INAUGURACIÓN DEL CORREDOR VIAL BOGOTÁ- VILLAVICENCIO

¡A partir de hoy Bogotá y Villavicencio están, verdaderamente, a un paso! Desde este momento ambas ciudades serán poderosos polos de desarrollo para la región y el país entero. Con la inauguración del Túnel Misael Pastrana Borrero y del Viaducto de Pipiral, terminamos una de las más importantes obras de ingeniería de los últimos años en Colombia:

Sintámonos alegres, sintámonos orgullosos, queridos amigos, ¡porque hoy celebramos la culminación, después de siete años de espera y de arduo trabajo, del Corredor Vial Bogotá- Villavicencio, que hará más corto el recorrido entre estas dos capitales, incentivando el progreso regional y nacional!

Quiero resaltar la importancia que le ha concedido mi Gobierno a esta vía, cuya finalización reduce en la mitad del tiempo la comunicación entre estas dos importantes ciudades del país. La terminación de este corredor vial, que comunicará más rápidamente al Llano con Colombia y con el mundo, es un avance de proporciones continentales para el desarrollo vial colombiano.

Esta carretera forma parte del Corredor Interandino, la gran vía de integración que, con sus 1.500 kilómetros de recorrido por nuestro territorio, unirá entre sí a Caracas, Bogotá y Quito, abriendo además, a través de Buenaventura, una salida al Pacífico de los productos de nuestros vecinos venezolanos.

Esta vía de 96 kilómetros de longitud, cuyo costo total fue de 650 mil millones de pesos, cuenta con 52 puentes de más de 30 metros de largo y con más de 7 kilómetros de túneles. Tiene, además, varias construcciones gigantescas en su género, tales como el túnel Argelino Durán Quintero, que inauguré en julio de 1999, y las obras que hoy inauguramos: el Viaducto de Pipiral y el túnel Misael Pastrana Borrero.

En agosto del año pasado estuve celebrando con ustedes el encuentro de los dos frentes de excavación que conforman este túnel, cuya designación me emociona como hijo y honra la memoria de un hombre que, como mi padre, siempre llevó en su corazón los horizontes infinitos de estas tierras del Llano.

¡Qué alegría constatar que en menos de un año se consolidó esta realidad que los metenses ya están disfrutando! Este túnel de 4.5 kilómetros de longitud, con un costo superior a los 226 mil millones de pesos, es el túnel más largo de América Latina, y cuenta con los más modernos sistemas de iluminación y ventilación, así como con un circuito cerrado de televisión para brindar más seguridad a sus usuarios.

El Viaducto de Pipiral, por su parte, cuyo costo ascendió a 29.200 millones de pesos, también se entregará cumpliendo las máximas normas viales de seguridad. Este puente de 525 metros de longitud, está suspendido a 100 metros de altura, esfuerzo que lo convierte en una de las mayores obras de ingeniería civil en Colombia. Así mismo, el viaducto cuenta con un sistema de iluminación diurna y nocturna que brindará más comodidad y seguridad a los usuarios.

Además de estas dos obras, cuyo costo total supera los 255 mil millones de pesos, invertimos otros 114 mil millones en los tramos 4 y 5 de la vía Bogotá-Villavicencio. Adicionalmente, empleamos 36.400 millones de pesos en la construcción de 9.4 kilómetros de vías nuevas a cielo abierto y en la realización de la intersección Vial Los Fundadores en Acacías, proyecto que inauguré en enero de este año. ¡En total aportamos, a lo largo de los cuatro años de mi Gobierno, 406 mil millones de pesos para que Villavicencio y Bogotá tengan una mejor comunicación vial!

A través de la Concesión Vía Bogotá-Villavicencio, cuyo costo total es de 259 mil millones de pesos, también estamos desarrollando obras de progreso en esta importante carretera. Con un aporte del Gobierno Nacional que asciende a los 185 mil millones de pesos, durante mi mandato construimos el túnel Argelino Durán Quintero, varios puentes peatonales, los accesos hacia Une y Cáqueza, y otros 9.2 kilómetros de vías nuevas, además de realizar la rehabilitación de más de 16 kilómetros y el mantenimiento y la operación de la vía.

Vale decir: ¡En total mi Gobierno invirtió, a través del Invías, 591 mil millones de pesos en agilizar y hacer más seguro el tránsito entre Villavicencio y Bogotá, proyectando así sus mercados hasta el nivel internacional! ¡Éste es mi legado para la tierra llanera: una obra monumental, fuerte y poderosa como su gente, que impulsa el progreso de su economía!

Pero esto no es todo. ¡También me alegra constatar que estamos cumpliendo con el desarrollo de la infraestructura vial de esta región! A lo largo de mis cuatro años de mandato, invertimos cerca de 70 mil millones de pesos en las obras de adecuación y mantenimiento de carreteras como Villavicencio-Granada, Villavicencio-Puerto López, y Villavicencio–Restrepo-Cumaral, entre otras pertenecientes a la malla vial del Meta.

A su vez, el programa Vías para la Paz del Plan Colombia está aportando recursos por 119 mil millones de pesos para hacer el mantenimiento de las redes viales secundaria y terciaria de la región, así como para desarrollar proyectos viales en el Meta y en los llanos, tales como la construcción de la carretera Fuente de Oro-San José del Guaviare, que incluye los puentes Iraca y Chinata, o la construcción de obras fluviales en Puerto Lleras y Puerto Concordia. ¡El Meta, con estas obras, se está abriendo camino al desarrollo, a un mejor porvenir, abierto y en contacto con el mundo, unido al resto de los colombianos!

Apreciados amigos del Meta:

Es paradójico que mientras mi Gobierno entregó al país, como lo hacemos hoy, obras fundamentales para su beneficio, los grupos al margen de la ley atentan sistemáticamente contra el progreso de los colombianos. Con dolor constatamos que tan sólo en el primer semestre de este año se produjeron 57 atentados contra los puentes de la red vial nacional en 16 de los 32 departamentos del país. ¡Pero hoy estamos aquí demostrando que los violentos no nos vencerán!

Hemos destinado más de 11 mil 600 millones de pesos a atender la infraestructura vial afectada por los atentados cometidos por los terroristas de las FARC, de los cuales 4.500 millones han sido invertidos aquí en el Meta. Dentro de esta obra de reconstrucción, hoy me satisface compartir con ustedes que ya se encuentra recuperado el puente El Alcaraván, cuya voladura el pasado 18 de enero hizo colapsar la tercera parte de su estructura. A pesar de las ansias de destrucción y de caos de los terroristas, seguimos recuperando los puentes y continuaremos construyendo nuevas vías, como la que hoy inauguramos, para impulsar hacia un mejor futuro a los llaneros y a todo el pueblo colombiano.

¡Hoy, a pocos días de culminar mi Gobierno, puedo decirles, queridos amigos, con obras esenciales como ésta, que cumplí mi promesa de progreso al Meta y a los llaneros, para que la llanura bravía siga siendo, como dice su himno, ”victoriosa, digna, grande y soberana”!

Muchas gracias


Lugar y fecha

Villavicencio, Colombia
1 de agosto del 2002
Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved