• Banner textos

  • REVITALIZAR LA COOPERACIÓN NO ES UNA OPCIÓN, ES UN DEBER

    Intervención del presidente de la República de Colombia, Andrés Pastrana Arango, en la Sesión Plenaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

    Señor Presidente:

    Permítame expresarle. en nombre de mi país, nuestra congratula- ción por su elección como Presidente de este período de sesiones de la Asamblea General. Estoy seguro que con una persona de sus cualidades y experiencia, la Asamblea tendrá los resultados esperados. A su predecesor, el Canciller Didier Opertti, del Uruguay, quisiera expresar mi felicitación y agradecimiento por el eficaz trabajo realizado.
    Deseo, igualmente, manifestar mi reconocimiento al Secretario General de las Naciones Unidas, S.E. Kofi Annan, por su dedicación y contribución a la renovación de la Organización, y reiterar le nuestra confianza en su labor y liderazgo.

    Señor Presidente:

    Esta Asamblea General inicia su última sesión del siglo XX cien años que, después del desastre de dos conflagraciones mundiales, permi- tieron a las naciones del mundo reconocer de manera colectiva que todas las guerras eran civiles, la muerte es fratricida, y que cual- quier enfrentamiento menor podía, merced a una escalada nuclear, hacer estallar la última guerra.

    Fue claro entonces que para sobrevivir y prosperar los países de- bían unirse en torno a un acuerdo fundamental, previniendo la guerra, protegiendo los derechos humanos y dándole prioridad definitiva a la preservación de la raza humana.

    Hoy, en vísperas del milenio y después de medio siglo de existencia, moldeada por no pocas dificultades, pero también por notorios éxitos, las Naciones Unidas deben renovar su mandato como fuente de inspiración del desarrollo económico y social y como fuerza para la preservación de la paz.

    Para seguir adelante, resulta quizás más provechoso con el momento actual eludir ciertas declaraciones rituales y presentar algunas consideraciones concretas y explícitas, en el convencimiento de que la organización debe ser el gran catalizador de una respuesta equitativa, y realista, para encarar los desafíos de nuestro destino común.

    Nadie discute hoy los grandes principios que inspiran la Carta de las Naciones Unidas: su universalización incontestada es una de las marcas de la segunda mitad del siglo xx. Estamos de acuerdo en que la vigencia de la Carta debe significar ante todo la aplicación efectiva de esos principios, sin que se busquen interpretaciones que desfiguren sus propósitos.

    La experiencia colectiva, acumulada por más de medio siglo muestra que la cabal aplicación de la Carta de las Naciones Unidas es la mejor y más segura forma de obtener y de consolidar los beneficios de la paz mundial.

    Una de esas bases sagradas es la obligación asumida por los Estados de no intervenir directa o indirectamente en los asuntos de otros Estados. La igualdad soberana excluye la injerencia en la jurisdicción interna de los países. Supone el cumplimiento, de buena fe, de los compromisos pactados.

    Su observancia, a la par con el respeto a las libertades y los derechos humanos, es un parámetro fundamental para la vida internacional.

    No se equivocaron los fundadores de la ONU, cuando concibieron que la paz internacional se sustenta en la soberanía de los países miembros. Ni cuando, al excluir el recurso unilateral a la amenaza y al uso de la fuerza contra la integridad y la independencia de los Estados, previeron la incorporación de medidas colectivas eficaces.

    Señor Presidente:

    Durante este año, hemos realizado esfuerzos extraordinarios para poner fin a un conflicto que se ha prolongado por más de cuarenta años. Hemos logrado un acuerdo en la agenda para la negociación entre el gobierno y las Farc, el más antiguo y fuerte grupo guerrillero de mi país. Pero, como el mundo lo sabe, negociamos en medio del conflicto, sin un cese del fuego. Por lo tanto las muertes, los secuestros y los ataques por parte de las guerrillas y las autodefensas, significan aun altos costos humanos, sociales y económicos.

    La búsqueda de la paz va a requerir de tiempo, de paciencia y de fe para sortear con éxito las presiones y las dudas connatural es a estos procesos.

    Hace un año, desde este mismo estrado, tracé un nuevo rumbo para mi país. Mi objetivo era ponerle fin al largo período de contagio de violencia en Colombia. Debo decirles que el año ha sido difícil y los desafíos que hemos afrontado complejos. La más importante lección que hemos aprendido es que la paz es un objetivo vital para Colombia. No la paz a cualquier precio, sino una paz genuina que fortalezca nuestra democracia, preserve la unidad territorial y le ofrezca a cada colombiano un lugar justo en nuestro destino.

    La búsqueda de la paz no se limita al diálogo y la negociación, o a terminar la confrontación armada. La conquista de la paz nos exige mucho más que sentar a los adversarios alrededor de una mesa y acordar compromisos. Se requiere de un proceso de construcción social y estatal que termine por erradicar los factores objetivos del conflicto que permita fortalecer el Estado para sentar así los cimientos de una paz firme y duradera. Los colombianos hemos asumido con seriedad nuestra responsabilidad en la consecución de la paz.

    Como lo demuestra la historia reciente, nuestro país necesita la comprensión internacional para enfrentar sus dificultades. Necesita recursos de los organismos multilaterales, de las naciones amigas y de las organizaciones no gubernamentales, que complementen el esfuerzo de mi administración. Estos recursos son definitivos para Colombia.

    Para tal propósito hemos diseñado un conjunto de estrategias para la paz, la prosperidad económica y el fortalecimiento del Estado de- nominado Plan Colombia. El plan es la síntesis de nuestra concepción económica, política y social para defender a Colombia de la amenazadora arremetida del narcotráfico, fortalecer la institucionalidad democrática en todo el territorio nacional, garantizar la seguridad de los ciudadanos y el libre ejercicio de sus derechos y libertades. Para ello confiamos en la solidaridad y los aportes de la comunidad internacional.

    En este ámbito de la cooperación para el propósito de la paz, es evidente que, dada la complejidad del proceso, ésta debe darse dentro de la mayor prudencia. Cualquier actuación sin ponderación puede frustrar los esfuerzos por la paz.

    Es por ello que observamos con preocupación la creciente ola de rumores infundados sobre intervenciones militares que se realizarían en Colombia, con el supuesto propósito de ayudar a mi país en la lucha en que está empeñado.

    Señor Presidente, señores delegados:

    Desde este recinto de la Asamblea, debo declarar solemnemente que Colombia, fiel a los principios que han inspirado su vida republicana, rechaza cualquier injerencia o intervención extranjera en sus asuntos internos. Los colombianos vamos a salir adelante ante nues- tros propios retos. ¡Ya no son épocas de intervención! ¡Son tiempos de cooperación! Mi gobierno igualmente piensa que el proceso de paz es indispensable para ganar la lucha mundial contra el problema de las drogas. El tráfico inmoral que destruye vidas, alimenta la violencia, promueve la corrupción y destruye nuestro ecosistema debe ser combatido por las naciones con todos los medios a nuestra disposición. Para ello debemos coordinar nuestros esfuerzos, res- pecto de la producción y el consumo y de los muchos vínculos si- niestros que existen entre el uno y el otro.

    Durante las últimas dos décadas Colombia ha encabezado la batalla contra las drogas, enfrentando a los carteles y sus campañas de intimidación y terror, pero perdiendo a muchos de nuestros mejores ciudadanos. Con ellos tenemos una deuda de gratitud incalculable.

    Pero con el aniquilamiento de los grandes carteles colombianos, el narcotráfico, como una renaciente hidra, se ha convertido en una red atomizada, más fracturada, más internacionalizada, menos pública y, por tanto, más difícil de combatir. Para derrotarla se requiere una verdadera alianza entre los países consumidores y productores de drogas ilegales bajo los principios de la corresponsabilidad, la reciprocidad y la equidad.

    Asimismo se deben hacer mayores esfuerzos para quitarles a los narcotraficantes el dinero y las propiedades obtenidas del tráfico ilegal, especialmente debemos combatir el contrabando de productos industriales hacia Colombia, que sirve para lavar dinero del narcotráfico y asfixia la industria colombiana. Y también debemos frenar el flujo de precursores químicos indispensables para el procesamiento de narcóticos. Las corporaciones multinacionales que se lucran de uno y otro negocio deberían ser responsabilizadas por no tomar las precauciones necesarias para evitar que, con su negligencia, se ayude el narcotráfico.

    No habrá paz en Colombia mientras los codiciosos negocios del narcotráfico, y del mercado negro de armas sigan abasteciendo los grupos irregulares en mi país. Observamos con angustia que grandes cantidades de armamento de diferentes tipos y especificaciones entran ilegalmente al territorio colombiano. El control y la coope- ración de todos y cada uno de los gobiernos para impedir que se siga dando este aberrante tráfico de muerte y destrucción, constituyen una necesidad urgente e ineludible.

    Desde hace dos años, cuando se produjo la primera ola de choques en la llamada crisis asiática, la economía ha venido sufriendo el rigor de la inestabilidad y el desaceleramiento. Esta crisis ha mostrado que ningún Estado, por poderoso que sea, puede resultar inmune y ha mostrado también que los países pobres son los que más han sufrido las consecuencias.

    La hipótesis de que los flujos de capital iban a impulsar un crecimiento económico acelerado y sostenido quedó desdibujada ante la realidad de los hechos. Lo que hemos visto es el crecimiento de gi- gantescas sumas de dinero virtual, cuyos movimientos incontrolados han traído consigo turbulencias económicas, desempleo, más pobreza y, en algunos casos, inestabilidad política. América Latina se ha convertido en la víctima más reciente de la crisis. Debemos, por tanto, otorgar la más seria consideración y prioridad a la configu- ración de una nueva arquitectura financiera.

    Esta sólo será viable y efectiva si incluye un aumento en los recursos de las instituciones financieras multilaterales. Debe incorporar, por último, mecanismos de apoyo para aliviar el impacto social de los programas de ajuste estructural, especialmente en el caso de los más vulnerables. El propio secretario general, Kofi Annan ha hablado de la necesidad de sentar valores esenciales para darle un rostro humano al mercado global.

    Señor Presidente:

    El final del siglo XX coincide con la transición hacia una era de pode- rosas transformaciones, acompañada de tensiones preocupantes. La globalización se profundiza, pero coexiste con factores de fragmentación. Junto a los progresos en los procesos de paz en muchas regiones, se observan nuevas explosiones de violencia en otras. La riqueza se expande a niveles sin precedentes, si bien persiste la marginalidad y la pobreza.

    Los mismos medios tecnológicos que impulsan la interdependencia y el desarrollo, sirven de soporte a las redes mundiales de delincuencia organizada, tráfico de drogas, lavado de dinero, terrorismo y contrabando de armas. Han surgido luchas y conflictos antes inexistentes o con instrumentos para los que la comunidad interna- cional no parecería preparada.

    La confrontación global ha quedado atrás, así como los viejos esquemas de la contención y las esferas de influencia. Son tiempos para pensar en términos de una auténtica comunidad de naciones, como socios que compiten, pero también y sustancialmente, como socios que comparten un destino común.

    Existe, sin embargo, la percepción de que no todo marcha bien. El mundo está aún insatisfecho consigo mismo. Existen fuerzas de desestabilización y desequilibrio que ponen en riesgo los logros registrados hasta el momento.

    Hay todavía muchos millones sufriendo de desnutrición, analfabetismo, enfermedades y exclusiones.

    Debemos entonces, revitalizar la cooperación internacional para aprovechar mejor la globalización, para que sus frutos se distribuyan de manera más equitativa, para que el desarrollo y la paz puedan complementarse de manera eficaz y productiva.

    Revitalizar la cooperación no es una opción, es un deber.

    Señor Presidente:

    Después de más de cinco décadas de existencia de las Naciones Uni- das, hemos logrado parcialmente los frutos prometidos. La ONU ha sido capaz de evitar los horrores de un nuevo holocausto mundial. Pero el orden anunciado, en el que las Naciones Unidas garantizarían la paz, la seguridad y el desarrollo para todos los pueblos está aún por construirse.

    Luego de los avances generados con las propuestas de reforma pre- sentadas por el Secretario General, vemos, con preocupación, que el ritmo de los cambios se ha desacelerado. La reforma debe ser un proceso continuo. Las Naciones Unidas deben seguir adaptándose cada vez con mayor eficacia a las nuevas condiciones y realidades.
    Pero ello no puede plasmarse en un producto derivado de la post- guerra fría. Necesitamos una voluntad concertada. Desde diversos ángulos se demanda una mayor efectividad en el Consejo de Seguridad, que consulte el espíritu de la Carta y logre balancear los factores reales de poder mundial con las aspiraciones justas de los pue- blos menos fuertes.

    El sistema de seguridad colectiva es una de las piedras angulares del multilateralismo. Es la respuesta racional a los intervencionismos y a los aislacionismos, la garantía máxima de los principios a los que todos hemos adherido.

    Colombia reitera su confianza en esos principios de la seguridad colectiva y su compromiso de trabajar, decididamente, con los dis- tintos sectores de la comunidad internacional, con miras a vigorizar la capacidad de respuesta del Consejo de Seguridad frente a los problemas y crisis de todas las regiones. Es dentro de ese propósito que mi país ha presentado su candidatura para una silla en el Consejo durante el período 2001-2002.

    Señor Presidente:

    El tiempo para las simples intenciones reformistas ya pasó. Ha lle- gado el momento histórico, con el advenimiento del nuevo milenio, para un relanzamiento de verdaderas negociaciones en las distintas instituciones.

    Nos urge encontrar paradigmas auténticamente universales, para que el multilateralismo se encamine hacia la globalización de la solidaridad. Hay que salir de las generalidades o de los criterios sectorizados para encontrar una visión comprensiva del sistema de las Naciones Unidas.

    Se requiere un gran esfuerzo de coordinación entre estas instituciones con los nuevos actores internacionales, entre ellos las organizaciones no gubernamentales. Y promover una verdadera asociación, dentro de un sistema globalizado, pero más equitativo. El siglo XX ha probado que al lado de horrores y crueldades, ha terminado prevaleciendo lo que se consideraba .una utopía: las Naciones Unidas.

    Señor Presidente:

    Nuestro compromiso supremo debe ser con la condición humana, la ética y la cultura de los pueblos, la solidaridad y el respeto a los demás, sin consideraciones étnicas, ideológicas, religiosas o de cualquier tipo. No debemos desmayar hasta el día en que el pleno disfrute de la libertad y la democracia que proclaman nuestros documentos sea una realidad universal.

    Cuando hayamos liberado al espíritu humano para que desarrolle plenamente su inmenso potencial, se habrán sentado las bases de un mundo en verdadera paz.

    Colombia, en medio de sus dificultades y problemas, no quiere ser, ni será, simplemente testigo de los cambios de esta época. Colombia no es una potencia militar ni económica. Sin embargo, es respetada por la Comunidad de Naciones por el apoyo irrestricto y sin condiciones que profesamos a las normas y principios del Derecho Inter- nacional. Ofrecemos nuestra contribución, modesta pero compro- metida con el esfuerzo mancomunado, hacia un porvenir mejor para la humanidad.


    Lugar y fecha

    Nueva York, Estados Unidos
    20 de septiembre de 1999

    Destacados

    publicaciones recientes

    Relacionados

    Deja un comentario

    Copyright2021 Biblioteca Presidencial Andrés Pastrana | All Rights Reserved