• Banner textos

  • QUE SEAN FRUCTIFERAS LAS DELIBERACIONES DEL FORO QUE HOY NOS CONVOCA

    INSTALACIÓN DEL FORO INTERNACIONAL “PAPEL DEL SECTOR PRIVADO EN UNA NACIÓN EN CRISIS”

    Algo pasa en Cartagena: un misterio indescifrable… tal vez la magia del Caribe… pero lo cierto es que los que llegan a este puerto y a esta encantadora ciudad amurallada se olvidan del tiempo y se rinden al embrujo de sus olas y de su historia.

    Algo pasa en Cartagena: Ayer mismo, en la noche, lo percibí en el aire, cuando celebrábamos en el Castillo de San Felipe la cena de bienvenida a este Foro Internacional.

    ¡Quién hubiera podido imaginar que en una sola noche, de luna casi plena y clima cálido, en el mismo Castillo que sirvió de refugio a los españoles y criollos que, comandados por Blas de Lezo, resistieron como leones, en 1741, el ataque feroz del almirante inglés Edward Vernon, se fuera a reunir un elenco tan variado y maravilloso!

    Por una parte, el grupo de niños y jóvenes de Barranquilla, tocando sus gaitas, chirimías y tamboras con ritmo frenético que recordaba los viejos cantos de los esclavos africanos. Por otro lado, el mejor vallenato del mundo que nos llegaba en la voz del mismo Leandro Díaz, mito vivo de la canción colombiana. Y, para colmar la copa del asombro, tuvimos otro maravilloso ingrediente: “Summertime”, el clásico éxito de George Gershwin, tocado magistralmente al saxofón por el más reciente ex-Presidente de los Estados Unidos, nuestro buen amigo e invitado especial, Bill Clinton.

    Un castillo del siglo diecisiete, un terrible ataque naval del siglo dieciocho, cantos caribes de raíces lejanas, vallenatos que cuentan leyendas de diosas coronadas, y un ex-Presidente amante del jazz. ¡Sólo Cartagena, sólo Colombia, pueden reunir en unos pocos minutos este mosaico maravilloso de la cultura universal!

    Creo que fue un buen inicio y un inmejorable augurio para el éxito de este Foro que hoy nos convoca a pensar y debatir sobre el Papel de la Empresa Privada en nuestra nación.

    Los destacados invitados internacionales que, encabezados por el ex-Presidente Clinton, hoy nos acompañan, así como los importantes participantes nacionales, nos garantizan un día lleno de ideas lúcidas, de pensamientos enriquecedores y de debate al más alto nivel.

    El ver acá reunidos, en este salón, a representantes del sector privado del mundo entero, empresarios que han alcanzado el reconocimiento internacional por su trabajo, junto con analistas y funcionarios del Gobierno, es otra muestra de la magia de Cartagena, y –por qué no decirlo- de la afortunada convocatoria que ha sido, durante estos cuatro años, la Diplomacia por la Paz y por la Economía que hemos liderado desde el Gobierno.

    El estar hoy con ustedes, en esta ciudad consentida de Colombia y del mundo, es un broche de oro para la tarea patriótica que hemos realizado al devolver a Colombia su lugar protagónico y su dignidad en el escenario internacional.

    Un particular reconocimiento quiero hacer hoy a la presencia en este Foro del Presidente electo de Colombia, el doctor Álvaro Uribe Vélez, cuyo concurso da especial brillo a este evento, en el que podemos testimoniar la armoniosa transición democrática que se vive estas semanas en nuestro país, que demuestra la fortaleza y la operancia de nuestra democracia, una democracia que debemos seguir defendiendo por encima de cualquier otro propósito.

    Esta tarde, al clausurar el foro, tendré oportunidad de dirigirme a ustedes con más tiempo, tocando más a fondo el tema que nos reúne. Por lo pronto, con estas breves palabras, quiero tan sólo agradecerles, muy especialmente, a todos los invitados y participantes su presencia y su aporte a este Foro y a nuestro país. El solo hecho de que estén acá es una muestra fehaciente de su fe en Colombia, de su amistad y de su compromiso con nuestro futuro.

    Que sean fructíferas estas deliberaciones que hoy nos convocan.

    Si acabamos temprano… tal vez el Presidente Clinton nos deleite con otra pieza de saxo. Al fin y al cabo, en Cartagena –y en Colombia- ¡todo puede suceder!

    Muchas gracias


    Lugar y fecha

    Cartagena, Colombia
    29 de julio del 2002

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved