• Banner textos

  • HECHO PALPABLE Y FELIZ PARA LOS HABITANTES DE LA HEROICA

    REINAUGURACIÓN DE LA PLAZA DE TOROS DE CARTAGENA

     

    Fue hace tres años, un 11 de enero de 1999, en la arena de la Plaza “Cartagena de Indias”. Sin embargo, parece que fue ayer. En los corazones se escuchan los ecos de los aplausos, de los vivas, de los gritos de “ole”, del “¡torero! ¡torero!”, con los que el público premió la actuación destacada de los valientes matadores.

    Fue, sin duda, una corrida excepcional. En una sola tarde, con toros de la ganadería de “Achury Viejo”, se cortaron ocho orejas. El triunfador indiscutible fue el gran José Gómez “Dinastía” que se llevó un par de cada astado que enfrentó. También estuvieron “El Juli”, que cortó una oreja de su primer ejemplar y dos del segundo, y Miguel Rodríguez que se llevó palmas en el primero y una oreja en el último.

    Era una tarde de gloria para la Plaza de Cartagena, que celebraba entonces nada menos que un cuarto de siglo de tradición en el mundo del toreo. Lo que pocos sabían es que ésta iba a ser su última tarde de luces en el Siglo XX, pues la Plaza no abrió más sus puertas en el año 2000 ni en el 2001, por su estado lamentable de mantenimiento y las fallas que denotaba su estructura, que hacían temer alguna catástrofe.

    Los aficionados, entonces, que se cuentan por miles entre los habitantes de La Heroica y los habituales visitantes de esta ciudad, tuvieron que privarse, por primera vez en 25 años, de la temporada taurina del año 2000. El año pasado se intentó revivirla en la Plaza Portátil del Circo de Granada, pero, ciertamente, la temporada no estuvo a la altura de aquellas a las que Cartagena nos tenía acostumbrados.

    Consciente de la importancia de esta Plaza, de su Temporada Taurina y de los diversos eventos culturales y artísticos que tienen lugar en ella, anuncié aquí mismo, en Cartagena, el pasado 30 de junio de 2001, que habíamos apropiado, en el Fondo Nacional de Regalías, cerca de 3.100 millones de pesos para reconstruirla.

    ¡Qué bueno estar hoy con ustedes, amigos de Cartagena, en esta primera semana del 2002, para constatar que lo que entonces era sólo un anuncio hoy es un hecho palpable y feliz para la ciudad!

    ¡Cartagena tiene de nuevo, altiva y funcional, operando como en sus mejores tiempos, su querida Plaza de Toros!

    Esta misma tarde, en su arena, volverá a sentirse la pasión del “arte de Cúchares”! ¡Volverán los matadores, los rejoneadores, los banderilleros, los pasodobles, la manzanilla, los engaños con el capote, las verónicas, los naturales, las limpias estocadas y -ojalá sea así- los toreros y ganaderos saliendo por la puerta grande e, incluso, los toros de casta indultados por su valor y trapío!

    Nada menos que nuestro José Gómez “Dinastía” -el flamante torero paisa, triunfador de 1999- será el encargado de inaugurar la temporada del 2002, junto con David Luguillano y Antonio Ferrera, lidiando los toros de El Socorro. Entonces veremos todos que valió la pena el esfuerzo y que, otra vez, con obras para la ciudad y para su gente, le estamos cumpliendo a nuestra querida Cartagena.

    Apreciados amigos, cartageneros y bolivarenses:

    Lo dije hace unos meses en esta ciudad: “Cartagena es la perla consentida de los colombianos y también de mi corazón”. Pero debo aclarar que mi afecto no se ha quedado en las palabras. En mi caso, por fortuna, he podido demostrarle con hechos concretos a Cartagena y a Bolívar que el Gobierno Nacional los apoya y acompaña en todo momento.

    Se ha convertido en un hecho usual que yo venga a esta ciudad a inaugurar obras de infraestructura física, de inversión social o cultural, porque ciertamente -lo digo con satisfacción- es mucho lo que hemos podido hacer por Cartagena.

    Hace poco más de un año, en diciembre del 2000, inauguramos una obra de autogeneración de agua para salvar definitivamente la Ciénaga de la Virgen, con una inversión de 50.000 millones de pesos compartida entre el gobierno colombiano y el de los Países Bajos. Gracias a ella, estamos mejorando las condiciones de vida de 350.000 colombianos que viven en la zona sur de este cuerpo de agua y estamos preservando las condiciones turísticas de Cartagena.

    Por otro lado, en el campo de las grandes obras de infraestructura, ¡qué mejor noticia para Cartagena que la que pude darle el pasado 28 de septiembre cuando se aprobó el Plan Maestro de Desarrollo de la Refinería de Cartagena! Este Plan, que conlleva un lapso de cuatro años, hasta el año 2005, implicará una inversión de nada menos que 500 millones de dólares y dejará a Cartagena con una refinería al día en materia tecnológica con una capacidad de 140 mil barriles de petróleo por día.

    Hace tan sólo una semana, en el campo de la justicia, inauguramos dos nuevos pabellones en la Cárcel del Distrito Judicial “La Ternera” de Cartagena, una cárcel a la cual estamos destinando una inversión cercana a los 4.300 millones de pesos para asegurarle 1.490 cupos y permitir la reubicación de los reclusos que permanecen en la Cárcel Distrital San Diego.

    En el campo de la salud quiero destacar los 5.257 millones de pesos que entregamos al Hospital Universitario de Cartagena, dentro de los recursos que asignamos a la recuperación de la red pública hospitalaria hace poco más de dos meses.

    También nos hemos preocupado por la educación y la cultura de los cartageneros. Como tuve oportunidad de anunciar al inaugurar el reciente Salón Nacional de Artistas en esta ciudad, el Gobierno Nacional destinó 800 millones de pesos para apoyar a la Escuela Superior de Bellas Artes, como un patrimonio educativo del arte y la cultura de la zona caribe.

    Igualmente, se suscribió un Convenio entre el Ministerio de Educación y la Alcaldía de Cartagena por 1.500 millones de pesos para el mejoramiento y ampliación de la dotación física de los colegios Inem, Fernández Baena, Promoción Social y el Centro Auxiliar de Servicios Docentes, beneficiando a cerca de 6.000 alumnos.

    Nohra, sin lugar a dudas, como le consta a muchos de ustedes, ha estado muy cerca de las inversiones educativas y sociales en las zonas más deprimidas de Cartagena. Por ello promovió, a través del Plan Padrino, la construcción de la Escuela San Antonio, que atiende a 300 alumnos en el barrio El Pozón, y también la construcción y puesta en marcha de una ludoteca en el barrio Olaya Herrera, para que los niños encuentren un espacio ideal para su recreación y su aprendizaje mediante el juego.

    Algo muy importante -en lo cual también Nohra ha sido principal promotora- es lo que estamos haciendo, en conjunto con el municipio de Cartagena, entidades nacionales y municipales, la empresa privada y organismos internacionales, para mejorar la calidad de vida y la difícil situación social del asentamiento Nelson Mandela.

    Allí, en el Mandela, Nohra entregó en abril del año pasado el Centro Educativo “Sueños y Oportunidades” y se está trabajando intensivamente para mejorar su situación de acueducto y alcantarillado. De hecho, es una excelente noticia para los habitantes de Nelson Mandela y de toda Cartagena, que la Comisión Nacional de Regalías haya aprobado el pasado mes de diciembre 4.000 millones de pesos para redes de acueducto y alcantarillado en esta zona.

    Precisamente, a través de la Comisión Nacional de Regalías hemos dado un apoyo financiero como nunca antes a Cartagena y a todo el Departamento de Bolívar. Basta comparar las cifras para darnos cuenta de eso: Mientras en 1997 los recursos del Fondo de Regalías para Bolívar fueron apenas de 3.147 millones, en los últimos 14 meses, entre noviembre de 2000 y diciembre de 2001, mi Gobierno ha direccionado recursos a Bolívar, a través de la Comisión Nacional de Regalías, ¡por más de 30.500 millones de pesos!

    Estos recursos han sido destinados, principalmente, a obras de saneamiento básico, redes eléctricas, proyectos viales, culturales y educativos, en 22 municipios del Departamento.

    Ahí están incluidos los 4.000 millones de pesos para el acueducto y alcantarillado del Nelson Mandela. Ahí están los cerca de 3.100 millones de pesos para la Plaza de Toros “Cartagena de Indias” que hoy se inaugura. Y hay muchos proyectos más que vale la pena mencionar. Por ejemplo, la dotación de bibliotecas técnicas integrales para 13 municipios del departamento, con una asignación de 1.500 millones de pesos; la recuperación de la infraestructura costera de Cartagena mediante la reparación de los espolones, con una inversión de 4.678 millones de pesos, y la recuperación del Palacio de la Inquisición y Museo Histórico de Cartagena, con una asignación de 2.470 millones de pesos.

    No podemos olvidar tampoco las obras para la estación de bombeo en la Zona Sur Oriental-Tabú y María Auxiliadora, que tuvieron asignaciones por 5.000 millones de pesos del Fondo Nacional de Regalías.

    Y hemos invertido recursos del Fondo por todo el departamento. Basten dos ejemplos de dos regiones distintas: en el municipio de San Pablo, al Sur de Bolívar, se destinaron 3.280 millones de pesos para su acueducto y alcantarillado, y al municipio de San Jacinto, en los Montes de María, 1.600 millones para proyectos eléctricos, viales y de saneamiento básico.

    A esta Ciudad Heroica, cuna de campeones como Bernardo Caraballo, Pambelé, Rocky Valdés y los hermanos Cardona, entre otros muchos, también la ayudamos para que siguiera produciendo titanes con puños de acero. Por eso, en junio pasado tuve la feliz ocasión de inaugurar el Centro de Alto Rendimiento Boxístico de Cartagena, con una inversión de 800 millones de pesos.

    Y no puedo terminar este apretado recuento de obras para Cartagena y por Cartagena sin mencionar el importante Proyecto de Acueducto, Alcantarillado y Gestión Ambiental que financia el Banco Mundial, con la garantía de la Nación, y que forma parte del compromiso de mi Gobierno con esta ciudad.

    Se trata de nada menos que de 105 millones de dólares, de los cuales 85 financia el Banco Mundial, avalado por la Nación, como ya dije, y 20 millones son aporte directo de la Nación, como contrapartida. El objetivo es dar un impulso social y económico a la ciudad, asegurándole la cobertura de más del 95% de servicios básicos de acueducto y alcantarillado, sobre todo en las zonas más deprimidas.

    Como parte de este macroproyecto, el pasado mes de julio entregué el acueducto del barrio “El Pozón”, con una inversión de 3.750 millones, para beneficio de más de 50.000 habitantes. Y están adelantadas ya las obras para construir el alcantarillado sanitario de este barrio y también de Villa Estrella, con una inversión cercana a los 9.000 millones de pesos.

    Por último quiero destacar que mi Gobierno puso al día el pago de impuestos que adeudaban entidades nacionales a Cartagena, con atrasos que venían incluso desde 1993. En total, entre la Superintendencia de Puertos, la Armada Nacional, el Ministerio de Transporte, Invías y el Ministerio de Comercio Exterior hemos pagado deudas viejas por más de 30 mil millones de pesos. ¡Más de 30 mil millones de pesos que ahora tiene Cartagena para inversión social y para mejorar la calidad de vida de todos sus habitantes!

    Como pueden ver, la frase no era sólo retórica: ¡Cartagena sí es la perla consentida de Colombia y también de mi afecto!

    Apreciados amigos:

    Hay eventos que emocionan y que llenan el corazón por su especial significado, y éste es, para mí, uno de ellos, por la singular coincidencia de que fue justamente mi padre, el ex Presidente Misael Pastrana Borrero, quien inauguró la Plaza “Cartagena de Indias”, una tarde inusual de nubes y aguacero, el 1º. de enero de 1974, hace ya 28 años. Recuerdo que entonces fueron Joselillo de Colombia, Francisco Ruiz Miguel y Antonio José Galán los encargados de dar altura a la fiesta brava que hoy renace en Cartagena.

    Hoy me ha tocado a mí, como rindiendo un tributo a la memoria de mi padre, ser artífice de la reinauguración de la plaza que él entregó a nuestro “corralito de piedra”, y lo hago con una inmensa satisfacción.

    Hoy, con el corazón henchido de emoción, entregamos a Cartagena una plaza aún más bella que antes, para orgullo de sus habitantes y de Colombia.

    ¡Felicitaciones, Cartagena! ¡Felicitaciones a la afición taurina de la Costa Atlántica y de todo el país! Esta tarde histórica del 5 de enero de 2002 se reabre una plaza que albergará de nuevo lo mejor del toreo y lo mejor de los espectáculos ¡para una ciudad que lo merece todo!

    Muchas gracias


    Lugar y fecha

    Cartagena, Colombia
    5 de enero del 2002

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved