Entrevista de Andrés Pastrana para El Espectador 

“Hacer oposición al gobierno no puede ser sinónimo de suicidio político”

¿A qué responden estos dos años de silencio? Estrategia, resguardo o descanso?

Prudencia, respeto y reflexión. Prudencia y respeto con el presidente Uribe que comenzaba su mandato, reflexión sobre todo lo que esta pasando en mi país y también algo de reposo después de trabajar sin descanso para gobernar un país tan complejo como Colombia.

Romper ese silencio significa empezar una nueva etapa en su vida política o puede ser su retiro?

No puedo retirarme de lo que ha sido la razón la razón de mi vida, ni comenzar de nuevo lo que nunca he dejado de hacer.

Qué lo hace hablar ahora?

Mi responsabilidad con el país de expresar puntos de vista sobre la situación y el futuro de Colombia, como ciudadano y como Ex Presidente.

Qué tan tensa está la relación entre usted y el Presidente Uribe?

Durante dos años solo he querido, de forma silenciosa, seguir ayudando a mi país y al Presidente Uribe en todo lo que me ha pedido. Siempre que pidió mi colaboración la tuvo. Solo cuando discrepé con él en el tema de la reelección inmediata me gané su antipatía. Hoy todavía me sigo preguntando por qué.

Y como le expresa el Presidente Uribe esa antipatía?

Calificándome como su enemigo sin ninguna justificación. Le reitero que desde antes de ser Presidente le expresé que mi único interés al salir de la Presidencia, era servir a Colombia y ayudarle en todo lo que él considerara pertinente.

Por qué no le gusta la reelección inmediata?

No es que no me guste la reelección. Creo y estoy de acuerdo con ella. Lo que no me gusta es que el Presidente reforme la Constitución para beneficio propio. Uno no puede cambiar las reglas del juego con las que fue elegido a mitad del camino, eso es des-institucionalizar el país y eso no esta bien. Ningún bien le hace a la democracia. Es más, yo le ofrecí mi apoyo al Presidente Uribe para que presentará un proyecto de reelección a partir del próximo periodo presidencial.

Pero el Presidente Uribe se quedó con los conservadores, se quedó con la reelección y Ud se quedó solo…Qué puede hacer usted sólo?

Eso depende desde donde usted lo mire. Yo prefiero quedarme solo, con mi conciencia tranquila, que tener que comprar conciencias para estar acompañado.

Dice que el Presidente compró conciencias?

Eso lo sabe el país entero. A alguien le queda alguna duda después de lo que pasó con Yidis y Teodolindo? Lo preocupante es que Uribe que fue elegido contra la politiquería, lo que ha hecho con sus actos es promoverla y fortalecerla. Lo triste es que quien fue elegido para acabarla, acabo en concubinato con ella.

¿Quien peca más, el que las compra o el que las vende?

Creo que tiene mayor responsabilidad quien ostenta el poder, pero quien se vende pierde tal vez uno de los valores mas importantes que es el de la dignidad. Me da la impresión que el Gobierno tiene como norma general que quien peca y reza empata.

Y la política no se ha hecho así siempre?

Nunca se había visto a tantos ministros en el despacho de un Congresista. No lo digo yo lo dicen ellos, tal vez con asombro para algunos y otros con envidia. Desde Heyne Mogollón no se veía algo semejante.

En Enero usted ejerció como jefe natural del partido conservador, incluso tuvo una reunión con congresistas, que en principio lo apoyaron en oponerse al proyecto de reelección y luego cambiaron de opinión….Ud los dejó libres para decidir su voto por la reelección, eso quiere decir que renunció a esa jefatura natural?

Renunciar a una jefatura natural no es posible. En Miami varios amigos fueron a ofréceme la Jefatura del partido a lo que respondí, que mi interés era solo el de ser un consejero ya que existía una jefatura estatutaria en cabeza del directorio y que no era mi interés el de desbancarlos. Si hoy ellos me pidieran consejo les diría: defiendan la institucionalidad del país, que es uno de sus pilares fundamentales del conservatismo y es lo que nos garantiza el futuro y que recuerden siempre que ellos han sido parte fundamental de la historia de Colombia y que eso nos e puede perder. El país por encima de todo. Eso no se va a lograr cambiando ideas, posiciones y principios por unos simples puestos.

Entonces en qué queda el partido conservador colombiano?

Yo entregue el 7 de Agosto del 2002 un partido muy unido y con la mayor representación parlamentaria de los últimas décadas. El hoy jefe del partido tiene la responsabilidad de mantener unida la colectividad y de ampliar la representación parlamentaria. Nadie puede negar las fisuras que hoy existen en su interior. Sin embargo debo reconocer, que algunos, así sean pocos, han mantenido la dignidad de la colectividad y eso estoy seguro se lo reconocerán los electores en la próxima elección al igual que el país.

Antes de preguntarle por algunos temas específicos del Gob. Uribe, ¿Qué se necesita para entender a Colombia?

Colombia no se puede ver y entender desde una sola óptica, sino en su conjunto. Con sus problemas sociales, con el conflicto que padece, con el narcotráfico y en su relación con la comunidad internacional. Solo teniendo en cuenta todos estos elementos se puede diseñar una estrategia para resolverlos.

El gobierno Uribe entiende la Colombia que Ud describe ?

Dos años después veo con preocupación que el gobierno solo ha enfocado su acción a uno de esos elementos, el del conflicto, descuidando sobre todo el campo social al igual que se ven síntomas muy preocupantes de aislamiento internacional, como los casos recientes de los parlamentos de España y el Reino Unido.

El suyo, la entendió?

Si. Por eso diseñé una estrategia integral que incluía el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas como nunca antes se había hecho, un esfuerzo para lograr acuerdos de paz, como nunca se había hecho, el más ambicioso plan social que es el plan Colombia, la recuperación de la imagen internacional de Colombia y un plan de lucha contra el narcotráfico que no solo se basaba en fumigaciones sino que también incluía desarrollo social.

Qué no le gusta, las políticas de gobierno del Presidente Uribe? El Presidente mismo o la gente que está a su alrededor?

Uribe es un hombre bien intencionado que quiere hacer bien las cosas. Me preocupa su intolerancia y lo digo por experiencia propia. Las relaciones con él fueron inmejorables mientras coincidimos pero cuando discrepé de él en la reelección inmediata, su reacción fue desmedida. Lo peor para una democracia es el unanimismo, eso ni siquiera es bueno para el propio presidente. Frente al gobierno la Constitución lo define como “El Presidente y su respectivo Ministro”, pero hoy lo que vemos es que los aciertos son triunfos del Presidente y los ministros y los militares sólo existen para los errores y regaños.

Dice usted esto del Presidente con mayor “popularidad” de los últimos años….

El país me conoce como un hombre que siempre he dicho lo que pienso así esto no sume en las encuestas. Siempre he aceptado las críticas a mi gobierno, pero reconozco que me duele la injusticia con que algunos opinan sobre el. El tiempo es el mejor juez de los gobernantes. Los colombianos con el paso del tiempo han comenzado a reconocer que los esfuerzos que hicimos eran necesarios en su momento y hoy son el soporte fundamental para muchas de las políticas del Presidente Uribe.

Cómo cuales?

La política de seguridad democrática del presidente Uribe no hubiera sido posible si en mi gobierno no se hubiesen fortalecido las Fuerzas Militares como lo hicimos, esto solo para mencionar un caso.

Y que piensa de la política de seguridad democrática ?

Hay que reconocer que ha generado en los ciudadanos una sensación de mayor tranquilidad pero al analizarla no contiene una solución real al conflicto, porque el gobierno, como ya le dije, se ha centrado solo en la solución militar abandonando la inversión social y otros campos como el de la justicia. Por eso en mi reunión con el Presidente Uribe en Europa le propuse como punto central del acuerdo político que discutíamos, la inversión en lo social.

Por qué el lema ¨”trabajar, trabajar y trabajar” del Presidente Uribe convenció tanto? Es que otros presidentes trabajaban igual?

No creo que haya presidentes que trabajen más que otros. Lo que ha habido es diferencia de estilos. En mi caso me ocupaba de las políticas y me gustaba que mi equipo de gobierno, especialmente los ministros, las ejecutaran . El presidente Uribe prefiere ocuparse de todos los detalles.

Esta fuerte critica al gobierno, se puede considerar “oposición”, otros dirán que es un suicidio político…

Hacerle oposición al gobierno no puede ser sinónimo de suicidio político. Esa es una de mis preocupaciones de la política colombiana hoy. Esto desvirtúa la democracia.

Va a lanzarse a la oposición?

Por ahora continuo en la Reflexión.

¿Quién hace oposición en Colombia hoy?

Desde la distancia percibo que en Colombia hay mas oposición de lo que se cree. Hay gente de todos los sectores, Partido Liberal, Polo Democrático, independientes, inclusive del Partido Conservador haciéndole oposición al gobierno. Diría que hasta el propio Presidente quien casi en todos sus consejo comunitarios hace el papel de Jefe de la oposición a sus Ministros. Lo sano para una democracia, es que la oposición tenga espacios más equitativos, especialmente en los medios de comunicación , así esto al gobierno no le guste.

¿A usted quién le hizo oposición?

Fundamentalmente sectores del partido liberal, la izquierda y algunos grupos independientes y no pocos columnistas y caricaturistas. Para mi gobierno la oposición no fue un estorbo, por el contrario en muchas ocasiones fue un complemento porque aportaba y participaba en las Políticas de Estado, por ejemplo en el frente común por la paz y contra la violencia, participaban todas las fuerzas políticas, incluso las que hacían oposición.

Se uniría por ejemplo con el Polo democrático para hacer oposición?

En política las coaliciones no solo se hacen para hacer oposición sino que sobre todo deben hacerse para que las cosas en Colombia marchen mejor.

Cómo candidato?

Uno de los refranes populares que más utilizo dice “que no hay que ensillar antes de traer las bestias.”

Ya hay tres candidatos para las elecciones del 2006. Mockus, Peñalosa y el Presidente? Como van las cosas, que otros candidatos ve en unos meses

En Colombia para fortuna nuestra hay personas muy valiosas y muy preparadas para ser Presidente. Aún falta mucho tiempo. Yo siempre recuerdo la frase de un político que decía que “una semana en política es demasiado larga.”

Los Ex presidentes han estado muy activos, entra Ud en el club de los ex presidentes que opinan de todo..

Soy el más joven del club y en dos años, esta es la primera entrevista que doy.

Entonces hablará mucho de ahora en adelante?

Amanecerá y veremos.

Cómo ve las cargas para la nueva legislatura que comienza esta semana. El tema principal es la reelección no?

Esta legislatura tiene grandes retos para el congreso y para el gobierno. Temas como la reforma pensional, otra reforma tributaria, la aprobación del presupuesto, la elección de defensor y procurador, entre otros, todos temas de enorme importancia para el futuro del país y además la reelección. El presidente tendrá que definir entre un proyecto para beneficio personal o los proyectos de interés nacional.

Que opinión le merece el planteamiento que ha hecho el Ex presidente Samper sobre la necesidad de restringir la extradición y reglamentar su aplicación?

Lo que es claro que el planteamiento de Samper lo que nos demuestra es que el narcotráfico esta más vivo y presente que nunca. Durante mi gobierno reiniciamos la extradición y dejamos un número muy importante de extradiciones para el estudio de la Corte Suprema de justicia. Nunca se volvió a mencionar el término ´extraditables´ y hoy vemos con extrañeza que el ministro del Interior y Justicia se reúne en su despacho con representantes de Extraditables. Lo que es claro que la lucha contra el narcotráfico debe ser una política de Estado en la cual debemos estar unidos todos los Colombianos.

Todo líder que quiere ser Presidente le asiste una visión de que al llegar al poder, logrará cambiar algo en su país, de que tiene las herramientas para lograrlo…Al término de dos años del fin de su gobierno, siente que utilizó las herramientas correctas, que cambió lo que quería cambiar en Colombia?

En el gobierno la responsabilidad del gobernante es usar todas las herramientas que estén a su alcance para cumplir con su programa de gobierno. Propuse el cambio y si creo que logramos cambiar muchas cosas. Fortalecimos las Fuerzas Armadas como nunca antes en la historia, resolvimos la crisis financiera más grave en la historia reciente de Colombia, lo que significó salvarle la vivienda y el ahorro a miles de Colombianos y dejamos sentadas las bases para retomar el crecimiento económico. Diseñamos el Plan Colombia que ha sido el plan social más importante en mucho tiempo, acompañado de un cambio en la lucha contra el narcotráfico. En la solución del conflicto armado hicimos también el mayor esfuerzo que nadie puede desconocer y derrotamos políticamente a la guerrilla cerrándole las puertas internacionalmente y logrando que fueran calificados como terroristas en Estados Unidos y en Europa. Recuperamos la imagen internacional de Colombia. Esos eran cambios que tenían que darse en el país. Lo que los colombianos tenemos que entender es que no existen fórmulas mágicas para solucionar todos nuestros problemas de la noche a la mañana. Sembramos semillas que hoy están dando sus frutos y que comienza a recoger el actual gobierno.

Donde se le enredó el camino a su gobierno?

Yo creo que se hicieron muchas cosas positivas por el país. El caminos se nos enredo con el proceso de paz cuando se cerraron los espacios políticos, lo que trajo consigo que la gente no entendiera nuestra insistencia en la búsqueda de la paz. Se hablaba de debilidad del gobierno cuando lo que de verdad existía era persistencia en la búsqueda de la paz. Tal vez no logramos hacer entender a la gente que la paz no se logra de un día para otro y que es un proceso largo y complejo. Solo hasta hoy se comienzan a reconocer muchas de las cosas que hicimos.

Cuando yo llegué al gobierno me llamaba mucho la atención que en muchas reuniones no había conciencia del problema que estábamos enfrentando con la guerrilla. Siempre se veía que el conflicto estaba distante y que a ellos no los involucraban. Era tema de uno pocos estudiosos, los militares se sentían solos en su lucha y las víctimas eran quienes verdaderamente padecían la violencia. Le dimos a la Paz el lugar que le correspondía en la agenda de los colombianos. Después de cuatro años, los colombianos se apropiaron del tema de la Paz. Desde el taxista hasta el gerente de banco o de una empresa lo convirtieron parte de su diario vivir. Hoy ya no hay un Comisionado de Paz sino 44 millones. Todos opinan, todos tienen una formula, todos se siente involucrados, para llegar a la paz, o por el dialogo o por la guerra. Hoy las Fuerzas Armadas y de Policía no están solas.

El país ha manifestado resentimiento con Ud, a que le lo atribuye?

No creo que haya resentimiento con mi gobierno, pues el trabajo que hicimos fue honesto y dio muchos resultados. No creo que más de 350.000 familias que recibieron subsidios de vivienda de interés social tengan resentimiento, ni los ahorradores a los que les salvamos su dinero al evitar la quiebra del sector financiero Cooperativo, ni los deudores del UPAC que salvaron su vivienda gracias al nuevo sistema que creamos, ni los habitantes del Eje Cafetero que vieron como reconstruimos sus ciudades después del terremoto, ni los empresarios que se beneficiaron del ATPA , ni quienes consiguieron trabajo gracias a la recuperación económica que iniciamos. Así podría darle muchos ejemplos más. Pero soy consiente que mi imagen frente a muchos colombianos no es positiva porque se sintieron frustrados al no alcanzar la paz, aunque muchos empiezan a comprender que ese proceso era necesario.

Qué puede romper el circulo interminable de los procesos de paz frustrados?

Hay que partir de la base de que el conflicto Colombiano no se resuelve de un día para otro. Los colombianos y la guerrilla deben entender, unos y otros, que la solución no es militar sino política. Para esto se necesita, por una parte, voluntad real de la guerrilla para hacer la paz y por la otra, consenso en la sociedad para aceptar acuerdos de paz.

Si hoy fuera de nuevo 20 de Febrero el 2001 y se presentara el secuestro del avión y del senador Gechen se levantaría de la mesa, como lo hizo?

Si hoy fuera de nuevo 20 de febrero la guerrilla no volvería a cometer ese error. Al proceso lo apoyaban 30 países, todos los partidos políticos y muchas organizaciones de la sociedad y posiblemente el Presidente Uribe estaría firmando la paz en vez de estar haciendo la guerra. Nadie más que yo hubiera querido seguir el proceso, pero la guerrilla se encargo de cerrar todos los espacios posibles.

Los militares le fueron leales?

Si. Con los militares tuvimos coincidencias y diferencias frente al proceso de paz eso es lógico después de 40 años de guerra pero siempre respaldaron las determinaciones que tomé. Nunca tuvimos discrepancias en aplicar todo la fuerza necesaria para atacar a los grupos ilegales. Además siempre di las ordenes respetando el conducto regular e institucional de los militares.

Dejan gobernar los militares en Colombia?

Nunca en los 4 años de mi gobierno, ni por un segundo, estuvo en peligro la democracia. Pero desde otro punto de vista, conté con una cúpula militar que bajo el mando del General Tapias actúo siempre bajo las políticas del Gobierno. El país le debe un agradecimiento especial al General Tapias por la enorme labor que hizo como Comandante General que fue fundamental para el fortalecimiento, la reorganización y la coordinación de las fuerzas militares. Lamentablemente hoy no sucede eso y de nuevo vemos enfrentamientos entre las distintas fuerzas y eso no es bueno para el país.

Hay un gran entusiasmo por las operaciones militares contra la guerrilla. Cree que el Presidente Uribe le está ganando la batalla a las FARC?

Hemos avanzado, pero no hay que generar un exagerado optimismo porque como muchos analistas lo sostienen no hay una derrota militar de la guerrilla sino un repliegue estratégico de ella. El país sigue esperando golpes contundentes como el de Mitú y espero que el plan Patriota nos los dé. Lo importante es que hoy las Fuerzas Militares tienen más respaldo y más credibilidad por parte de la población que nunca. Me llamó la atención una cifra que hace poco un medio de comunicación publicó según la cual en 1998, cuando tomé posesión del cargo, solo el 30% de los colombianos creía posible que nuestro ejercito le ganara a la guerrilla. Al terminar mi gobierno esta cifra estaba ya en el 65% y actualmente esta en el 70%. Por fortuna, hoy nuestras Fuerzas militares y de Policía tienen mucha más capacidad táctica, estratégica y logística, pero la derrota militar de la guerrilla no deja de ser algo muy difícil y desde luego el triunfo militar de ellos es absolutamente imposible.

Qué sabor le va dejando el proceso con las autodefensas?

El mal sabor que tenemos hoy la mayoría de los Colombianos ocasionado por la vinculación extrema del Narcotráfico. Por otro lado es un proceso poco claro y sin rumbo definido. Hasta hoy toda la discusión se ha centrado en la no Extradición de algunos de los Jefes de esa organización y en la Ley de Alternatividad Penal. Me preocupa mucho que la comunidad internacional no lo este acompañando.

Pero su gobierno tuvo contactos con los paramilitares, ¿Cual era la idea de esos acercamientos?

Yo siempre he creído que hay que buscar formulas que nos permitan llegar a una solución. Todos los acercamientos que hicimos fue para lograr acuerdos humanitarios en especial la disminución de las masacres. Al final de mi gobierno representantes de las autodefensas nos solicitaron iniciar conversaciones. Fui muy cauto y por eso le pedí al Vaticano que realizara los contactos para conocer las posibilidades reales para avanzar y si estas se daban, que el gobierno que me sucedería tuviera los elementos para decidir si continuaba o no.

Cómo podría ser entonces un proceso con estos grupos?

Lo primero que se debe hacer es aislar su problemática del Narcotráfico, si esto aún es posible. Definir cual es el objetivo del proceso y fijar unos parámetros legales muy claros desde el inicio. Esto traería consigo la participación de la Comunidad internacional que es fundamental.

El gran problema de este proceso es la vinculación de las AUC al narcotráfico, pero también en el proceso con las FARC el narcotráfico estaba presente, sin embargo su gobierno negoció tres años con ese grupo. Que se debe hacer en este caso?

Hay una gran diferencia. Al inicio del proceso no existía una sola solicitud de extradición y durante el transcurso de este no hubo solicitudes, pero usted se recordará que cuando el tema del narcotráfico salió a relucir, yo personalmente en un discurso de manera pública le pedí a las FARC que se definiera si ellos eran Narcoterroristas o un Grupo Guerrillero, que solo de ellos dependía esa calificación y tomaron la vía en la cual hoy se mantienen.

Usted volvería a tomar las mismas decisiones que tomó en su gobierno en materia de paz?

Analizar las cosas a posteriori es muy fácil, pero creo que de todo el proceso de paz hay experiencias positivas y negativas que tenemos que tener en cuenta para futuras negociaciones. Los elementos que nunca podrán faltar serán: la decisión y voluntad de buscar la paz, la persistencia en ese camino, la paciencia y la vinculación de la sociedad y de la Comunidad Internacional.

Volvería a “despejar” una zona de distensión?

Si se dan las condiciones y ese es el camino en ese momento, lo haría, de la misma forma que hoy el Presidente Uribe, para negociar con las Autodefensas, ha despejado una zona del país aplicando la misma norma legal que se aplicó en su momento.

Cual es la reflexión de estos años de lo que fue y significó el proceso con las FARC?

Ese era un proceso que había que hacer y al que al país tenía que atreverse. Había que darle una oportunidad a la Paz y para eso fui elegido. Creo que las FARC perdieron una oportunidad política que difícilmente se volverá a presentar, pero creo que hoy las FARC gracias a el se dieron cuenta que la única forma de hacer la Paz es a través de las solución negociada. Ellos se encontraron un país que no conocían, un país que lo dio todo por la paz y eso los debe tener muy pensativos frente a todos los errores que ellos cometieron. Confió en que Manuel Marulanda entienda que esta sigue siendo su mejor alternativa. El proceso dejo muchos elementos, que si el Presidente Uribe hoy quisiera podría utilizarlos como la hoja de ruta, incluida está en el documento de los Notables, el cronograma para el Cese de Fuegos y Hostilidades y la participación del Comunidad Internacional. Uribe podría por ejemplo, proponerle hoy mismo a las FARC que se retomara el cronograma para el Cese de Fuegos y Hostilidades, que ya habían acordado el Estado y las FARC y a partir de este, reiniciar conversaciones con ese grupo guerrillero. Ahí están las bases para lo que el Presidente le viene proponiendo al país.

Se le va a meter otra vez a buscar la paz? Se vería de nuevo con la guerrilla o con Marulanda por ejemplo?

Soy un obsesionado de la paz. Quiero la paz de mi país. Nunca he dejado de buscarla y nunca dejaré ese propósito. Marulanda sabe que me la jugué toda por alcanzar un acuerdo de paz, que quería acabar con la guerra. Sabe que fui generoso y sincero y sabe que hubiéramos podido llegar a acuerdos. La pregunta es, Marulanda volvería a reunirse conmigo para buscar la paz?

Cómo lograr la libertad de los secuestrados?

Hay que busca el Acuerdo Humanitario nuevamente, pero no nos equivoquemos que la solución de fondo para el tema del secuestro por parte de los grupos guerrilleros está en alcanzar acuerdos de paz. Tengo la satisfacción de haber logrado el primer acuerdo humanitario en Colombia que permitió liberar a más de 360 soldados y policías, sin que el Estado se debilitara y aplicando el Derecho Internacional Humanitario. El secuestro hay que acabarlo y punto. El secuestro es una empresa macabra y no hay un delito que desvirtué más cualquier pretensión política de quienes lo cometen. En un mundo globalizado por el respeto de los derechos humanos, no hay espacio para ningún tipo de secuestros.

Cree en los nuevos acercamientos con el ELN?

Siempre he creído que con el ELN es posible llegar a acuerdos. Me quedó el mal sabor de que en varias ocasiones estuvimos muy cerca de lograrlos, pero siempre sucedió algo que nos impidió llegar a ellos. En este propósito siempre conté con la ayuda desinteresada de Cuba, en especial del Presidente Castro, del grupo de países amigos y de la Comisión facilitadora civil. Hoy lamento que los hayan excluido porque ellos podrían ser de gran utilidad. Al igual que con las FARC, con el ELN hay documentos que fueron discutidos hasta la saciedad que podrían permitir con ese grupo subversivo un acuerdo cercano.

Usted no se reunió nunca con Nicolás Rodríguez..estaría dispuesto también?

En varias ocasiones estuvimos muy cerca de hacerlo pero esta reunión se frustro en varias oportunidades. Con el ELN varias veces estuvimos a punto de concretar acuerdos. Por ejemplo, al final del gobierno estaba listo un acuerdo que debía firmarse en la Habana mediante el se suspendían las acciones violentas que realiza este grupo y se comenzaba a analizar una solución para acabar con del secuestro, pero nunca entendí porque ellos, a última hora, no quisieron firmar. El ELN sabe que siempre estaré listo a hacer todo lo necesario por la paz.

* Qué augurios hace de la negociación del TLC con los EEUU que el gobierno empezó hace unos meses?

Los empresarios saben que iniciamos este proceso con los estados unidos lo iniciamos en mi gobierno. Un TLC bien negociado es de gran utilidad para la economía colombiana

Qué viene para Colombia?

Como le dije al comienzo, dejamos el país en el camino del crecimiento económico y hoy me alegra que la economía siga creciendo y que le vaya bien. Es importante mantener el optimismo que ha generado el Presidente Uribe porque así echamos para adelante y también hay que confiar que la mayor operación militar, el plan patriota, de los resultados que todos esperamos, pero lamento que el Presidente se esté concentrando más en sacar adelante un proyecto de beneficio personal como es el de la reelección que en poner todo su empeño y su entusiasmo en las grandes reformas que necesita el país. Además el proyecto de reelección esta generando una polarización innecesaria. Mi mayor preocupación sigue siendo la falta de inversión en los sectores más pobres y más marginados del país. Llaman la atención también escándalos como el de las dos toneladas de cocaína en Barranquilla, los casos de Cajamarca y Guaitirilla, o los del jefe de seguridad del Presidente y el más reciente de uno de sus asesores más cercanos por negocios de su familia con el Estado.

Y le preocupan los casos de corrupción que sonaron durante su gobierno?

La constante durante mi gobierno siempre fue que desde que se conocieron cada una de las denuncias, los funcionarios renunciaron a sus cargos para defenderse y no se quedaron en ellos para escudarse. A pesar de que hubo sesgos e injusticias por parte de la Fiscalía de ese entonces, todos fueron sometidos a la justicia y a los organismos de control. En el caso de Chambacú, fueron exonerados; En el caso del secretario General, Juan Hernández la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría lo exoneraron; en el caso de Dragacol y el de Termorío los jueces tomaron las determinaciones a favor de los funcionarios y existe una tutela por resolver. Siempre he creído que si un funcionario comete una falta, sobre el debe recaer el peso de la ley y nunca ahorré esfuerzo alguno para que en mi gobierno hubiese total transparencia.

Cómo ha vivido esta etapa después del poder?

La noche del 6 de Agosto, antes de dejar la Casa de Nariño, me acosté reflexionando en lo que habíamos hecho, en lo triste que fue no avanzar más en el logro de la paz, pero en enseguida concluí que no ahorramos ningún esfuerzo para alcanzarla y pude dormir tranquilo. Al día siguiente, inicié una etapa de encuentro conmigo mismo y con mi familia, hoy le dedico más tiempo a mis hijos y a escribir el libro, que mas que una memorias es una narración de lo que fue el proceso. Yo, soy Phd en esta soledad, ya he pasado por esta situación antes, cuando dejé la alcaldía, en las elecciones del 94. Lo que más golpea es el abandono de algunos amigos, la deslealtad y las injusticias. No la crítica, porque sirve para crecer, todos somos humanos y cometemos errores. Hoy estoy en España, pero mi compromiso diario es con Colombia.