Palabras del Presidente Pastrana, con motivo del anuncio a la ciudad de Santiago de Cali del apoyo de la nación al sistema integrado de transporte masivo.

• Es un placer visitar Cali para anunciarle a los caleños la aprobación por parte del Conpes, que se surtió el jueves pasado, del apoyo de la Nación a uno de los proyectos de infraestructura y transporte más importante y ambicioso de los últimos tiempos en el país como es el Sistema Integrado de Transporte Masivo de Santiago de Cali.

• El Sistema lo conforman 243 kilómetros de vías distribuidas en 49 kilómetros de troncales para buses de alta capacidad y 194 corredores pretroncales y complementarios en los cuales operarán buses pertenecientes al transporte público actual.

• Con esta red se cubrirá el 95% del área de la ciudad, lo que permitirá atender por lo menos al 72% de los usuarios de transporte público.

• El costo de la infraestructura del sistema, junto con sus costos financieros, asciende a US$345 millones, los cuales comprenden la construcción de los corredores troncales y la adecuación de los pretroncales y complementarios.

• Para su financiamiento, tal como se aprobó en la última reunión del CONPES, la Nación aportará durante los próximos 5 años cerca de US$241 millones, equivalentes al 70% de los recursos públicos demandados por el proyecto. Por su parte, Cali aportará durante los siguientes 10 años el 30% restante estimado en US$104 millones provenientes de la sobretasa a la gasolina.

• No menos importante de destacar son los cerca de US$30 millones que durante mi Gobierno hemos entregado a Cali para la construcción y adecuación de vías que conforman la plataforma urbana del sistema.

• Con base en lo anterior, y a pesar de las limitaciones fiscales de la Nación, en la actual coyuntura, puedo afirmar que ¡le cumplí a Cali!

• La operación de la primera fase del Sistema que hoy anunciamos, con los primeros 39 kilómetros, se iniciará a finales del 2003, y se llegará a la operación con el cubrimiento total de 243 kilómetros en el 2005. Esto implica un período de construcción máximo de 3 años.

• Esta participación de la Nación se enmarca dentro de la política que hemos desarrollado en materia de transporte urbano, la cual está orientada hacia la implantación de sistemas de transporte que atiendan las necesidades de movilidad eficientemente. En particular, en aquellas ciudades con población mayor a 600.000 habitantes buscamos brindar apoyo a las iniciativas en proyectos de transporte masivo basados en la utilización de vías exclusivas de buses.

• Hoy, sin duda, la Nación hace un aporte a la solución definitiva del problema de transporte masivo de Cali. Las quejas que cada vez con mayor frecuencia se escuchan entre los habitantes de esta querida ciudad sobre las dificultades de transporte serán asunto del pasado y movilizarse por Cali dejará de ser demorado, inseguro y tensionante.

• Hace 13 años, en 1989, durante mi Alcaldía en Bogotá, emprendimos la construcción de la Troncal de la Caracas con la profunda convicción de las bondades de este tipo de sistema de transporte masivo. Hasta ese momento las posibles soluciones al problema del transporte urbano se habían centrado en implantación de sistemas sobre rieles, en particular el metro pesado, aunque en varias ciudades de Latinoamérica la construcción de carriles exclusivos para buses ya mostraba su éxito a costos mucho menores que los de sistemas sobre rieles. Esta iniciativa se convirtió, entonces, en la primera llevada a la práctica por parte de una Administración Distrital para la implantación de un Sistema de Transporte Masivo en Bogotá y constituyó el primer paso para desarrollar una nueva alternativa tecnológica acorde con la realidad fiscal de nuestras ciudades y de la Nación.

• El tiempo demostró las bondades de este proyecto y hoy nos encontramos reunidos para respaldar y apoyar el sistema de transporte masivo de Cali, basado en troncales de buses, las cuales fomentarán la indispensable y anhelada integración física y tarifaria del sistema.

• La decisión por parte de la Nación de apoyar y participar en el desarrollo del Sistema Transmilenio fue fruto de detallados análisis técnicos que buscaban mejorar la calidad de vida de la mayor cantidad posible de caleños y aumentar la competitividad de la ciudad. Miremos cómo: Se estima que cada uno de los caleños usuarios del nuevo sistema va a tener un ahorro de tiempo cercano a 1 semana adicional de vacaciones: ¡una semana ganada a los trancones y la incomodidad!. Lo anterior se logra al incrementar la velocidad en los trayectos y períodos de mayor congestión de 8 km/hora a 25 km/hora.

• También se calcula que el Sistema de Transporte Masivo generará un ahorro en los costos de operación cercano a los US$40 millones al año, lo cual a su vez reducirá en un 40% la concentración de gases y partículas en el aire que respiran todos los caleños al sustituirse una parte de los buses existentes por buses modernos de mejores especificaciones técnicas y ambientales.

• El Sistema no solo mejorará las condiciones de desplazamiento de los usuarios de transporte público. También las personas que se movilizan en automóvil obtendrán beneficios al incluirse dentro del proyecto el mejoramiento de los carriles paralelos a las troncales.

• La implementación del nuevo sistema impulsará el desarrollo, entre otras, de las industrias de construcción, transporte, metalmecánica y automotriz, lo cual se reflejará en el incremento de los niveles de empleo en la ciudad. Por ejemplo, en la industria de la construcción el proyecto generará cerca de 16.500 empleos directos durante los siguientes 3 años.

• En la industria transportadora, a pesar de la necesaria reducción de la sobreoferta de vehículos de transporte público, se tendrán más y mejores empleos.

• Se tendrá mayor cantidad de empleos al exigírsele a las empresas transportadoras operadoras como mínimo tres conductores para todos y cada uno de los buses del Sistema, mientras que en la actualidad se tiene sólo un conductor por cada bus.

• Y se tendrán mejores empleos porque la denominada “guerra del centavo” y las extenuantes jornadas laborales de los conductores se terminarán para abrirle paso a la vinculación de conductores como empleados del sistema con jornadas laborales de 8 horas, y con los beneficios de salud y seguridad social correspondientes.

• Otras actividades relacionadas con el sistema, como el recaudo, demandarán, igualmente, un importante número de personas para realizar sus tareas.

• En cuanto a los recursos de inversión requeridos también hay un gran ahorro. Este nuevo Sistema demandará el 60% de los recursos públicos requeridos por el Tren Ligero y a su vez movilizará 5 veces más pasajeros que los previstos en las proyecciones más optimistas del mismo. En conclusión, con el Sistema Integrado de Transporte Masivo ¡podemos hacer mucho más con mucho menos!

• Especial mención y reconocimiento en el Sistema merece el sector privado, y en particular la industria transportadora local. Sin duda, con su participación y vitalidad el proyecto será una realidad. En este sentido, y de manera adicional a los recursos públicos que destinará la Nación y Cali al proyecto, los transportadores invertirán durante los próximos años cerca de US$60 millones en la adquisición de buses modernos de gran capacidad, diseñados especialmente para el transporte de personas. Con esto, se concretará una de las asociaciones público-privadas más exitosas en los últimos tiempos.

• Todo este esfuerzo de la Nación, Bogotá y ahora de Cali, y de la industria local, transformará a la ciudad y por ende al país en una potencia mundial en la creación y administración de tecnología asociada a los sistemas de transporte masivo de buses.

• Finalmente, quiero públicamente reconocer el esfuerzo de la administración de John Maro Rodríguez que estructuró un proyecto técnica y financieramente viable para atender las necesidades de movilización de la mayor parte de la población y maximizar los beneficios económicos, sociales y ambientales para la ciudad de Cali y naturalmente para los usuarios del sistema.

• Unidos, la ciudad de Santiago de Cali y el Gobierno Nacional, ¡estamos dejando un legado de progreso y de calidad de vida a los caleños del siglo XXI!

Muchas gracias

Lugar y Fecha

Cali, Colombia
28 de mayo de 2002