Queridos jóvenes de la Asociación Scout de Colombia:

¡Gracias por su entusiasmo! Gracias por creer y tener fe en la vida y en su país. Gracias por empujar con optimismo la locomotora de nuestro futuro. Gracias por ayudarnos a construir una mejor nación. Gracias, queridos amigos y amigas scouts, por ser la palanca que mueve a la acción, el corazón más noble de Colombia y la esperanza de los que han caído en la desesperanza.

¡Gracias, scouts de Colombia, por este nuevo Jamboree 2001 y por la Proclama por la Paz de nuestro querido país!

De corazón, hoy los estamos acompañando, junto con Nohra y los niños, porque sabemos que en su actividad está la semilla de un mejor mañana.

Ustedes han salido, como los antiguos conquistadores, a buscar El Dorado, la mítica leyenda de nuestros antepasados, en una de las zonas más bellas de Colombia, en medio del recuerdo de los zipas y de las balsas de oro, y estoy convencido de que lo han encontrado.

Porque El Dorado no es solamente un tesoro de oro y plata escondido en las profundidades de la laguna de Guatavita. El Dorado, queridos amigos, es el amor a su país y a los demás seres humanos que alienta en sus almas juveniles. El Dorado es la fe en que el futuro puede ser bueno, porque depende de nuestras acciones. El Dorado es la pasión por la vida y por la defensa de la alegría.

Como gobernante de todos los colombianos me siento muy orgulloso de ustedes, que siguen con vocación el legado que dejó hace casi un siglo Robert Baden-Powell, y que están siempre listos para trabajar por la paz.

¡Siempre listos, amigos scouts! Listos para luchar por Colombia, listos para construir tolerancia, listos para forjar solidaridad, listos para ser los mejores ciudadanos, los guardianes de la vida y de la libertad.

En nombre de sus compatriotas, de 40 millones de colombianos que encuentran en ustedes el mejor símbolo de fe y esperanza, les doy las gracias por su disposición de trabajo por el país, y muy especialmente por el compromiso que han asumido para contribuir a alcanzar la paz de Colombia.

A los líderes scouts, encabezados por ese gran idealista que es Leopoldo Uprimy, que nos contagian a todos de juventud y de alegría, les quiero reconocer también su espíritu de constructores.

10.000 jóvenes han buscado por varios días El Dorado de la paz en esta tierra verde de ensueño y leyendas. 10.000 jóvenes han constituido un territorio de paz como no hay otro en el mundo. Yo los aliento a que continúen trabajando, con el mismo entusiasmo, por el futuro de este país que es sobre todo de ustedes, de los jóvenes.

Ustedes son la gasolina que mueve el carro de la esperanza. No desfallezcan: sigan siendo luz en la oscuridad y faro en las tormentas, que Colombia necesita de cada uno de sus aportes.

Ustedes y nosotros estamos apostando por Colombia. ¡Siempre listos, amigos scouts! ¡Siempre listos y hasta siempre!


Lugar y fecha

Cundinamarca, Colombia
8 de enero del 2001
Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved