• Banner textos

  • TRAZANDO EL CAMINO DE CAMBIO EN LAS TIERRAS BOYACENSES

    INAUGURACIÓN DEL CENTRO DE SERVICIOS AMBIENTALES-CESAM- DE CORPOCHIVOR

    “Cuando el licenciado Don Gonzalo Jiménez de Quesada tuvo noticia de las esmeraldas de Somondoco, organizó una numerosa expedición para ir en su búsqueda.

    Venciendo miles de dificultades, pero conducidos por la ambición, los conquistadores llegaron hasta el caserío de una tribu indígena gobernada por Garágua y donde hoy se levanta el verde y fértil  territorio de Garagoa”.

    De esta historia nos quedó la sombra del Dorado en las riberas de nuestros ríos, el compromiso de perpetuar la riqueza de la región en sus montañas y la misión de conservar el refugio de los dioses chibchas para las generaciones venideras.

    Aquí, en Garagoa, Colombia vive, crece y sueña gracias a una comunidad laboriosa conformada aproximadamente por 2.000 campesinos, aferrados a sus terruños, que no se resignan en la búsqueda de mejores condiciones para su desarrollo.

    Por eso nos hemos convocado, en estas pacíficas tierras, para ratificar que a través de una adecuada gestión del medio ambiente podremos satisfacer las necesidades básicas, elevar el nivel de vida de estos colombianos y preservar nuestro patrimonio natural.

    En este sentido, mi Gobierno, a través del Ministerio del Medio Ambiente, ha concertado el establecimiento de unas zonas naturales con gran potencial económico y susceptibles de ser convertidas en polos de desarrollo comunitario.

    Estas zonas, denominadas Ecorregiones Estratégicas, hacen parte del Proyecto Colectivo Ambiental, el cual ha promovido desde las provincias colombianas una participación responsable y coordinada de todos los actores sociales e institucionales alrededor del ejercicio de sus derechos y deberes ambientales.

    Este proyecto está liderado por las Corporaciones Autónomas Regionales, las cuales, mediante una eficiente administración de los recursos naturales de sus jurisdicciones, han vinculado al sector privado y a la comunidad al crecimiento de los niveles de producción en sus regiones y a la disminución del impacto ambiental en el manejo de los recursos; hechos que las han convertido en los brazos ejecutores de la política ambiental.

    Desde mi administración hemos generado los mecanismos necesarios para que las expectativas de la región estén en directa correspondencia con las acciones de la Nación.

    En este contexto, Corpochivor es una de las Corporaciones Autónomas Regionales que no ha desfallecido en involucrar a la comunidad en su dinámica y en desarrollar una gestión eficiente de los recursos naturales a lo largo y ancho de 25 municipios del suroriente de Boyacá.

    Prueba de ello lo constituye la construcción de la primera etapa del Centro de Servicios Ambientales –CESAM-, el cual desde hoy permitirá a los habitantes del Valle de Tenza  informarse y discutir sobre temas de interés regional y nacional en relación con sus oportunidades de desarrollo.

    Estamos seguros de que con este Centro de Servicios Ambientales que felizmente inauguramos cientos de niños y jóvenes de los diferentes municipios buscarán sembrar la semilla del arraigo a sus costumbres y a los recursos naturales de esta maravillosa región, en un espacio lúdico y de aprendizaje.

    Queremos que nuestras regiones sean la máxima expresión del desarrollo sostenible y de la diversidad del país. Por eso estamos empeñados en la titánica labor de hacer de Colombia la más grande empresa a través del trabajo honesto de nuestra gente. Invirtiendo en tecnología y en educación todos podremos contener el deterioro de nuestro medio ambiente.

    Sabemos que en el Valle de Tenza existe una  intensa vocación agropecuaria asociada al minifundio y que, debido a las prácticas agrícolas inadecuadas, la producción ha disminuido.

    Por eso, el Gobierno, con el apoyo de la comunidad internacional y del sector privado, ha generado instancias de concertación y diálogo multisectorial para mantener la estructura de nuestros sistemas naturales, maximizar la calidad de vida de nuestra gente y garantizar la perdurabilidad de las especies en su ambiente natural.

    Ante esta crisis ambiental, y gracias a la cooperación técnica internacional, estamos haciendo frente a los problemas  que comprometen el futuro de nuestra región. La firma por parte de Corpochivor del Convenio con Minercol-Ceri para la recuperación de áreas degradadas por la explotación minera, y del proyecto de Labranza Mínima con la Agencia de Cooperación Alemana (OTZ) y la CAR, para la transferencia de tecnologías modernas que permitan la recuperación de suelos degradados y la conservación del recurso hídrico, son ejemplos de la importancia que tienen los recursos naturales de Boyacá en los procesos ambientales a nivel mundial.

    Igualmente, se está ejecutando el convenio suscrito entre el Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo regional del Estado alemán de Baviera y el Ministerio del Medio Ambiente de Colombia para el manejo regional de residuos sólidos en la Provincia de Márquez, el cual se espera que sea un modelo a nivel nacional.

    Así mismo, dentro de esta cadena de acciones alrededor del tema ambiental, hemos logrado la obtención de más de 430 millones de pesos con recursos del Fondo Nacional de Regalías-BID-Minambiente para adelantar un cubrimiento de más de cuatrocientas hectáreas dentro de la estrategia del Plan Verde “Bosques para la Paz”.

    Estos proyectos nos comprometen en la búsqueda de una óptima calidad ambiental, así como de la distribución equitativa de los beneficios que se derivan del uso de los recursos naturales, para lograr la consolidación y la obtención de la paz en todos los rincones de nuestra querida Colombia.

    Dentro de esta dinámica y a través del programa de Ecosistemas Estratégicos, estamos asegurando un adecuado abastecimiento de agua a las comunidades locales y al  país, gracias al mantenimiento de la Represa de Chivor, a la dotación de laboratorios de aguas y a la adopción del mecanismo de las tasas retributivas por contaminación de fuentes hídricas.

    Así mismo, es importante destacar el apoyo que hemos brindado  a  los municipios, a través de  Corpochivor, en la formulación  de planes ambientales, en el desarrollo municipal y en el ordenamiento territorial; insumo fundamental en la estructuración del sistema de información geográfica.

    Pero, ¿qué hacer para que la ecorregión pueda constituirse en los comienzos del nuevo milenio en un modelo de desarrollo económico, social y ambiental? La respuesta tiene que ver con la necesidad de acceder al conocimiento y a las nuevas tecnologías;  con la justa distribución de recursos de inversión; con el apoyo institucional para el desarrollo de actividades económicas alternativas y rentables, y con una adecuada educación que ayude a la formación de un ser humano interesado por el entorno que le permite existir.

    Queremos hacer de nuestras provincias regiones para la vida; cuyos habitantes se identifiquen con su desarrollo, estén orgullosos de sus tradiciones culturales y de  la belleza natural del lugar que habitan; que practiquen la concertación, sean competitivos y solidarios.

    Estamos trazando el camino del cambio en estas tierras boyacenses. ¡Queremos hacer de Garagoa un territorio de progreso!. En este sentido, el liderazgo de las autoridades locales y de las instituciones gubernamentales es fundamental para el éxito de nuestras inversiones.

    Es el caso del Proyecto de Garagoa, presentado por la Asociación de Usuarios del Fondo de Vivienda Municipal y auspiciado por la Alcaldía, el cual permitió adjudicar 15 subsidios para viviendas de interés social por un valor de 89 millones de pesos.

    Nuestro mayor propósito consiste en que todos los colombianos tengan una vivienda digna. Por eso hemos impulsado, con la ayuda del Inurbe y de las Alcaldías Municipales, procesos de autogestión comunitaria que les permitan a las familias afectadas por la violencia o por las fuerzas de la naturaleza, construir un hogar para el futuro de sus hijos.

    Nuestra decisión de ser un país mejor, nos lleva a afirmar que desde este mágico rincón de Boyacá el hombre ha creado el paisaje y que éste es una evocación del espíritu de todos los que le habitan: aterciopelado y humilde en sus blandos frailejones; hermético y altivo en la extensión sin límite de sus páramos; disímil por la variedad de los cultivos, y legendario en la tradición de su pueblo.

    Garagoa debe ser sinónimo de desarrollo, educación y paz. Por ello, el Gobierno Nacional reconoce los esfuerzos realizados por la administración Municipal para brindar cobertura educativa a los niños y a los jóvenes de esta región. Estamos seguros de que próximamente, gracias al empeño que le ha representado el estar incluido en el Programa “Municipio Caminante”, Garagoa, será uno de los municipios merecedores de este título en el país.

    ¡Sigan adelante en este empeño, por el bien de las nuevas generaciones de boyacenses que tienen derecho a la mejor educación!

    Somos conscientes de que el desarrollo de nuestros pueblos está directamente relacionado con el acceso al conocimiento. Gracias al proyecto de Compartel se están abriendo las puertas del futuro a todas las cabeceras municipales del país para que las comunidades puedan navegar por esa gran autopista de la información que es la Internet.

    Los invito a unirse a este proyecto de conectividad, para lo cual esperamos que todos los colegios del municipio hagan sus peticiones y  puedan disponer de los equipos necesarios para fortalecer sus procesos pedagógicos.

    En esta dirección, y bajo la responsabilidad del Ministerio de Educación, el Gobierno Nacional donó al Colegio Nacionalizado San Luis de Garagoa, 200 millones de pesos para el desarrollo de su infraestructura.

    Las políticas sectoriales de mi administración están orientadas a multiplicar en nuestras comunidades las herramientas necesarias para hacer de las provincias colombianas, las protagonistas de un futuro sembrado de mejores oportunidades.

    Estamos haciendo de Garagoa la tierra del futuro. Estamos trabajando para recordarla siempre con la misma emotividad que el escritor colombiano, Rafael Arrubla, para quien este pedacito del Valle de Tenza “es todo un pesebre navideño, aliviado de ríos y coronado de cumbres (…) donde la naturaleza volcó todos sus dones. Donde prosperan las labranzas; los trapiches gemidores; las gentes de rostro sin fatiga (…)”

    Por eso con obras como las que hoy inauguramos tenemos la certeza de  fomentar una cultura integral del ambiente, que bajo el deseo de una mayor prosperidad para el Valle de Tenza, permitirá a Bachué emerger gloriosa de las aguas, dispuesta a poblar toda la tierra, mientras los campesinos no dejan de hilar en sus copos de lana los sueños entrelazados de muchos colombianos, en la gran madeja del futuro.

    Muchas Gracias.

    Lugar y fecha

    Boyacá, Colombia
    18 de noviembre del 2000

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved