calidad. Por ello hemos invertido 1.600 millones de pesos en 22 aulas de nuevas tecnologías en este departamento.

A través de nuestro programa “Empleo en Acción”, además, han sido aprobados 10 proyectos -3 de los cuales aquí en Neiva, en las comunas 8, 9 y 10- con una inversión del Fondo de Inversiones para la Paz por un valor de 1.200 millones de pesos, para el desarrollo de infraestructura en centros docentes.

También el SENA -el mismo SENA que mis opositores decían que iba a acabar, y que no he hecho otra cosa que fortalecer- hace gran presencia en el Huila. En el cuatrienio la inversión física y social del SENA alcanzará la suma de 62.300 millones de pesos, con los cuales se ha atendido la formación profesional de los trabajadores, la asistencia para el desarrollo empresarial, el apoyo a políticas de empleo, el desarrollo tecnológico y la modernización institucional. Aquí se incluyen los 3 nuevos Centros Multisectoriales en La Plata y Garzón, y el nuevo Centro Agropecuario de Campoalegre.

En el campo de las comunicaciones hemos desarrollado un ambicioso plan que busca que los colombianos en todos los rincones del país tengan acceso cercano al servicio de telefonía comunitaria y al internet. Hasta el momento aquí en Neiva tenemos 15 centros de telefonía comunitaria y entregaremos uno de internet, en los cuales hemos invertido 241 millones de pesos, beneficiando a más de 12.400 neivanos. Igualmente en este departamento hemos ya cumplido el 100% de las metas de telefonía comunitaria, con 250 puntos instalados, y el 97% de las metas de internet social, con 37 puntos instalados, con una inversión total de 2.832 millones de pesos, que ha beneficiado a una población cercana a las 100 mil personas.

Mientras la guerrilla dinamita puentes, como tristemente ocurrió el miércoles pasado, nosotros queremos construir caminos. Por eso, en mi Gobierno hemos invertido una suma total de 145 mil millones de pesos en construcción, mantenimiento y rehabilitación de red vial nacional del departamento del Huila.

Hoy quiero anunciarles también que, dentro del programa “Vías para la Paz”, se realizará este año el mantenimiento de la vía La Argentina- Oporapa con una inversión de 3.300 millones de pesos y se ejecutará la construcción o mantenimiento de 10 puentes en el departamento con recursos por 900 millones de pesos. Además, hemos ejecutado ya las obras de mantenimiento de vías veredales en 29 municipios huilenses con una inversión de cerca de 1.800 millones de pesos.

Y también con el Plan Colombia, el plan social más grande en la historia de nuestro país, estamos llegando a los huilenses con los programas Empleo en Acción y Familias en Acción.

Con “Empleo en Acción” estamos apoyando 227 proyectos, generando más de 11 mil empleos, con una inversión de 14.200 millones de pesos.

Con “Familias en Acción” estamos ya entregando subsidios directos para la nutrición y educación de sus hijos a 10.485 familias de estrato 1 por todo el departamento, con una inversión cercana a los 50 mil millones de pesos.

También estamos trabajando con “Campo en Acción”, a través de convenios con el Plan Nacional de Desarrollo Alternativo “Colombia Siembra Paz” y con el Ministerio de Medio Ambiente, proyectos agrícolas por más de 8 mil millones de pesos. Y con el programa “Obras para la Paz” estamos construyendo obras de infraestructura social en 10 municipios huilenses con una inversión de 5.000 millones de pesos.

¡En total son cerca de 84 mil millones de pesos los que estamos comprometiendo en el Huila a través de los diferentes programas del componente social del Plan Colombia!

Como pueden ver, queridos amigos, no he dejado ni un instante de pensar y actuar a favor de las gentes más necesitadas de este departamento. Las obras que hemos llevado a cabo hablan por sí solas. Y seguiré trabajando, de la mano de ustedes, para tener un departamento del Huila cada día más próspero y con mayor justicia social.

Queridos amigos de Neiva y del Huila:

Desde la tierra de mis orígenes, siento más grande aún mi amor por Colombia y mi fe en su futuro.

Desde aquí le decimos a los violentos: ¡No podrán contra todo un pueblo! ¡Jamás entrarán, por la violencia, en el corazón de los colombianos!

Aquí están las obras, aquí está la vivienda social, aquí están las tierras, para los huilenses más necesitados. ¡ESA SÍ ES LA VERDADERA REVOLUCIÓN SOCIAL!

Que Dios bendiga a esta querida tierra huilense, a esta hermosa tierra de promisión, como diría José Eustasio Rivera, ¡y que San Miguel Arcángel nos ayude a protegerla!

Muchas gracias.

Lugar y Fecha

Neiva, Huila
25 de febrero de 2002