• Banner textos

  • I’d like to start by thanking UNESCO, the Director-General, Mr. Koichiro Matsuura, and the Deputy Director-General, Mr. Marcio Barbosa, for the kind invitation to address such an important audience in this significant meeting.

    I also want to thank His Excellency, the Crown Prince of Bahrain; the Foreign Affairs Minister of Bahrain, and all the government and people of this beautiful country for their warm hospitality.

    When we talk about youth in the current world, we talk about approximately 1.2 billion young people aged 15-24, who represent almost one fifth of the global population.

    We have said many times that young people are the future. And we care about the future. So, if we wanted to be consistent, we would have to care about youth as well, and fight against threatens that surround them.

    Young people are like sponges that absorb the teachings, good and bad, that we the adults and the modern society give to them.

    In a world in which violence and radicalism are the rule, in a world in which religion is used to justify hatred and terrorism, the first victim is the hope and the joy of youth.

    We have missed a value that could do the difference, now and forever, for the mankind. This value is the tolerance.

    As we are not only talking about youth, but also talking to the young people, I would like to tell them a short story that has moved me deeply, written by the Argentinean author Jorge Bucay. It is a story about “Sadness and Fury”:

    “Once upon a time there was an enchanted kingdom in which there was a magical pond. Sadness and Fury went together to the pond to take a swim. They both undressed and entered the water, naked.

    Fury was in a hurry (as she always is). Without knowing why, she felt the urge to leave the place at once, and so took her bath in a rush and went swiftly out of the water. But Fury is blind, or at least she is not able to see reality as it is, and so in great haste she put on the first clothes she found at the side of the pond. The clothes happened to be those of Sadness, and thus Fury went away just like that, dressed as Sadness.

    Meanwhile Sadness went on taking her bath with deliberate ease, until she finally decided, very slowly, to get out of the water. When she reached the shore she found that her clothes were no longer there. But as it is well known, Sadness cannot stand to be naked so she put on the only clothes at hand: the garments of Fury.

    It is believed by some that since this incidence, we sometimes run into Fury, and she appears duly blind, cruel, terrible and angry. However, if we look more carefully, we see that Fury is nothing but a disguise, and just beneath her clothes we find Sadness hiding out”.

    What a beautiful story this is, and how compelling is the paradox it reveals! Perhaps it moves me so much because I see here a reflection of an idea that has always driven my quest for peace and my unshakeable faith in dialogue as the most adequate means to reach peace.

    I believe in peace and in dialogue because I am convinced that behind all the madness, the cruelty and the insensitivity displayed by violent people through their evil actions, sadness is always lurking.

    I firmly believe in the intrinsically positive and good nature of human beings. After all, we were created from divine essence, and it is my deepest belief that behind every person that takes sides against society there is pain, resentment, frustration and – many times – an unnamed fear.

    “God fights the Devil, and their battlefield is man’s heart”, said Dostoievski. I have always felt that it is in our hands to help God beat the Devil in the conflict waged within every human being. It is in our hands to help the sadness disguised as fury to acknowledge the sources of her pain and eliminate them; to help the eyes and the minds blinded by hatred to become compassionate and wise.

    Twenty years ago, in 1988, when I ran for mayor of Bogota, Colombia’s capital and my home town, some men broke very violently into my campaign’s headquarters and pushed me out in the midst of a rain of slaps and menaces. Blindfolded and locked in the trunk of a car I faced fear and uncertainty, and then I had to face for another seven endless days the humiliation of kidnapping, when one’s life is at the mercy of strangers that are ready to perform any atrocity.

    The group that organized my kidnapping operated under the orders of Pablo Escobar, the famous drug lord, who had his reasons to go after me. My position as a journalist had always been very strong against the drug traffic. I had been awarded the journalism prize “King of Spain” for a special report I made for television about the route of the drugs, and that had gained me the heinous attention of the mafia.

    But my story comes to this: the men who watched over me during my captivity until the moment I was liberated through a courageous and effective operation by the army, were all young lads from the lowest levels of society, poor and violent at once, almost unaware of the immense pain they were causing me and my family. They were proceeding out of fear from their patron more than out of their own will. It is very likely that behind their masks of hatred, sadness and fear were lurking.

    Ten years after, in 1998, I had the supreme honor of being elected President of my country. It was not an easy task. My nation was facing – and is still facing – a problem of huge complexity: In the midst of the honest and tough working life led by more than 42 million of Colombians, two illegal armed rival groups were growing and pervading every corner like an oil spill across the territory. Their membership does not even reach 0.1 per cent of Colombian population; but they have on their side the destabilizing power of violence.

    There were the guerrillas – mainly represented by the FARC and the ELN – and there were also the illegal self defense groups. The worse thing is that both sides shared a common denominator: they thrived mainly on the money produced by the drug traffic as well as by kidnapping and extortion. More than a fight for power, they were waging a war for the control of territories they can use to conduct their illegal activities.

    It is a very old conflict whose origins go back further than five decades in the past, but that has been degrading day by day with the help of drug money and the use of terrorism against civilians. This is why I have always said to the world: In Colombia there is no civil war. What we have is a war waged by a few against civil society!

    As soon as I won the elections, my first aim, in front of my conscience and in front of my fellow Colombians, was to do everything possible, and even go beyond what was possible, to reach peace through dialog and political negotiation.

    I have always believed this is the only way to do it. Gandhi was right when he said: “There are no roads to peace, peace is the way“. And he was right because we have to ask ourselves: How can we pretend to reach peace in a country over the corpses of the dead and the misery of the maimed? How can we build true peace over foundations of hate, resentment and humiliation?

    Dear friends, I do not believe in the peace of the victors and the vanquished. I do believe in a peace built through dialog, because only the peace born of a peaceful instrument is destined to survive.

    With these ideal riveted to my heart I confronted all the risks that were to be overcome in order to pursue this objective which is the greatest aspiration of my people. As President elected, I met the chief commander of the FARC, a man known by his nom de guerre “Manuel Marulanda” or “Tirofijo”, in a remote place in the mountains of Colombia. I did it without being given any assurance, putting at risk my life and my freedom, but being convinced that it was necessary to talk face to face in order to set the right perspectives to open the road towards peace.

    Ten years have elapsed since then. I met another two times the leader of the guerrillas but unfortunately, the objective was not reached. It was a profound, daring and sincere attempt. It was supported by the International Community as well as by the whole country. In this process we invested a lot in order to build-up confidence but we got back only actions of death and destruction.

    I must say with sorrow that the warlords did not listen to the clamor of the people; they did not meet the offers made to incorporate them to the peaceful life of the nation; they preferred the ways of the weapons to the ways of democracy.

    “Tirofijo”, the legendary guerrilla’s leader, died in the jungle three months ago without knowing a moment of peace. He made the wrong decision, and, therefore, he will be remembered not as a revolutionary but as a terrorist.

    We have to admit that, in Colombia and in many other regions in the world, the dress of fury is today more powerful than the reality of sadness. The belligerent minority is still set to commit heinous acts of terrorism against people. It’s absurd. It’s painful; but I do not let down my beliefs.

    I know that some day, possibly soon, those individuals who have opted for violence and terror will shed their disguise and they will plunge in the waters of the magic pond where they mixed up their clothes. They will once again become what we were all born to become: human beings intent on evolving, loving and being loved.

    Herein lies the reason why I strongly believe in dialogue, dear friends. It is the credo of my whole life and my indestructible belief. I have epitomized it symbolically today through the story about “Sadness and Fury”.

    My absolute faith in the human being and in the means of peace as the sole alternative to set the foundations of a commonwealth is the most profound treasure I can share with you today.

    Dear friends,

    Tolerance, as Víctor Hugo said, “is the best religion”. In a world with more than six thousand million people the best advice you can give to anyone, especially to a young person, is: be tolerant.

    In other words: learn from others, show respect to others and appreciate our differences. If we all just learned and practiced this little lesson, our life and life in the world would be peaceful and harmonic.

    We, the rulers, the public people, the institutions, have the strong obligation of teaching tolerance everyday and everywhere. And you know, tolerance can only be learned through real life examples, not just through words.

    A world without tolerance is a hopeless world. It is not, definitively, the world we want to leave to our children.

    Nothing is sadder than watching how young people are being affected by violence and radicalization, and are being involved in acts of terrorism, either as victims or perpetrators.

    We have to realize that life is not easy for many of the young people in our countries. There is a huge problem of lack of opportunities that is a fertile soil for violence and intolerance.

    Large segments of youth are confronted by poverty and exclusion, and lack the skills that would allow them to enjoy the benefits of development. Over one hundred million young people have never been to school; more than 130 million are illiterate; almost 90 million are unemployed. Indeed, in certain regions, they account for up to half of the unemployed.

    Often, young people are forced to live in situations of conflict and enduring economic insecurity. Many are internally displaced or become refugees. Such volatile conditions make them extremely vulnerable and there has been a marked escalation of violence perpetrated by and against young people in contexts of social or political instability.

    This Meeting allows us to reflect on strategies and approaches that may help to integrate youth better into the overall societal gambits and thereby to prevent their fall into the abyss of violence and radicalization. This is a challenge in all regions of the world. The representatives of numerous community-based projects will allow us – and challenge us – to reflect on the opportunities and the scope of public policies required to ensure a peaceful tomorrow.

    The international community as a whole – and in particular the UN system – must pay more attention to the plight and aspirations of youth today. Their programs must become more tailored to the crying needs in virtually all countries. Approaches revealed at this Meeting in Bahrain may help shape policies to help youth to face their lives with hope and not fear.

    The future, dear friends, will be as good as the future we, ourselves, build. We have the responsibility of helping young people around the world to take off the disguise of fury and rediscover the best human feelings inside them.

    Life is too short to hate, even for young people, especially for young people! Let’s make a commitment to devise plans and programs to improve their range of opportunities, and let’s teach them tolerance, tolerance, always tolerance!

    Many thanks


    Lugar y fecha

    Baréin
    16 de junio del 2008

    Señor Director:

    María Jimena Duzán, en su columna del 8 de agosto, hace unas preguntas que no pueden quedar en el aire, por las sugerencias implícitas en las mismas. Además de insinuar que no ejerzo la política por convicción, se inquieta la columnista respecto a si mi designación como Embajador ante el gobierno de Estados Unidos implicará el cambio de opinión de algunos magistrados sobre el tema de la reelección, si esto pone en duda la integridad de la Corte Constitucional y si el Estado de Derecho queda comprometido.

    No son justas las dudas ni con la Corte, ni con el Gobierno, ni conmigo. Precisamente, porque existe un Estado de Derecho vigente y operante, con separación y autonomía de los poderes públicos, sabemos que la Corte fallará en derecho y todos los colombianos -incluidos quienes defienden la reelección y quienes, durante su debate, manifestamos discrepancias sobre su aplicación inmediata- sólo tendremos un camino a seguir: respetar el fallo y seguir adelante, dentro de los cauces institucionales.

    Mi aceptación de una posición de representación del país en el exterior está determinada por mi lealtad hacia el país y la búsqueda de su mejor futuro, pero no sacrifica mis principios ni mis ideas. Tampoco los de la Corte o los del Gobierno, pues cada cual obra dentro del ámbito de sus deberes constitucionales. Cualquier otra interpretación sería hilar demasiado fino, y el país está para causas más nobles e importantes.

    ANDRÉS PASTRANA ARANGO


    Lugar y fecha

    Bogotá, Colombia
    2005

    inline_868_http://andrespastrana.org/apav2/wp-content/uploads/2015/05/CARTA-ALBERTO-GONZALES-PROCURADOR-ESTADOS-UNIDOS-SEPTIEMPRE-22-2006.jpg></img></br><h2>Lugar y fecha</h2>Washington, Estados Unidos
22 de septiembre de 2006

</div></p>

    inline_910_http://andrespastrana.org/apav2/wp-content/uploads/2015/05/CARTA-REPRESENTANTE-STENY-H-HOYER-VOCERO-DEMOCRATA-EN-LA-CAMARA-DE-REPRESENTANTES-USA-ABRIL-26-2006.jpg></img></br><h2>Lugar y fecha</h2>Washington, Estados Unidos
30 de abril de 2006</div></p>

    Andrés Pastrana: “Es vergonzoso que no haya países que levanten su voz por lo que está pasando en Venezuela”

    POR:
    ANA NÚÑEZ

    Los medios adversos de su país dicen que Andrés Pastrana nunca tuvo tanto respaldo político como hasta ahora, que abandera junto con otros exmandatarios latinoamericanos una campaña de apoyo político y mediático a la oposición venezolana. El ex- presidente Pastrana, que estuvo esta semana en nuestro país, responde que eso es falso, que él fue el candidato a la presidencia colombiana que obtuvo la más alta votación en la historia de ese país. “Como dice un amigo, el aceite flota”, afirma.

    Años antes de ser Presidente, usted ejerció el periodismo, ¿tuvo una mirada distinta hacia la prensa durante su mandato por ello?

    Claro, porque tiene uno el otro lado de la moneda. Pero a veces pasa también que los colegas se vuelven más duros con uno.

    ¿Eso pasó con usted?

    No, no. La verdad es que yo siempre he sido un hombre al que le gusta recibir la crítica, que es lo más importante. Uno no puede encerrarse en sí mismo, que es lo que a veces nos pasa a los presidentes, que nos van cerrando, nos van cercando esos celos palaciegos que uno comienza a ver alrededor de la propia presidencia. Yo creo que eso es un poco la lucha que tenemos los presidentes siempre, que es cómo romper ese cerco.

    Ahora que me habla de críticas, leí que usted es uno de los expresidentes de Colombia que acabó con un rechazo muy elevado. Tenía una aprobación de veintialgo…

    Treinta…

    …Y que era de las más bajas entre los presidentes salientes. ¿Por qué cree que pasó eso?

    Porque me la jugué por la paz, hasta el último momento. Yo sacrifiqué hasta mi prestigio político en la búsqueda de la paz, cuando todo el mundo hablaba de romper… Posiblemente hubo un momento en que tenían razón en decir por qué no rompí, pero yo dije “démosle una oportunidad más a la paz”. Y claro, las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) me venían cerrando los espacios políticos y, bueno, al final se cerró el proceso desafortunadamente. Esto es a veces curioso. A mí me llama la atención, incluso he tenido confrontación con colegas periodistas que me dicen “es que usted fracasó en el proceso de paz”. Y es como si lo dijeran…

    ¿Regodeándose?

    Sí, “este señor fracasó y miren lo que pasó”. Qué tristeza pensar así porque cuántas muertes nos hubiéramos evitado, cuántos secuestros. Pero no importa, yo digo que por el tema de la paz… el prestigio político al final uno se juega eso. Pero el país comienza a reconocer porque, así como pude terminar con un bajo índice de popularidad, hoy el país reconoce que gracias a Andrés Pastrana fortalecimos las fuerzas militares como nunca, que fue lo que le permitió a Álvaro Uribe la política de Seguridad Democrática. Sin Pastrana no hay Uribe y sin Uribe no hay Santos.

    ¿Cómo así?

    Le explico, sin Plan Colombia, no hay Política de Seguridad Democrática, y sin Política de Seguridad Democrática era muy difícil…

    ¿…Era muy difícil que se llegue a este punto de negociaciones con las FARC que podrían alcanzar buen puerto?

    Exacto. Eso lo dice Santos, eso lo dice Clinton, eso lo dicen los que han estado cerca. Tú tienes que ver la Colombia que a mí me toca recibir: el presidente de Colombia (Samper) sin visa en los Estados Unidos, éramos unos parias del mundo. Los cárteles de la droga se habían comprado la presidencia de Colombia, en la cabeza de Ernesto Samper. En los últimos siete meses de su gobierno habían secuestrado más de mil soldados y policías, un ejército absolutamente desmoralizado, las FARC crecían ante el mundo y vamos a hablar del tema económico….

    Pero hace décadas que el problema más álgido en Colombia es el de las FARC, ¿no?

    Es que esa era una parte de mi gobierno. Una parte del problema era la paz, pero el resto era salvar la economía del país. Y eso hoy se reconoce…

    Pero también se insiste en que el proceso en el Caguán fue un fracaso.

    No fue un fracaso. Si hoy algo reconoce la gente, es que durante más de 50 años, en Colombia había una estrategia: a las FARC sólo se le puede derrotar militarmente. Pero yo la cambié. Dije: vamos a derrotarla políticamente. Y las derrotamos políticamente. Terminaron en la lista de terroristas de Estados Unidos, Europa y Canadá, cuando eran los Robin Hood… Si usted lee el último correo de Manuel Marulanda (Tirofijo), él dice: “Pastrana nos derrotó internacionalmente”.

    Pero al final el proceso quedó en nada, usted incluso dijo que “las FARC se habían aprovechado” de su buena intención…

    Ahhh, hombre, claro que se aprovecharon de las buenas intenciones, porque no firmaron la paz. Se aprovecharon de las buenas intenciones del país, no de Andrés Pastrana. Imagínate tú, en este momento al proceso de paz en La Habana lo respaldan tres países: Chile , Venezuela y Cuba, como acompañantes. Nosotros tuvimos 30. Treinta países que creyeron en ese proceso de paz y a los que las FARC les falló.

    Apenas el 2014, tanto usted como el presidente Uribe criticaban el proceso de paz que está llevando adelante el presidente Santos…

    …Seguimos siendo críticos y muy críticos.

    Pero ahora es parte de la Comisión Asesora para la Paz, nombrada por el presidente Santos.

    Me acaba de invitar el Presidente y he aceptado por una razón: Yo le he venido insistiendo desde hace muchos años “Presidente, la paz no es de Santos, la paz no es de Pastrana, la paz no es de Uribe. La paz es de todos los colombianos y necesitamos que convoque al país”. El proceso de paz del presidente Santos lleva cuatro años. Las últimas encuestas dan que el 60 por ciento del país no está de acuerdo con el proceso de paz. Es muy triste pensar que el problema de la violencia es el problema más grave que hemos tenido los colombianos en los últimos 60 años y estamos divididos. Acá tenemos que estar todos unidos. Yo he sido siempre un hombre de paz, sacrifiqué hasta mi prestigio político por la paz, así es que le pregunté qué podemos aportar por la paz. El Presidente, entonces, crea una Comisión Asesora en la que todos mantenemos nuestra independencia. Yo entré a formar parte de una comisión de paz, no a ser parte de un gobierno. En eso el Presidente nos ha dicho “mantengan su posición crítica”, y la vamos a mantener.

    Pero usted ya es parte del proceso. El presidente Santos ha conseguido dar legitimidad a estas negociaciones con su participación y la de otros líderes políticos.

    O nosotros le hemos dado la legitimidad al proceso con nuestra participación.

    Dígame cómo ha sido, ¿él lo ha logrado o ustedes se lo han concedido?

    A ver, eso es lo que yo digo, porque hay colegas periodistas que dicen “oiga presidente Pastrana, usted se está montando al bus de la paz porque va bien?”. Yo lo que digo es, ¿por qué no pensamos que el proceso va tan mal que por eso nos han llamado? Pero de eso no se trata.

    Las negociaciones en La Habana parecen ir bien, ¿no?

    No.

    ¿No se está consiguiendo avances importantes, como este acuerdo de desminado con las FARC?

    ¿Pero quién propuso ese acuerdo? Los críticos. Mi partido. Marta Lucía Ramírez, que estaba aquí. Le dijeron “Presidente, dos temas que son fundamentales pedirle a las FARC: desminado y no reclutamiento de los jóvenes”. Entonces, fíjate. El gobierno también puede oír, y los únicos dos aspectos en los que hemos avanzado, no son propuestas de ellos. Aquí no se trata de si Santos invitó a Pastrana o a al general Samudio o al cardenal. No. Dentro de nuestro espíritu, queremos aportar a conseguir la paz para Colombia.

    Publicaciones de apenas hace unos meses, en Semana Económica, decían que usted y el expresidente Uribe estaban empeñados en desestabilizar a Juan Manuel Santos.

    Pero Semana es muy cercana al Presidente. El sobrino del Presidente es el director de Semana, además el sobrino preferido.

    Pero usted era muy crítico y de pronto aceptó ser parte de la comisión. Hubo un giro…

    Como le digo, yo he sido muy crítico al gobierno en muchas posiciones, por ejemplo con el tema de Venezuela. Como tú sabes, Juan Manuel fue mi ministro de Hacienda, pero yo soy muy crítico de la posición de Santos y en campaña dije que “Santos es Samper”, porque Santos promovió a Samper para Unasur, un Presidente que no tiene credenciales diplomáticas. Pero, una cosa que me olvidé mencionar esta mañana, en Colombia y creo que en toda la región, uno de los grandes retos de la democracia es que se está perdiendo la tolerancia inclusive entre partidos políticos. Hoy, cuando en el Perú o en Colombia un expresidente o un líder político opina distinto al gobierno, “ese es un apátrida, ese nunca está de acuerdo”. Entonces, se está acabando la política, porque la política es eso, la política al final es discrepar…

    Es debatir.

    Es debatir. Y cuando uno va a Europa, el ser jefe de la oposición es un título. Aquí te quieren liquidar, te quieren matar porque… “Ah, no. Pastrana opinó que no le gustaba la posición del presidente Santos con Venezuela, entonces es un apátrida”. Eso no es así, esa es la democracia, presentar tesis, propuestas, apoyar lo que está bien y criticar lo que está mal. Yo siempre he dicho, que si le va bien a los presidentes de nuestros países, nos va a ir bien a todos.

    ¿Cómo así un expresidente colombiano se convierte en uno de los principales opositores al régimen venezolano? El presidente Maduro lo ha acusado de golpista…

    Dice que estoy financiado por el narcotráfico. Pobre… El presidente Maduro no ha tenido conocimiento de la historia de Colombia. No, no es que Andrés Pastrana, Sebastián Piñera o Felipe Calderón estemos en contra de Maduro, no. Lo que estamos es a favor de la democracia. Estamos a favor de la defensa de los derechos, estamos a favor de la libertad de expresión, de la independencia de los medios de comunicación, que es todo lo que se ha perdido en Venezuela. Esa es la función que nos corresponde. Yo soy parte del Club de Madrid, que somos como 90 ex jefes de Estado y de gobierno; igual de otro grupo que se llama Interacción, y nuestra misión es, precisamente, el fortalecimiento y defensa de la democracia.

    Las opiniones sobre lo que pasa en Venezuela varían un poco. Usted dice que Latinoamérica ha abandonado a Venezuela, pero Unasur dice que la democracia es sólida.

    Nooo, y que es “un ejemplo”, lo que es más vergonzoso todavía… (ríe) Que es un ejemplo de derechos humanos. En eso discrepamos y seguiremos discrepando con Unasur. Cómo pueden tener preso al alcalde de Caracas, elegido por voto popular. Violación a los estudiantes, violación a la libertad de expresión, violaciones a la independencia de comunicación… Es vergonzoso que no haya países que levanten su voz por la situación en Venezuela. Si firmamos la Carta Democrática, fue para defender todos esos principios que están siendo violados en este país. Lo que te estoy contando no lo leí en el Universal, no lo vi en NTN 24. No. Yo he estado ahí en enero.

    Claro, pero Unasur, con la participación de su canciller, hizo este pronunciamiento la semana pasada.

    Vergonzoso… No, ya dije: La página más vergonzosa de la diplomacia colombiana es la presencia de la canciller detrás del secretario de Unasur, diciendo que no hay violación de derechos humanos, que todo está perfecto en Venezuela. Quién puede dudar que Antonio Ledesma, Leopoldo López, Daniel Ceballos o los niños que están siendo torturados no son presos políticos. Hasta ellos mismos lo reconocen. El problema de Venezuela lo van a resolver los venezolanos. Nosotros lo que hacemos es defender la democracia.

    ¿Sí las cosas son así de claras, por qué los demás países no dicen nada?

    Esa es la pregunta que nos hacemos los demócratas del mundo cuando vemos cómo y de qué forma se violan los derechos humanos en Venezuela y no pasa absolutamente nada. Yo me pregunto, ¿con quién de la oposición han hablado de la situación en Venezuela, si todos están presos, con excepción de María Corina? Acá tengo precisamente una carta de María Corina que no pudo venir porque tiene prohibido salir del país por haber hablado mal del régimen de Maduro. ¿Qué está pasando? Yo no entiendo de verdad, lo que está sucediendo en la región, que frente a una clarísima violación de la Carta Democrática que todos hemos firmado, nadie pida que se aplique. Esto convierte a los países en cómplices.

    Presidente, ¿y su interés es puramente por la defensa de la democracia? ¿Qué lo acerca a esta causa?

    La democracia, nada más. Qué me puede dar a mí Venezuela o qué le puedo dar yo a los venezolanos. Simplemente nuestro apoyo a ese respeto que debe existir. No más. Ese es el tema. Y eso es lo que hacemos permanentemente. Leopoldo López me ha dicho dos cosas, que muestre lo que está pasando y, lo segundo –y en eso la oposición ha sido radical– que cualquier transición en Venezuela tiene que ser dentro de la Constitución y la ley, nada por fuera.

    Maduro dice que hablar de transición en Venezuela es hablar de un golpe de Estado.

    Eso es lo que dice Maduro, pero si tú miras lo que está diciendo la oposición es “aplíquese la Constitución y la ley”. Si eso se hace, la revocatoria del mandato se demoraría un año, no es una cosa que se haría mañana. Lo otro es, como pide la oposición, que el Presidente renuncie porque se salió el país de las manos. Eso tampoco es nuevo. Cuando yo fui presidente de Colombia entre el 98 y el 2002, a mí me tocaron 3 o 4 presidentes en Argentina, 3 o 4 presidentes en Ecuador…

    Acá en Perú también hubo una transición democrática por esos años.

    ¡En Perú! Pero todas fueron transiciones democráticas. Punto. De eso es de lo que se trata. Hoy estaba pensando en el foro que otra misión de expresidentes debería ir a Venezuela en compañía de la Cruz Roja y ver las condiciones de los presos políticos. Ojalá Venezuela encuentre la salida y regrese la democracia. Lo dijo hoy Mario Vargas Llosa: “A cuántas personas le dio asilo Venezuela durante las dictaduras y hoy nosotros le estamos dando la espalda”.

    LA REPÚBLICA DE PERÚ

     


    Lugar y fecha

    Perú
    29 de marzo del 2015

    El libro de la administración Pastrana
    Por: Roberto Junguito

    El expresidente Andrés Pastrana y algunos de sus colaboradores, con el apoyo de Carlos Caballero y Diego Pizano, como editores, acaban de hacer público el libro Punto de inflexión: decisiones que rescataron el futuro de Colombia. Es una excelente obra que contribuye a la historia colombiana y refleja de manera transparente y profesional las dificultades que enfrentó el Gobierno Pastrana, tanto en la órbita económica y social, como en la de seguridad nacional, así como las políticas que se adoptaron para hacer frente a estos aprietos. Tiene tres grandes ejes: los esfuerzos en la búsqueda de la paz, las políticas sectoriales y el propiamente económico y social.

    La opinión en Colombia relaciona la administración Pastrana con los diálogos en el Caguán, pero no es consciente que esta tuvo que enfrentar la crisis económica de fin de siglo, que fue más severa que la ocurrida durante la Gran Depresión de los años 30. No tiene conciencia, que a los pocos días de la posesión del presidente Pastrana sobrevino la declaración de la moratoria de la deuda externa de Rusia que desató una profunda crisis económica y financiera internacional. Juan Camilo Restrepo, ministro de Hacienda al inicio de la administración Pastrana, resalta, al respecto, en su artículo: ‘El año de 1999 pasará a la historia como el peor de América Latina en la década de los 90’.

    Colombia no fue la excepción, pues aquí se presentaron simultáneamente las crisis financiera, cambiaria, fiscal (social, por el alto desempleo y el empobrecimiento), de vivienda y energética. Todo esto en un país sujeto a una inmensa inseguridad interna que exacerbaba los problemas económicos y sociales, y que obligaba al Gobierno a dirigir ingentes recursos al fortalecimiento de sus fuerzas armadas. Una situación de tal naturaleza y gravedad exigió la adopción de una estrategia integral de respuestas de política de gran envergadura en los frentes de la paz, la política internacional, el fortalecimiento de las fuerzas armadas, las políticas sociales, económica y sectoriales como la vivienda y energía, las cuales se analizan en el libro por parte de los actores encargados de resolverlas.

    Sobre la crisis financiera de 1998, el ministro Restrepo anota que “es la más seria en la historia financiera del país”, y enfatiza que la política del Gobierno no fue salvar banqueros, ni “socializar las pérdidas”, sino preservar seguridades para los ahorradores y el funcionamiento del sistema de pagos. Respecto a la situación cambiaria, resalta la revaluación y el ataque a las bandas cambiarias con pérdidas de reservas, así como su eliminación y la adopción del régimen de cambio flexible que rige actualmente. Sobre la problemática tributaria, resalta el déficit del Gobierno y los problemas fiscales territoriales.

    Con relación a los indicadores sociales, Juan Carlos Echeverry discute los problemas de un desempleo en ascenso, familias de clase media en mora y perdiendo sus viviendas, y de trabajadores perdiendo sus empleos. Mauricio Cárdenas detalla la red de protección social, Jaime Ruiz, la importancia del Plan Colombia, y Eduardo Pizano las medidas frente a la crisis del Upac. El presidente Pastrana argumenta que la clave del éxito para solucionar las crisis fue la adopción de políticas que cimentaran de nuevo la confianza del país en sus instituciones. Se quedó entre el tintero el artículo del entonces ministro Juan Manual Santos.

    Fuente: http://www.portafolio.co/columnistas/el-libro-la-administracion-pastrana


    Lugar y fecha

    Bogotá, Colombia
    29 de octubre del 2014

    Alguna vez, hablando con quien fuera el Viceministro de Agricultura y Desarrollo Rural durante mi periodo presidencial, el doctor Luis Arango Nieto, coincidimos en que sería interesante presentar a los colombianos un informe diferente sobre la gestión cumplida durante mi administración. Un documento que, más allá del frío reporte sobre acciones y resultados, narrara los procesos, las dificultades, los triunfos y las desilusiones.

    Él tenía en mente esa idea en relación con el área de su interés y de inmediato la bautizó “Logros y Frustraciones de una Política Agropecuaria”. Su deseo era recapitular, con precisión pero también con informalidad, la situación en que encontramos el sector agropecuario, la forma como se diseñaron y concertaron las políticas con el sector privado, los instrumentos seleccionados, los acuerdos y desacuerdos entre las diferentes instancias gubernamentales, el porqué de algunas decisiones, las expectativas generadas y cómo muchas de ellas pudieron cumplirse en tanto que otras tropezaron con realidades tan duras como muros de contención.

    Junto con el recuento de estas historias, el objetivo que convinimos fue el de ofrecer un documento de utilidad hacia el futuro, del cual cada lector pudiera extraer sus propias conclusiones respecto a aquello en lo que acertamos y en lo que erramos, los avances en las políticas y lo que queda por desarrollar para la modernización de la actividad agrícola y el bienestar de los productores rurales.

    Durante el cuatrienio 1998-2002 se concedió al campo un papel protagónico como eje del desarrollo social y económico del país. En medio de dificultades, como la estrecha situación fiscal y el conflicto interno, se lograron metas destacables, como lo fueron el aumento del área cultivada en más de 300 mil hectáreas, el incremento de la producción anual de alimentos en alrededor de 3.5  millones de toneladas, la creación de 355 mil empleos rurales y un aporte fundamental del agro a la reactivación de la economía. Un ejemplo patente de esto último se tuvo el año 2000 cuando el PIB agropecuario se incrementó en un 4.12%, la cifra más alta en más de una década, muy superior, además, al 2.8% de incremento del PIB nacional en el mismo periodo.

    Apoyar la agricultura lícita es también una forma de combatir la nefasta economía de los cultivos ilícitos, y así lo entendimos. Recientes cifras divulgadas por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen señalan el hecho sin precedentes de que entre el año 2000 y el 2002 los cultivos de coca en Colombia se redujeron en un 37 por ciento.

    También fuimos conscientes de que el proceso de apoyar el campo es un esfuerzo continuo que no puede desmayar y que necesita, para prosperar, un seguimiento y una planeación y proyección de largo plazo. Con este objetivo dejamos preparada una carta de navegación para el sector agrario en el primer cuarto del siglo XXI -en la que fue fundamental el aporte y el entusiasmo de Luis Arango-, plasmada en un documento conocido como AgroVisión 2025.

    Luis Arango Nieto -fiel a sus ideales y a su amor por el campo colombiano- puso manos a la obra en el propósito de dejar un recuento vivencial de esos cuatro años de logros, y también de frustraciones, y este libro es el resultado de su compromiso y de una experiencia personal en el área que no se puede desconocer. Durante más de 30 años de trabajo en el sector agropecuario institucional, público y privado, ha sido investigador, gerente de una empresa agropecuaria, consultor, directivo del Instituto Colombiano Agropecuario, dirigente gremial, asesor del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y Viceministro de la misma cartera, además de ser él mismo un productor agropecuario. Es este camino recorrido el que le permite llevar el hilo conductor entre lo que había ocurrido en anteriores administraciones, los cambios que se introdujeron y su razón de ser, y lo que se deja planteado para el futuro.

    A esto se suma el hecho de haber permanecido en el Viceministerio a lo largo de todo el cuatrienio, lo que facilitó que la esencia de la visión, de las políticas, programas y proyectos tuviera continuidad, aún cuando se presentaran algunos ajustes motivados por el cambio de titular en la cartera ministerial.

    Vale anotar en este punto que quizás una de las mejores decisiones que tomé en beneficio del campo colombiano fue garantizar la permanencia de los protagonistas en la dirección de las políticas agrarias. Sólo hubo dos ministros de Agricultura y Desarrollo Rural, los doctores Carlos Murgas Guerrero y Rodrigo Villalba Mosquera, quienes, con gran capacidad, liderazgo y empeño, interpretaron y pusieron en práctica los aspectos centrales que dejamos consignados en el Plan de Desarrollo “Cambio para Construir la Paz”.

    Estoy seguro de que ese propósito que alguna vez nos fijamos con Luis Arango de dejar un testimonio claro, humano y verídico sobre los desafíos, los logros y dificultades del trabajo gubernamental -particularmente en el área agropecuaria- se cumple cabalmente en el documento que hoy queda a consideración de los colombianos.


    Lugar y fecha

    Bogotá, Colombia
    2003
    Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved