Colombia es tierra de amistad y de esperanza; es futuro y es promesa, como tuve oportunidad de manifestarlo a los representantes de todos los países del mundo en la reciente Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas.

Por eso, cuando pienso en nuestro querido y sufrido país, tan lleno de riquezas, de color, de alegría, de talento, me resisto a creer que algunos pocos lo quieran convertir en un escenario de guerra.

Cuando hablo ante los Presidentes del mundo, ante los empresarios extranjeros, ante los periodistas de todo el orbe, siento al mismo tiempo el orgullo de representar una tierra de flores, de café, de música, de arte, de bellas playas y majestuosos paisajes, y la tristeza de saber que todavía los intolerantes derraman sangre hermana sobre nuestro suelo.

Pero las dificultades nunca nos han vencido, y no van a hacerlo hoy. Mucho menos ahora cuando la economía ha salido al fin de un duro ciclo recesivo, cuando la comunidad internacional nos acompaña y nos apoya entusiasta, y cuando estamos adelantando un proceso de paz de largo alcance.

Un ejemplo de nuestro tesón, del coraje y la fortaleza de los colombianos, es esta 46ª. Asamblea Nacional de Hoteleros Cotelco 2000, cuyas deliberaciones entiendo como de la mayor importancia para el futuro del turismo nacional y, por tanto, para el mejor desarrollo de nuestra economía.

Ustedes, los empresarios del Turismo y la Hotelería Nacional, vienen hoy a Cali a hablar de guerra, turismo y paz, porque entienden, como lo hace mi gobierno, que, a pesar del conflicto, y en tanto llega la paz por la que estamos trabajando, no podemos dejar de crecer, no podemos dejar de innovar, ni de mejorar, ni de vender nuestros servicios. Por el contrario, entre mayores sean las dificultades, con más empeño debemos esforzarnos por lograr la excelencia dentro de la competencia global.

Aquí han venido expositores de Israel, Yugoslavia, Costa Rica, España y Cuba para compartir sus experiencias de turismo en medio de largos conflictos y también en medio de situaciones de paz consolidada. Colombia es consciente de sus dificultades, pero no por ello vamos a parar. Tenemos el reto de estimular el turismo en este país donde el 99.9% de sus habitantes le estamos apostando a la convivencia y al trabajo.

Mi gobierno entiende que el turismo es un sector dinámico que tiene mucho que aportar a la economía nacional y que tiene mucho que ofrecer al mercado extranjero.

Por ello, es especialmente satisfactorio que en este mismo Congreso podamos presentar, a través del señor Ministro de Desarrollo Económico, una importante Política Pública de Turismo, que ustedes y el país entero estaban reclamando.

En el marco de esta nueva política vamos a implementar los centros de desarrollo tecnológico, a definir acuerdos de competitividad –que han sido tan exitosos en otras áreas-, y a incentivar la formación del talento humano y la vinculación de la universidad a la industria turística, entre otras varias medidas que ustedes podrán conocer en detalle, destinadas a un sector que tiene vocación de progreso y que ha sido muy afectado por la recesión y por el conflicto.

Los invito, señores hoteleros y miembros de la industria turística, a hacer uso óptimo de esta nueva política, a exigirnos y a exigirse el mayor compromiso con su sector, y a trabajar sin descanso por el descanso de los que trabajan.

Les auguro los mayores éxitos.


Lugar y fecha

Cali, Colombia
13 de septiembre del 2000
Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved