• Banner textos

  • VISITA AL MUNICIPIO DE CHIQUINQUIRÁ

    Hoy me siento muy emocionado de volver a Chiquinquirá, la capital religiosa de Colombia, para saludar al querido pueblo chiquinquireño y, muy especialmente, para orar ante la Santa Patrona de Colombia, la venerada Virgen del Rosario de Chiquinquirá. A ella hemos encomendado la paz de Colombia y la seguimos encomendando con toda la fe y la confianza. Ella nos enseñó a pensar en los más necesitados y eso es lo que estamos haciendo.

    Mi Gobierno está comprometido con los pobres de Colombia. Ellos son mi obsesión, y mi desafío es hacer todo lo posible para mejorar sus condiciones de vida.

    Hoy y aquí, en Chiquinquirá, quiero reafirmar este compromiso con los pobres de mi país, y contarles también, con obras concretas y no sólo con promesas, como lo hacen los políticos de turno, lo que estamos haciendo por ellos, lo que estamos trabajando por todos ustedes.

    HOY LA PLATA RINDE MÁS

    En mi Gobierno hemos logrado tener la inflación más baja desde hace 30 años. Esto quiere decir que el aumento del costo de la vida, que hace 10 años era del 27%, hoy, gracias a las políticas económicas que hemos realizado, es tan sólo del 8.7%. O sea: Hoy la plata alcanza para comprar más cosas, porque los precios no se disparan cada año como ocurría antes.

    La inflación es de verdad el impuesto más caro para los pobres de Colombia. ¡Y mi Gobierno la ha derrotado!

    EL CAMPO YA NO ES LA CENICIENTA DEL PAÍS

    Nuestro país, queridos amigos, es un país verde, lleno de campo y de tierras fértiles, como las tierras de Boyacá. Pero el campo estaba abandonado, así que nuestra tarea fue volverlo a poner a producir.

    Con créditos por más de 1.5 billones de pesos, con la promoción de las cadenas productivas y con otras política agrícolas, hoy el sector agropecuario está por fin volviendo a crecer: Las áreas sembradas del país han aumentado en cerca de 90.000 hectáreas, hagan de cuenta como 90.000 canchas de fútbol sembradas con los frutos de la tierra. Y la producción agrícola se ha incrementado en más de 1 millón 200 mil toneladas. Con todo esto, se han creado 53.000 nuevos empleos en el campo.

    También estamos prestando a los microempresarios rurales, y beneficiamos el año pasado a más de 3.500 de ellos. Pero más importante aún: el Gobierno, por primera vez en la historia, se ha convertido en el fiador de las mujeres campesinas, para que éstas puedan solicitar créditos para proyectos productivos únicamente con su firma y su proyecto. De esta manera, vamos a atender a cerca de 27.000 mujeres para que accedan a recursos por 2.800 millones de pesos.

    A través del Incora estamos entregando tierras cultivables a los campesinos, indígenas y miembros de las comunidades negras del país. No más el año pasado se entregaron 1.5 millones de hectáreas a más de 25.000 familias en el país.

    ¡El campo de Colombia no volverá a sentir el abandono al que fue sometido en los últimos años! ¡Estamos apostando por el campo y por los campesinos de nuestra patria!

    SOY UN CONVENCIDO DE QUE EN LA EDUCACIÓN ESTÁ EL FUTURO DEL PAÍS

    También estamos comprometidos con la educación de los colombianos. En los dos últimos años hemos entregado cerca de 180.000 subsidios a estudiantes pobres de primaria y bachillerato para evitar que dejen sus escuelas. Así mismo, el Icetex viene financiando cerca de 200.000 pagos de matrículas de educación técnica o universitaria.

    Además, estamos implementando el novedoso programa “Colombia Joven” para beneficiar durante los próximos 5 años a más de 130.000 colombianos que quieran estudiar carreras técnicas o profesionales, sin necesidad de codeudores, porque otra vez -como ocurre con las mujeres campesinas- bastará con el aval del mismo Gobierno.

    A nivel de la capacitación técnica que proporciona el Sena, estamos llegando a 1.065 municipios en todo el país, hemos capacitado nada menos que a 4 millones 200 mil colombianos, y esperamos llegar a más de 5 millones 400 mil antes de terminar mi mandato.

    ¿Se acuerdan que decían que yo iba a acabar con el Sena? Pues no era cierto, como muchas otras cosas que se inventan. Y lo que pueden ver es que el Sena está hoy más vivo y más dinámico que nunca.

    Además, hemos graduado más de 40 municipios como Municipios Caminantes donde la cobertura de educación supera al 90% de la población escolar. La meta es que todos los municipios de Colombia algún día se gradúen como Municipios Caminantes, gracias al esfuerzo de sus autoridades.

    También queremos niños que jueguen y que compartan entre sí sanamente. Para eso Nohra está impulsando el programa de ludotecas infantiles para crear, con el apoyo de la empresa privada, espacios de recreación didáctica en las poblaciones más pobres de Colombia. Ya se han entregado 29 y estamos trabajando hacia la meta de 50 ludotecas en todo el país.

    ¡Así estamos dando educación y recreación sana a los colombianos más pequeños, porque dar educación es dar herramientas para el futuro!

    Mejor se aprende con el estómago lleno que con hambre. Por eso estamos adelantando el programa de restaurantes escolares. Gracias a él, más de 2 millones 200 mil niños están desayunando o tomando refrigerios o almuerzos en sus escuelas.

    EN MI GOBIERNO LA INTERNET NO ES SÓLO PARA LOS RICOS

    Y parte de la educación es también tener acceso a la modernidad, a las nuevas tecnologías. En ese sentido, hemos instalado 757 aulas de informática en todo el país y pronto comenzaremos a instalar 650 nuevas aulas en los establecimientos de educación media técnica.

    Además, con el programa “Computadores para Educar” estamos incentivando a la empresa privada, a los particulares y las entidades públicas para que los computadores que no estén utilizando sean puestos en condiciones óptimas y entregados a las escuelas del país. Nosotros los estamos acondicionando y prestando la capacitación para que los sepan usar. La meta es alcanzar más de 20.000 computadores y hoy podemos contar que ya hemos beneficiado a más de 140 instituciones educativas en 77 municipios de todo el país. Ya hemos llegado a Iza y pronto llegarán computadores también a Cucaita, a Soatá, a Somondoco y a San Mateo.

    El acceso a las telecomunicaciones en nuestro país no abrirá más la brecha entre los ricos y los pobres. ¡Queremos un país moderno e igualitario, conectado entre sí y con el mundo! Para lograrlo hemos puesto en marcha la gran Agenda de Conectividad, que está trayendo tecnología de la información y comunicaciones a todo el país.

    Estamos llevando telefonía y acceso a internet a las regiones más remotas. Con el programa Compartel estamos instalando 6.745 teléfonos comunitarios y 940 puntos comunitarios de acceso a internet por todo el país, con una inversión que supera los 100 mil millones de pesos.

    Aquí en la zona rural de Chiquinquirá hemos instalado ya 6 teléfonos comunitarios y vamos a instalar un punto comunitario de acceso a internet, invirtiendo en ello más de 73 millones de pesos.

    Queremos chiquinquireños que dominen la tecnología. Queremos boyacenses expertos en navegar por la internet. Para eso estamos realizando una convocatoria para formar este año y el próximo a 10.000 colombianos en tecnologías de la información. Para eso hemos bajado la tarifa de conexión a internet, que hoy esta más barata. Gracias a ello en los tres primeros meses del año subió el tráfico de colombianos en internet en un 115% sobre diciembre del año pasado.

    Mi gobierno es el primero en Colombia que hace un gran programa de telecomunicaciones con contenido social, pensando sobre todo en los colombianos de menos recursos y de las zonas más apartadas.

    CADA VEZ MÁS COLOMBIANOS POBRES ESTÁN EN EL SISTEMA DE SALUD

    También estamos trabajando por la salud de Colombia y de los boyacenses. Hemos aumentado la cobertura del régimen subsidiado en salud, que cobija a los más pobres del país, en cerca de un millón de personas. En total, pasamos en 7 años de una cobertura total del sistema de salud de 5 millones de personas a una de 20 millones de personas, avanzando más que cualquier otro país de América Latina.

    Estamos comprometidos a aliviar la crisis de los hospitales públicos, y para ello hemos inyectado más de 160 mil millones destinados a apoyar a aquellos que están en dificultades financieras.

    Igualmente, estamos vacunando a los niños de Colombia, logrando coberturas superiores al 90% de ellos. ¡Qué bueno poder decir hoy que la mortalidad infantil ha bajado! Mientras a comienzos de los ochentas morían 44 de cada mil niños nacidos, hoy la proporción es de la mitad!

    QUEREMOS UN TECHO PARA TODOS LOS COLOMBIANOS

    Desde cuando inicié mi gobierno hemos destinado, a través del Inurbe, el Banco Agrario y las Cajas de Compensación Familiar, cerca de 600 mil millones de pesos a subsidios para vivienda de interés social. ¡Gracias a eso hoy hay en Colombia 110 mil familias de bajos recursos que duermen tranquilas porque tienen su casa propia! No más el Inurbe ha entregado en Boyacá durante los últimos dos años 772 subsidios por un valor de 4.430 millones de pesos.

    Y le hemos dado la mano a los deudores de créditos para vivienda, beneficiando con la Ley de Vivienda a más de 800.000. Yo estoy seguro, amigos de Chiquinquirá, de que nunca en la historia de Colombia se ha visto un gobierno que, como lo hizo el mío, ayude directamente a los deudores a pagar sus obligaciones, aliviándoles su situación.

    EL PLAN COLOMBIA ESTÁ EN MARCHA

    Como ustedes saben, hoy estamos dando a todo el país una excelente noticia. Y he querido entregarla personalmente a las gentes de Chiquinquirá.

    La buena noticia es que los programas sociales del Plan Colombia ya están en marcha, ya están funcionando, y que están a disposición de municipios como Chiquinquirá, para ayudar a aliviar las necesidades de los más necesitados.

    Amigos de Chiquinquirá: Si hoy estoy aquí con ustedes es para contarles que en el Gobierno Nacional estamos pensando en sus necesidades y en la mejor forma de solucionarlas.

    Con el Plan Colombia estamos trabajando para generar empleos, para recuperar la economía, para hacer que el campo crezca cada día más, para ayudar a los colombianos afectados por la violencia y para fortalecer la paz.

    Tenemos muchos programas, todos muy importantes, que su alcalde ya conoce y que él y la misma comunidad tienen que aprovechar.

    Algunos de ellos son “Familias en Acción”, “Jóvenes en Acción”, “Empleo en Acción” y “Vías para la Paz”. ¡A estos 4 programas de alto impacto social vamos a dedicar nada menos que 1.8 billones de pesos!

    Hablemos un poco de estos programas que harán historia en Colombia.

    Primero que todo: ¿Qué es “Familias en Acción”?

    “Familias en Acción” es una iniciativa de mi gobierno gracias a la cual vamos a entregar subsidios directos en dinero a las Familias que estén inscritas en el nivel 1 del Sisbén, es decir, a las familias más pobres de los pequeños municipios de Colombia.

    ¿Y cómo vamos a hacer esto?

    En primer lugar vamos a entregar un subsidio nutricional para los niños menores de 7 años, para complementar su alimentación durante la etapa más importante de su crecimiento.

    El subsidio será de 40.000 pesos mensuales por niño, y para ganarlo la madre debe garantizar que lo esté llevando a sus controles médicos de crecimiento, desarrollo y vacunación.

    ¿Y qué hay para los niños entre los 7 y los 18 años?

    A ellos les vamos a entregar un subsidio escolar de 12.000 pesos mensuales para los que estén estudiando entre 2º. y 5º. de primaria, y de 24.000 pesos mensuales para los que estén estudiando bachillerato, durante 10 meses al año.

    Para ganar este subsidio escolar, la madre debe probar únicamente que los niños están asistiendo cumplidamente a su colegio.

    Yo sé, amigos de Chiquinquirá, que estos recursos adicionales que vamos a entregar a las familias más pobres, que quieran y cuiden a sus hijos y que procuren que tengan buena salud y vayan a la escuela, serán una ayuda fundamental para criar cada vez mejores colombianos.

    Éste es un programa especial que nunca se había aplicado en Colombia y lo estamos haciendo porque sabemos que ¡lo primero son nuestros niños!

    ¡Formar niños sanos y que asisten a la escuela es hacer paz y futuro!

    ¡Qué bueno poder decir hoy que los que queremos paz estamos construyendo un mejor mañana en Chiquinquirá! ¡Un mejor mañana para los niños de Chiquinquirá!

    Aquí no más se inscribieron para este programa 619 familias, de las cuales falta que 115 acrediten sus documentos o la certificación del Sisbén.

    A las que faltan por completar los requisitos, yo las invito a que se apresuren a conseguirlos, inscribiendo a sus hijos en el registro civil y obteniendo la certificación del Sisbén, para que pronto se hagan beneficiarias de este programa.

    Pero la buena noticia, la excelente noticia, es que 504 familias de Chiquinquirá sí cumplieron con sus requisitos para acceder a “Familias en Acción” y que ya comenzarán a recibir los subsidios nutricionales y escolares para sus hijos.

    Son cerca de 42 millones de pesos mensuales que vamos a comenzar a girar a Chiquinquirá para que lleguen directamente a los más necesitados de este querido pueblo boyacense.

    Aquí está también Flor Marina Martínez, una boyacense con pocos recursos y 3 hijos cuya historia salió en uno de los programas de televisión sobre Familias en Acción e inclusive cité una vez, con nombre propio, en un discurso en una Cumbre de Gobernadores de Colombia.

    Pues bien: hoy les puedo decir, con inmensa alegría, que Flor Marina, el símbolo de Familias en Acción, es la primera en recibir los subsidios para sus hijos, para que crezcan sanos y con estudio.

    Y esto que estamos haciendo hoy en Chiquinquirá va a llegar también, con seguridad, a cerca de 500 municipios del país, con una inversión de 400 mil millones de pesos

    Vamos a llegar con este programa a un millón de niños y a 330.000 familias. ¡Estamos sembrando futuro por toda Colombia!

    Pero hablemos de más programas sociales del Plan Colombia:

    Con el programa de Empleo en Acción vamos a apoyar, con una inversión de 400 mil millones de pesos, proyectos comunitarios, creando 300.000 empleos transitorios. Son proyectos que significarán, además, una mejor calidad de vida para las comunidades más pobres.

    Con el programa Jóvenes en Acción, con una inversión de 140.000 millones de pesos, daremos capacitación y, por lo tanto, oportunidades de empleo a 100.000 jóvenes colombianos de pocos recursos económicos.

    Y con el programa Vías para la Paz pavimentaremos más de 1.000 kilómetros de carreteras, con una inversión de más de 800 mil millones de pesos.

    Son muchas vías que comunicarán a todo el país, pero hoy quiero hablarles de una de ellas que yo sé que es de mucho interés para los chiquinquireños y los boyacenses: la carretera Chiquinquirá-Otanche-Puerto Boyacá.

    Este proyecto, que hace parte de Vías para la Paz, se financiará con recursos de la Corporación Andina de Fomento y del Fondo de Inversiones para la Paz, por un total de cerca de 15.000 millones de pesos. El Instituto Nacional de Vías adelantará los estudios y diseños de ingeniería e impacto ambiental antes del mes de agosto, para una primera etapa de pavimentación del sector Chiquinquirá-Otanche. De esta manera, hoy les puedo contar a los boyacenses que esperamos abrir licitación pública de la obra antes de octubre para iniciar trabajos a comienzos del año entrante.

    Amigos de Chiquinquirá:

    Hoy les he hablado de lo que estamos haciendo por Chiquinquirá, por Boyacá y por Colombia, y, especialmente, por los más pobres de nuestra patria.

    Lo digo acá en la tierra de la libertad, en la tierra del genial Julio Flórez, de los tiples y de las artesanías de tagua, pero, sobre todo, en la tierra de la Virgen María: Mi compromiso es con los pobres de mi país y con los programas sociales para Colombia.

    Hoy les he contado sobre algunos, porque son realidad y nadie podrá ocultarlos, así se empeñen en decir que no estamos haciendo nada. ¡Sí estamos haciendo mucho, con los contados recursos que tenemos, y lo seguiremos haciendo por Colombia!

    Hoy quiero terminar recordando ante la Basílica de Nuestra Señora esta oración, que expresé hace menos de un año en esta misma ciudad, para que todos la sintamos y la hagamos nuestra:

    “Reina de Colombia: Dadnos la paz; ayúdanos a construir la paz; ¡construye con nosotros tu paz!”

    Muchas gracias.


    Lugar y fecha

    Chiquinquirá, Boyacá
    11 de mayo del 2001

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2020 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved