• Banner textos

  • PROVIDENCIA: ISLA DE MÚSICA, DE PAZ Y LIBERTAD

    Mahatma Gandhi, a quien es tan fácil recordar aquí en Providencia, donde la paz parece que hace parte de cada cosa y estuviera enraizada en el corazón de cada persona, incluso de quienes no vivimos en la isla y sólo pasamos transitoriamente por ella, pronunció alguna vez estas palabras:

    “No quiero que mi casa quede totalmente rodeada de murallas, ni que mis ventanas sean tapiadas. Quiero que la cultura de todos los países sople mi casa tan libremente como sea posible. Pero no acepto ser derribado por ninguna ráfaga”.

    Providencia, que ha sabido siempre estar abierta a todos los pueblos del mundo y ha mostrado generosidad y respeto por la diversidad que llega hasta ella día tras día, ha logrado mantenerse en pie y con una voz propia gracias al poder de su propia cultura. Una cultura tan fuerte y tan extensa como el mar hacia el cual mira esta Escuela. Una cultura que es producto de un abrazo entre muchas culturas y que hoy se extiende por todo nuestro país, convocándonos a la fiesta y a la contemplación.

    La isla de Providencia es, sobre todo, vida, alegría y mucha música. Por eso hoy estamos alegres al presentar del disco “Seven notes for Seven Colors”, nacido en esta misma Escuela Regional de Música “Tom Silaya”. Este disco nos recuerda, a propósito, que ninguna cultura es una isla. Cada una de sus canciones nos trae noticias de África, Europa y América y nos confirma en la certeza de que la cultura es una creación colectiva provocada por el encuentro festivo y armonioso de la diversidad.

    Cada vez que transitamos por Providencia y escuchamos salir de alguna casa o de alguna iglesia o de alguna escuela, el sonido de un violín, de una mandolina, de una guitarra, de una maraca, de un congo o de un coro, nos damos cuenta de que aquí, como en todo el Caribe, se hacen presentes todas las culturas del mundo.

    La música de Providencia nos hace pensar en las llanuras de África, en las colinas de Gran Bretaña, en la música que se escucha en los cafés o en los templos del Sur de los Estados Unidos y en la eterna fiesta que convoca el Caribe, desde Trinidad hasta las costas de Centro América. Sí, la música de Providencia, que nace en Colombia, nos hace viajar por el mundo y nos recuerda que la sal de la cultura está en la mezcla. En el abrazo. En la fusión. En la diversidad.

    “Seven notes for Seven Colors” es un homenaje a la música de Providencia y la mejor forma que ha encontrado el Ministerio de Cultura, junto con la creación de la Escuela de Música, de alentar como nunca su vocación de ser una isla de música, de paz y libertad:

    “Sweet Islands in the sea
    A sea of liberty
    To you I sing
    Here where my father died
    Land of the natives pride
    From Peak to Cove Seaside
    Let freedom ring”

    Dejemos a la libertad que llame. Porque en estas tierras sólo se puede ser libre. Y para que lo sean con mayor alegría, hoy tengo el placer de entregar a las gentes de Providencia, a través de su Escuela Musical, 350 ejemplares del disco “Seven Notes for Seven Colors”, las partituras de cada una de las canciones, un estudio producido por el Centro de Documentación Musical del Ministerio sobre la música de Providencia y la serie de radio “Músicas Colombianas”, que consta de cien discos compactos que dan cuenta del patrimonio musical de la nación y revisan su historia desde la época de la Conquista hasta nuestros días. Esta serie de radio, que espero se escuche en cada rincón de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, tenderá puentes de intercambio y enriquecimiento mutuo entre la música raizal y las demás músicas colombianas.

    Hoy también es un día de fiesta para la literatura de las islas, pues estamos presentando a Colombia el libro “Nacimiento, Vida y Muerte de un Sanandresano”, ganador del Premio Nacional de Cultura en la modalidad de Literatura Oral Negra y Raizal, el cual reúne las historias narradas originalmente en inglés criollo por Lolia Pomare, historias que fueron transcritas y traducidas por la doctora Marcia Dittmann.

    Lolia, memoria viva de San Andrés, y Marcia, investigadora de la cultura del Archipiélago, nos revelan en este libro las entrañas de la cultura de las islas y nos mueven a cuidar con ternura, pero a la vez con firmeza, todos aquellos valores, saberes, tradiciones, costumbres y expresiones que configuran el patrimonio intangible de las islas.

    Este libro, recientemente publicado por el Ministerio de Cultura en el marco de la Colección “Premios Nacionales de Cultura” es una aguda reflexión sobre los últimos cincuenta años del Archipiélago y nos hace pensar que no siempre hemos sido respetuosos de la diversidad.

    Las historias que nos cuenta Lolia Pomare son una invitación amorosa a intentar aprender de las diferencias, a celebrarlas, a convertirlas en motivo de fiesta, de consenso, de enriquecimiento mutuo, en lugar de considerarlas extrañas, inaceptables u odiosas.

    Gracias a Lolia por haber dedicado toda su vida a contar las historias de las pequeñas pero grandes cosas de la cultura isleña, y gracias a Marcia Dittmann por haber hecho tanto por la investigación, la protección y la promoción del patrimonio lingüístico de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

    Y quiero aprovechar este momento, cuando la retina no se cansa de contemplar los colores maravillosos del mar de Old Providence, para hacer un justo homenaje a la más grande artista pictórica del archipiélago: Miss Iris Abrahams.

    Ella ya no está con nosotros pero, al igual que Tom Taylor y Silaya Fox, de quienes de desprende el nombre de esta hermosa escuela, con seguridad nos acompaña desde el cielo.

    Miss Iris Abrahams, logró, a través de la pintura, comunicarnos la poesía que nace del corazón de las Islas. Sus cuadros son auténticas canciones, hermosos himnos, verdaderos poemas que cantan la extraordinaria belleza del paisaje sanandresano y de quienes saben habitar en el con el corazón y encontrar la inspiración para componer versos como estos:

    “Let music fill the breeze
    Ring from all the trees
    Sweet freedom´s song
    Let mortal tongues awake
    Let all that breath partake
    Let rocks their silence break
    The sound prolong”

    A Miss Iris, aquí representada por uno de sus hijos, va nuestro más sentido homenaje y nuestro compromiso de seguir contribuyendo a crear las condiciones que permitan garantizar el desarrollo artístico y cultural del Archipiélago y el surgimiento de muchos artistas tan grandes y tan buenos como ella.

    Finalmente, deseo celebrar con ustedes el comienzo de las obras de restauración de la Escuela María Inmaculada, Monumento Nacional y una de las expresiones más contundentes del patrimonio arquitectónico de la cultura raizal. El Ministerio Cultura destinará 217 millones de pesos para la realización de esta importante obra.

    Así mismo, deseo renovar el compromiso del Ministerio de Cultura con la Escuela “Tom Silaya”, en cuya construcción y dotación invirtió 390 millones de pesos, que aspiramos a convertir, con el concurso del Programa Nacional de Concertación y de la Dirección de Artes, en uno de los centros de investigación, formación y producción musical más importantes del Caribe.

    Antes de terminar, quiero darle una buena noticia que facilitará la comunicación de los isleños, porque la comunicación también es una forma de expandir cultura. Sabemos de los vínculos naturales, constantes y cercanos que existen entre los habitantes de Old Providence y los de la isla de San Andrés. Por eso, para que estén más cerca, hoy quiero anunciarles que vamos a disminuir el costo de las llamadas telefónicas entre las dos islas en casi un 80%. Vale decir, en adelante el costo de la llamada de larga distancia entre las islas va a bajar de 217 pesos por minuto a la suma mínima de 50 pesos por minuto. Para que la vida y las noticias sigan fluyendo entre ustedes como las olas del mar que los une.

    Hoy los colombianos le damos gracias a Dios por la existencia de lugares tan bellos y pacíficos como la isla de Providencia. Por eso quiero decirles a quienes tienen el privilegio de habitarla que la isla que tanto aman es parte esencial del proyecto de construcción de nuestra nación y que vemos en ella un anticipo de la libertad y de la paz que tiene que ser posible también para todos los que vivimos en Colombia.

    “Our Father’s God,
    to thee Autor of Liberty
    To Thee we sing
    Long may our Isles be bright
    With freedom´s holy light
    Protect us by thy might
    Great God, Our King”

    “Free as the waves at sea
    Isles that make true my dream
    Love is the Native´s theme”

    Muchas gracias.


    Lugar y fecha

    San Andrés Islas, Colombia
    16 de enero del 2001

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved