En el programa La Noche, tres expresidentes latinoamericanos analizan la profunda crisis política en Venezuela, que agudiza con la denuncia de la firma “Smart-Matic” según la cual, los datos de la elección de la constituyente fueron manipulados.

Jorge Quiroga de Bolivia, Vicente Fox de México y Andrés Pastrana de Colombia, coincidieron en exigir una mayor presión internacional sobre el régimen de Nicolás Maduro.

Fuente: NTN24

2 de agosto de 2017

23 de julio de 2017

«Después del 30 de julio, Nicolás Maduro sería decorativo o prescindible para Diosdado Cabello, quien tendría el poder eterno y dictatorial de Stalin, con el control del negocio de la cocaína que tenía Escobar, con todo un Estado petrolero a su disposición»

Neomar Lander, joven venezolano, diecisiete años, delgado, mirada decidida, impetuoso. Marchaba por las calles con un casco en la cabeza, una camiseta raída que rezaba «Yo soy libertador», máscara antigás colgando del cuello, guante en la mano derecha para devolver las calientes bombas lacrimógenas, flor en la otra para entregarla a los represores.

El 7 de junio un proyectil que se desplazaba a 270 km./hora, disparado a quemarropa, le partió el pecho y acabó con su vida. Como Neomar, muchos jóvenes libertadores están dando la vida por su Venezuela.

Leer esto es posible, pero escucharlo de su madre, sentada frente a uno, es imposible. Las lágrimas afloran, el corazón siente el impacto y se quiebra como se partió el de ese joven que se fue al cielo. El 15 de julio en Caracas escuchamos este relato y varios otros igualmente desgarradores y dolorosos. Ese día también conversamos con las mujeres de los militares presos y con el liderazgo emergente de Venezuela, jóvenes treintañeros, alcaldes, diputados y activistas. Los llaman los 2007, porque fueron los dirigentes universitarios que se movilizaron cuando el régimen cerró RCTV, el canal de televisión con el que crecieron. Nacieron a la vida política cuando el iPhone llegó a las nuestras, aprendieron a hacer política luchando en las calles y en las redes sociales, con celular inteligente en mano, filmando, tuiteando y en Facebook.

Derrotaron a Chávez en el apogeo de su poder hace diez años, el líder que explicaba y cosechaba aplausos, que tocaba corazones y brotaban lágrimas, que bromeaba y sacaba risas. Hoy enfrentan al sucesor que habla con pajaritos, arenga vacas y saca risas; que reprime y deja a madres llenas de lágrimas; que no puede ni comprar aplausos; que reemplaza con botas represivas los votos perdidos.

La Asamblea Nacional, en una jugada magistral, canalizó todas estas fuerzas de calle y convocó una consulta popular organizada por la ciudadanía, en quince días, sin recursos, sin apoyo estatal -más bien en contra del sabotaje estatal. Las limitaciones eran enormes, la oposición logró instalar solo una tercera parte de las mesas electorales que se tiene en comicios normales; por cada siete puntos de votación, con múltiples mesas, que se tenía en diciembre 2015, ahora sólo se tenía uno. No se podía cubrir toda la geografía nacional y fue imposible llegar a muchas áreas semiurbanas y rurales.

El 16 de julio el pueblo venezolano rechazó masivamente la constituyente madurista que busca establecer un soviet cubano; exigieron que los militares bajen sus armas y controlen a los paramilitares asesinos; votaron exigiendo que se respete el Congreso castrado por el régimen y se recuperen las instituciones judiciales y electorales independientes. Las colas eran impresionantes, la fuerza y pasión popular simplemente incontenibles. Vimos la movilización ciudadana más grande de la historia. Las mujeres eran mayoría abrumadora en el manejo de las mesas y las más apasionadas en las calles. Era como ver a María Corina Machado clonada y multiplicada por miles. La mujer venezolana que Alfredo Romero, el jurista incansable que dirige el Foro Penal Venezolano, describe en su canción como: «aquellas que sueñan, que golpean con el corazón el vil despotismo… que luchan, que aman y gritan Libertad… Mi mujer, toma tu bandera, mi patria y tu belleza, mi mujer Venezuela». Contra el régimen autoritario, la victoria llevará nombre de mujer.

Los demócratas venezolanos sobrepasaron los 7,5 millones de votos, prácticamente el mismo aplastante resultado que permitió en diciembre de 2015 obtener dos tercios del Parlamento. Fueron dos goleadas consecutivas de los venezolanos al narco-régimen. Y no sólo participaron los jugadores de la cancha; también lo hizo -y en qué número- la diáspora venezolana regada por el mundo, a la que une también el afán de salvar a su país.

¿Y ahora qué? La presión popular en la calle redoblará: tiene la legitimidad democrática demostrada en la consulta del 16 de julio y la presión institucional del Congreso.

La comunidad internacional exige anular la constituyente fraudulenta. Los tres irrefutables, irrebatibles y devastadores informes del secretario general de la OEA, Luis Almagro, en 267 páginas, desnudaron a la narcodictadura ante el mundo.

Las Fuerzas Armadas deberán acatar la voz del pueblo que el 16 de julio les exigió que bajen las armas, cesen la represión y cumplan la Constitución.

El Santo Padre siempre pide «recen por mí». En esta coyuntura crítica, rezamos por él; que se pronuncie con su voz y su firma para exigir a Maduro que anule el paso final de su golpe continuado: la tramposa constituyente. Así se puede negociar la transición definitiva que permita redemocratizar Venezuela con elecciones generales este 2017.

Finalmente, Maduro deberá analizar si está dispuesto a seguir asesinando para instaurar el primer narco-soviet en la historia. La constituyente fraudulenta sería dirigida por el tenebroso Diosdado Cabello, una despreciable mezcla de Stalin y Pablo Escobar. Él anunció que después del 30 de julio va a defenestrar a la fiscal y a los gobernadores opositores, encarcelar a todos los opositores, cerrar el Congreso para que nunca más se vote en Venezuela. Maduro sería decorativo o prescindible para Cabello, quien tendría el poder eterno y dictatorial de Stalin, con el control del negocio de la cocaína que tenía Escobar, con todo un Estado petrolero a su disposición. Muchos dicen que Maduro no es tan tonto como parece, pero si persiste en instalar este narco-soviet el 30 de julio para otro, mientras él queda como un represor sanguinario, terminará demostrando que es mucho más idiota de lo que parece.

Pero la dictadura no podrá contra todo un pueblo movilizado.

No podrá contra el sacrificio de Neomar Lander, quien se hubiese graduado de Bachiller el pasado 19 de julio. Su madre, Sugei, nos dijo que su hijo no conoció otro gobierno que esta dictadura que le reventó el pecho. Llorando, pero firme, prometió que honrarán el sacrifico de Neomar luchando para que Paola -su pequeña hija de trece años, cuya cara tomó entre sus manos mientras hablaba- viva en una Venezuela libre y democrática. Paola Lander, la niña que un día será mujer, Patria y belleza. Paola será Venezuela.

Andrés Pastrana Arango fue presidente de Colombia y Jorge Quiroga lo fue de Bolivia

Fuente: ABC.es

«Después del 30 de julio, Nicolás Maduro sería decorativo o prescindible para Diosdado Cabello, quien tendría el poder eterno y dictatorial de Stalin, con el control del negocio de la cocaína que tenía Escobar, con todo un Estado petrolero a su disposición»

Neomar Lander, joven venezolano, diecisiete años, delgado, mirada decidida, impetuoso. Marchaba por las calles con un casco en la cabeza, una camiseta raída que rezaba «Yo soy libertador», máscara antigás colgando del cuello, guante en la mano derecha para devolver las calientes bombas lacrimógenas, flor en la otra para entregarla a los represores.

El 7 de junio un proyectil que se desplazaba a 270 km./hora, disparado a quemarropa, le partió el pecho y acabó con su vida. Como Neomar, muchos jóvenes libertadores están dando la vida por su Venezuela.

Leer esto es posible, pero escucharlo de su madre, sentada frente a uno, es imposible. Las lágrimas afloran, el corazón siente el impacto y se quiebra como se partió el de ese joven que se fue al cielo. El 15 de julio en Caracas escuchamos este relato y varios otros igualmente desgarradores y dolorosos. Ese día también conversamos con las mujeres de los militares presos y con el liderazgo emergente de Venezuela, jóvenes treintañeros, alcaldes, diputados y activistas. Los llaman los 2007, porque fueron los dirigentes universitarios que se movilizaron cuando el régimen cerró RCTV, el canal de televisión con el que crecieron. Nacieron a la vida política cuando el iPhone llegó a las nuestras, aprendieron a hacer política luchando en las calles y en las redes sociales, con celular inteligente en mano, filmando, tuiteando y en Facebook.

Derrotaron a Chávez en el apogeo de su poder hace diez años, el líder que explicaba y cosechaba aplausos, que tocaba corazones y brotaban lágrimas, que bromeaba y sacaba risas. Hoy enfrentan al sucesor que habla con pajaritos, arenga vacas y saca risas; que reprime y deja a madres llenas de lágrimas; que no puede ni comprar aplausos; que reemplaza con botas represivas los votos perdidos.

La Asamblea Nacional, en una jugada magistral, canalizó todas estas fuerzas de calle y convocó una consulta popular organizada por la ciudadanía, en quince días, sin recursos, sin apoyo estatal -más bien en contra del sabotaje estatal. Las limitaciones eran enormes, la oposición logró instalar solo una tercera parte de las mesas electorales que se tiene en comicios normales; por cada siete puntos de votación, con múltiples mesas, que se tenía en diciembre 2015, ahora sólo se tenía uno. No se podía cubrir toda la geografía nacional y fue imposible llegar a muchas áreas semiurbanas y rurales.

El 16 de julio el pueblo venezolano rechazó masivamente la constituyente madurista que busca establecer un soviet cubano; exigieron que los militares bajen sus armas y controlen a los paramilitares asesinos; votaron exigiendo que se respete el Congreso castrado por el régimen y se recuperen las instituciones judiciales y electorales independientes. Las colas eran impresionantes, la fuerza y pasión popular simplemente incontenibles. Vimos la movilización ciudadana más grande de la historia. Las mujeres eran mayoría abrumadora en el manejo de las mesas y las más apasionadas en las calles. Era como ver a María Corina Machado clonada y multiplicada por miles. La mujer venezolana que Alfredo Romero, el jurista incansable que dirige el Foro Penal Venezolano, describe en su canción como: «aquellas que sueñan, que golpean con el corazón el vil despotismo… que luchan, que aman y gritan Libertad… Mi mujer, toma tu bandera, mi patria y tu belleza, mi mujer Venezuela». Contra el régimen autoritario, la victoria llevará nombre de mujer.

Los demócratas venezolanos sobrepasaron los 7,5 millones de votos, prácticamente el mismo aplastante resultado que permitió en diciembre de 2015 obtener dos tercios del Parlamento. Fueron dos goleadas consecutivas de los venezolanos al narco-régimen. Y no sólo participaron los jugadores de la cancha; también lo hizo -y en qué número- la diáspora venezolana regada por el mundo, a la que une también el afán de salvar a su país.

¿Y ahora qué? La presión popular en la calle redoblará: tiene la legitimidad democrática demostrada en la consulta del 16 de julio y la presión institucional del Congreso.

La comunidad internacional exige anular la constituyente fraudulenta. Los tres irrefutables, irrebatibles y devastadores informes del secretario general de la OEA, Luis Almagro, en 267 páginas, desnudaron a la narcodictadura ante el mundo.

Las Fuerzas Armadas deberán acatar la voz del pueblo que el 16 de julio les exigió que bajen las armas, cesen la represión y cumplan la Constitución.

El Santo Padre siempre pide «recen por mí». En esta coyuntura crítica, rezamos por él; que se pronuncie con su voz y su firma para exigir a Maduro que anule el paso final de su golpe continuado: la tramposa constituyente. Así se puede negociar la transición definitiva que permita redemocratizar Venezuela con elecciones generales este 2017.

Finalmente, Maduro deberá analizar si está dispuesto a seguir asesinando para instaurar el primer narco-soviet en la historia. La constituyente fraudulenta sería dirigida por el tenebroso Diosdado Cabello, una despreciable mezcla de Stalin y Pablo Escobar. Él anunció que después del 30 de julio va a defenestrar a la fiscal y a los gobernadores opositores, encarcelar a todos los opositores, cerrar el Congreso para que nunca más se vote en Venezuela. Maduro sería decorativo o prescindible para Cabello, quien tendría el poder eterno y dictatorial de Stalin, con el control del negocio de la cocaína que tenía Escobar, con todo un Estado petrolero a su disposición. Muchos dicen que Maduro no es tan tonto como parece, pero si persiste en instalar este narco-soviet el 30 de julio para otro, mientras él queda como un represor sanguinario, terminará demostrando que es mucho más idiota de lo que parece.

Pero la dictadura no podrá contra todo un pueblo movilizado.

No podrá contra el sacrificio de Neomar Lander, quien se hubiese graduado de Bachiller el pasado 19 de julio. Su madre, Sugei, nos dijo que su hijo no conoció otro gobierno que esta dictadura que le reventó el pecho. Llorando, pero firme, prometió que honrarán el sacrifico de Neomar luchando para que Paola -su pequeña hija de trece años, cuya cara tomó entre sus manos mientras hablaba- viva en una Venezuela libre y democrática. Paola Lander, la niña que un día será mujer, Patria y belleza. Paola será Venezuela.

Andrés Pastrana Arango fue presidente de Colombia y Jorge Quiroga lo fue de Bolivia

Fuente: ABC.es

[/fusion_text][fusion_separator style_type=”none” top_margin=”10px” bottom_margin=”” sep_color=”” icon=”” width=”10px” class=”” id=””/][/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”][fusion_title size=”2″ content_align=”left” style_type=”single solid” sep_color=”” class=”” id=””]Fecha[/fusion_title][fusion_text]
23 de julio de 2017
[/fusion_text][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]]]>

Expresidentes piden a Santos y a Morales que soliciten una cumbre urgente de Unasur para discutir situación de Venezuela

Los expresidentes Andrés Pastrana y Tuto Quiroga solicitaron al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y al de Bolivia, Evo Morales, que pidan la convocatoria de una cumbre urgente de la Unasur para discutir la grave situación de Venezuela, donde este miércoles el parlamento fue atacado por un grupo violento.

Fuente: La Tarde NTN24

Bogotá, Colombia
6 de julio de 2017

23 de junio de 2017

Representantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) aseguran que toda la región está profundamente dolida y conmovida por lo que pasa en Venezuela.

“El Santo Padre es el líder más respetado del planeta, sin duda alguna en América Latina, y creemos que él puede aportar para que Venezuela recupere la democracia”, afirmó Jorge Quiroga, expresidente de Bolivia, al salir de un encuentro el viernes con el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, en el que también participaron Andrés Pastrana, exmandatario colombiano; Nelson J. Mezerhane G., presidente del Grupo Mezerhane, y Asdrúbal Aguiar, director de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA).

El encuentro que duró cerca de una hora fue promovido por el propio cardenal Parolin, luego de un intercambio de cartas con IDEA sobre la crisis de Venezuela.

Según consta en su página de internet (http://idea-democratica.org), IDEA es un foro ad hoc promovido por venezolanos preocupados por la ruptura del orden constitucional y democrático en Venezuela. IDEA fue constituido con la firma y presentación de la Declaración de Panamá sobre Venezuela el 9 de abril de 2015, a propósito de la VII cumbre de las Américas.

“Fue muy interesante y productiva la reunión. Tuvimos la oportunidad de compartir las experiencias que hemos vivido en Venezuela y de compartir nuestras angustias, de cómo podemos acabar con la violencia en este país hermano”, expresó Pastrana.

Enfatizó que, al evaluar la situación del país, no sólo se deben tomar en cuenta los muertos en las manifestaciones, sino también las personas que están sufriendo la crisis humanitaria: “¿Cuántos niños mueren al día en Venezuela porque no hay una medicina para salvar sus vidas? ¿Cuántos ancianos o jóvenes están muriendo hoy porque no tienen cómo tratar un cáncer?”, preguntó.

Detener el golpe

Los expresidentes latinoamericanos aprovecharon la ocasión para recordar el golpe continuado que ha vivido Venezuela en manos del dictador Nicolás Maduro. “Empezó castrando el Congreso después de la derrota parlamentaria y con más de 50 fallos han evitado que pueda legislar y fiscalizar. El segundo paso fue cancelar todo tipo de elecciones, cancelar el referéndum revocatorio y las elecciones regionales, a través de un mal llamado diálogo, que lo único que buscaba era diferir elecciones, desinflar la presión de la calle, dividir a la oposición, detener a más opositores y desactivar la carta democrática de la OEA”, explicó Quiroga.

El expresidente de Bolivia aseguró que el Vaticano está al tanto de la situación de Venezuela, tal y como fue manifestado recientemente en la declaración pública del observador permanente de la Santa Sede ante la Organización de Estados Americanos (OEA), el arzobispo Bernardito Auza. Recordó también la carta del cardenal Parolin del pasado diciembre, donde se establecieron las condiciones para el diálogo fallido que el año pasado fue promovido desde la Santa Sede. Esa iniciativa incluía la apertura de un canal humanitario, el respeto a la Asamblea Nacional, la celebración de elecciones y la liberación de los prisioneros políticos.

“Pero la respuesta de Maduro, después de haber castrado el Congreso y cancelado las elecciones, ha sido aniquilar la República de Venezuela. ¿Cómo? Con esta Para-Constituyente, que es el final del golpe de Maduro; sin referéndum previo y designando él a su gente, quiere cerrar definitivamente el Congreso, meter a toda la oposición presa y acabar con Venezuela. Yo creo que el Vaticano, junto a todos los actores internacionales, está llamado a insistir con el contenido de la carta de Parolin del 2016. Creemos que el Vaticano debe pronunciarse, pues tiene un enorme peso moral y político, su posición a través del cardenal Parolin e incluso del Santo Padre sería determinante para rencausar a la hermana Venezuela a la democracia”, subrayó.

Una narcodictadura

“Aquí lo que se quiere es perpetuar una narcodictadura”, asintió firmemente Pastrana y explicó las razones por la que la crisis venezolana es motivo de preocupación no sólo para su país, sino también para toda la región.

“Para Colombia es muy complicado porque el primer socio de las FARC es el Cartel de los Soles de Venezuela, que es socio del Chapo Guzmán y del Cartel de Sinaloa. Por eso para Colombia es muy importante este tema porque con un poco más de dos mil kilómetros de frontera, indudablemente la paz de Colombia pasa por la democracia en Venezuela”.

Pastrana manifestó su preocupación por la crisis de desplazados que podría originar la crisis humanitaria que sufre el pueblo venezolano. “En Venezuela hay más de cinco millones de colombianos, si se nos desplaza, como mínimo vamos a tener un problema humanitario que va a ser imposible de manejar en nuestro país”, alertó.

En definitiva, “lo que estamos pidiendo al mundo es que el presidente Maduro vuelva al cauce constitucional y legal, y en eso la Iglesia puede jugar un papel muy importante”, afirmó Pastrana y aclaró que para lograrlo se debe evitar cualquier posibilidad de “diálogos” a través de los expresidentes Zapatero o Samper.

El grupo IDEA, al que pertenecen los expresidentes Quiroga y Pastrana “busca reforzar la solidaridad iberoamericana e internacional a favor de la democracia, del Estado de Derecho, y la garantía y tutela efectiva y universal de los derechos humanos. Al efecto diseña y realiza programas y actividades para orientar a las sociedades civiles y políticas de las Américas y España, recomendándoles medidas y soluciones que permitan la modificación de las tendencias que incidan negativamente sobre la citada tríada de la libertad o que sean sus desviaciones. Coopera, en fin, con el fortalecimiento de los elementos esenciales de la misma democracia y los componentes fundamentales”, reza el texto de presentación de IDEA en su página de internet.

Fuente: Diario Las Américas

Información de otros medios:

La Stampa: Venezuela, Parolin recibe a algunos ex presidentes latino-americanos
La Prensa: Ex presidentes piden al Vaticano que se involucre en la crisis venezolana

23 de junio de 2017

 

Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved