• Banner textos

  • UNA MIRADA SOBRE COLOMBIA PARA LA REPÚBLICA POPULAR DE CHINA

    A menudo cuando me refiero a mi país lo llamo el secreto mejor guardado de América Latina. Es un secreto porque muchas veces, detrás de las noticias de violencia que se conocen en el mundo derivadas del conflicto interno y de nuestra lucha contra el problema mundial de las drogas, las personas de otras regiones no se percatan de la verdadera Colombia: la que desarrolla el potencial de 40 millones de seres humanos trabajadores y honestos que construyen día a día un futuro próspero, la que ofrece múltiples y excelentes oportunidades a los inversionistas y lugares y ciudades de ensueño a los turistas.

    Colombia -un país grande y vital como pocos- es un secreto que bien vale la pena descubrir. Por eso he querido aprovechar la oportunidad que tengo para compartir sobre mi país en la importante revista China’s Talents para ayudar a develarlo ante sus lectores. Lo hago con mucho placer por tratarse de un contacto con uno de los pueblos más admirados del planeta, que no sólo representa un socio comercial para Colombia, sino, ante todo, una cultura que vale la pena conocer e interrelacionar con la nuestra.

    Tan importantes son los lazos de nuestro país con la República Popular de China que uno de los primeros viajes internacionales que realicé durante mi Gobierno fue precisamente a este país, en mayo de 1999. Desde Beijing, China y Colombia fortalecieron lazos de amistad, de comercio y de inversión que hoy son, por fortuna, sólidos y promisorios.

    La primera pregunta que quisiera responder es ésta: ¿Qué ofrece mi país a un inversionista razonable?

    Colombia es un país conocido en América Latina y en el mundo entero por tener una economía firme y estable como pocas y por la seriedad con que cumple con sus compromisos internacionales.

    Hoy tenemos una inflación de un solo dígito, la cual ha disminuido en tres años del 17 al 8%, la más baja en tres décadas; hemos bajado las tasas de interés en más de 30 puntos; hemos reducido significativamente nuestro déficit fiscal mediante una política de austeridad del gasto público; tenemos un tipo de cambio libre y competitivo que fluctúa sin sobresaltos; hemos consolidado un sector financiero sano y responsable; expedimos normas legales e incluso reformamos la Constitución para garantizar la seguridad legal de los inversionistas, y hemos hecho más ágiles y sencillos nuestros procedimientos de aduana.

    Como puede apreciarse, las bases mismas de nuestra economía han recibido el reforzamiento que requieren para garantizar un crecimiento sostenido. A pesar de la difícil situación de la economía internacional, Colombia crecerá este año el doble que el promedio de las demás economías latinoamericanas.

    Por otra parte, tenemos acuerdos de libre comercio y aranceles preferenciales con la mayoría de los países de América y de Europa. Gracias a esto, nuestros productos tienen acceso preferencial a más de 800 millones de consumidores en Europa, los Estados Unidos, México y la Comunidad Andina.

    Somos, además, autosuficientes en gas, energía y recursos naturales, y tenemos una privilegiada posición geográfica que nos convierte en la mejor esquina de América, con costas sobre los océanos Atlántico y Pacífico y un contacto directo con Centroamérica, el Caribe y el resto de Suramérica.

    A esto debemos adicionar los continuos esfuerzos que ha desarrollado y seguirá desarrollando el Gobierno Nacional para consolidar la paz interna en el país, un proceso que he liderado personalmente durante todo mi mandato.

    ¿Y qué ofrecemos a los extranjeros, particularmente a los chinos, que toman la afortunada decisión de visitarnos?

    La lista de maravillas y atracciones se haría interminable. Basta sólo citar que, en menos del 1% de la superficie habitable del planeta, Colombia concentra más del 10% de la biodiversidad del mundo. Tenemos en nuestro suelo la más amplia gama de ecosistemas: la selva del Amazonas, los llanos de la Orinoquia, la cordillera de los Andes y los litorales Atlántico y Pacífico.

    Colombia es un paraíso de parques naturales. Colombia es una sucesión de ciudades hermosas y pujantes como Bogotá, su dinámica capital; Medellín; Barranquilla; Cali; Bucaramanga; Manizales, y, por supuesto, la histórica, romántica e inolvidable Cartagena de Indias. Colombia es un tapizado verde de fincas y cafetales en su zona andina; una colcha de montañas y lagunas sin fin en Nariño y Boyacá; una invitación a la alegría en toda su costa Caribe; una sucesión interminable de fiestas y carnavales; una continua incitación a la cultura en eventos internacionales de teatro y poesía.

    Hoy quisiera invitar a los habitantes de la legendaria y admirada nación de China, ya sean inversionistas o turistas, a que recorran el camino que lleva a Colombia como muchos ya lo han hecho sin arrepentirse de ello. El que llega a nuestro país aprecia inmediatamente sus ventajas competitivas, pero también su belleza natural y la amabilidad de sus gentes. En suma, comprende que éste es un secreto que bien vale la pena descubrir.

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved